La Rioja
img
Fecha: febrero, 2015
Tu perro te habla y Bruno buscando hogar
Rosa Roldán 25-02-2015 | 10:05 | 0

El perro es un animal social por excelencia, además de un gran comunicador. Si nos fijamos bien, es capaz de expresar sus emociones claramente, mediante gestos, actitudes y vocalizaciones. Para una buena convivencia, es necesaria la comunicación y, por tanto la interacción entre persona y animal.

A veces, el equilibrio, se rompe por diversos motivos: hemos tenido un mal día, estamos cansados… pero nuestro perro no lo sabe y espera el momento de ser el protagonista de nuestro tiempo. Si no dejamos atrás el mal rollo, cualquier cosa que haga, nos molesta, nos enfadamos y lo termina pagando el animal.

En estos casos, nuestro perro nos intentará calmar por todos los medios: Caminando lento y/o en círculo, lamiéndose los labios, bostezando…. Si no somos capaces de interpretarlo, estaremos perdiéndonos la oportunidad de comunicarnos con él.

Seguro que habéis tenido más de un mal día, al intentar practicar alguna habilidad nueva con vuestro perro. ¿Cuántas veces eres consciente de que no es el momento, que no estás “fino” y que es mejor dedicarse a otra cosa?….

Nos pasa a nosotros y, en ocasiones, le pasa a nuestro perro. No todos los días son iguales y hay ocasiones en que, precisamente, menos es más y, simplemente un buen paseo relajante, haga maravillas en ambos. Ya dejaremos la sesión de entrenamiento para otro rato que estemos más animados.

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/ayudando-a-nuestro-perro/

Bruno busca un hogar!! Recogido de la calle, tiene un añito y es la mar de simpático y bueno. No tiene miedos y con perros y gatos se lleva fenomenal. También le gustan los niños y no le agobian nada!!!!

No ladra ni rompe cosas y es extraordinariamente obediente!!!!

Es un pequeñuelo mestizo de teckel que está deseando dar y recibir amorrrrrr!!

dan.asociacion@gmail.com

 

Ver Post >
Los gatos también quieren jugar y Merlín buscando un hogar
Rosa Roldán 24-02-2015 | 8:49 | 0

Algo está cambiando en la conducta social de nuestros gatos domésticos

 

A tu gato le gusta jugar y tú lo sabes. Aunque siempre se ha pensado que el gato es un ser independiente y antisocial, que prefiere vivir en soledad, para aquellos que convivimos con uno o varios felinos, no hay nada más alejado de la realidad.

 

Los gatos domésticos que han sido socializados desde pequeños para vivir con humanos, con perros o con otros gatos, son seres que, de forma normal, buscan la compañía de otros miembros de la familia, por los que sienten afinidad. No necesariamente va a mantener la misma relación con todos porque, al igual que las personas, ellos también tienen sus preferencias.

 

Lo que está claro es que a nuestros gatos les encanta jugar entre ellos y con nosotros y, es nuestra responsabilidad proporcionarles el juego y la diversión que necesitan para sentirse queridos.

 

Nunca con las manos

 

El gato es cazador y como tal, uno de sus juegos preferidos es el del acecho y la caza. Debemos conocer la forma de fomentar este juego de una forma agradable para nuestro amiguito, pero segura para nosotros.

 

No me cansaré de repetirlo jamás. No debemos acostumbrar al gatito pequeño a jugar con las manos NUNCA. Puede parecernos gracioso cuando los dientecitos de leche apenas son agujitas pero, cuando nuestro precioso cachorrito crezca y se convierta en un gatazo con la dentición completa y desarrollada, el juego no será tan agradable para nosotros aunque, para él, seguirá siendo un juego. Y no entenderá que nos enfademos por algo que nosotros mismos hemos consentido.

 

Lo mejor es ser coherentes desde el principio y jugar siempre utilizando los juguetes adecuados que mantengan nuestras manos alejadas de las garras y dientes de nuestro gato.

 

Podemos usar los plumeros o las cañas que simulan presas porque, lo que está claro es que nuestro gato adora el movimiento y, en cuanto paramos de jugar con él, la actividad pierde interés y se marcha a hacer cualquier otra cosa.

 

Una forma de evitar el juego de caza y acecho de los gatitos empeñados en “cazarnos” los bajos de los pantalones, las faldas o las zapatillas en movimiento cuando vamos de un lado para otro de la casa, consiste en desviar su atención hacia algo mucho más atractivo. No sería la primera vez que termino con un ratoncito de vivos colores y con plumas atado con una cuerda larga a mi cintura para que sea la presa a caza cuando me mueva por la casa.

 

Los gatos disfrutan enormemente con esta actividad y aprenden a diferenciar lo que es juguete de lo que no lo es. Las mopas también son una estupenda presa para algunos gatos aunque resulta algo incómodo si estás limpiando la casa en ese momento.

 

También puedes colgar una pelota, amarrada con una cuerda, a una altura que invite a tu gato a brincar para moverla y lo mantenga ocupado tratando de bajarla.

 

Juegos y juguetes para todos los gustos

 

A la hora de jugar, aunque cada gato tiene sus propios gustos, en general a la mayoría les gusta aquellos que simulan pequeñas presas y que sean pequeños y ligeros, por ejemplo, ratones o pelotas blanditas que pueden atrapar con la boca y las garras.
También suele gustarles que hagan ruido cuando se los toca aunque hay algunos que rehúyen este tipo de juguetes.

 

Todo gato doméstico necesita un rascador. Es parte de su ser el rascar y afilarse las uñas así como el marcar el territorio mediante pequeños depósitos de olor. Si no le facilitamos uno, el gato buscará un sustituto por su cuenta que normalmente suele ser el sofá puesto que cumple todas las exigencias para ser un excelente rascador.

 

El juguete rascador podemos comprarlo o fabricarlos nosotros mismos pero debemos tener en cuenta que sea estable y firme. También debe ser tan largo que permita estirarse a nuestro gato completamente. No suelen servir aquellos que se cuelgan de las puertas, puesto que, si se mueve o se desestabiliza durante su uso, jamás volverá a usarlo. Tampoco sirve colocarlo al fondo de la casa puesto que el gato volvería a buscar un lugar sustituto en un sitio más preferente. Ha de estar en la zona caliente del hogar pues es un claro indicador de que en en esa casa viven gatos.

 

Las cajas de cartón suponen un juguete estupendo y muy económico. Si la caja tiene el tamaño adecuado para que el gatito quepa dentro, se convierte en un escondite extraordinario para acechar o en una zona de descanso increíble ya que les proporciona seguridad e intimidad.

 

Una simple caja de cartón cerrada con cinta de embalar y a la que hayamos practicado varios agujeros, puede convertirse en un comedero interactivo ya que precisa del esfuerzo de nuestro gato para atrapar la comida.

 

En casa hay un montón de cosas susceptibles de convertirse en juguetes para nuestro gato. Les encantan las bolas de papel normal o las de papel de aluminio, los paños de cocina colgados, los rollos de cartón de papel de cocina, etc. ¿Qué gato casero no ha jugado con el rollo de papel higiénico recién puesto, tapizando de trocitos el suelo de nuestro cuarto de baño?

 

En el mercado podemos encontrar un montón de juegos que estimulan la inteligencia de nuestro gato: Circuitos, tententiesos, bolas que se pueden rellenar con comida y precisan del movimiento para extraer el pienso…

 

Si además, somos manitas, podemos fabricar juguetes en casa. Un ejemplo de un juguete hecho en casa para tu gato consiste en rellenar un calcetín viejo con bolitas de papel o trozos de tela añadiendo, además, un cascabel para hacerlo más atractivo a sus sentidos. Ten la precaución de envolver el cascabel con otro trozo de tela. No vaya a ocurrir que rompa el calcetín y se trague el cascabel. Verás cómo se divierte.

 

Pero lo más importante es que tú participes en el juego, lanzándole los juguetes, o incitándole con las cañas plumero, por ejemplo. Tener un cesto lleno de juguetes por sí solos no estimulará el juego de tu gato.

 

Observa cómo tu gato disfruta y juega. Se creativo y sorpréndelo. Ofrécele muchas opciones de juego y cámbialas con regularidad para que tu gato no se aburra y desarrolle toda su inteligencia.

 

Los gatos también juegan entre ellos

 

Aunque hay gatos que no se juntan nunca a otros gatos a pesar de vivir en el mismo hogar, hay otros gatos que no saben vivir solos y que buscan a sus compañeros para todas las actividades del día a día, incluido el juego.

 

Estos gatos suelen descansar pegados cuerpo con cuerpo, saludarse o recibirse tocándose la nariz, acicalarse entre ellos y por supuesto jugar y correr juntos.

 

Los puedes ver compartiendo juguete o lanzándoselo entre ellos para perseguirlo, cazarlo y volver a empezar.

 

El descanso del pequeño guerrero

 

El poder de una caricia es más efectivo que el de las palabras y qué duda cabe que nuestros gatos saben mucho de esto. Tras un rato de juego intenso, suele buscar los mimos y las carantoñas de nuestras manos.

 

Cuando tu gato se frota contra ti además del contacto físico, se crea un intercambio de olores entre ambos que además le sirve para tranquilizarse y relajarse. Nosotros no podemos apreciar esta fragancia felina, pero para ellos este ritual es muy importante, puesto que es una forma de acercarse más a nosotros y marcarnos con su olor.

 

Podemos aprovechar este momento para masajear suavemente a nuestro gato. Es algo que nos relajará a los dos. Si observas atentamente el lenguaje corporal de tu minino, verás que pone a tu alcance aquella parte de su cuerpo que desea que sea acariciada.

 

Si le acaricias en este momento, empujará su boca contra tu mano o restregará la parte superior de la cabeza.

 

En definitiva, tanto el juego como el descaso tras él, es una forma de complicidad y afecto que merece la pena disfrutar con nuestro gato. Y sentirse querido y aceptado por nuestro gato es una sensación muy especial.

 

Colaboración con la Revista Pelo Pico Pata (Febrero 2013)

 

Merlin es un joven gatito (Fecha de Nac May 2014) simpatico y jugueton.

Es muy bueno y sociable con otros gatos. Negativo Fiv-Felv

Contacto: dan.asociación@gmail.com

 

Ver Post >
Día Internacional del Gato
Rosa Roldán 20-02-2015 | 10:10 | 0

En casa lo celebramos todos los días pero es bueno que tengan uno especial marcado en el calendario.

 

 

Si quieres adoptar, visita https://www.facebook.com/DanDefensaAnimalesDelNorte/app_194893130542005 

 

Ver Post >
Expectativas realistas cuando llega un gato a casa y Noah buscando hogar
Rosa Roldán 19-02-2015 | 8:40 | 0

Cada gato es único y, cuando decidimos incorporar un gato a la familia, debemos tener claro que, detrás de lo que vemos, hay un mundo por descubrir en cuanto a carácter, afinidades, gustos…. Etc.

Hay gatos que adoran los brazos; Otros en cambio, prefieren mantener cierto espacio personal aunque, en ocasiones, elijan descansar pegados a nuestro cuerpo. Los hay parlanchines y, en cambio, otros no dicen ni miau.

Hay gatos activos y deportistas que pasan el día escalando y, por el contrario, hay gatos tranquilotes y pachones, que prefieren un buen cojín donde pasar el tiempo. Los hay ronroneadores y los hay discretos, los hay grandotes y otros menudos…… Hay gatos para todos los gustos y, conocer a nuestro gato, es la clave para respetar su naturaleza y no crearnos falsas expectativas que, a la larga, minan la relación.

 Cuando llega un gato a casa

Al igual que cualquier ser vivo, el nuevo gato, necesita un lógico periodo de adaptación que será más o menos largo, en función del carácter del animal y de las experiencias previas que haya vivido.

Así los cachorros, suelen llegar despistados al faltarle la referencia materna, pero pronto, se acoplan a las rutinas de la casa y se sienten en su salsa. Sin embargo, es importante no perder de vista que los cachorros, irán manifestando su carácter a medida que crezcan y, no debe extrañarnos que el gatito que nos seguía a todos lados, vaya desapegándose en favor de otras actividades (correr, explorar, cazar los juguetes..) sin que ello signifique que no siga siendo un animal cariñoso o de casa. Lo que ocurre es que, al madurar, va asentando carácter y gustos en función de su carga genética y de lo que haya experimentado durante la etapa de cachorro.

Hay cosas importantes a trabajar durante la etapa de cachorro como el tema de las mordidas. Los peques juegan mordisqueando y cazando todo lo que se mueve (incluidas manos y pies) por lo que, es importante moldear este tipo de juego, ofreciendo sustitutos adecuados al gatito como plumeros o juguetes para que pueda dar rienda suelta a sus instintos.

En el caso de los adultos, la mayoría siguen pensando que las hembras son más cariñosas cuando, en realidad, hay machos peluches de puro mimosos. Es hora de desterrar mitos pues el carácter el animal, dependerá, en gran medida, de su historia anterior y de nuestra disposición para entenderlo y respetarlo. Cuando llega a casa, da igual que sea macho o hembra, es necesario dejarlo en un lugar donde pueda sentirse seguro (por ejemplo, su transportín) y que tenga tiempo para ir estudiando los nuevos olores, las rutinas y los sonidos que van a formar parte de su vida a partir de ese momento.

Si nos saltamos este importante paso, el animal puede ponerse a la defensiva y llevarnos mucho más tiempo ganarnos su confianza.

Cuando además hay más gatos

Nadie que yo conozca ha preguntado a su gato de casa si quería un compañero. Normalmente, introducimos un nuevo animal porque pensamos que el gato se aburre, porque nos sentimos culpables del poco tiempo que dedicamos a nuestro peludo o, en algunos casos, porque ya hay dos gatos en casa que no se llevan bien y decidimos ir a por el tercero a ver si arregla la situación.

En cualquiera de los casos, cargar al nuevo con la responsabilidad de agradar al gato anfitrión, es injusto pues tampoco nadie le ha preguntado si quería venirse a vivir con nosotros.

Realmente la responsabilidad de que todo fluya de la mejor manera posible y que los animales logren convivir en una primera etapa de forma tranquila, es únicamente nuestra. Para eso, es necesario conocer a los animales y lo que les gusta y darles espacios separados para que cada uno pueda hacer su vida sin ser molestado.

La edad es un factor importante que muchas veces no es tenida en cuenta. Por ejemplo, un gatito pequeño, no siempre será la mejor elección aunque nos enamore la foto o lo adorable que pueda ser. En ocasiones un cachorro puede dar vida a un gato mayor pero, en la mayoría de los casos, el gato adulto termina aburrido por el exceso de energía del joven. Son cosas a valorar antes de elegir un compañero para nuestro minino así que es preciso anticiparnos y, crear esos espacios seguros para dotar de cierta intimidad a cada uno. Ya llegará el momento de compartir o incluso de hacerse grandes amigos pero, por ahora, se trata de asegurar territorios para ambos de forma que se sientan seguros.

Por otro lado, tampoco podemos depositar todas las expectativas en el nuevo y pretender que, si nuestro gato, es un tanto desapegado, el recién llegado, tenga que consentir necesariamente las sesiones de brazos y de caricias que tanto deseamos nosotros. Si tienes suerte de dar con un gato deseoso de abrazos, genial. Si no, la premisa es respetar al animal si no queremos que nos lo haga saber de malos modos.

Cuando nos molesta

Hay veces que el gato es una pegatina andante y te acompaña allá donde vayas o, es un hablador imparable, o le da por jugar de madrugada, con el consiguiente desvelo.

Realmente, al gato no le ocurre nada. En los dos primeros casos poco se puede hacer. El gato es así. En el caso de gatos madrugadores, podemos ofrecerles rutinas de juego adecuadas y actividades antes de irnos a dormir de manera que favorezcamos su descanso y, por tanto el nuestro.

En resumen…

Cuando llega un gato a casa, puede que las expectativas que tenemos, no se vean cumplidas en un primer momento. El animal necesita tiempo para conocernos (igual que nosotros a él) pero, con un poquito de paciencia y cariño, pronto la convivencia puede resultar enriquecedora para ambas partes.

En el caso de adopciones, es importante dejarse aconsejar por las personas que conocen al animal (su carácter, sus gustos y aquello que no le hace tanta gracia) de manera que tengamos una foto lo más aproximada posible a la realidad del gato. De esta forma, no cargaremos al animal con una responsabilidad que no le corresponde y lo aceptaremos tal y como es.

Noah tiene 10 meses y es un gato genial que ha crecido en la guardería donde está en acogida. Necesita el calor de una familia y un hogar para demostrar todo lo buen gato que es. Sociable con personas, perros y gatos, se adapta enseguida a nuevas situaciones.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com y dan.asociacion.madrid@gmail.com

Ver Post >
De paseos y correas
Rosa Roldán 17-02-2015 | 11:15 | 0

No debemos perder de vista la novedad (y la limitación) que supone para un perro la primera vez que le ponemos la correa, sobre todo, si inmediatamente a continuación, salimos de casa con él. Al no estar acostumbrado es fácil que muerda la correa, se pare en seco, tire de repente y, en definitiva, haga del paseo, un auténtico suplicio para ambos.

En estos casos, enfadarse con el animal no sirve de nada. Al fin y al cabo, no podemos pretender que sepa hacer algo que nadie le ha enseñado así que, para evitar disgustos, lo mejor es aprovechar a practicar con la correa en casa como si de un juego más se tratara ayudándonos de la pared. Al ser un espacio limitado, es más fácil controlar la situación y minimizar errores mientras el animalito se acostumbra al nuevo elemento que le supone una promesa de paseo.

PANCHITA, es una perrita mini de solo 6 kg y muy jovenzuela 1,5 años. Recogida de la perrera, aprende en su casa de acogida todo lo que debe saber para convertirse en la compañera ideal.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com ó si eres de Madrid y para adopciones Internacionales a dan.asociacion.madrid@gmail.com

Y aquí podéis ver a Panchita en vivo y en directo!
http://www.youtube.com/playlist?list=PLADDNXsA5LK62VY7CIQEIbN_3ECMthOOu

Ver Post >