La Rioja
img
Categoría: enoturismo
    VITICULTORES DE LA RIOJA

Uno de los factores que marca diferencias en la DOC Rioja con respecto a otras zonas, que incide en la calidad diferenciada de sus vinos y que apenas se conoce o se tiene en cuenta es el hecho de que, para unas 63.000 ha de viñedo, hay más de veinte mil viticultores; algunos con sus minúsculas viñas. Haber llegado a estas alturas de modernidad y que aún se mantengan estas prácticas familiares de trabajar pequeñas viñas es sin duda algo muy de resaltar; que habla de lo arraigado del ser riojano y su relación con la viña.

Veamos dos ejemplos –alejados entre sí en sus enfoques- de cómo se practica, se trabaja y se vive la vitivinicultura. Andrés Cayuelas en Cuzcurrita y Pedro Balda en San Vicente.

Andrés es es un amigo y compañero ciclista de quien esto escribe (corrimos en competición juntos en Miranda de Ebro, allá por los años setenta del pasado siglo) En su día se casó con una chica de Cuzcurrita y desde entonces pasó a trabajar  viñas de su suegro. Viticultor de fin de semana para vender las uvas a la Cooperativa de Tirgo Bodega Tarón. Hoy en día –como él y su mujer- hay muchos que continúan con estas labores del campo para mantener los vínculos con el territorio, luchando contra el abandono de los pueblos, practicando una viticultura “sentimental” manteniendo las viñas (y no arrancarlas o venderlas a grandes bodegas)

Desde la cooperativa, su gerente me dice que los pequeños viticultores son importantes, aunque no sean profesionales dedicados; y que a medio plazo puede ser un problema si llegaran a faltar. Gracias a la trazabilidad que ahora se practica, se puede seguir el origen de los vinos que se ensamblan (característica genuina de los grandes vinos de Rioja clásicos). La tendencia es cada vez ir menos al campo, pero por otra parte están saliendo personas entregadas a sus viñas, a su pueblo (como es el ejemplo de Berta Valgañón y su muy meritoria apuesta PRETIUM) Con ella colaboro, llevando a turistas del vino que vienen de todas partes a extasiarse con las viñas de más de 90 años; y degustando vinos singulares realmente expresivos.catando

En el pueblo de San Vicente (y de otra guisa interpretativa en viña y en bodega) está Pedro Balda, vitivinicultor a tiempo parcial (y antes Doctor por la Universidad de La Rioja).  Pedro sí ha viajado, conocido  y aprendido en otras zonas muy lejanas para tomar el testigo de sus ancestros; pero trabajando viñas y elaborando vinos prácticamente de forma natural. Comparte bodega con Abel Mendoza, adonde acudo para catar vinos de sus seis barricas (las tiene selladas con un emplasto de metabisulfito); y no realiza trasiegas. Su agricultura es ecológica; laboreo y aclareo de racimos los precisos; selección de racimos y granos; fermentaciones espontáneas y la maloláctica llega cuando llega y tarda lo suyo (a 23 de abril 2018 aún no se ha iniciado en la cosecha de 2017) Maceraciones postfermentativas y sin raspón (él dice que no para los tempranillos de rioja).

En su concepción de lo que es un vino actual: características de una viña, de un paisaje, de un clima y una forma de interpretarlos, lo que resultan son expresiones máximas con mínimas actuaciones.

Los vinos. Tarón reserva 2008, DOC Rioja Alta. Color vivo,  apenas muestra signos de evolución. Limpio en nariz, con aromas intensos de frutos rojos, especiados de buena crianza (pimienta, clavo) notas de monte bajo con ecos balsámicos, regaliz y, al fondo, licorosos. En boca es sedoso, delineado, de cuerpo medio, acidez compensada con finos toques frutales, envolvente y final gustoso con retronasal media. De trago fácil, es un vino que gana en la copa. Excelente ejemplo del espíritu riojalteño.

Pedro Balda Majuelo de la Nava Cosecha 2014, DOC Rioja. Color cereza intenso, de gran capa. Muy limpio en nariz, con aromas profundos que tardan en mostrarse (frutos silvestres, matorral, terrosos) sobre un fondo denso a la vez que de finura. Boca amable, con taninos en fase de pulirse; dúctil en el paso de boca y muy buen peso de fruta; posgusto impecable y retronasal dominada por la expresión frutal. Vino regalo de todo un ambiente geoclimático único, de una variedad aclimatada al mismo y de una tradición vitivinicultora de siglos.

Foto de Alfredo Selas: Pedro Balda catando con compañeros enólogos

Ver Post >
HACEDORES DE RIOJA  IX. MARCOS EGUREN, DE LA TIERRA AL OLIMPO DE LOS DIOSES DEL VINO

Si hubiera que reescribir mitos y leyendas del mundo griego en clave del mundo del vino hoy en día, Hermes –ese dios polifacético- bien podría representar la figura del enólogo desempeñando distintas tareas para lograr ese vino “de dioses”. Es lo que hace Marcos Eguren en las bodegas de la familia.

Probablemente el factor más significativo que –en Rioja- evidencia lo que significan las bodegas de la familia Eguren de San Vicente de la Sonsierra es haber alcanzado ese punto donde confluyen calidad de los vinos y número de botellas producidas. Es decir, se puede producir un gran vino, pero normalmente suelen ser unas cuantas barricas; y, según dice Pedro Ballesteros MW, la enjundia del asunto consiste en hacer un gran vino pero de un número importante de botellas. Esto también lo hace Marcos Eguren; para gozo y disfrute de una cantidad importante de personas.

 

Sin embargo Marcos no se arroga méritos; es todo humildad y sencillez de razonamiento; solo dice que nació en la bodega, pasó la juventud en las viñas y asumió como evidente lo que le transmitieron en casa, los valores de su padre: honradez, familia y mucho trabajo. Añade después que, con el tiempo, se aprende a amar y respetar los viñedos; a entender cómo unas viñas transmiten energía, cariño; otras emociones encontradas e incluso algunas hay que te dejan indiferente; y todo ello de alguna manera se transmite luego a los vinos.

marcos-veguilla07b

Su padre siempre elaboró los tintos de maceración carbónica típicos de la Sonsierra riojana, además de algo de vino criado en roble. Cuando Marcos tomó las riendas y empezó a elaborar vino su meta era hacer un gran vino joven, pues ya era consciente de que los vinos, añada tras añada, se hacían de forma empírica y por ello adolecían de regularidad. Aún así, afirma que su Murmurón es un vino poco tecnológico. Pero es que además, en su apuesta por la calidad y los vinos de viña, Marcos Eguren elabora ahora mayor número de vinos con menor cantidad de kilos de uva que cuando empezó, hace más de treinta años:  he aquí el “milagro” de limitar las producciones reduciendo el ratio kilos/hectárea.

El punto de inflexión fue –cuando su padre y su tío tomaron caminos distintos- que,  por una parte el vino de maceración carbónica no era apreciado, fuera del País Vasco y zonas aledañas; y por otra la llegada de grandes grupos a Rioja (con lo que ello supuso de arranque de viejas viñas, de las cuales el agricultor seleccionaba los clones más productivos para replantar en nuevas parcelas) Entonces decidió (con el apoyo de la familia, que nunca le ha faltado) que su bodega, Sierra Cantabria, tenía que crecer para sobrevivir y eso no podía hacerlo a base de volumen ni tampoco compitiendo con los grandes vinos clásicos de Haro. Por tanto, con las viñas de la familia y otras que compró más la experiencia ganada en Burdeos y Borgoña más el sentido común, hizo de la necesidad virtud y se empeñó en hacer vinos de viñedos. Con humildad y quizá sin pretenderlo, lo cierto es que se adelantó a su tiempo (parece ser que los dioses siempre juegan con ventaja)

Las consecuencias ya las hemos visto (y las estamos disfrutando) San Vicente y toda la Sonsierra ha revolucionado Rioja con vinos muy específicos, vinos que maman de su origen, vinos que expresan las particularidades de las parcelas y del ambiente geoclimático (se puede percibir cómo la zona de San Vicente a Briñas está más abierta al oeste, es más atlántica, con lo que ello significa) Me dice Marcos que siempre busca el vino más natural posible que exprese la energía brutal de los viejos tempranillos, la rotundidad y pureza de la zona. E incluso va más allá: tiene una viña de 100 años donde cohabitan nueve variedades; siempre vinificó el tempranillo de la misma separadamente, pero en 2010 decidió –con la tecnología actual- elaborar todas las uvas juntas, como hacían quienes hincaron las cepas; el resultado le sorprendió y emocionó.

A VUELTAS CON LOS NUEVOS RIOJAS Y EL CAMBIO DE CICLO

No más que para dejarlo claro, Marcos Eguren asegura que hubo un tiempo de vinos con más color, más estructura, más contundencia, a veces incluso provenientes de  uvas de cepas plantadas en terrenos deslocalizados, fértiles; había que seguir la moda. Y ahora, llegan las nuevas reglamentaciones como la de vinos singulares cuyo valor, asegura, no puede fiarse principalmente al hecho de que la viña tenga más de 35 años. Marcos pone de relieve que en Rioja hay, habrá, dos viticulturas: una para producir “riojas genéricos” y otra que trabaja a conciencia y con precisión absoluta hasta la vendimia, para dar así vinos importantes, con carácter.  Vinos de tempranillos adaptados a los suelos pobres y climas duros de la Sonsierra; vinos que transmiten nervio, frescura.

La importancia de la figura de Marcos Eguren está aún insuficientemente resaltada. El sumiller que esto escribe recuerda el acierto grandísimo que fue en su día realizar junto a Andrés Proensa –entonces en la revista Vinos de España- el seguimiento completo y exahustivo del nacimiento de un gran vino como  Finca el Bosque ¡y además la añada 2001! No es solamente lo que ha aportado a lo que es hoy Rioja en sus vinos de culto sino igualmente hacerlo desde la sencillez, la honradez y el respeto al trabajar las viñas; y crecer pausadamente creando bodega tras bodega, vino tras vino; con el broche de las bodegas de Toro.

Como quien esto escribe está diseñando y sirviendo experiencias de enoturismo con Exquisite Rioja, en última instancia le pregunto acerca de cómo ve el futuro de este nuevo foco de negocio para las bodegas y me dice que efectivamente es muy interesante, está trayendo gentes de todas partes a Rioja, seguirá creciendo y, particularmente en su caso, pronto estarán terminadas las nuevas instalaciones tanto en Viñedos de Paganos (impresionante calao) como la nueva bodega en Sierra Cantabria (en un enclave espectacular en San Vicente de la Sonsierra) con la intención de realizar experiencias exclusivas y hacer las cosas también en clave de excelencia; como sus vinos.

 

 galeria-elaboracion-paganos

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
VINOS NATURALES, ¿TAMBIÉN EN RIOJA?

Cuesta imaginar cómo podían ser los vinos que bebían los faraones de Egipto, los griegos en sus bacanales,  los esclavos romanos;  o el tipo de vinos con que remojaban el gaznate y calentaban sus barrigas los sanchopanzas del Siglo de Oro español.  Otra cosa no serían, pero vinos naturales, seguro que sí. ¿Quiere ello decir que todos esos vinos anteriores a las nuevas prácticas enológicas desarrolladas gracias a Pasteur eran muy distintos a los vinos convencionales de hoy?  Sí al menos en un concepto: la higiene en su elaboración y conservación.  Los vinos que se han bebido a través de los siglos hasta hace relativamente poco… hoy en día me temo que difícilmente serían aceptados por los consumidores actuales.

De verdad, en lo referente al mundo de los vinos, tenemos que dejarnos de romanticismos y aceptar que cualquier tiempo pasado… no fue mejor. Vinos procedentes de uvas probablemente jugosas y sucintas –por escasas- cuando la cosecha venía buena; totalmente natural por necesidad, claro.  Pero también habría de suceder que cada cosecha (sin los tratamientos y controles exhaustivos actuales que se realizan en las viñas) sería una suerte de riesgo continuado.  Y qué decir de las elaboraciones.  En lagares, de aquellas maneras y en la más elemental ausencia de condiciones higiénicas… pues nos podemos hacer una idea.  Pero eso no es todo. Luego venía la conservación de los vinos con sus refermentaciones y contaminaciones; otro trauma anual que solventar.  Y lo que es todavía peor: el largo transporte hacia los lugares de consumo en condiciones penosas.

Hoy en día sin embargo nos permitimos gozar de exquisitos vinos en condiciones inmaculadas de elaboración y conservación. Sin embargo es de cajón apetecer lo auténtico o genuino, que se opone a lo industrial.  Así surgieron los vinos ecológicos, los biodinámicos y, en fin, la guinda de los vinos naturales, en los cuales no interviene  sino la madre naturaleza. Y la mano humana que la amestra. Es aquí donde surgen quizá las dudas si verdaderamente se pueden elaborar vinos sin prácticas adicionales en el viñedo y sin ningún tipo de corrección o añadido en bodega.

En realidad, por una parte, se ha de ser realista y muy escrupuloso para buscar equilibrios y no asimetrías a la hora de controlar el ph, la acidez, la maloláctica, etc.  Luego por otra, quien utiliza el sentido común y la sabiduría, resulta que puede elaborar un vino natural maravilloso, ¿cómo? obviamente utilizando uvas necesariamente sanas de viñas viejas que llevan dentro de sí mismas las claves para que el vino resultante no tenga que ser precisamente de arriesgada factura e incierto porvenir.

Un caso evidente en la DOC Rioja es, por ejemplo, el de Juan Carlos Sancha, en Baños de Río Tobía, en un paraje espectacular a los pies de la Sierra de la Demanda, quien con su Peña el Gato Garnacha Natural 2016 viene a realizar el más difícil todavía: el ejercicio perfecto que llamo MÍNIMA INTERVENCIÓN-MÁXIMA EXPRESIÓN. Su vino es sencillamente un prodigio de frescura, delicadeza, limpidez, expresión frutal… y por tanto sendas delicias en nariz y en el paladar.

Juan Carlos, además de inquieto bodeguero, profesor universitario y Doctor por la Universidad de La Rioja, es uno de los poquísimos vitivinicultores riojanos que SÍ han decidido apostar por  extraer lo auténtico de uvas auténticas; y hacerlo en botellas que llevan el sello “Rioja”. Y ello tiene mucho mérito, pues tampoco renuncia a su vez a elaborar vinos que pronto van a llevar la nueva precinta de “Vinos singulares” para el Consejo Regulador.

A la postre, habrá que decir (y  así lo hago en mis wine tours que realizo desde EXQUISITE RIOJA para muchas personas ) que los vinos naturales están muy emparentados con esos otros “top” o “premium”  O llámense singulares, de autor, etc., pues proceden de uvas necesariamente magníficas,; y no ha habido precisamente mucha necesidad de intervenir en bodega; no más facilitar que expresen sus esencias naturales.

 

Ver Post >
EL VINO   ¿ES MÁS QUE ALCOHOL?

Ya sabemos que el vino es el resultado de la fermentación por las levaduras del mosto de las uvas.  También sabemos que a ese producto resultante solo  puede llamarse vino cuando este contiene un cierto porcentaje de alcohol (dependiendo de las distintas zonas vinícolas mundiales donde se produce el vino) ¿Hemos de entender por tanto que el alcohol es el “espíritu” del vino, su componente más importante? Por supuesto que no.  Pero mira por donde, en un artículo publicado en The Conversation por el profesor de Astrofísica de la Universidad de Glasgow Alexander MacKinnon, este viene a decir algo realmente chocante por extraordinario: que el universo está nadando literalmente en alcohol.

Desde mi ya larga trayectoria después de más de 22 años de experiencia como sumiller, estudioso del mundo de los vinos y su apreciación sensorial, docente en cursos de cata de vinos –y últimamente wine educator  y anfitrión en wine tours desde  Exquisite Rioja- he constatado que, sí, el alcohol es la razón primera, lo que más atrae del vino (no en vano su ingesta incide directamente en nuestras rutas neuronales, propiciando que se expresen las llamadas hormonas del placer); sin embargo el verdadero disfrute del vino se experimenta cuando este se encuentra equilibrado en sus tres componentes principales que son: acidez, alcohol y fruta.

Claro, esto es así; pero todo en la vida es relativo; y más aún cuando se llega a entender que el alcohol (en su composición química) no es más que la sustancia de desecho que  las levaduras producen cuando están metabolizando los azúcares de las uvas.  El que ahora nos digan que el alcohol es una suerte de “polvo (mejor líquido) de estrellas” o constituyente notorio del cosmos… casi podría explicar por otra parte esa atracción que sentimos por el alcohol.

Vale, cada molécula de etanol contiene nueve átomos: uno de oxígeno, dos de carbono y seis de hidrógeno; pero el hecho de que estos elementos se encuentren en cantidades alucinantes en los espacios interestelares del universo… no quiere decir que este sea una desproporcionada destilería sideral.

No; lo curioso es que en el espacio interestelar, el gas -que se encuentra en ese medio exageradamente frío- es muy poco activo.  También se encuentra muy, muy disperso; por ello, las partículas atómicas digamos potencialmente “alcohólicas”  no tienen muchas oportunidades de interactuar, sin embargo parece ser que ciertas moléculas simples llegan a cohesionarse entre sí formando otra más complejas que eventualmente podrían generar alcohol (vamos, más o menos como sucede en el vino) aunque, por supuesto, ello sucede en espacios de tiempo larguísimos (a diferencia de cómo actúa el alcohol en nuestros organismos)

Moraleja del asunto: lo que uno viene diciendo hace tiempo, que ya estaba todo descubierto y que, sí, probablemente esa apetencia por el alcohol no deja de ser una suerte de “necesidad” de querer reconstituirnos en la sustancia primordial de donde provenimos.

Posdata. Dejaremos para otra ocasión hablar de cuál es el porcentaje idóneo de alcohol en la botella de vino para disfrutarlo extensamente sin que se suba a la cabeza.

Ver Post >
SORPRESAS TE DA RIOJA… EN SUS BODEGAS

Verdaderamente el universo RIOJA en sus territorios y viñedos, en sus bodegas y elaboradores, en su inmensa oferta de vinos cada cual buscando expresar tipicidad y carácter propio…  es de unas dimensiones sorprendentes.

En esta ocasión en EXQUISITERIOJA nos hemos trasladado a Laguardia, preciosa villa-capital de Rioja Alavesa, para redescubrir la bodega Solar de Samaniego y con el objetivo de conocer la reciente y ambiciosa puesta de largo de su nueva oferta enoturista.

La bodega es un espécimen raro  en el universo bodeguero de la DOC Rioja. Surgió en los años 70 del siglo pasado, sobredimensionada para lo que por entonces se daba en la zona; y, por lo mismo también, para dar una vuelta de tuerca empresarial a lo que se hacía  (en aquellos años de vinos a granel y botellas de litro de cinco estrellas) para vender los vinos: decidieron hacerlo vendiendo directamente al consumidor con una suerte de club de vinos o “cofradía” buscando  fidelizar al cliente.

Ahora, decenios más tarde, cuando es el TURISMO DEL VINO (y la diferenciación en modos y maneras marketinianas para atraer atención y personas) es lo que se lleva, han decidido tirar de sus raíces, del propio origen del nombre de la bodega -fundamentado e  inspirado en el renombrado escritor y fabulista local Félix María de Samaniego- para diseñar un discurso original, atrayente, cultural, didáctico y embaucador con el binomio/armonía literatura-vino.

Hay que saludar esta apuesta pues trasciende el mundo del vino para llevarlo más allá de su rancia y manida fama como bebida alcohólica: en los tiempos actuales está quedando claro que los vinos de calidad significan:

  1. Un modo de alimentarse equilibrada y moderadamente dentro de la filosofía de la llamada dieta mediterránea
  2. Reivindicación de nivel cultural y social
  3. Realización consciente de viajes a destinos turísticos en contextos donde prima la naturaleza auténtica, lo paisajístico y el trato humano, la búsqueda de propiciar encuentros con las propias sensaciones
  4. Formas exquisitas de disfrutar experiencias, de vivir emociones, de disfrutar de los placeres que proporcionan las armonías con… Leer Más en www.exquisiterioja.com

Ver Post >
NATURA 2000 NETWORK, RIOJA ALTA WINES. THE BASICS

What is this?

A bottle of wine, isn´t it?

No!!!

It is a concept; a wish or rather a source of joy.

Wine is more than lusty red color, incredible aromas and magnificent bouquet. Wine is the sheer power of Nature, a tremendous invitation to feel the very soul of a natural area.

In the Riojan Higlands (northwest of La Rioja, Spain´s premier wineland) we know this pretty well. As a territory of wines originating on the hillsides south of the Obarenes Mountains, which are under the protection of NATURA 2000 NETWORK, the spell of its wines is the result of a wise and well balanced coupage of the best of its different terroirs, which (together with special climatic conditions) contribute with subtle nuances to the resulting wines: fineness, elegance, freshness, sophisticated  and silky tannins, plus a  dainty rounded body.

The beauty of the site has always been preserved; nevertheless, extra care is being taken now so that, on the one hand, vignerons are aware of the extraordinary value of their vineyards and, on the other hand, up the hillsides, the natural environment has the consideration of NATURA 2000 NETWORK, a Europe-wide network of protected natural areas of high ecological value with common objective. Special protected areas for birdlife; Sites of community importance; Special areas of conservation where appropriate measures for keeping them are taken to preserve a favourable conservation status such as carbon sequestration, prevention of natural disasters and also the possibilities for developing tourism and leisure activities. Right what we are trying to do with Exquisiterioja.Leer más

 

Ver Post >
Sobre el autor alfredoselasescrib
Sólida formación como docente en Cursos de Análisis Sensorial de vinos y otros productos agroalimentarios; dilatada experiencia en servicios de alta gastronomía; disfruta transmitiendo su pasión por el mundo del vino y su cultura. Desde 2001 colabora en ayudar a descubrir lo fascinante del uso de los sentidos para gozar plenamente del los vinos y gastronomía en La Rioja. Director de www.exquisiterioja.com