La Rioja

img
FELIZ CUESTA DE ENERO 2017, PLACER SENSORIAL Y CATAS DE VINOS
img
alfredoselasescrib | 03-01-2017 | 15:56| 0

Fotos by Alfredo Selas

Antes de nada, dos premisas. Una, este artículo no va de sexo, aunque hablemos de orgasmos; va de APRECIACIÓN SENSORIAL, principalmente del vino y desde el punto de vista de lo que soy, sumiller profesional; y es un intento de colaboración para que empecemos este 2017 con la mejor disposición y los mejores deseos. Dos, ninguna persona (me temo) de las que lean este artículo tutorial en tres partes va a tomar nota de lo que vamos a considerar en el mismo a propósito de si los orgasmos en mujeres son más intensos que en los hombres (y preguntarse en consecuencia: ¿qué puedo hacer al respecto? ¿Me resultaría provechoso asistir a una “Cata emocional de Vinos” de las que ofrece Exquisiterioja?)

Bueno, no pasa nada pues en cualquier caso –como no podía ser de otra forma- aquí de lo que tratamos es de vinos y de cómo afrontar su apreciación sensorial para mejor disfrutar de ellos. Lo que sucede es que, tanto a la hora de hacer el amor como cuando degustamos un vino, en ambos casos NECESARIAMENTE hacemos uso de nuestros sentidos. Concretamente de Leer más

Ver Post >
A UNAS DIOSAS EXTRAÑAS
img
alfredoselasescrib | 15-12-2016 | 14:40| 0

Estamos en Haro, capital del rioja; cuna de las grandes bodegas de la DOC Rioja. Pero esta vez no vamos a tratar de vino. Haciendo honor a nuestro nombre: Exquisiterioja y a nuestro lema: “Disfruta más allá de tus sentidos” vamos a llevar a estos realmente más allá del placer (para contrarrestar los excesos de estimulaciones sensoriales que cometemos en las navidades que ya están al caer). Vamos a conocer el VINAGRE de calidad (productos Premiun) que se produce en la única vinagrería de Haro, VINAHARO, la única también que elabora VINAGRES siguiendo un proceso único, a la vez que tradicional de crianza dinámica (similar a soleras y criaderas del Marco de Jerez) y envejecidos en barricas de roble.
¿Cómo se produce el vinagre? Las bacterias acéticas fermentadoras están presentes en los procesos fermentativos del vino; pero además se encuentran otras bacterias que, en presencia de oxígeno, transforman el alcohol etílico del vino (u otro fermentado etílico) en ácido acético, o lo que es lo mismo: estas diosas extrañas asimilan una molécula de alcohol etílico y una de oxígeno y las transforman en ácido acético y agua. La formación de ácido acético como metabolito secundario es, en realidad, una estrategia defensiva de Leer Más

Ver Post >
2.ORO VERDE DE LA RIOJA. ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA: AMARGO/PICANTE=SALUD MÁS ALGUNAS ARMONÍAS
img
alfredoselasescrib | 06-12-2016 | 15:56| 0

Este alimento inconmensurable atesora una poderosa carga de antioxidantes naturales, cuya cualidad principal es conferir estabilidad y duración al mismo. Por ello, estas moléculas no pueden por menos que ejercer la misma función en nuestro organismo al tomarlas: hacen más estable y duradera nuestra vida. Bien es cierto, sin embargo que -más aún que los del vino- los polifenoles del aceite, aunque son absorbidos bien por nuestro organismo, la biodisponibilidad de sus compuestos es la que es; aún así, poco a poco se van conociendo estudios sobre los mecanismos biológicos con efectos positivos en neurotransmisores como la dopamina y otras hormonas.

En todo caso, el fruto del olivo en plena madurez polifenólica (a partir del cambio de color de verde a morado) es una bomba de ácidos grasos que, tras la molturación, se expresan como vehiculadores de sensaciones intensas de frutado, que es parámetro fundamental en el aceite. Otros atributos –esenciales también- son amargor y picante en el final de boca. Lo importante es que se encuentren en equilibrio. La pureza de la aceituna, del aceite, está ahí. Los peróxidos y la acidez se adquieren al molturar, por el lógico proceso de oxidación/descomposición (que en el caso del aceite es lentísimo) y según el estado de Leer Más

Ver Post >
1. ACEITES AL NORTE DEL GRAN VALLE DEL EBRO/RIOJA, CINCO HISTORIAS-CINCO ACEITES
img
alfredoselasescrib | 28-11-2016 | 20:12| 0

Ya lo dijo Pablo Neruda: “canta el vino y también canta el aceite” Así es también aquí, en el extremo noroccidental de este río de viñas, donde los olivos fueron siempre igualmente protagonistas.
Sucede que hacia el final del otoño, cuando ya todos los árboles y plantas han entregado sus frutos llenos de dulzor –en algunos casos como la vid entreverados de acidez- aún queda el árbol del olivo -totémico en el ecosistema mediterráneo- que se resiste pues sus frutos lentamente han de sintetizar sustancias polifenólicas –mágicas en su pureza- que se manifiestan luego en amables aceites donde la untuosidad, el amargor apenas insinuado y el picante que excita inundan la boca con sensaciones equívocas.
Sí, lo sabemos y en Exquisiterioja así lo transmitimos a nuestros clientes: todas esas personas que aquí vienen en busca de sensaciones placenteras y experiencias únicas. Aquí, en estas tierras de viñedos y olivares, solo nos falta el tercer producto top de la Marca España: el jamón ibérico de bellota.
Pilares de la llamada Dieta Mediterránea, tanto del vino como del aceite hay que decir que son probablemente los dos únicos productos agroalimentarios de los cuales estamos disfrutando ahora como nunca antes pudieron hacerlo nuestros antepasados. Nunca antes jamás se elaboraron con tanto mimo y eficacia como se está haciendo en nuestros días= en el caso específico del aceite gracias a Técnicos como Alberto Alecha, de MAORA, y a agricultores/elaboradores como Luis Villasante, de Almazara de Badarán; gracias a la tecnología, a la mejora de los trabajos en el campo y en las elaboraciones, hoy en día podemos degustar la auténtica Leer Más

Ver Post >
ESPÍRITU DE LA SONSIERRA. FORO ENOTURISMO RIOJA ALAVESA
img
alfredoselasescrib | 22-11-2016 | 11:07| 0

En Laguardia siempre suceden cosas. La pujanza del territorio y el dinamismo que continuamente emerge en la Sonsierra riojana se ha manifiestado, los pasados 17 y 18 de Noviembre, en la convocatoria –auspiciada por la Ruta del Vino Rioja Alavesa- del VI Foro Turismo Enogastronómico, enfocado hacia la COMUNICACIÓN Y COMERCIALIZACIÓN ENOTURÍSTICA. Exquisiterioja ha estado allí pues también nos gusta hacer que sucedan cosas para que disfruten las personas que viajan con deseos de vivir experiencias auténticas relacionadas con Naturaleza, Vino y Gastronomía.
La realidad en el sector del Turismo del Vino es prometedora, variopinta y compleja y, sobre todo, aún tiene camino para desarrollarse y especializarse. Sus claves: sostenibilidad, desestacionalización, vertebración de territorio, capacitación profesional y, por supuesto, los asuntos que se han tratado en el foro COMUNICACIÓN Y COMERCIALIZACIÓN de las ofertas y servicios.
En la actualidad, los movimientos de turistas que viajan a destinos enoturísticos, son muy modestos. En España todavía hemos de mejorar mucho; y en los territorios del vino de la DOC Rioja, las cosas funcionan de modo dispar: grandes adelantos por una parte y dolorosas carencias y desarreglos por otra. Las experiencias que ofrecen los operadores (principalmente las bodegas) son variadas; esta es la parte positiva. La negativa es la flagrante ausencia de un servicio diseñado que integre las distintas administraciones públicas y empresas privadas; y prestado de modo coordinado por los distintos operadores con personal cualificado y especializado.
Por ello, el Foro de Laguardia ha sido acertado, incisivo en su planteamiento y gratificante en los resultados.
A las 10.00 horas del Jueves 17 daba comienzo la primera ponencia “La necesidad de mejorar la comunicación enoturística” a cargo del experto en la materia y Doctor en periodismo Rodolfo Castro. De los muchos datos que manejó y conceptos que proyectó para ilustrarlos, es reseñable cómo la comunicación en este sector Leer Más

Ver Post >
HACEDORES DE RIOJA IX, ANTONIO TOMÁS PALACIOS: DEL MISTICISMO CIENTÍFICO A LA COMUNICACIÓN DEL VINO
img
alfredoselasescrib | 09-11-2016 | 16:18| 0

Hace una preciosa mañana de finales de Octubre aquí en La Rioja, en este otoño donde la naturaleza rinde cuentas y ofrece todo un festín de frutos, a cual más sabroso y maduro. Las cepas, en las viñas, lucen colores vistosos después de haber rendido los suyos: hermosas uvas plenas de dulzor (y esperemos que de ricos polifenoles también)
Desde Haro hacia Logroño -donde me ha citado Antonio Tomás Palacios, profesor de la Universidad de La Rioja, Doctor en biología, enólogo, investigador, comunicador y director de Laboratorios Excell Ibérica- sigo el curso del río Ebro, flanqueado a mi izquierda por la serena majestuosidad de la Sierra Cantabria y a mi derecha, vigilado en la distancia, por la neblinosa displicencia de la Sierra de la Demanda. Navego en medio de un mar de viñas cuyo cambiante cromatismo, ahora que pierden las hojas su verde natural, desde la percepción visual es probablemente la forma manifiesta de observar toda la riqueza y diversidad de los suelos y las distintas viníferas en perfecta simbiosis de cada zona, de cada pago. Se puede ver cómo, después de la gradual pérdida del color verde, se va mostrando toda una gama de colores – a veces imposibles – que se enseñorean del paisaje y escenifican toda esa distinta composición natural que sintetiza cada cepa de acuerdo a su genética y al medio edafológico en que medra.
Antonio me recibe en el laboratorio donde, entre otros estudios, se están conduciendo microvinificaciones para que no cesen las tareas investigadoras. Antonio, natural de Piedrahita, Ávila, estudió biología en Salamanca, donde se inició su curiosidad por el vino como biólogo estudiando el factor suelo en la Sierra de Gata, a la vez que tomando vinos cuando el vino aín no se había puesto de moda entre los jóvenes; pero no le satisfizo el tema del suelo y sí le enganchó el de la cata. Decidió irse a Madrid y hacer un Master en Viticultura y Enología en la Politécnica de Madrid. Posteriormente, con una beca, estudió Microbiología hasta doctorarse en La Mancha. Trabajar después allí le marcó, en aquellas enormes bodegas donde el objetivo es elaborar grandes cantidades de vinos, utilizando tecnologías punteras para lograr la perfección técnica.
Antonio Tomás Palacios aprendió rápido el oficio de enólogo, en esas labores para las que hay que mostrarse intuitivo y tomar decisiones al tener que enfrentarse a la dura realidad que supone elaborar vino como mero producto de consumo; para ello, claro, hay que andar conduciendo, pastoreando las levaduras para lograr el fin deseado: buenos vinos, o al menos evitar estridencias en los mismos. Sin embargo, su vocación innata por conocer la vid y la uva y los entresijos del vino, le llevó a considerar que la microbiología y la química del vino preceden necesariamente a la apreciación sensorial del mismo, que es el punto final y el objetivo marcado, pues el vino se produce para ser degustado.
Como hombre del vino, muestra el aplomo y la confianza de quien conoce el terreno que pisa. Su voz posee un temple juvenil; transmite riqueza, fluidez de ideas y conceptos; parece iniciar cada frase con dudas, pero en realidad podría pasar por una voz que regala conocimientos a quien la escucha; a lo que se une en su caso tenerla moldeada por una larga experiencia docente. En la Universidad de La Rioja, adonde llegó para hacerse cargo de la enseñanza de la asignatura de apreciación sensorial del vino, resulto ser muy buena experiencia; enseñando se aprende mucho y se crea escuela pues, en las aulas, además de transmitir, hay que convencer; y sin duda el mensaje rico de matices, vehiculado por una voz intensa y una dicción acompasada, cala más profundo.
Antonio proyecta una mirada escrutadora, aunque nunca se puede saber qué se mueve a nivel neuronal en la cabeza de una persona; mucho menos en el caso de una persona con una inteligencia generadora, de un científico cuya prioridad es crear posibles escenarios y ejecutar hipótesis intuidas en el crisol del mosto que fermenta; pero el lenguaje corporal –como vehiculador de las emociones- manifiesta a las claras que los procesos de combustión no cesan, a pesar de mostrar maneras impecables su persona.
RIGOR DESDE LA SENSIBILIDAD
De algún modo, en algún momento dado, al dejar las clases en la Universidad para irse a la empresa privada y recorrer países que le iban enriqueciendo, aportando visión y perspectiva internacional, ello le supuso adoptar conceptos más puros en lo relativo a la percepción de quien elabora vinos. Así, decidió dejar la fantasía microbiológica en la que operaba, para dedicar su disciplina investigadora al misticismo de la parte química del vino y, por lo mismo, a los fenómenos de su transubstanciación hedónica para que lo disfrutemos con criterio. Con una dicción que convence, Antonio explica que en la base del vino está la microbiología (utiliza el concepto de generaciones y generaciones de levaduras evolucionando hasta el momento de la fermentación; y el símil de una carrera de competición: a través de una larguísima carrera de obstáculos solo llegan al final las mejores) Por otra parte, la química del vino son las consecuencias: desentrañar todas las reacciones e interacciones de los metabolitos y la matriz química de las moléculas para poder controlar los procesos y –en última instancia- llegar a conocer mejor el impacto sensorial que causan sus propiedades organolépticas.
Fino tejedor de los hilos moleculares que conforman la microbiología y la química del vino, Antonio se siente impelido por la necesidad de trasladar ese entramado -con sus consecuencias organolépticas- al campo práctico (docente) de la apreciación sensorial. Y es aquí donde a uno se le aparece la figura de ese otro ilustre abulense, Juan de Ávila; como él asceta, austero espécimen de su tierra castellana, pero en el caso de Antonio, adalid también en esta tierra de trashumantes del valle del río Ebro que es La Rioja. Escuchar a este predicador con los pies en la tierra, a este chamán investigador -que ilumina la ceguera, la anosmia y la agusia de quienes pretenden disfrutar del misticismo de la cata- te conduce a desentrañar la esencia y el alma del vino, te conecta directamente con el origen, con la deidad misma del vino. Antonio, en fin, ejerce sin pretenderlo de eje pivotante entre tú –común mortal que cree conocer la verdad del vino- y el origen mismo del vino con todas sus prestaciones como ese ente omnipotente que es: procurador de placeres sensoriales.
La figura de Antonio Tomás Palacios como investigador del vino, como estudioso de sus compuestos y docente de su cata, se magnifica cuando te muestra, razonando conceptos, que la química del vino explica por qué apreciar sensorialmente un vino es una suerte de trasformación hedónica del paisaje de donde este procede; también cuando afirma que las sociedades sosegadas beben vino mientras que las sociedades atribuladas consumen alcoholes superiores. Según ha ido evolucionando su magisterio, los caminos o enfoques de la cata del vino se han perfilado hasta el punto de llegar a entender como más interesante la cata hedonista –la que busca las consecuencias- que la cata enológica (de algún modo sesgada pues busca causas y no efectos).
Quien esto escribe, que es sumiller, se congratula por ello: es necesario conocer los factores intrínsecos del vino, pero sin obviar los extrínsecos, la percepción e interpretación de los atributos de cada vino por las personas que lo toman. Aún así, Antonio quiere llegar más al fondo del asunto; en sus trabajos publicados últimamente se acerca a la cata desde una perspectiva científica y estadística, con el objetivo de llegar a conocer también la tipología de las personas consumidoras de vinos. Es por ello que interacciona y colabora con los otros profesionales del mundo del vino: comerciales, sumilleres, críticos, periodistas, investigadores.
Por lo que respecta a quien esto escribe en Exquisite Rioja, como proveedor de experiencias relacionadas con el turismo del vino, abundando en estas inquietudes, a estas alturas de la extensión del negocio del vino es claro que además de elaborarlo hay que saber transmitirlo, venderlo. Antonio Palacios sugiere que es necesario reescribir el término “enoturismo” -por cierto, todavía con un largo camino por recorrer en la DOC Rioja- y superar las deficiencias que existen con una atomización absurda que mutila las expectativas y frustra las necesidades de las personas que nos visitan con ganas de disfrutar de nuestra naturaleza, vinos y gastronomía. Lo inteligente, afirma, es unificar todas las ofertas, trabajando coordinadamente todos los agentes implicados, para así facilitar a las personas información, elección y disfrute.
Finalmente es pertinente decir que, con todo su bagaje personal y doctoral por bandera, más eso que podría llamarse “know how” Antonio Tomás Palacios, además de ser un lujo para el vino de Rioja, se ha labrado una posición de respeto en el universo vinícola no solo de Rioja sino mucho más allá del valle del Ebro. Bagaje intelectual que no deja de ser de auténtico relumbrón: muchos éxitos conseguidos desde los finos aires de Piedrahita y el misticismo castellano a las terrenales percepciones del mundo donde gentes de todo tipo y condición apetecen tomar vino porque les proporciona auténtico placer sensorial, pero sin importarles tampoco saber por qué. Aún así, él continuará desentrañando el alma del vino y sobrellevando con normalidad éxito y reconocimiento desde el postulado que muestra su lenguaje corporal y corrobora su comunicación verbal docente: “si te comportas con sencillez y naturalidad, los demás harán lo mismo”.

Ver Post >
GLUCÓSIDOS Y EL “GUSTO” DEL VINO
img
alfredoselasescrib | 28-10-2016 | 14:20| 0

En estos agradables días otoñales va terminando la vendimia en la Rioja alta; y en las bodegas están progresando esos fenómenos mágicos, asombrosos, salvajes, llamados fermentaciones o –lo que es lo mismo- metabolización de los azúcares de las uvas por las levaduras, produciendo alcohol, y la consiguiente liberación de sustancias polifenólicas que luego caracterizarán los vinos.

¿Qué de nuevo hay al respecto si eso ya lo sabíamos?

Hace poco, en un proyecto de The Australian Wine Research Institute, se ha venido a constatar el papel importante que juegan los glucósidos de los vinos en la apreciación sensorial de los mismos; especialmente en boca y en relación con el concepto flavour –que utiliza la escuela anglosajona de cata- y que nosotros llamamos “gusto” del vino o sensación final en boca y/o persistencia. Pues bien, resulta que esas moléculas (de las que hablaremos ahora después) llamadas glucósidos y que proceden de las uvas, parecen tener una importancia fundamental en la percepción global de un vino en boca.

Lo novedoso y enjundioso del asunto reside en el hecho de que estos glucósidos no se liberan solamente durante la vinificación y crianza de los vinos… sino también en el momento de bebérselos. Es decir, que actúan también como precursores aromáticos y sápidos al interferir con la saliva, sus proteínas y otros factores que ocurren en la boca, de tal manera que potencian y propagan sensaciones sensoriales complejas que no hacen sino propiciar un disfrute más intenso, más auténtico y sentido del vino. Vamos, que no andaba quien esto escribe descaminado al recalcar (en los cursos de cata impartidos en la Estación Enológica de Haro y ahora en Exquisite Rioja) la importancia de la fase de boca, más allá de las florituras aromáticas, tan evocadoras por otra parte.

¿Qué son los glucósidos y por qué nos han de importar?

En realidad, a la hora de disfrutar un vino, lo que de verdad importa es nuestra boca como receptora/multiplicadora de innumerables estímulos sensoriales; y como factor determinante y unidad de medida de sensaciones placenteras.

Los glucósidos o “moléculas de azúcar” (además de su relación con la autenticidad de los vinos) son antocianos procedentes de las uvas, compuestos fenólicos flavonoideos interesantes en sus funciones, tanto por sus efectos en el fenómeno de la copigmentación, como por su capacidad antioxidante, barrera contra la radiación UV, probablemente antitumorales y además Leer más

Ver Post >
UVAS Y AZAFRÁN, ASOMBROSOS COLORES Y AROMAS DE OTOÑO
img
alfredoselasescrib | 18-10-2016 | 14:14| 0

En estos días preciosos de finales de Octubre, aquí en la Rioja alta se están vendimiando las dulces uvas negro azabache de tempranillo, garnacha y graciano, que luego darán subyugantes aromas frutales y especiados en los vinos; pero mucho más al sur, en zonas de la altiplanicie manchega, se están realizando las delicadas labores de recolección y monda de otro producto de la tierra exclusivo, genuino y auténtico… el azafrán. Las hebras de la flor del azafrán son la quintaesencia y el poderío de la concreción: cómo unas briznas tan mínimas pueden tener tanto poder colorante y ofrecer aromas tan intensos y penetrantes, a la vez que, cuando se añade en la cocción de un plato, confiere a este un potente y original sabor.

En varios pueblos de La Mancha más peculiar y recóndita; en sus climas calurosos y secos terrenos, no más empiezan a refrescar las noches otoñales (10-15 grados de temperatura con más de 12 horas de oscuridad) viene el azafrán -esas particulares plantas bulbosas perennes- a florecer. Es solamente ahora cuando florecen, apenas en dos semanas hacia el final de Octubre.

80.000 flores para sacar poco más de 400 gramos. Azafrán. Color amarillo rojizo diabólico, que simboliza lo feliz (por eso se utiliza en ocasiones festivas). Antídoto contra la melancolía. Facilitador de la agudeza sensorial. Analgésico. Componente de recetas afrodisíacas (su ingesta deja una profunda impresión) Proceso de producción único donde la paciencia infinita para el mondado de las flores, más la sabiduría popular, se aliaron con la original idea (para desecar los estigmas) de utilizar el lento tostado con calor indirecto con lo cual se logra una presencia más intensa, mayor contenido en safranal y por ende mejor poder colorante.

¡Habrá trabajo más liviano y pesado a la vez que la recolección y monda del azafrán! Temprano en la mañana crujen los riñones de los recolectores agachándose y volviéndose a agachar flor tras flor; y luego la monda, extraer brizna a brizna; horas y horas. Con la culminación (más cuidadosa todavía) del tostado o deshidratación de los estigmas.

El azafrán es una especia única. Su valor está en relación directa e inherente a su proceso de producción y a sus prestaciones. Allá donde se deja caer en una receta de cocina, de inmediato adquiere protagonismo. No deja de ser fascinante que algo tan ínfimo, leve y efímero –síntesis mágica de todo lo que el resto de las flores no pueden ofrecer- tenga tanto poder (y no solo colorante) y tanta capacidad de impregnar. Un acercamiento a esta realidad bien podría ser que su presencia visual, aromática y sápida es tal que te retrotrae a una suerte de gusto primitivo donde el tanino profundo se funde con el aroma penetrante, conformando una retronasal poderosa que –yo diría- persiste y “se oye” desde las profundidades del estómago.

Mejor cuanto más vivo es su color rojo. Delicadamente pungente; extremadamente perfumado y con ese extraño amargor tánico… ¿cómo se determina la calidad del azafrán? Resulta complicado pues se dan muchos Leer más

Ver Post >
AGARRATE A LA VIDA, CANTÁNDOLA (Y CELEBRA EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2016 DE BOB DYLAN)
img
alfredoselasescrib | 13-10-2016 | 14:55| 1

¡Enhorabuena! Autenticidad. Fuerza desgarrada. Arte. Pasión. Amor por vivir con los sentidos despiertos, regalando más sentido y ganas de vivir.
Como los grandes vinos, Bob Dylan es un producto genuino del ambiente geoclimático y humano de su lugar de procedencia. Como los grandes vinos, proviene de una Denominación de Origen Protegida: “Cantautor”. Como todos los grandes vinos, empezó su vida creativa en el mundo de la poesía-canción creando nuevas sendas perceptivas (a base de versos musicados) generando emociones; tuvo una larguísima etapa mesetaria llena sensaciones sonoras llenas de significados… para ahora –como los grandes vinos- dar lo mejor de sí cuando los taninos ya están pulidos y no hay aristas sino pura expresión musical poética.
Por todo eso (y por continuar fiel a su genio creador y a su discurso) le conceden el Nobel de Literatura. Podía haber sido el de la Paz, o el de la Música, o el del Arte, o el del Idealismo, o el de la Denuncia, o el de la Belleza (que dibujaba con las filigranas de su armónica y su voz chillona) Ahora, en la madurez, su tono es más pausado, como de blues o jazz.
Nos congratulamos mucho quienes (adolescentes en los años setenta del siglo pasado) descubrimos Blowin´ in the Wind; luego más tarde Romance in Durango, Joey, Hurricane… y tantos otros temas llenos de furia, de dramatismo, de machaconas estrofas –escritas y musicales- que continúan sorteando el paso del tiempo.
Como los grandes vinos.

Ver Post >
APRECIACIÓN SENSORIAL DEL VINO = GENERAR TALENTO
img
alfredoselasescrib | 09-10-2016 | 10:22| 0

10.000 es el número de horas que se considera ha de emplear una persona en estudiar a fondo y practicar una profesión, especialidad o habilidad para ser considerada experta en la misma. A propósito de esto, es pertinente decir que, primero como sumiller profesional y wine educator y ahora también desde Exquisite Rioja, superamos ampliamente varias veces esa cantidad.
Esto por una parte. Luego, además, tenemos la consideración que José Antonio Marina (una de las mentes más lúcidas del pensamiento español actual) hace a propósito del talento: combinación de inteligencia generadora, inteligencia ejecutiva, gestión de las emociones, autocontrol del subconsciente, educación, aprendizaje, memoria y gestión de la misma, toma de decisiones.
¿Qué tiene todo esto que ver con el vino y su cata? Bueno, baste decir –por si acaso-que justo en estas semanas de otoño las personas expertas que están conduciendo las fermentaciones en las bodegas, después posibilitando las conversiones malolácticas y pasando los vinos a las barricas, tienen que hacer uso exhaustivo de la cata para afinar e ir tomando decisiones fundamentales para el éxito futuro de sus vinos.
Todo esto son buenas noticias para quienes Leer más

Ver Post >
Sobre el autor alfredoselasescrib
Sólida formación como docente en Cursos de Análisis Sensorial de vinos y otros productos agroalimentarios; dilatada experiencia en servicios de alta gastronomía; disfruta transmitiendo su pasión por el mundo del vino y su cultura. Desde 2001 colabora en ayudar a descubrir lo fascinante del uso de los sentidos para gozar plenamente del los vinos y gastronomía en La Rioja. Director de www.exquisiterioja.com