La Rioja

img
Margarita ya no esta en la calle
img
Rosa Roldán | 25-08-2009 | 07:08

Hoy os quiero presentar a Margarita, una preciosa gata adulta de 8 años que ha vivido toda su vida en un taller hasta que, han cerrado y ella se ha quedado en la calle con los bajo de los vehículos como único refugio. Ahora esta acogida en mi casa y me parece importante contar cómo está, dado que se ha interesado bastante gente por ella. Es una gata buenísima. Según llegó, la bañé porque venía sucia y le corté las uñas. Comió y bebió y se quedó el resto de la tarde mirando por la ventana al sol, después de explorar toda la habitación. Está bien educada y no es ruidosa. Sabe usar el arenero a la perfección y es una mimosona que no hace otra cosa que restregarse y pedir mimotes. De carácter tranquilo y afable, le encanta seguirme por toda la casa y que le hagan mimos. Tolera muy bién que la cojan en brazos y que la achuchen. Ahora se está acostumbrando al resto de la “familia gatuna” ya que estos días tengo más tiempo para supervisar que vaya todo bien. Ha habido algún bufido por su parte para reclamar su espacio pero, en general, mis gatos son muy tranquilos y no ha habido nada más. He notado que a la pobre le cuesta subirse a los sitios (al radiador, al estante del rascador…) por lo que creo que hemos llegado muy a tiempo de sacarla de las calles porque, entre el calor y la edad, lo hubiera pasado francamente mal en poco tiempo. En casa se siente segura y aunque le gusta la terraza me he dado cuenta que tampoco pide salir a la calle. El sábado intenté que saliera conmigo, pero se siente mejor en casa y no sale, aunque vea al resto de la tropa subir a los trasteros a tomar el sol. Le encanta la terraza y cotillear todo lo que ocurre en la calle, por lo que sería genial que su nueva familia dispusiera de jardín o terraza amplia donde Margarita pudiera pasar largas horas al aire libre.



Tenía algo de miedo porque una de las chicas que la conocía y dio el aviso, me había comentado que Margarita tiene su carácter, y no le gustaba nada que la tocaran oliendo a otros gatos. Puedo asegurar que desde el primer día ha aceptado de buen grado que la cogiera y la acariciara y estoy convencida que toda mi ropa huele a mis gatos aunque yo no lo detecte. Y hoy en las presentaciones, tras los dos o tres primeros bufidos, se han tranquilizado y aunque cada uno busca su espacio, no está habiendo ningún problema.

Es una gata adulta (le estimamos 8 años) y es negativa Felv-Fiv, está esterilizada y vacunada. Las adopciones de gatos adultos son más complicadas y máxime en época de camadas, pero hay que admitir que un adulto es un valor seguro ya que sabes perfectamente el tipo de gato que es y puedes prever si el comportamiento que tiene se adapta a las necesidades de la familia que desea adoptar.

Contacto: rosamrol@gmail.com y animalesrioja@gmail.com