La Rioja

img
Fecha: agosto, 2012
¿La reconoces?
Rosa Roldán 30-08-2012 | 7:43 | 0

Aunque haré hablado mil y una veces de la importancia de identificar a nuestros perros para poderlos recuperar en caso de que se despisten, así como la obligación como propietarios de cumplir la legislación vigente que nos obliga a chipar, seguimos encontrando demasiados animales que no llevan ningún tipo de dispositivo que permita avisar a sus dueños de que está a salvo (chip, chapa, cápsula portadatos….) Son baratos, muy eficaces y nos ahorrarían más de un disgusto.

La protagonista de hoy es esta preciosa perrita mestiza de unos dos años y tamaño medio. La recogieron ayer en la carretera de Entrena (La Rioja). Se le ve cuidada, en buen estado, y lleva collar de desparasitación. Además es muy sociable y un encanto con los niños.

Si la reconoces o sabes quién la puede estar buscando ponte en contacto con nosotros a través de rosamrol@gmail.com

Ver Post >
Quiero un gatito.
Rosa Roldán 29-08-2012 | 7:40 | 0

En plena época de camadas y a la vuelta de vacaciones, suele haber un repunte en las adopciones de animales abandonados. La vida vuelve a la normalidad y suele ser el momento idóneo para la nueva incorporación.

No obstante, adoptar a un cachorro de perro o de gato, requiere de reflexión a la hora de tomar la decisión, tiempo e información de qué animal se adapta a nuestro ritmo de vida. No vale solo con encapricharse de uno u otro por ser pequeños, muy monos o simpáticos. Es preciso no dejarse llevar por el capricho momentáneo ya que estamos hablando de un ser vivo que va a compartir con nosotros muchos años. Debemos tener claros los requisitos de cada especie y de cada raza. Si somos personas poco activas, no es recomendable adoptar un animal enérgico o que necesite muchas salidas y ejercicio físico. Esta relación suele estar avocada al fracaso.

Para que el proceso sea un éxito, hay varias claves fundamentales que debemos tener en cuenta:

El futuro propietario debe ser consciente de las necesidades del animal, informarse de todas ellas y ser paciente durante el lógico periodo de adaptación del pequeño al nuevo hogar. Los primeros días suelen ser difíciles, ya que se puede sentir despistado y desubicado pero, podemos ayudarlo de mil formas diferentes, con un poco de imaginación.

Es preciso empezar a educar desde el primer día al nuevo miembro de la familia, de manera adecuada, amable y sin castigos. De esa manera, le estamos ayudando a ser un animalito sociable y seguro de sí mismo. También es imprescindible en esta primera fase enseñarle a hacer sus necesidades en el lugar y momento correctos. En el caso de los gatos, suele ser más fácil ya que, por instinto buscan el lugar adecuado (arenero) para este fin. No obstante, con unas pautas claras y un poco de tiempo, los perritos aprenden rápidamente lo que esperamos de ellos aunque, debemos recordar que no controlan totalmente sus procesos biológicos hasta los siete meses así que no tiene sentido enfadarnos con él si sufre de algún “accidente”.

La gatita protagonista de hoy busca un hogar. Fue recogida de la calle por una buena persona que la curó y la está cuidando en tanto, encuentra una familia para ella. Es negativa Felv-Fiv y está desparasitada. Algo tímida al principio, en cuanto se suelta, es un auténtico torbellino lleno de energía y ganas de jugar.

Contacto: ingarsa25@gmail.com

Ver Post >
Perros aburridos
Rosa Roldán 28-08-2012 | 11:42 | 0

Ayer me preguntaba una propietaria preocupada por la educación de su cachorro cómo es posible que un perro doméstico con todas sus necesidades cubiertas, se aburra y llegue a tener estrés.

Cuando decidimos incorporar un perro a nuestras vidas, debemos tomarnos la molestia de estudiar cómo son y cómo se comportan; Sus necesidades y las pautas que podemos ofrecerles, nosotros los humanos, para una mejor convivencia en sociedad. Muchas veces, nos limitamos a introducirlo en nuestros hogares y a confiar en que todo va a ir bien. Y así suele ser en la mayoría de los casos puesto que, los perros son animales sociales que quieren vivir con nosotros, disfrutar de nuestra compañía y de la compañía de otros perros.

Cada individuo es particular pero conocer  todo lo anterior, nos puede servir de punto de partida. Debemos enriquecer la vida de nuestro perro, ofreciéndole actividades que lo mantengan ocupado física pero sobre todo, mentalmente. A nadie se le ocurre dejar solo a un niño en casa a su aire, sin nada que hacer durante ocho horas o más y, en cambio, nos parece lo más normal del mundo, que nuestro perro permanezca ese tiempo sin nada que hacer más que esperar nuestro regreso a casa.

Una forma de enriquecer la vida de nuestro perro es hacer que se gane la comida. En vez de ponerle su ración en el cuenco y dejar que acabe con ella en milésimas de segundo, puede ser mucho mejor, esparcir las bolitas de pienso por el pasillo, escondiendo algunas en juguetes tipo Kong para que tenga que trabajar y pase un rato entretenido.

El paseo también es importante. Es preciso sacar a pasear a nuestro perro por dos motivos fundamentales: Porque debe hacer sus necesidades con regularidad y porque todos los perros sienten la necesidad de caminar en lugares no cerrados.

Los perros de jardín, los de finca y los que viven en recintos cerrados tienen la misma necesidad de salir y olisquear el mundo que los que viven en un piso. Los perros necesitan explorar otros lugares, relacionarse con otros perros, tener diferentes estímulos sonoros y olfativos que lo mantengan en forma.  Al realizar el paseo con la frecuencia y de la forma correcta generaremos un mayor equilibrio entre nosotros y el perro, a demás de reforzar el vínculo.

Durante los paseos debemos llamar al perro varias veces y mantener el contacto visual con él. Me encuentro con perros que nunca miran a sus propietarios (así difícilmente van a atender a las llamadas) y a propietarios que únicamente llaman al perro para atarlo y volver a casa, dando por finalizada la diversión. El paseo tiene que ser divertido para ambos. La referencia del perro en el paseo debemos ser nosotros. No lo debemos olvidar.

Un jardín muy grande no sustituye al paseo, pero si puede generar conductas inapropiadas para la convivencia con el ser humano. No olvidemos que nuestro perro, igual que nosotros, necesita salir a conocer el resto del mundo.

Turka, la protagonista de hoy, es energía en estado puro. Una perra jovencita, de tamaño mediano y muy activa que haría las delicias de personas deportistas o amantes de la naturaleza. Le encanta correr, olisquear y disfrutar del entorno.

Contacto: rlsneme@gmail.com

Ver Post >
El tercer párpado del gato y Neva creciendo
Rosa Roldán 23-08-2012 | 7:10 | 0

Muchas veces me preguntan si es malo que un gato tenga visible el tercer párpado No es ni malo ni bueno. Hay gatos que nunca lo muestran y, en otros casos, hay cierta porción siempre visible sin que suponga un problema.

El tercer párpado se encuentra situado en el ángulo interno del ojo, el más cercano a la nariz, bajo los párpados visibles y está formado por una membrana de tejido conjuntivo, carente de pelo y, cuyo armazón es un cartílago en forma de T o de ancla. Esta membrana posee una glándula que proporciona un alto porcentaje de la secreción lagrimal del ojo del gato.

Su función principal es proteger el ojo de agresiones exteriores y aportar lubricación mediante la producción de lágrima. Además facilita la eliminación de cuerpos extraños.

Cuando el ojo del gato va a sufrir alguna lesión como una úlcera, inflamación o herida, los párpados superior e inferior se contraen y provocan la salida de este tercer párpado, cubriendo el globo ocular de forma parcial o casi total y protegiéndolo de la agresión.

Neva sigue creciendo. El ojito izquierdo sigue mejorando aunque lo hace lentamente. Es una gata de lo más simpática y cariñosa. Siempre pidiendo mimos y dando calor en el sofá. Es negativa Felv-Fiv y se entrega vacunada y con compromiso de esterilización. Sigue necesitando un hogar definitivo donde crecer feliz y hacer las delicias de su nueva familia.

 

Ver Post >
Animales estresados
Rosa Roldán 22-08-2012 | 7:25 | 0

Vivimos en un mundo estresado. Rodeados de prisas y carreras. Es curioso comprobar como el estrés afecta a personas pero también, a nuestros animales.

El estrés por sí solo, no es malo. Todos necesitamos cierto grado de estrés para seguir adelante. Sin estrés no tendríamos la necesidad de terminar las tareas en un plazo determinado; De llegar a la hora a los sitios; De comer, beber y buscar abrigo……

Se trata de una respuesta natural y necesaria para la supervivencia. No obstante, en demasiadas ocasiones, se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que, este mecanismo de defensa, puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

Existen dos tipos de estrés: El estrés agudo y el estrés crónico.

El estrés agudo es una respuesta necesaria y sana de afrontar un estímulo, en la que de manera puntual, se activan una serie de mecanismos por parte del sistema nervioso y endocrino. En ocasiones, puede ayudar a salvar la vida. Por ejemplo, un animal que es perseguido por un depredador, corre para salvarse. Las situaciones de estrés agudo consumen mucha energía y, una vez superadas, debe existir un periodo de calma que facilite la recuperación del organismo. En algunos casos, hablamos de horas o incluso de días para que los niveles hormonales vuelvan a parámetros normales.

El problema real radica cuando, sin llegar recuperar el equilibrio de la primera situación de estrés, se enfrenta a una segunda, y sin haberse recuperado de esta segunda a una tercera  y así sucesivamente…… En esos casos, el estrés se convierte en crónico.

El animal vive en un estado casi permanente de alerta, y tiene una producción de cortisol y adrenalina superior a los valores normales lo que produce efectos secundarios que repercuten en la salud del animal.

Normalmente en estos casos el umbral de agresividad y miedo disminuyen, por lo que estas reacciones se desencadenarán con mas facilidad frente a estímulos cada vez menores. Los perros se vuelven mas reactivos con todo lo que ocurre a su alrededor y se sobreexcitan en situaciones que antes no los alteraban.

El coste energético de mantener este estado de emergencia es tan alto que es necesario utilizar recursos destinados a otras funciones orgánicas, como son el crecimiento o el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Se ve afectada la capacidad de aprendizaje, de comunicación y la memoria, así como la respuesta al dolor y los periodos de vigilia, que son cada vez mayores.

Existen numerosos motivos que generan estrés: Ejercicio físico excesivo, miedo, dolor, angustia, hacinamiento, manejo inadecuado, inmovilización…..

Para solucionar un problema de estrés crónico es fundamental una buena alimentación y acudir a un educador para iniciar la terapia que ayude a nuestro animal a rebajar y aprender gestionar el estrés de un modo adecuado. Con tiempo y paciencia se obtendrán excelentes resultados.

Pecas tiene siete años, es de tamaño mediano (unos 10-12 Kg) y sigue necesitando un hogar definitivo. Es un perro extremadamente sociable que necesita de la compañía de los humanos para no caer en la depresión. Si quieres un compañero tranquilo y leal, pregunta por él.

Asociación Protectora de Animales de La Rioja

Tfno: 679.06.46.46

www.aparioja.org

Ver Post >