La Rioja

img
Categoría: Educacion
Reflexiones antes de tener un gato

Siempre hablamos de los beneficios de compartir tu vida con un gato pero, hasta ahora, no nos habíamos parado a reflexionar sobre todo lo que significa la compañía de un pequeño felino en casa puesto que, aunque nadie te lo hay dicho antes, ahora tienes a tu cargo un ser vivo que depende de ti para cubrir sus necesidades básicas (comida, bebida, ejercicio y descanso adecuado…) porque, aunque no te lo hayas planteado hasta ahora, en el momento que decides incorporar un gato a tu vida, estás adquiriendo un compromiso a largo plazo con él y su bienestar.

 

Este artículo está pensado precisamente para hacer reflexionar a los futuros adoptantes. Podría quedarme con las innumerables horas de alegría que un gato traerá a tu vida, pero como sé de primera mano que muchos, terminan abandonados en la calle o en perreras, desahuciados y a su suerte, me parece adecuado plantearnos darnos un tiempo para valorar cuidadosamente los pros y contras, antes de decidir.

 

Aún con toda la información disponible, falta cultura y educación sobre lo que, realmente, significa compartir la vida con un gato, y la decisión que supone incorporar un animal a la familia, es decir, el verdadero significado de la sobradamente conocida expresión de  “tenencia responsable”.

 

Si el mes pasado escribíamos sobre los motivos por los que no tener un perro, en esta entrega queremos invitar a los lectores a reflexionar sobre las razones que debes plantearte muy en serio, antes de pensar en tener un gato.

 

Un gato te cambia la vida y la casa sí o sí

 

Pronto descubrirás que casi todos los gatos de casa tienen sus momentos de actividad punta a lo largo del día en los que, sencillamente, se activan y les entra la locura felina. Corren, se persiguen, saltan, cazan moscas imaginarias, vuelven a correr, trepan por los rascadores….

Cambian las rutinas (ahora tienes un despertador con pelo), la casa se debe “vestir” para el gato y, por mucho que te empeñes, vas a tener que lidiar a diario con los pelos que sueltan (salvo razas muy concretas que implican otros cuidados).

Vas a descubrir el fascinante mundo de los rascadores, camas y complementos felinos que redecorarán hasta el último rincón de tu hogar. Las ventanas y los radiadores estarán ocupadas por mantas y camitas para el nuevo inquilino y, por supuesto habrá muchos juguetes que aparecerán por todos los lados (incluido bajo los muebles) y, cuya “caza y acecho” hará la delicia de nuestro gato, sobre todo a altas horas de la madrugada.

 

Si además, alguien te regala o compras algún juguete con ruido, será el preferido por las noches o cuando te sientes a descansar.

 

Por supuesto, olvídate de leer o de trabajar en el ordenador sin la atenta mirada y supervisión del gato de la casa, que aprovechará cualquier momento de descuido para intentar acomodarse lo más cerca de ti (y de la fuente de calor).

 

Las ventanas y balcones también sufrirán la necesaria redecoración en forma de mallas o protectores para evitar caídas y accidentes.

 

Al volver a casa, por cansado que llegues, debes dedicarle un rato ya que lleva todo el día esperando y, por mucho que nos cuenten que los gatos son independientes, necesitan de nuestra compañía y atención (si no estamos dispuestos, mejor invertir nuestro tiempo en un videojuego de esos de cuidar mascotas).

Los cambios en casa han de planificarse con cuidado pues nuestros gatos adoran el territorio que conocen y pueden “despistarse” cuando cambiamos las cosas de su sitio o llegan novedades a casa, sean del tipo que sean.

Tampoco puedes faltar de casa durante muchos días seguidos, salvo que dejes a alguien encargado de su cuidado y supervisión.

Y descubrirás que, desde que llegó el gato, no tienes un minuto de intimidad porque, si te descuidas, lee contigo, intenta dormir encima del teclado del ordenador mientras trabajas, se intenta meter en la ducha cuando están dentro y por interferir, al menos descuido, te acompaña hasta el aseo….. Como en toda relación, te aporta pero te obliga a renunciar a ciertas rutinas anteriores. Como toda relación, necesita un periodo de ajuste y de adaptación para que funcione.

 

Lo que cuesta un gato…..

 

A pesar de su tamaño, un gato no sale barato… Incluso si lo recoges de la calle o lo adoptas en una entidad protectora, deberás afrontar los gastos de chip, vacunas y desparasitaciones. Además, conviene desparasitar periódicamente y una vez al año, como mínimo, necesitará visitar al veterinario para un chequeo rutinario y actualizar las vacunas. Esto significa una buena cantidad de euros, que debes tener en cuenta.

 

Además, no pierdas de vista que también puede enfermar: Come algo que no debe, siente dolor o molestias y, como cualquier otro ser vivo requiere atención veterinaria y, las urgencias o los problemas serios de salud pueden suponer un desembolso económico serio.

 

También tiene la mala costumbre de comer varias veces al día (y no come cualquier cosa). Algunos gatos son unos auténticos gourmets y, buena muestra de ello, son los spots televisivos donde nos muestran gatos sibaritas que no se conforman con cualquier cosa. En el plano de alimentación, actualmente hay disponibles muchas variedades, presentaciones y sabores tanto en versión seca como en latas o sobres.

 

Elegir un pienso de calidad que ofrezca garantías sobre ingredientes y el proceso de fabricación no es tarea fácil y requiere su tiempo.

 

A veces, lo barato sale caro y en el tema alimentación conviene invertir para evitar malos mayores. No sirve de nada darle al gato un pienso malo aunque barato, y tener que destinar el supuesto ahorro, al veterinario para tratar problemas de piel, digestivos o urinarios.

 

Tras las partidas importantes como veterinario y comida, existe la no menos desdeñable partida de complementos felinos como rascadores, juguetes, comederos, bebederos…. Te adentras en un increíble mundo donde la inversión puede alcanzar cifras tan altas como alcance tu bolsillo o tu imaginación.

 

De gatito a gato…..

Los cachorros suelen ser monísimos y muy demandados sobre todo por nuevos adoptantes pero, tienen la mala costumbre de crecer (algunas razas como el Maine Coon mucho) y hasta el mal gusto de engordar si no cuidamos su alimentación y atendemos sus necesidades de ejercicio físico. Sin embargo,  como nadie le preguntó al gatito qué quería hacer, es nuestra responsabilidad velar por él y debemos aceptarlo tal y como es.

Además cuando crecen, algunos se “vuelven brutos”. No es técnicamente cierto puesto que, en la mayoría de los casos, son los propietarios los que enseñaron al gatito a jugar de forma inadecuada (dejando que mordiera manos y pies). Si no actúas a tiempo enseñándole y aprendiendo tú mismo cómo a educarlo, puede que acabes encontrándote con un animal incontrolable.

Además cada gato tiene un carácter único y particular. Hay gatos activos y deportistas que pasan el día escalando y, por el contrario, hay gatos tranquilotes y pachones, que prefieren un buen cojín donde pasar el tiempo. Los hay ronroneadores y los hay discretos, los hay grandotes y otros menudos…..  Cuando llega un gato a casa, puede que las expectativas que tenemos, no se vean cumplidas en un primer momento (o nunca). El animal necesita tiempo para conocernos (igual que nosotros a él). Si no te ves con paciencia para asumir el reto, mejor déjalo estar.

 

También hacen ejercicio

 

Si pensabas que el gato con pasar las horas muertas en casa, del sofá a la cama, tiene suficiente, la llevas clara. A pesar de dormir muchas horas, casi 18 diarias, tiene varios momentos de actividad al cabo del día en los que le entra la locura y parece que se va a llevar por delante media casa como si fuera un vendaval. Además, suele reservarlos para nosotros, de forma que no perdamos detalle de su agilidad y destreza.

 

Para disfrutar de estos momentos juntos, es recomendable crear una rutina de juego diaria. Así el animalito sabe que va a disfrutar de tu compañía y atención. Aunque te hayan contado que por su carácter independiente, los gatos no necesitan atención, lo cierto es que son muchos los que sufren de estrés y ansiedad si no hay cierto orden en su vida y, dentro de ese orden debes estar tú.

 

Aquí huele a gato…

 

Las arenas, los muebles rascadores, la comida (sobre todo la húmeda…) son aromas conocidos para los que convivimos con gatos pero, pueden resultar insoportables para muchas personas. Si eres de olfato fino, plantéatelo seriamente…..

 

Ojito con las uñas….

 

Si te toca un gato cariñoso, puedes disfrutar de interminables sesiones de amasado de tripa (los que tienen gato me entienden). Yo recomiendo una manta gruesa para proteger tan sensible zona o, mejor aún, llegar a un punto de negociación intermedio con el gato para enseñarle a tolerar el corte de uñas desde el principio como una parte más de su rutina de aseo (como el cepillado o la limpieza de ojos u oídos)

 

Los rascadores pasan a formar parte de la decoración del hogar y, si además pretendemos que sean útiles al objetivo que perseguimos, deben situarse en la “zona caliente” de la casa ya que las marcas visuales informas a las visitas de la presencia de un gato en el hogar.

 

La desungulación es una forma cruel de admitir nuestro fracaso como educadores de nuestro gato. Por mucho que se empeñen, hay métodos mejores de proteger el sofá (por ejemplo, guardarlo en el trastero) antes que amputarle las últimas falanges de todos los dedos al animal.

 

Acostúmbrate al pelo de tu gato

 

Casi todos los gatos sueltan pelo (excepto razas específicas como los esfinge y devon rex). Los de pelo largo van a soltar mucho pero también los de pelo corto que, además, tiene la mala costumbre de clavarse en la ropa y en la tapicería del sofá. Vas a tener que esmerarte en los cepillados para reducir esta suelta de pelo y ayudar a tu gato con malta para evitar que se lo trague al asearse, formándose las temidas bolas de pelo que, en algunos casos, obligan a visitar al veterinario.

 

Si te gustan los gatos pero eres alérgico a ellos, no “hagas la prueba” con una raza determinada por mucho que lo hayas visto en internet o te lo diga algún supuesto entendido. El animalito no tiene la culpa de tu mala cabeza, ni puede evitar provocarte reacción y no se merece terminar en la calle.

 

Un gato vive muchos años

 

Los gatos pueden vivir muchos años pero, no tanto como los humanos. Por regla general, tu gato tiene una esperanza de vida de 10-15 años lo que significa que lo vas a conocer en todas sus etapas vitales (con todo lo bueno y menos bueno de cada una de ellas) pero sobre todo, va a necesitar de tu ayuda y atención cuando llegue a la tercera edad. Debes acompañarlo hasta el final y utilizar todos los medios a tu alcance, para evitarle sufrimientos.

 

Difícil decisión

 

Cada gato es único y, cuando decidimos incorporar uno a la familia, debemos tener claro que, detrás de lo que vemos, hay un mundo por descubrir en cuanto a carácter, afinidades, gustos….

 

Disfrutar de tu gato es fácil si sabes respetar su naturaleza pero, no debes perder de vista, que tu vida cambiará por completo durante mucho tiempo (toda la vida del gato) y eso supone un compromiso a largo plazo, que no todo el mundo está dispuesto a realizar.

 

El éxito en esta relación depende, en gran medida, de que nuestras expectativas sean realistas (no existe el gato perfecto igual que no existe la persona perfecta) y que sepamos apreciar a nuestro gato por lo que es y no por aquello que nos habíamos imaginado.

 

El gato es un gran comunicador y es capaz de expresar sus emociones claramente, mediante gestos, actitudes y vocalizaciones, haciendo alarde de un gran repertorio de maullidos para que atendamos cada una de sus demandas. Para una buena convivencia, es necesaria la comunicación y, por tanto la interacción entre persona y animal.

 

Y todo este esfuerzo merece la pena porque recibirás muchísimo a cambio y descubrirás todo lo que tu gato te puede ofrecer si estás dispuesto a asumir el reto.

 

IMG_3914

Ver Post >
Poniendo las cosas en su sitio y Coque buscando hogar

Las cosas siempre pasan por algo…. Si tu perro llora, gime o, incluso ladra y no entiendes el motivo no te quedes con la idea de que es un pesado o un maleducado…, casi siempre hay algo más. Igual has estado mucho tiempo fuera, tiene pis, caca o estamos ante un incipiente caso de ansiedad (del tipo que sea…)….

 

En cualquier caso, la solución pasa por tratar de averiguar la causa que obliga al perro a pedir tu atención y, en su caso, poner los medios necesarios para atender la demanda, si es justa. Todo lo demás son tiritas que arreglan la situación de forma provisional, pero no erradican el problema de fondo. Si ladra y ponemos un collar antiladridos, dejará de ladrar pero no quiere decir, ni mucho menos, que hayamos solucionado el problema del perro (solo hemos solucionado la molestia que nos ocasiona) e, incluso puede que se lo agravemos, al no conocer las causas de su ladrido y tratar el problema adecuadamente.

 

Por supuesto que hay casos de perros dependientes que tan solo quieren tu atención y aun así, hay que buscar la forma de dotarlos de cierta autonomía si realmente queremos disfrutar de su compañía de una forma sana para ambos. Si el tuyo es uno de ellos, seguramente habrás leído que hay que ignorar la conducta indeseada hasta que se extinga y es cierto, pero tampoco es la solución definitiva. Ignorar es el primer paso pero, buscar una conducta alternativa para que sea capaz de “entretenerse solo” es la clave puesto que, si te “vas de la habitación sin mas” aprende que eso no le funciona y puede que nos salgamos con la nuestra en un primer momento pero a lo mejor, si el perro es listo (y la mayoría lo son) puede que busque otra fórmula mas molesta y destructiva y por tanto más inadecuada que la que pretendíamos erradicar (como por ejemplo, comerse el sofá). Seguro que así, consigue tu atención…

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-perros/estallido-de-extinci%C3%B3n/

 

COQUE es un adorable cachorrete de unos 4-5 meses, divertido, dulce y bueno. Está en la mejor edad para aprender y está socializado con personas, perros y gatos además de con las rutinas propias del día a día. Se lleva genial con todos y le encanta estar tumbadito al sol! Nadie se puede resistir a su encanto!! Te animas a acogerle o adoptarle?

 

dan.asociacion.madrid@gmail.com
dan.asociacion@gmail.com



Ver Post >
Un perro te cambia la vida….

De repente, tienes a tu cargo a un ser vivo y toda tu vida sufre un vuelco en horarios y rutinas nuevas. Te tienes que levantar más pronto para sacarlo a pasear o limpiar lo que ha ensuciado; Haces más deporte y paseas más te guste o no, te apetezca o no; Te acuestas más tarde porque tienes que recuperar el tiempo que inviertes en su educación o en los paseos; Si sales a cenar con amigos, a la vuelta y por muy cansado que estés, toca sacarlo un rato; No puedes faltar de casa durante muchas horas seguidas, puesto que te está esperando; Tienes limitados los lugares donde puedes ir con él; Cambia tus gustos literarios y, de repente, te encuentras leyendo libros sobre perros con la esperanza de encontrar la clave para educarlo, para que deje de tirar, de ladrar o de las dos cosas; No tienes un minuto de intimidad porque, si te descuidas, te acompaña hasta el aseo….. Como en toda relación, te aporta pero te obliga a renunciar a ciertas rutinas anteriores.

 

Como toda relación, necesita un periodo de ajuste y de adaptación para que funcione.

 

Pero, a cambio puedes ganar mucho….. Tu perro no dejará nunca de sorprenderte ante las muestras de cariño que te ofrecerá cada día; Podrás aprender junto a él; Disfrutar de la compañía de otros perros y personas; Asombrarte ante la cantidad de expresiones diferentes que puede llegar a adoptar y de sonidos que es capaz de emitir para llamar tu atención; Descubrirás cientos posturas acrobáticas a la hora de dormir, y aprenderás a identificar sus necesidades de salir y, también cuándo ya ha tenido suficiente y está deseando volver a casa.

 

Y sobre todo, recibirás muchísimo de él, porque os aseguro, que tu perro te cambia la vida totalmente, aunque para ello, debes estar dispuesto a asumir el reto y a renunciar a ciertas comodidades y rutinas de tu anterior estilo de vida, para ganar otras muchas experiencias a cambio.

 

Chelu es de esos perros que te cambian. Sociable, cariñoso, divertido y de lo más activo. Ideal para personas amantes del aire libre, el deporte y la naturaleza.

 

Contacto:  dan.asociacion@gmail.com

 

11081316_10200213930869086_38158356359717962_n

Ver Post >
Gatos, juguetes y Filomena buscando hogar

Los gatos exploran el mundo a través del juego cuando son pequeños y mantienen esa costumbre también de adultos. Es una forma de aprendizaje que ayuda a los gatitos a desarrollar sus aptitudes sociales, mentales y físicas.

 

No obstante, ojo a algunos juguetes que pueden ser peligrosos si se dejan a su alcance sin supervisión como los hilos de las cañas, los alambres de determinados móviles para gatos (que pueden enrollarse en el cuerpo o en el cuello del animal) o, incluso las asas de las bolsas donde pueden quedar atrapados con el consiguiente susto.

 

Si no estás delante, retira todos aquellos elementos que puedan resultar peligrosos como las cañas o los plumeros cuyos hilos pueden ser ingeridos o quedar anudados al cuerpo del animal. Evita dejar bolsas de plástico al alcance y, en caso de dejarles alguna, que sea de papel (que se puede desgarrar) con la precaución de retirarle las asas para evitar que se queden enganchados.

 

Algunas propuestas seguras en: http://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/juguetes-y-gatos/

 

Filomena tiene en torno al año y medio e iba a diario a una casa a pedir comida y unos pocos mimos. La vida en la calle y entre coches es muy dura y peligrosa para cualquier gato.

 

Esperanza Felina pudo rescatarla con ayuda de una personita muy especial  que se ha convertido en su ángel de la guarda. Filo es una gata parlanchina a la que le gustan mucho los mimos, se roza con tu pierna hasta que consigue que la dediques tu atención.

 

Hay tres cosas que la encantan

  • Cotillear por la ventana todo lo que pasa y se mueve
  • Comer, deja los cuencos relucientes…
  • Y después retirarse a su camita con un disco calentito para descansar.

 

Aunque también tiene sus momentos de locura, de corretear y volverse loca jugando con los ratoncitos de peluche.

 

Para más info sobre “la Filo” y el proceso de adopción, escribe a adopcionesesperanzafelina@gmail.com

 

04310

Ver Post >
Perros, educación y Chelu buscando hogar

Hay perros bien educados, mal educados y, sobre todo, hay perros que ni lo uno ni lo otro, simplemente no están educados (ni bien ni mal)…. Demasiados perros que van por la vida sin saber ser perros, sin saber comportarse, incapaces de pasear de forma tranquila porque nadie les ha enseñado, que van constantemente dirigidos porque son “impredecibles”, que ladran a todo, que se abalanzan contra todo porque siempre hay alguien detrás “controlando” la situación que al animal se le escapa, que solo saben “obedecer” al tirón de correa. En definitiva, incapaces de “pensar” porque alguien lo hace por él…..

 

Tener un perro es una responsabilidad y, si debería ser igual para todos los perros y propietarios, si además, se trata de un animal grande o potente, la necesidad de educarlo de forma adecuada, es aún mayor.

 

Y claro que hay perros “difíciles” porque lo que vemos es el resultado de la herencia genética, del carácter del animal, de las experiencias previas y, en gran medida, de la educación (o la carencia) que haya recibido hasta ese momento.

 

Hay muchas maneras de educar (tantas como perros y personas) porque cada individuo es diferente y el proceso depende, precisamente de eso pero, merece la pena aprender cómo educar a tu perro, ser coherente y adaptarte, invertir tiempo y esfuerzo, disfrutar de cada paso (al fin y al cabo, nadie te obliga a tener un perro) y poder llegar a confiar en tu perro y sentirte orgulloso, por ser capaz de “pensar” por si solo y acertar por sus propios medios con lo que esperamos de él.

 

Chelu tiene año y medio y mucha energía. Es sociable, cariñoso y muy activo. Rescatado de la perrera, ahora aprende a ser un perro de “provecho”.

dan.asociacion@gmail.com

 

11080900_10200213931109092_9118391298477549770_n 11081316_10200213930869086_38158356359717962_n

Ver Post >
Eligiendo guardería para vacaciones

Si tenemos pensado irnos de vacaciones y,  en caso de que nuestro peludo no pueda acompañarnos durante la escapada de Semana Santa, en la mayoría de las ocasiones, solemos optar por dejar al animal a cargo de un servicio de guardería.
En La Rioja hay unas cuantas Residencias Caninas (y alguna felina) muy buenas y con estupendas instalaciones y profesionales a cargo. Lo importante es visitarlas con antelación para ver la que mejor se adapta a nuestros requerimientos. Las sensaciones y vibraciones juegan un papel importante a la hora de elegir. Cada persona se identificará en mayor o menor medida con una u otra residencia. Un entorno cuidado y agradable, el personal atento, el ambiente relajado y enriquecido, los perros tranquilos, la amplitud de instalaciones y patios, la limpieza… son factores importantes a valorar a la hora de dejar a nuestro pequeño en un lugar u otro. Si te quedas convencido que has hecho una buena elección, te sentirás más tranquilo cuando dejes a tu perro y no pasarás ansiedad, pensando en si estará bien atendido.

 

Muchos propietarios que se enfrentan por primera vez con este tipo de decisión, tienen miedo dejar a su perro en una residencia. Piensan que el animal no se adaptará fácilmente, que lo pasará mal y que extrañará a la familia. Lo cierto es que el perro vive el presente y no se preocupa demasiado sobre el pasado ni tampoco el futuro. Por supuesto que hay un lógico periodo de adaptación y que el animal echará de menos en un primer momento a sus dueños, pues está en un sitio nuevo y desconocido. Sin embargo en poco tiempo se empezará a relajar.

 

Lo normal, una vez superados los primeros días, es que el perro empiece a pasárselo pipa puesto que él también “está de vacaciones”. Cuando vuelvas, estará feliz de verte y de irse a casa contigo pero su estancia no le hará supuesto ningún trauma. Al contrario, a muchos perros les ayuda enormemente este tipo de estancias puesto que les proporciona nuevas experiencias y ayuda a socializarse de un modo diferente a como lo hacen normalmente.
Algunos perros están a gusto desde el primer día y otros tardan más. Es posible que el primer día no quieran comer o jugar mucho. No obstante, la mayoría de los perros se adaptan perfectamente a las nuevas rutinas pasados un par de días.
Si ya has decidido, reserva con antelación la estancia, puesto que las residencias están muy solicitadas en periodos vacacionales.
Recuerda que el animal debe tener la cartilla en regla. La residencia te exigirá la documentación sanitaria del perro para asegurarse que cumple las pautas reglamentarias de vacunación y la desparasitación interna y externa.
Informa a los responsables de las instalaciones de todos los cuidados adicionales que necesite tu perro, ya sean de tipo médico o alimenticio. Para más seguridad escríbelos en una hoja que podrás entregar en la clínica para que no haya errores.
Deja un teléfono de contacto donde puedan localizarte en cualquier momento. Si cuentas con un familiar o un amigo que pueda acudir a la residencia en caso de emergencia, facilita también su teléfono.

 

Comenta con los responsable cualquier detalle sobre el animal que crees que deben saber, por ejemplo, su carácter y sus puntos débiles: Si puede salir a pasear con otros perros de su mismo sexo, si obedece, si es juguetón, si tienen la costumbre de comer lo que encuentra….

 

Para hacer la estancia de tu perro más agradable, puedes seguir unos sencillos consejos adicionales:

  • Puedes dejar una manta o una prenda con tu olor para que la depositen en el chenil que ocupe tu perro. Reconocerá tu olor y se tranquilizará en gran medida.
  • Si tu animal nunca ha estado en una residencia lo ideal es que empiece por una primera estancia corta de un fin de semana. Necesita una toma de contacto para que las futuras experiencias resulten positivas para él.
  • Si te ha ido bien con una residencia, cuántas más veces le lleves al mismo sitio más familiar será el terreno para tu animal y menos le costará adaptarse.

 

Además de las guarderías tradicionales, hay servicios de guardería a domicilio pensados para animales mayores, enfermos o que se adaptan peor a los cambios.
Guardería a domicilio de Perrygatos
Decidas lo que decidas, es recomendable tomarse un tiempo en valorar todos los servicios que nos ofrece cada una de las diferentes alternativas y visitarlos con anterioridad para tener toda la información necesaria. Si te sientes a gusto con la opción elegida, disfrutarás mucho más de tu descanso y tu peludo estará atendido y feliz.

 

En la foto, los recién llegados a Lola y Zar. Son los chicos tutelados por Dan Defensa Animal del Norte que buscan hogar. A mi lado Chelu mestizo mediano de año y medio y en el grupo, Alonso (blanco y negro de un año y tamaño medio/grande), Helen (una perrita muy dulce dos años y tamaño mediano) y Gara la pequeña de año y medio y de lo más simpática.

 

Todos buscan hogar. Contacta con: dan.asociacion@gmail.com

 

10349877_10205174182167279_5511701986017958963_n

Ver Post >