La Rioja

img
Categoría: Consejos
Cuando pasear es mucho más que andar sujeto a una correa

La correa ha de ser un elemento de comunicación entre perro y guía. Nos encantan las correas que dibujan una línea curva a modo de “sonrisa” cuando se pasea, porque significa que no hay tensión y es muestra de buena relación, complicidad y apoyo entre ambos.

 

Aprender a disfrutar de los paseos con y sin correa es fundamental.

 

http://perrygatos.blogspot.com.es/2015/08/la-sonrisa-de-la-correa.html

 

perro1-650x431

Ver Post >
Gatos: Educación y cómo evitar miedos y fobias

Los gatos se han hecho hueco en los hogares españoles. Muchas personas los eligen como compañeros por su elegancia, facilidad de mantenimiento y por supuesto, su carácter más o menos independiente, curioso, dormilón y dotado de una admirable destreza física.

 

Cada gato es único. Necesita su propio espacio, que debe ser respetado, para una adecuada convivencia. Sin embargo, en el fondo, los gatos de casa dependen de nosotros y nos consideran sus madres/cuidadores/admiradores. El gato nos enseña a descifrar su lenguaje corporal o sus maullidos, en función de sus propias necesidades, para que nosotros podamos atenderlas lo antes posible. Si aún no habías reparado en ello, puedes advertir un ejemplo cuando el animalito se acerca con la cola tiesa en alto al igual que hacen los cachorros cuando corren hacia su madre gata. De este modo, el gato de casa, aprende a reclamar nuestra atención cuando tiene hambre, se siente incómodo o simplemente requiere de nuestra presencia tal como lo hacía con su madre cuando era pequeño.

 

La convivencia entre personas y gatos, siempre está marcada por la buena relación con el animal. Conseguir que nuestro gato acepte de buen grado el contacto y la presencia humana facilita enormemente que todo sea más fácil. Hoy te damos algunas pistas….

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/gatos-la-educaci%C3%B3n-correcta-y-como-evitar-miedos-y-fobias/

 

IMG_6667

Ver Post >
Aprendiendo a observar para poder hacer

Cuando pasas mucho tiempo entre perros, con interés y un poquito de esfuerzo, puedes aprender a observar, a abrir la mente y a comprender su lenguaje para entender y ayudar. Los perros no son ajenos a ello y, si notan que eres capaz de leerles, se convierten en guías perfectos y en alumnos aventajados.

 

A ningún individuo (sea perro, gato o persona) se le puede pedir que haga algo que no le hayamos enseñado previamente y se haya fijado de forma coherente, mediante hábito y práctica. Sería como tratar de echarle la culpa al otro cuando algo no nos sale bien, simplemente porque estaba al lado.

 

Al igual que con los niños, empieza por tareas fáciles y ve incrementando el esfuerzo que debe realizar el animal. A nadie se le ocurre que un niño de 3 años sea capaz de estar sentado y atento durante periodos largos de tiempo… Se trata de variar actividades, dando orden y sentido para que se conviertan en rutinas agradables y aceptables.

 

Nunca des por hecho que tu perro no va a ser capaz de hacer algo (los perros nos sorprenden continuamente) pero adáptate a las posibilidades de tu animal y, sobre todo, nunca pienses que es tarea imposible. Dale la vuelta, cambia el punto de vista…. Hazlo fácil para ambos. Quizá debas pedir ayuda, pero no te rindas.

 

IMG_7456

Ver Post >
Haré lo que me enseñes…

Cuando elegimos incorporar un perro, nadie le pregunta al perro si quiere venirse a vivir con nosotros o no pero, lo que es cierto es que, toda su vida y sus rutinas, están en nuestras manos (comida, bebida, salidas, ejercicio, estimulación, educación, salud…) por lo que, con un mínimo de coherencia por parte del propietario, el perro sabrá a qué atenerse y se pueden prevenir muchos problemas de conducta (sin entrar en los que puedan estar provocados por enfermedades o patologías que deba tratar el veterinario).

 

Nos gusta poner nombre a las cosas y cuando surgen problemas en la convivencia dentro del entorno familiar, hasta hace bien poco, no era infrecuente que, enseguida, etiquetaran al animal de Dominante. Sin embargo, el panorama sobre el papel que se le otorga actualmente a la dominancia o la relación de “superioridad” del perro hacia los dueños, en casos de conductas inadecuadas obre todo dentro de casa, está cambiando y, afortunadamente, se empieza a desterrar la idea de que el perro quiera “mandar” sobre la familia y, en consecuencia, que lo mejor para que no se “suba”, es mantenerlo a raya o dominarlo.

 

Sin lugar a dudas, las conductas agresivas hacia los miembros de la familia (gruñidos, dentelladas, ladridos amenazantes, posturas de ataque…) ha generado y genera muchísimo debate y se ha venido relacionando con un problema de conflicto jerárquico (de ahí el nombre de “agresividad por dominancia”), relacionado a su vez con un problema de competición por recursos, ante el cual el perro respondería de forma agresiva con el fin de defender su supuesto estatus social o la posesión de un recurso.

 

No obstante y a través de muchos estudios, se ha demostrado, tanto en poblaciones de lobos como de primates, que la agresividad no está relacionada con el estatus social, y que un individuo, cualquiera que sea su rango social, puede defender de manera agresiva la posesión de un recurso valioso (incluida la atención del propietario).

 

Por ilustrarlo con un ejemplo sencillo, aunque no seamos el “jefe” en casa, a ninguno nos gusta que nos metan la mano en el plato cuando estamos comiendo y más, si tenemos mucha hambre…

 

En los últimos años se ha cuestionado la visión clásica y se plantea que, en la mayoría de casos, el problema no se trataría de un conflicto jerárquico sino que estaría relacionado con la dificultad del animal para predecir lo que va acontecer en el ámbito de las relaciones sociales y para mostrar una respuesta de amenaza ritualizada. Ahí es donde entra la necesidad del manejo coherente por parte del propietario de los aspectos que engloban el bienestar físico y psicológico del animal.

 

Un libro ameno para leer sobre el tema es “Dominancia, ¿Realidad o ficción?” de Barry Eaton.

 

“¿Tienen nuestros perros una agenda oculta para elevar su estatus sobre nosotros, los humanos, o son simplemente oportunistas que toman ventaja de las situaciones?”

 

http://www.knsediciones.com/es/kns-catalogo/1214-dominancia-realidad-o-ficcion.html

 

maxresdefault

Ver Post >
Paseo fuera vs. Siempre jardines vallados

El paseo es una necesidad canina muy importante. Es preciso sacar a pasear a nuestro perro varias veces al día por dos motivos fundamentales: Porque debe hacer sus necesidades con regularidad y porque todos los perros sienten la necesidad de caminar en lugares no cerrados.

 

Los perros de jardín, los de finca y los que viven en recintos cerrados tienen la misma necesidad de salir y olisquear el mundo que los que viven en un piso. Los perros necesitan explorar otros lugares, relacionarse con otros perros, tener diferentes estímulos sonoros y olfativos que lo mantengan en forma.

 

Un jardín muy grande no sustituye al paseo, pero si puede generar conductas inapropiadas para la convivencia con el ser humano (ladridos y persecuciones a todo lo que pasa al otro lado de la valla, reactividad, miedo o fobias,,, etc. muchas veces por falta de estimulación y estrés acumulado). No olvidemos que nuestro perro, igual que nosotros, necesita salir a conocer el resto del mundo.

 

cache_2425695622

Ver Post >
Consejos de juegos para gatunos

El gato es cazador y como tal, uno de sus juegos preferidos es el del acecho y la caza. Muchos gatos juegan como si estuviese cazando pájaros o ratones, y a algunos gatos les gusta que sus juguetes imiten su presa favorita (que los pueda cazar al aire, acarrear o que se muevan). Aunque cada gato tiene sus propios gustos, en general a la mayoría les gustan aquellos juguetes que simulan pequeñas presas, fácilmente transportables y ligeros, como por ejemplo, ratones o pelotas blanditas que pueden atrapar con la boca y las garras.

 

También suele gustarles que hagan ruido cuando se los toca, aunque hay algunos que rehúyen este tipo de juguetes. Todo es cuestión de probar. Texturas de tela, ratones sintéticos, o trozos de comida que se hacen rodar por el suelo serán algunos de sus preferidos.

 

Debemos conocer la forma de fomentar este juego de una forma agradable para nuestro amiguito, pero segura para nosotros. Nunca con las manos!!!

 

CONSEJO: Los juguetes se deben rotar de manera regular, cada dos o tres días o, como mínimo, una vez a la semana con el fin de ofrecer novedad.

 

IMG_9670

Ver Post >