La Rioja

img
¿En qué consiste quitar las uñas al gato?
img
Rosa Roldán | 24-07-2011 | 08:34

Lo primero que debemos saber al respecto es: ¿qué es desungular? es la eliminación de las uñas del gato mediante una operación quirúrgica. Esta operación se llama No obstante, el término desungular es demasiado suave para lo que realmente es la operación y las consecuencias que ésta tiene en el felino. La operación es complicada ya que consiste en amputar la última falange del dedo del gato, base del tendón retráctil y lugar del nacimiento de la uña. Con ella las uñas retractiles que habría utilizado a lo largo de su vida para rascarse, jugar, caminar y defenderse desaparecen para siempre.

Pero lo que realmente no se sabe y queremos dar a conocer son los problemas que le podemos crear a nuestro gato, porque además del dolor que provoca en los felinos la operación, estamos conduciendo al pobre animal a no ser capaz de defenderse en una vida diaria, ni a tener una conducta normal, ya que los felinos usan sus patas y sus uñas para prácticamente todo.

Las uñas son las herramientas más importantes de los gatos, son imprescindibles para ellos.

Las uñas participan en casi cualquier cosa que un gato hace mientras está despierto: Al despertar, el gato clava sus uñas en el rascador y tira haciendo fuerza contra la resistencia de las uñas para estimular y tonificar la parte superior de su cuerpo. Jugando, sus uñas atrapan los juguetes, etc.

Con sus uñas el gato araña y los gatos necesitan arañar. Arañar es una actividad ligada a la naturaleza del gato. Un gato araña varias veces al día, con muchos fines: liberar estrés, marcar su territorio, ejercitar sus músculos, etc. Las uñas son el corazón de la actividad de arañar.

Las uñas también son necesarias para que el gato camine. Las garras cargan con todo el peso del gato. Los gatos se sostienen y caminan sobre toda la extensión de la garra. Cuando se amputa el extremo, como ocurre en una operación de desungulación, el gato se ve obligado a modificar su postura de acuerdo con este cambio.

Como ya has leído anteriormente con la operación el gato queda desprotegido de su principal arma y herramienta: las uñas. Esto puede tener una serie de contraindicaciones o problemas.

Sin uñas el gato no puede arañar y eso tiene unas consecuencias. Los hombros y la parte superior de la espalda de un gato desungulado se debilitan poco a poco. No debemos olvidar que arañar es la principal actividad que los mantiene fuertes.

Como ya hemos dicho los gatos andan sobre toda su pata. Al desungularlo se ve forzado a caminar de forma antinatural.

Esto puede causar tensión en las patas y dolor a largo plazo. El dolor puede ser mayor si el gato padece sobrepeso.

En algunas ocasiones se producen malformaciones e incluso cojera como consecuencia de una incorrecta amputación de la falange: la uña sigue creciendo de forma irregular.

Un gato desungulado pierde gran parte de su actividad. Al verse desprovisto de su herramienta, el animal se siente extrañado, incluso puede que se aísle, buscando una actitud de defensa.

Un gato puede desarrollar problemas de agresividad para el resto de su vida.Como vemos la oniquectomia o desungulación no es más que una práctica que beneficia al “dueño” y desfavorece la vida del felino.

Un gato desungulado no es el mismo. Ha perdido el extremo de sus dedos. No puede obtener el beneficio completo de arañar. Su forma de caminar se ve alterada porque la parte frontal de sus patas no está. No puede agarrar un juguete o manipularlo tan bien como si tuviera uñas.

Puede trepar a superficies sencillas, pero en terreno más accidentado no puede valerse de las uñas delanteras que sirven como clavos de sujeción, frenos y garfios. Si se enfrenta a una amenaza, lleva diez uñas de desventaja. Es sencillo: hay cosas que es posible hacer con un conjunto de púas afiladas y que no pueden hacerse con una almohadilla lisa.

Las uñas: una parte integral del gato completo

Todos los gatos nacen con uñas. Los gatos disfrutan del hecho de tener uñas; ni un solo gato que tenga uñas decide dejar de utilizarlas ni siquiera durante un día. Todos los gatos están a favor de conservar las uñas. Debemos respetar eso. Las uñas son parte integral de la vida diaria de los gatos. Los gatos usan las uñas para docenas de tareas, siendo arañar la más importante. Los gatos necesitan arañar todos los días, y necesitan uñas para hacerlo.

Las uñas retráctiles de los gatos no son apéndices externos. Son parte de la estructura básica de un gato, y los músculos y tendones que las sostienen son parte de su anatomía básica. En otras palabras, las uñas son parte del equipo estándar de El Gato Completo. El hecho de que haya que excavar profundamente para separar las uñas del resto del cuerpo es una gigantesca señal de advertencia que dice”¡No quitar esto a menos que sea absolutamente necesario por una enfermedad grave en la zona!”.


Los gatos no pueden hablar, pero sin lugar a dudas pueden comunicarse.

Cada vez que un gato da un paso y camina sobre toda su garra, incluyendo la última articulación, es una indicación de que prefiere tener la garra completa, no sólo parte de ella. Cada vez que un gato se estira hasta la parte más alta de su rascador, extiende las uñas y hace ese ruido tan alegre, está diciéndonos que le gustan sus uñas. Ningún gato debería verse privado de unas herramientas tan magníficamente diseñadas y tan versátiles.