La Rioja

img
Categoría: Educacion
A las gentes grandes…

Hace casi 3 años que encontré a Athai en la web de la protectora Esperanza Felina. Me quedé enamorada de un gatito de mirada azul, grandote y con un halo de dulzura que no puedo explicar. Athai tiene una historia dura en las espaldas que ya hemos olvidado. Pero lo que le hace especial no es que esté desungulado de sus cuatro patas con dolores crónicos sino lo gigante de su corazón y el amor que desprende en nuestro hogar.

Su adopción fue un proceso muy emocionante y siempre de la mano de las compañeras de Esperanza Felina. Jamás olvidaré el día que llegó a casa. Venía muy asustado en el transportín pero cuando abrieron la tapa, una pantera blanca PRECIOSA dio un salto y buscó refugio debajo del sofá. Era la cosa más bonita que había visto en mi vida. Y me emocioné.

La adaptación de Athai a casa fue muy buena. Es un gatito de casi 6 años muy sociable y mimoso.  Su carácter es tranquilo y la desungulación de sus cuatro patitas sumado a su tamaño, hace que sea un gato más bien sedentario. Sin embargo, empezamos a notar que su ansiedad por comer se estaba volviendo una constante  y su peso lo reflejaba.  Athai ya pesaba 9kg700.

Cuando vemos en Internet fotos de gatitos gorditos solemos reírnos como primera reacción; pero en nuestro caso ver a Athai así nos preocupaba profundamente. ¿Y si le generaba alguna enfermedad? ¿Y si algo no estábamos haciendo bien? Así que decidimos asumir nuestra responsabilidad en su cuidado y nos pusimos en contacto con Rosa Roldán hace algo más de 6 meses. ¿Por qué no cambiar el sentimiento de culpa por el de “ponerse manos a la obra”? Y ese día, empezó a cambiar nuestra vida.

Efectivamente teníamos que cambiar nuestras rutinas con Athai y empezar a generar muchas nuevas. El primer consejo ayudó a paliar el ansia del enano. Reconvertimos su ansiedad en instinto de caza. ¡Fuera comederos! Casi como si de un juego se tratase escondemos a diario sus raciones de pienso por toda la casa y él tiene que ir a la caza. La rutina de juegos también se instauró de forma diaria. Si es que Athai es un cazador nato y ¡a él lo que le gustan son las cañas! A veces nos cuesta encontrar el juguete que les active y no tenemos paciencia.  Y ya no os digo nada de ambientar la casa para suscitar su movimiento. Hace poco, y bajo consejos de Rosa, hemos empezado a transformarla. ¡Viva las cajas de cartón! Pasa horas escondiéndose y saliendo a correr como loco…

¿Cuál es resultado?  Seis meses después de asumir nuestra responsabilidad su peso ha bajado a 8kg100. Su grasa se ha reducido, ha desarrollado musculatura,  salta, corre, juega, se acicala mucho mejor porque ha ganado en flexibilidad y es un gato mucho más saludable y feliz. Y nosotros también.

Athai es un gato grande y hace grande nuestra vida. Le queremos tal y como es, desde el respeto, la responsabilidad y la implicación en sus cuidados. Él nos da mucho más de lo que le damos a él. Un compañero fiel para siempre.

Con este artículo queremos dar las gracias en primer lugar a Esperanza Felina que nos puso este ángel en nuestras vidas. Jamás pensé que pudiera querer tanto a un animal y que un animal me quisiera tanto. Y por supuesto a Rosa Roldán. Su trabajo, su implicación, su ayuda en todos estos meses con todos los momentos que hemos vivido. Eres maravillosa. Sin duda ya formas parte de nuestras vidas.

A las gentes grandes… Gracias. 

Soraia Chacón

Gracias a ti Soraia por tan hermoso regalo!!!

 

Ver Post >
Mi gato se ha vuelto loco

No es raro encontrar gatos que reposan apaciblemente en el regazo de sus propietarios y, de repente, sin causa aparente, atacan sin previo aviso, la mano que los acariciaba hasta ese momento. O gatos que se conocen desde siempre y, un día empiezan a pelearse. Este tipo de conducta puede responder a muchas y diferentes causas pero, lo cierto es que no hay una sola respuesta válida para todas y deberemos tomarnos nuestro tiempo para encontrar la respuesta más adecuada a cada situación.

Cuando un gato muerde, puede ser por muchos motivos pero no debemos perder de vista que, por naturaleza, es un animal cazador y como tal, uno de sus juegos preferidos es el del acecho y la caza. Debemos aprender la forma de fomentar este juego, desde la llegada del animal a casa, de una forma agradable para nuestro amiguito, pero segura para nosotros.

Cuando muerden jugando….

En realidad, cuando nuestro gato nos muerde en medio de una secuencia de juego, es hora de preguntarnos qué parte de responsabilidad tenemos nosotros en esta conducta pues es frecuente acostumbrar al gatito cuando aún es pequeño a jugar con las manos. Puede parecernos gracioso cuando los dientecitos de leche apenas son agujitas pero, cuando nuestro cachorrito crece y se convierte en un gatazo con la dentición completa y desarrollada, el juego no resulta tan agradable para nosotros aunque, para él, sigue siendo un juego y, además, no entiende que nos enfademos por algo que nosotros mismos hemos consentido.

Es preferible jugar siempre utilizando los juguetes adecuados que mantengan nuestras manos alejadas de las garras y dientes de nuestro gato. Podemos usar los (plumeros o las cañas), que simulan presas y activarlos durante los momentos de diversión, puesto que nuestro gato adora el movimiento y, en cuanto paramos de jugar con él, la actividad pierde interés y se marcha a hacer cualquier otra cosa.

Otra forma de evitar el juego de caza y acecho de los gatitos empeñados en “cazarnos” los bajos de los pantalones, las faldas o las zapatillas en movimiento cuando vamos de un lado para otro de la casa, consiste en desviar su atención hacia algo mucho más atractivo, como por ejemplo (pelotas) o (ratoncitos de vivos colores y con plumas), atado con una cuerda larga a la cintura o al pomo de la puerta para que sea la presa a cazar.

Los gatos aprenden a diferenciar lo que es juguete de lo que no mientras disfrutan enormemente con la práctica de su instinto cazador.

 

Cuando muerden por sobreestimulación 

Como dice el dicho, lo poco gusta y lo mucho cansa. Seguro que te suena la situación en la que estás acariciando a tu gato mientras lees o ves la televisión y, de repente, sin venir a cuento se cuelga de la mano con uñas y dientes. En estos casos, lo mejor es quedarse inmóvil puesto que, al menor movimiento, se desencadenaría un ataque de verdad. En ocasiones lanzar algo lejos de nosotros, redirige la atención del gato pero, normalmente, al quedarnos quietos, en poco tiempo, el gato pierde interés y se aleja.

En realidad no hemos estado atentos a nuestro gato y nos hemos perdido todas las señales que nos ha lanzado a través de su lenguaje corporal, antes del intento de agresión (A todos nos pueden gustar las caricias pero el exceso, cansa). La próxima vez que tengas a tu gato encima, aprovecha para familiarizarte con su forma de comunicarse: La clave suele estar en la cola puesto que, si empieza a moverla de un lado a otro, es el momento ideal de parar la sesión de caricias. Cada animal tiene su propio nivel de tolerancia y, es nuestra responsabilidad conocerlo y respetarlo para evitar disgustos.

Otra zona hipersensible de los gatos es su vientre. Es raro que un gato soporte durante largo rato las caricias en esa zona, probablemente porque es la región más vulnerable del cuerpo felino. No debemos olvidar que un gato que se tumba sobre el costado, tiene todo el arsenal felino (boca y garras delanteras y traseras) dispuesto para defenderse en caso de que lo considere necesario. En gatos que no conocemos, nunca debemos rascarle la barriga aunque nos la ofrezca.

Si se trata de tu gato y compruebas que, mientras lo acaricias, se relaja y estira las patas mientras ronronea, puedes seguir un poco más, pero sin pasarte en la presión sobre los laterales y el vientre.

Si, de repente, deja de ronronear, se encorva, dilata las pupilas o agacha las orejas, es mejor que dejes la sesión de caricias para otra ocasión pues, si no paras inmediatamente, seguramente tu gato te lo hará saber de una forma desagradable.

 

Rompiendo con todo. La agresion por distanciamiento

Cuando un gato siente miedo, por ejemplo, cuando llega por primera vez a casa, se acurruca en un esfuerzo por hacerse más pequeño y pasar inadvertido (es como si buscara que no lo vieran). Cuanto más nos aproximamos a un animal en este estado, más se encogerá y podremos observar las orejas plegadas hacia detrás y las pupilas totalmente dilatadas. Si seguimos avanzando, puede llegar a emitir gruñidos que buscan hacernos retroceder ya que nos considera un “agresor”.

Si hacemos caso omiso de estas advertencias, no le dejamos más opciones y puede llegar a agredir, de forma defensiva, ya que su objetivo es mantener una distancia segura entre él y nosotros. Esta reacción es relativamente frecuente en gatos que llegan a lugares nuevos y desconocidos donde no tienen referencias olfativas ni de otro tipo.

Lo mejor es darle espacio para que se sienta seguro de nuestra presencia y poco a poco irnos ganando su confianza.

Esta conducta se aprecia también en gatos que sienten dolor a la manipulación. En estos casos, es preferible dejar el (transportín) abierto en la estancia. Si el gato está acostumbrado a él, rápidamente lo asociará a lugar seguro, y será más fácil trasladarlo al veterinario en caso necesario.

 

Cuando la agresión se produce entre los gatos de casa

No es frecuente cuando se conocen pero, se puede llegar a dar en presentaciones entre nuevos individuos o cuando uno de ellos vuelve a casa tras una estancia más o menos corta en el veterinario (los olores son diferentes y pueden provocar rechazo).

En caso de que se produzca una pelea, no intentar separar a los gatos con las manos, ya que podría provocar una reacción de agresividad “redirigida”* hacia nosotros, sino utilizar estímulos indirectos, como sonidos fuertes, para interrumpirla.

En estos casos, es conveniente crear zonas separadas y seguras para cada gato y seguir unas pautas de presentación (como si se trataran de dos desconocidos) con  ayuda externa, en caso necesario.

 

Resumen 

Normalmente, las agresiones dentro del hogar, suelen estar motivadas por falta de comunicación entre el gato y la persona. Cuando no interpretamos o no hacemos caso del lenguaje de nuestro gato, podemos provocar situaciones estresantes para él y desagradables para nosotros.

No obstante, no debemos olvidar que los problemas físicos y neurológicos están directamente relacionados con las conductas agresivas sin causa aparente. Las dolencias que cursan con dolor, las patologías dentales, incluso los déficits sensoriales que sufren los animales geriátricos, pueden estar detrás de alguna de estas conductas. Siempre es preciso realizar una revisión veterinaria para asegurarnos y, en su caso, consultar con un profesional que nos guíe de la manera más adecuada en cada caso.

Colaboración con la revista Pelo Pico Pata Nº 104 (Julio 2014)

Felix de Defensa Animal del Norte, sigue a la espera de un hogar. Grandote y peluche, es un gato juguetón y activo pero también tiene sus momentos de tranquilidad y sosiego.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

Ver Post >
Perros que leen con niños

A pesar de llevar tiempo desarrollando esta actividad, hasta ahora, no me había dado por hablar de ella. Sin embargo, cada día despierta más interés entre profesores y psicólogos que se animan a preguntar e interesarse por nuestros perros lectores. Y es que, curiosamente, por muy sorprendente que nos resulte, los perros son capaces de ayudar a los niños en sus tareas escolares, mejorando las habilidades lectoras y fomentando el hábito.

Muchos niños tienen dificultades con la lectura y aún se ponen más nerviosos, cuando les toca hacerlo ante otras personas, aunque se trate de sus compañeros de clase. Cuando los niños leen al perro en voz alta, en lugar de hacerlo ante un adulto, consiguen relajarse, experimentando el placer de la lectura. Niños y animales disfrutan de la compañía mutua, se convierten en profesor y alumno, generándose un entorno cálido y confortable, donde el aprendizaje se produce sin dificultad ni presiones. Los niños están contando una historia a un amigo de cuatro patas, que les mira con cara de adoración como si realmente entendieran las palabras que oye.

A partir de ese momento, la lectura se convierte en un acto lúdico y divertido, donde todo va a discurrir alrededor del animal, estimulando la motivación, concentración e imaginación del niño, de una forma totalmente natural y distendida.

Los perros no juzgan ni critican por la forma de leer, por el ritmo o la entonación. No les importa si la pronunciación es correcta pero “escuchan” de forma que trasmiten confianza al niño, contribuyendo a que se sienta más tranquilo y cómodo ante la tarea, liberándolo del miedo a equivocarse o hacerlo mal, pudiendo volver hacia atrás y corregir en cualquier momento. Todo ello, facilita en gran medida el aprendizaje, ya que el niño, trabaja de forma autónoma y se siente responsable de la tarea. Se crea la responsabilidad de hacerlo lo mejor posible ante el peludo que los escucha atentamente.

Hay niños que, tras aprender a leer a nuestros perros, siguen haciéndolo en casa y se han acostumbrado a estudiar con sus animales de compañía a los que les cuentan la lección. La repetición y la lectura en voz alta, contribuyen a memorizar y comprender el texto que se está leyendo. Se fomenta el hábito de estudio que le acompañará el resto de su vida y que le servirá en su futuro académico.

Además, al leer al animal, que se convierte en parte activa del proceso de aprendizaje, la tarea, se convierte en una actividad placentera, que motiva mucho más, a la hora de mantener el gusto por la lectura, incluso cuando es adulto.

El Programa R.E.A.D. de Lectura con Perros (Reading Education Assistance Dogs Program) mejora las habilidades de lectura de los niños mediante la intervención de perros especialmente adiestrados para leer con ellos.

El éxito del Programa radica en la conexión emocional que se establece entre el perro y el niño o niña que lee para el animal. 

Los perros son los acompañantes ideales para la lectura porque ellos:

  • Escuchan atentamente
  • Ayudan a relajarse y disminuyen la ansiedad
  • No juzgan, no se burlan, no critican
  • Son menos intimidantes que los compañeros de clase o que los adultos
  • Dejan que el niño vaya a su propio ritmo
  • Es muy agradable (los niños pueden acariciar al perro, tumbarse sobre él…)
  • Leer con el perro es visto por el niño como un juego, no como una obligación.

 

Los perros de terapia que participan en el Programa R.E.A.D  son muy especiales, y tienen unas características determinadas, que los hacen únicos. Están específicamente adiestrados para las sesiones de lectura, pudiendo actuar como si leyeran con el niño.

Son perros especialmente dispuestos para el trabajo con personas, especialmente niños, por su carácter pacífico y su predisposición al contacto físico y las caricias.

Con carácter previo a su participación en un programa de lectura, cada perro tiene que aprobar un examen de comportamiento y obediencia, que acredite que cumple con los requisitos exigidos para ser perro de terapia. Los perros deben examinarse cada dos años, con el fin de garantizar, en la medida de lo posible, que mantienen las condiciones adecuadas para su trabajo.

http://www.perrygatos.es/r-e-a-d/

Ver Post >
Educación contra la violencia

No todos los días sale el post a la primera e incluso en ocasiones, la falta de tiempo, obliga a posponer cualquier publicación pero hoy, no quería dejar pasar la ocasión pues en el  ’Día Internacional de eliminación de la violencia contra la mujer’ me parece obligado relacionar violencia con falta de educación, en todos los sentidos pero sobre todo en valores esenciales como el respeto a la vida.

Actualmente, numerosos estudios avalan la relación entre el maltrato animal y la violencia en su concepto más amplio.  Cuando hablamos de violencia doméstica incluimos a las mujeres como víctimas pero olvidamos a otros miembros de la unidad familiar que la sufren de la misma medida como son los niños y las personas mayores. Pero los grandes olvidados de este tipo de violencia son los animales que viven en el seno familiar y que, en muchos casos, son usados como moneda de cambio para “atar” a la víctima a su situación pues, son pocos los casos de entidades que ofrecen acogida a la persona junto al animal aunque casi nadie duda de los vínculos de afectividad que se crea entre ambos

Por eso, actualmente, son muchos los profesionales de diversos ámbitos que alertan sobre la relación entre la falta de educación en valores, el maltrato a animales como forma de “ensayar” y un adulto peligroso y violento para su entorno social.

La importancia de mantener la penalización del maltrato a los animales en el Código Penal de cualquier país, es esencial a tenor de diversas opiniones. Destacar los estudios realizados por diversas organizaciones alarmadas ante la pasividad de los gobiernos a legislar con mano dura el maltrato animal por sus implicaciones con otros tipos de violencia hacia las personas.

http://www.terranimal.org/dscargas/TerrAnimal_MaltratoAnimal_ViolenciaSocial_nov2013.pdf http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/animalwelfare/maltrato_animal_abril2009[1].pdf

http://www.addarevista.org/article/colaboraciones/32/maltrato-a-los-animales-y-violencia-domestica-jose-francisco-capaces-sala/

En nuestro país la Dra. Nuria Querol Viñas, a quien tuve el placer de conocer durante unas jornadas realizadas en La Rioja precisamente sobre este tema en 2012 pero que, desgraciadamente, despertaron el mínimo interés entre administración regional y público en general, postula en su trabajo el vínculo entre maltrato animal y violencia humana:

http://www.gevha.com/opinion/entrevistas/1396-entrevista-a-nuria-querol-i-vinas

http://www.gevha.com/analisis/articulos/violencia-general/1478-violencia-domestica-y-maltrato-a-animales-en-espana-investigacion-conjunta-de-profesionales-sanitarios-y-cuerpos-policiales

Entre los estudios que justifican esta peligrosa relación, destacan:

Centro estadounidense de estudios para el enlace entre el maltrato animal y la violencia humana 
www.nationallinkcoalition.org
Durante los últimos 30 años, investigadores y profesionales de una variedad de disciplinas han establecido importantes relaciones entre el maltrato animal, el abuso a los niños, la violencia intrafamiliar, el maltrato hacia adultos mayores, entre otras formas de violencia. El maltrato hacia un animal ya no puede ser visto como un incidente aislado e insignificante que puede ser ignorado; es de hecho  un indicador, una alerta de que otros miembros del hogar podrían no estar a salvo dentro de casa.

Violencia contra animales y violencia interpersonal
Grupo para el Estudio de la Violencia hacia Humanos y Animales
www.gevha.com
La detección de un caso de maltrato a un animal por parte del veterinario o un profesional del cuidado animal puede ser un indicador de violencia interpersonal. El maltrato a animales está asociado a violencia de pareja, contra menores, filio-parental, contra adultos mayores, “bullying” y otros delitos violentos.

En este sentido, los profesionales de la salud animal juegan un rol trascendental al tener la oportunidad de detectar este tipo de abusos y maltrato a los animales, y denunciarlo para prevenir un posible abuso hacia otros individuos vulnerables dentro de la familia (infantes, niños, mujeres y adultos mayores)

Maltrato a los animales por menores de edad
Dr. Gail F. Melson

•    El maltrato o la amenaza de dañar a animales puede ser una manera de coaccionar a un menor.
•    Un menor que maltrata animales es un indicador de que él mismo podría estar sufriendo maltrato.
•    Los adolescentes que maltratan animales o son testigos de ello tienen mayor riesgo de cometer otros comportamientos violentos en su adolescencia o edad adulta.
•    El maltrato hacia animales por menores es uno de los indicadores más tempranos del trastorno de conducta, que se sitúa alrededor de los 6 años y medio.
•    El maltrato a los animales en el hogar aumenta el riesgo de que los menores sean mordidos o atacados por sus animales.
•    Los actos de maltrato a animales trastornan el sentido de la empatía y la seguridad en menores, los desensibilizan y fomentan una dinámica de infligir dolor para conseguir poder y control.

Para terminar unas citas para la reflexión:

“El vínculo entre los menores y los animales afecta el desarrollo del menor y modela el tipo de persona que será”
-Gail Melson

“Los asesinos… muy a menudo son niños que nunca aprendieron que está mal sacarle los ojos a un cachorro”.
- ROBERT K. RESSLER, EX-AGENTE DEL F.B.I.

Imágenes: GEVHA. The American Society of Criminology Meeting | San Francisco 2014. Prevalence and Trends in Intimate Partner Violence

Violencia Doméstica y Maltrato a Animales en España: Investigación conjunta de profesionales sanitarios y cuerpos policiales

Ver Post >
Aprender debe ser divertido

Aprender puede y debe ser un juego para tu perro, pues educarlo significa algo más que tú des órdenes y que él te obedezca. Básicamente porque, de entrada, no van a comprender las palabras; Los perros son más visuales que nosotros y comprenden mejor los gestos, es decir, nuestro lenguaje corporal. A eso, hay que añadir coherencia y buena disposición a la hora de compartir ese tiempo con el animal. A nadie le gusta que le griten cuando le piden las cosas y a los perros menos, pues tienen mejor oído que nosotras las personas.

Las palabras vienen después y, ciertamente, hay perro que llegan a discriminar muchísimas pero es cuestión de tiempo y de trabajo, como todo lo demás.

Al igual que con los niños, empieza por tareas fáciles y ve incrementando el esfuerzo que debe realizar el animal. A nadie se le ocurre que un niño de 3 años sea capaz de estar sentado y atento durante periodos largos de tiempo… Se trata de variar actividades, dando orden y sentido para que se conviertan en rutinas agradables y aceptables.

Nunca des por hecho que tu perro no va a ser capaz de hacer algo (los perros nos sorprenden continuamente) y, sobre todo, nunca pienses que algo  es tarea imposible. Quizá debas pedir ayuda pero no te rindas. Como guía y responsable del animal es tu obligación ser una buena referencia para tu perro y velar para que sepa comportarse correctamente en sociedad frente a otras personas y/o animales.

Gracias a todos los perretes y sus guías que nos han acompañado este fin de semana en las diferentes actividades, desde la Escuela de Cachorros, el Taller de Paseo y Llamada o el final del Curso de Educación Canina que celebramos ayer domingo por todo lo alto con agility, entrega de diplomas y un buen almuerzo para recuperar fuerzas.

Ver Post >
Peluches para gatos activos

Una buena pista para gatos activos y muy juguetones a los que, incluso a sus hermanos gatunos, les resulta difícil seguir el ritmo o para “hijos únicos” que buscan atención constante y persiguen nuestras manos, consiste en proporcionarles un “hermano” artificial de juegos que pueda llevarse de aquí para allá.

Los peluches de un tamaño adecuado al animalito pueden servirnos y, para introducir a nuestro pequeño felino en el juego, nada mejor que simular que es una marioneta y tentarlo con el juguete. Así estaremos evitando exponer las manos como parte del juego y conseguiremos que la atención de nuestro gato se centre en lo que nos interesa.

Ver Post >