La Rioja
img
Autor: Rosamrol
Martes, Trece y un panterito en adopción
img
Rosa Roldán | 13-10-2015 | 7:35| 0

Iniciamos semana laboral en martes y 13 pero, recuerda que hacen falta 47 músculos faciales para enfadarse y tan solo 13 para sonreír…..

 

8d0b2aad27e2b03ac5495ccc8e7dbcca

 

Y nuestro pequeño acogido sigue recuperándose día a día. Así de guapo está el panterito más joven de la familia de DAN-Defensa Animales del Norte.

 

Aún tiene que terminar de coger fuerzas pero, en breve, estará listo para un hogar. Si quieres conocerlo, contacta con dan.asociacion@gmail.com

 

IMG_6545

Ver Post >
Hora de comer….
img
Rosa Roldán | 09-10-2015 | 6:47| 0

Nunca se debería molestar a un perro que está comiendo pero, puestos a trabajar con perros que protegen en exceso su cuenco, es importante recordar que es más fácil enseñarle a ser respetuoso con la comida, si nuestra mano, en vez de restar, suma.

 

Si en vez de andar quitándole el cuenco cuando está en plena ingestión, generando tensión y conflicto, vamos haciendo pequeñas paradas, añadiendo el pienso a puñaditos pequeños de forma que tenga que mirarnos y esperar un poco entre un bocado y otro, estaremos sentando las bases. Para hacerlo más interesante puedes incluir, de vez en cuando, algunos trocitos sabrosos de carne o arroz, que le van a parecer un regalo o incluso dejar que incluso, algunos trozos los coja de nuestra mano.

 

De forma sencilla y amena aprenderá que las cosas buenas (en este caso la comida) pasa necesariamente por nosotros y no le importará demasiado que le quitemos el cuenco de vez en cuando ya que, a lo mejor hasta le cae algo bueno después.

 

Pepa es una perrita pointer, de tamaño mediano. Tiene solo 2 años, y es increíblemente cariñosa, juguetona y dinámica. Ideal para familias amantes de los paseos y las salidas porque, además, es muy sociable con todo el resto.

 

Si quieres apadrinar, acoger o adoptar a Pepa, escribe a dan.asociacion@gmail.com

 

IMG_6163 IMG_6166 IMG_6160 IMG_6158

Ver Post >
Vínculo y comunicación a través de una correa
img
Rosa Roldán | 07-10-2015 | 7:47| 0

Seguro que a muchos les es familiar el hecho de que el perro se cruce por delante o por detrás cuando caminan por la calle con la correa….. Es el momento de revisar nuestro lenguaje corporal y nuestro manejo de la correa. ¿Va tensa? ¿Demasiado corta o larga? ¿Nos sentimos cómodos con ella o nos faltan manos para todo? La correa debe ser un elemento de vínculo y comunicación y, en demasiadas ocasiones solo actúa como restricción y limitación. Quizá es el momento de plantearnos nuestras habilidades como guías y empezar a practicar juntos para minimizar errores y maximizar aciertos.

 

Al igual que un perro no sabe andar con la correa si no le enseñamos antes, los guías también deben aprender a usarla adecuadamente como lo que realmente es: un vínculo de comunicación perro-persona y no como una restricción al libre movimiento del animal.

 

Por eso es importante empezar en casa, sin distracciones, de forma relajada y en sesiones cortas sobre todo, si el perrete es muy joven o inexperto.

 

Relaja brazos y piensa que todo lo que haga el perro, tanto bueno como menos bueno, es porque le has dado la oportunidad de hacerlo. Por ejemplo, si se cruza por delante o por detrás, quizá es que haya demasiada correa suelta además de poca experiencia en andar a tu lado, si la muerde, puede que te hayas despistado y lleves el extremo colgando cerca de la cara del perro; Si se adelanta y tira, quizá es porque tú mismo te hayas tensado, tensando automáticamente la correa….

 

Plantéate qué esperas de tu perro y pon los medios necesarios para evitar errores, favorecer que acierte y, de este modo, que puedas premiarlo.

 

Lila es una braca, de tamaño mediano. Tiene 5 años, y es sociable, cariñosa y buena. Obediente y calmada, se lleva bien con el resto de perretes y personas.

 

Para más información sobre cómo apadrinar, acoger o adoptar a Lila contacta con: dan.asociacion@gmail.com

 

12065834_10200892748479102_8507937578089696174_n

Ver Post >
Jugando a la llamada y Dona buscando hogar
img
Rosa Roldán | 06-10-2015 | 7:12| 0

Uno de los errores más frecuentes es ver a dueños de perros correr detrás de sus canes para que estos les obedezcan. Al hacer eso, logran dar al perro la idea de que quieren jugar al pilla-pilla y, si se enfadan y resultan amenazadores, lo único que conseguirán es que el perro se aleje y corra todavía más rápido.

 

Debemos empezar por escoger la manera que vamos a llamar al perro. Hay varios métodos: el nombre del perro, el nombre del perro combinado con “ven aquí”, un sonido, un silbato, etc. Lo importante no es como lo vayas a llamar sino que seas consecuente; Una vez escogido, debes usar el mismo ya que así, evitas confundirlo.

 

Si mientras practicáis la llamada, el perro se para o intenta ir en otra dirección, debes intentar atraer su atención y, cuando veas que el perro vuelve a centrarse en ti (te mira), refuerzas la llamada dando palmaditas, o haciendo movimientos suaves con las manos ya que los perros son mucho más visuales y estarán más a nuestro lenguaje corporal que a nuestra voz (CUIDADO: la educación de tu perro tiene que ser algo agradable y nunca, nunca debemos parecer amenazadores).

 

Cuando el perro llegue hasta ti después de haberle llamado, deberás premiarlo (voz, caricias, comida, juegos, etc.) independientemente que haya tardado 2 o 20 minutos en llegar. El premio irá en función de la implicación del perro (no es lo mismo que venga a la primera y alegre, a que tarde medio minuto en hacerte caso) pero, en ningún caso debes reprender el retraso, ya que solo lograrás que el perro pierda el interés por volver a tu lado la próxima vez.

 

Podemos repetir el ejercicio varias veces durante el paseo, siempre premiando al perro cuando llegue a nosotros. Es importante mantener las sesiones de trabajo cortas para que el perro no se aburra y acabar con algún ejercicio o habilidad que el perro domine para poder premiar la buena ejecución y lograr que se quede con “buen sabor de boca” y le ilusione repetir en la siguiente sesión.

 

El 24 tenemos una nueva oportunidad de aprender en nuestro taller más popular. Ya tenemos disponibles las próximas ediciones:

 

http://perrygatos.es/perros/paseo-y-llamada/

 

DONA es esta preciosa podenquita de tamaño pequeño. Tiene solo 2 años, y es guapa, obediente y buena. Rescatada de la perrera, ahora busca familia y hogar donde ser feliz.

 

dan.asociacion@gmail.com

 

12038382_10200892756679307_4611854510067344140_n 12115919_10200892756719308_5534364413019045561_n

Ver Post >
¿Tu gato maúlla y corres a darle comida? Esto te interesa…..
img
Rosa Roldán | 05-10-2015 | 7:22| 0

Cuando un gato maúlla, muchos propietarios interpretan que lo hace por hambre, a pesar de tener los comederos más o menos llenos y, si insiste un poquito, logran el objetivo de llevarse algo diferente (y normalmente más sabroso que el pienso) a la boca.

 

Algo importante a considerar es que muchos gatos a menudo prefieren probar nuevos alimentos en vez de los ya conocidos, sobre todo si son frescos y más apetecibles que el pienso, pero esta tendencia, tiene un doble filo.

 

Los cambios frecuentes de alimento que realizan muchos propietarios con la excusa de que el gato se “aburre”, se conoce como metafilia (del griego meta, “transformación”) y, de entrada, provoca el aumento del consumo del nuevo alimento por parte del gato (Estudios de Rabot, 1994). Este fenómeno se observa sobre todo, cuando se practica la alimentación “a la carta”.

 

Cuando se cambia el alimento de un gato, hay que estar preparado para la posibilidad del aumento de consumo de energía durante el primer mes, tras la introducción del nuevo alimento y debemos tenerlo en cuenta para evitar que el gato coja sobrepeso rápidamente. En el primer mes, el gato puede comer hasta 100 kcal/kg. Después, el efecto disminuye y el consumo se estabiliza en torno a las 60 kcal/kg (Nguyen y col., 1999) transcurridos dos meses.

 

Por ello, es importante que al cambiar la alimentación del gato, tengamos en cuenta la cantidad del alimento consumido para controlar que el aporte calórico, sea el adecuado para nuestro gato.

 

Así que, si tu gato maulla y automáticamente le das algo de comer, piensa realmente quién domestica a quién.

 

Mateo tiene unos cinco meses ya sabe lo que es disfrutar de la buena vida, se recupera estupendamente de la amputación de la parte dañada de su rabito, usa el arenero perfectamente, come como una lima y duerme como un lirón. ¿Adivináis cual es su sitio favorito?

 

Si quieres adoptar a este peque, contacta con dan.asociacion@gmail.com

 

12046727_10206537993061699_6381274484679824110_n

 

Ver Post >