La Rioja

img
Fecha: junio, 2012
Consejos para un mejor paseo
Rosa Roldán 29-06-2012 | 7:37 | 0

Con las temperaturas que venimos sufriendo, debemos extremar las precauciones durante los paseos. En la medida de lo posible, limitad el paseo por asfalto ya que acumula el calor y puede dañar las almohadillas del perro. Tanto si paseáis por ciudad, bosque, campo o playa recordar llevar agua para vosotros y vuestro perro.

Los perros no pueden regular su temperatura mediante el sudor pues carecen de glándulas sudoríparas extendidas por el cuerpo -como en el caso de los humanos-. Ellos sólo pueden regular su temperatura mediante los jadeos y el sudor que eliminan por las almohadillas de sus patas. En los días de mucho calor o en los traslados en coche, esta regulación puede no ser suficiente y se presenta el temido golpe de calor, que puede resultar mortal, pues acaba con las reservas de azúcar y sales del cuerpo del perro. En perros braquicéfalos (perros con nariz muy chata, como el Bulldog inglés, el francés, carlino o pequineses), en canes obesos, con problemas cardiacos o ejemplares con mucho pelo, al tener dificultades en la respiración unos y dificultades en perder calor otros, el riesgo es mucho mayor, sobre todo por ejercicio en días calurosos.

Es preciso adaptarnos al ritmo de nuestro perro y realizar cuantas paradas sean necesarias. Procurar aprovechar las zonas de sombra, haced pausas para refrescaros. Con calor, mejor paseos cortos entre 30 o 45 minutos y, en la medida de lo posible, cuando no haya sol o esté muy bajo si es por la mañana.

ADOPTA UN ABUELO: Este peque lleva más de un año en acogida buscando su hogar. Por favor difusión, merece el calor de una familia y tiene mucho que aportar, es muy buen perro.

APA Rioja: 679064646.

www.aparioja.org

 

Ver Post >
Futbol, celebración y animales
Rosa Roldán 28-06-2012 | 8:07 | 0

Aún a riesgo de parecer impopular y, a pesar de la extraordinaria labor de La Roja en La Eurocopa, he de confesar que no me atrae el futbol. O quizá no sea el futbol lo que no me termina de gustar, sino todo lo que lo rodea cada vez que se gana un partido. Y es que, a los humanos, nos encanta el ruido y nos fascina hacernos notar.

Parece obligado salir a la calle a lanzar petardos y a informar a toda la ciudad del resultado con bocinazos desde los coches.

Y mientras, en casa, los peludos, no saben que hacer con su alma. Ellos no entienden de fútbol y como si se tratara de la fiesta de Fin de Año, se refugian bajo la cama a la espera de que pase el temporal de estruendos. Eso, si a alguno de vosotros no os tocó en la calle con el perro y tuvisteis que recoger a toda prisa.

Lo peor de todo fue cuando, rozando la medianoche, que ya parecía haber pasado todo, algún gracioso decidió rematar la faena, lanzando un petardo justo debajo de mi ventana provocando el correspondiente sobresalto gatuno y varias carreras despavoridas por toda la casa.

No sé a vosotros pero a mí no me termina de convencer la necesidad humana de celebrar todo a lo grande y con bien de ruido.

La protagonista de hoy es Sara, una preciosa gatita recogida hace unos días en la carretera de Burgos. Si quieres adoptarla, contacta con el 628 836 967

Ver Post >
La importancia de la llamada
Rosa Roldán 27-06-2012 | 9:18 | 0

Me gustan los perros educados. Para mí, un perro educado es aquel que está pendiente de su dueño. Se nota la complicidad y el vínculo. Atiende a la llamada y sabe comportarse durante el paseo y en sociedad.

Lo diré una y mil veces que, personalmente, pienso que la orden más importante en la vida de un perro, es la llamada. Una llamada perfecta puede ahorrarnos mil y un disgustos a los propietarios y más de un susto o accidente a nuestro perro.

Es imprescindible que el perro tenga totalmente interiorizada esta instrucción y la ejecute inmediatamente, tanto por la seguridad de otros, como por la suya propia.

Durante el paseo, el perro puede llegar a afrontar situaciones de cierto riesgo como, por ejemplo, las carreteras, perros o personas poco amistosas o que sienten miedo ante los animales, zonas de basura donde puede acercarse con intención de comer algo que, con toda probabilidad no estará en buen estado…

Otro de los mayores riesgos es que se pueda perder de nuestro lado por estar jugando distraídamente o por seguir un rastro, si estamos en el campo o el monte.

Lo deseable es comenzar desde pequeños para que aprenda como si se tratara de un juego. Es cierto que algunas razas tardan más que otras en aprender, pero independientemente de la edad o la raza, todos los perros consiguen aprender si nos esforzamos e invertimos el tiempo necesario para esta tarea.

Para lograr el objetivo recomiendo una serie de pasos.

  • Practicar la mirada antes de empezar a practicar la llamada. Me encuentro con muchos perros que ni miran a sus propietarios. Difícilmente van a entender que les estamos pidiendo si ni siquiera nos miran a la cara cuando les hablamos..
  • Escoger el comando de llamada. Yo suelo utilizar la palabra “aquí” unido al nombre del perro. Hay muchas personas que utilizan “vamos” o “toma” pero si reflexionamos sobre el número de veces que usamos esas palabras a lo largo del día, nos daremos cuenta que nuestro perro está cansado de escucharlas.
  • Tener paciencia. Llamar y esperar, cueste lo que cueste, a que nuestro perro acuda a la llamada. Podemos ayudarnos en las primeras fases de una correa larga de campo que ofrece libertad al animal sin que dejemos de tenerlo controlado.
  • Ayudar al perro en todo lo posible. Cuando se trata de cachorros, solemos llamarlos acompañándonos del cuerpo, agitando los brazos, palmeando las rodillas o inclinándonos hacia delante. Es una forma de hacer más agradable el acercamiento y también podemos usarlo con perros adultos tímidos o que estén empezando a aprender.

Las sesiones de entrenamiento han de ser cortas y, preferiblemente, en el mismo lugar. Es recomendable comenzar a una distancia pequeña e irse alejando progresivamente.

También hay que tener en cuenta que, al principio, las golosinas son una buena herramienta para empezar pero, se deben ir retirando gradualmente. No todos los perros trabajan por comida y es necesario estar preparados. Hay perros cuyo mayor motivador es un momento de libertad y olisqueo en una zona segura..  Debemos utilizar reforzadores hasta que estemos seguros de que el hábito está totalmente instaurado.

Debemos centrarnos en conseguir una respuesta fiable y reforzarla constantemente. Para ello, los juegos, representan una alternativa de lo más atractiva. Hay muchos y de muchas clases. Al utilizar juegos para practicar la llamada le enseñamos que merece la pena acercarse, porque significa la promesa de cosas buenas. No le llamemos únicamente cuando nos vamos a casa porque, seguramente, dejará de acudir o lo hará remoloneando. Es importante llamarle de vez en cuando durante el paseo,  premiar con una caricia, una chuchería o un juguete y dejarlo ir de nuevo. Cada perro tiene sus propios reforzadores y es importante conocerlos. El juego de la llamada nos da pistas de qué es lo que realmente le gusta a nuestro perro. Además, favorecemos la relación con nuestro perro y obtendremos una respuesta a la llamada más segura y fiable. El objetivo es ser lo más interesante del parque para nuestro perro. Mejoraremos nuestra relación con nuestro perro y obtendremos una respuesta a la llamada más segura y fiable.

Un buen perro siempre estará pendiente de lo que hacemos o decimos. Pone todo su en establecer un buen canal de comunicación con nosotros para sentir que forma parte del equipo. Para ello es fundamental comunicarnos eficazmente con él, y el proceso de educación en general, y en la llamada en particular, será mucho más sencillo si aprendemos a entender su lenguaje como él entiende el nuestro.

Ver Post >
Buen tiempo y golpe de calor
Rosa Roldán 26-06-2012 | 8:21 | 0

Ayer por la tarde hicimos un paseo más corto de lo habitual. Las temperaturas han aumentado de forma considerable en los dos últimos días y hay que extremar las precauciones a la hora de salir a la calle con nuestros perros. Vigilad la respiración y el estado general del animal durante la salida y descansad a la sombra todas las veces que sea preciso.

Ahora, con el buen tiempo, no sólo aumenta la tasa de abandonos; También aumenta el riesgo de muchos animales a sufrir el temido golpe de calor.

El golpe de calor es el primordial problema de perros y gatos en esta época, ya que son mucho más sensibles al calor que los humanos.

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, una subida del calor corporal hasta tal punto que hay riesgo de daños y mal funcionamiento de los procesos fisiológicos. Sus efectos pueden ser temporales o irreversibles, pueden provocar la muerte, y dependen para cada animal del tiempo de exposición y de la temperatura.

En apenas 10 minutos, un perro o un gato pueden morir dentro de un coche. A veces, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral. Lo de “es cuestión de cinco minutos” se convierte en un drama al volver: El animal ha muerto.

Los perros regulan su temperatura corporal a través del jadeo, por las almohadillas de los pies y por las zonas de poco pelo como puede ser la barriga.

Los gatos mediante el lamido constante mantienen así su temperatura corporal, porque además de alisar el pelo, la saliva depositada se evapora progresivamente, evitando el calor.

Recordad llevar siempre agua para vuestros perros, no dejarlos dentro del coche y evitar hacer excesivo ejercicio durante las horas de mas calor.

Y, sobre todo, respetad sus tiempos de descanso y recuperación proporcionando siempre un sitio fresco y con sombra para ello.

Nana sigue buscando hogar. Si quieres saber más de ella contacta en el 628 836 967

Ver Post >
La segunda oportunidad de Golfo
Rosa Roldán 25-06-2012 | 6:35 | 4

La vida de Golfo cambió aquel día. Los que habían sido su familia desde que era un cachorro, decidieron dejarlo en una colonia silvestre, falsamente convencidos de que allí estaría bien. El gato había crecido y ya no era tan mono. Además, los gatos domésticos necesitan tiempo de juego con sus propietarios y ya nadie quería perder un minuto con él por lo que, Golfo, vivía estresado e infeliz.

Quizá pensaban que le hacían un favor al dejarlo allí; Quizá pensaban que todos los gatos son felices en la calle (cuán equivocados estaban); O quizá buscaban tan solo una excusa para acallar la conciencia culpable: “Total, allí alguien les pone de comer y de beber. Ya se harán cargo de él”.

Lo que no saben las personas que abandonan un gato en la calle, es que, en la mayoría de los casos, lo están condenando a muerte. La depresión es la primera causa de mortalidad entre los gatos caseros abandonados (superior incluso a la de los perros). Se abandonan y dejan de comer. En dos días, ya no hay marcha atrás y mueren de pura tristeza.

Pero el destino, tenía preparado algo diferente para Golfo. La fortuna, la suerte o la pura casualidad, quiso que pasáramos en el momento preciso en que la familia al completo (mamá, abuela y dos niños de corta edad) se preparaban a despedir a Golfo liberándolo en un mundo totalmente desconocido para él.

Les pedí que no lo hicieran. Yo me lo quedaba a cambio de que tuvieran claro el mal ejemplo que estaban dando a los niños. Un animal es una responsabilidad libremente elegida, que no se debe abandonar a la primera de cambio. Los mayores solo querían deshacerse de la obligación pero quiero creer que el mensaje llegó a los niños.

Así, Golfo llegó a mi casa con más hambre que cuerpo. Con el pelo raído por la desnutrición y con ganas de querer y hacerse querer. El gato que sobraba en una casa, supo hacerse hueco enseguida en la mía, con su gracejo y su forma de ser. Bueno con todo y todos, cariñoso, sociable y un granujilla al que perdonabas todas las trastadas que te hiciera por su forma especial de mirarte. En poco tiempo ganó algo de peso y de brillo, pero sus ojos cambiaron a los dos días de llegar a casa. Llegó evitando la mirada, huyendo de todo pero se soltó al poco tiempo y empezó a mirarnos con sus grandes y preciosos ojazos. Al fin había luz en ellos. Se sentía en casa, querido y respetado. Aún sigo pensando que los ojos de Golfo cuando llegó, son los que más me han impactado de la pura pena y tristeza que reflejaban. Me sentí feliz cuando cambió la mirada de Golfo y empezó a ver la vida desde otro prisma mucho más cálido y amable.

Entonces empezó la búsqueda de un hogar definitivo para Golfo. Casi estuvimos a punto de quedarnos con él pero, sabíamos que Golfo merecía un hogar que le dedicara todo el tiempo y cariño que merecía. Meses de difusión en vano. Nadie se fija en un gato delgadito blanco y negro. Nadie, salvo Eva que, un día, vio las fotos de Golfo y decidió que era el compañero ideal para su gato Pepe. Eva supo ver todo lo que encerraba Golfo. Se enamoró de él y yo casi me resistía a dejarlo ir. Demasiado lejos. Demasiado bueno para ser verdad. Demasiada pena por dejarlo ir.

Pero Golfo estaba destinado para Pepe y Eva. Quedamos a medio camino pues Golfo, se iba para Asturias y, desde entonces, no perdí un gato sino que gané una amiga.

Golfo adora a su nueva familia y su familia adora a Golfo ¿qué más se puede pedir???

Golfo  y Pepe tienen un blog que os recomiendo http://relatosdegatos.blogspot.com.es/ y, recientemente, Golfo ha estado ejerciendo de tío con dos gatitos acogidos por su nueva dueña. La locura felina se contagia.

Golfo es especial. Lo ha sido siempre y siempre lo será para las personas que lo conocemos. Ha sabido crear lazos invisibles a pesar de la distancia y sabe mantenerlos unidos. Él mismo se preocupa de darle temas a Eva para su blog y para que todos los que lo conocemos sepamos de sus últimas andanzas.

Un achuchón fuerte, mi querido Golfo.

Ver Post >