La Rioja
img
Tu perro se hace mayor.
img
Rosa Roldán | 24-01-2017 | 07:02| 0

Ya le ves las primeras canas y no es lo que era. Sus paseos son más tranquilos y prefiere largas sesiones al sol y a tu lado, que irse a jugar con los nuevos del parque.

Actualmente, debido a los cuidados que le proporcionamos y a los avances veterinarios, la madurez de nuestro perro de casa, constituye una etapa cada vez más prolongada de su vida que puede disfrutar con buena salud, si lo ayudamos de forma adecuada.

A partir de los siete u ocho años, es cuando se empiezan a producir los primeros cambios aunque, suelen ser tan sutiles que, normalmente, en esta primera fase, pasan desapercibidos puesto que, en muchos casos, no se observan signos externos de envejecimiento. Es a partir de los 10 años, cuando se producen los cambios más importantes.

Conviene recordar, no obstante, que no todos se hacen mayores a la misma edad. El envejecimiento no se manifiesta de repente, ni tampoco a una edad, ni con un tamaño concreto. Es un proceso gradual que está íntimamente relacionado a la genética del perro y a la calidad de vida que haya disfrutado.

Mientras que un perro de raza pequeña, hasta los diez kilos en su etapa adulta, puede convertirse en un animal senior a los doce años de edad, por regla general, los animales de mayor tamaño envejecen antes.

 

Diferentes etapas

En términos generales se debe considerar mayor a cualquier animal que haya iniciado su proceso de envejecimiento, teniendo en cuenta que hay que variará según raza y estilo de vida:

  • Etapa Sénior: desde los 6-7 años hasta los 9-10 años.
  • Etapa Geriátrica: desde los 10-11 años hasta los 14-15 años.
  • Etapa Supergeriátrica: a partir de los 14-15 años.

 

No hay que olvidar que los perros senior, aun presentando un buen estado de salud general, pueden estar desarrollando enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento. Los controles veterinarios periódicos favorecen su manejo y control, mediante la detección precoz, aportando calidad de vida a nuestro compañero.

 

Nuestro perro se hace mayor

Con el paso de los años, los sentidos del perro (oído, vista y olfato) pueden empezar a deteriorarse pero, cada animal envejece de un modo diferente. Muchos de estos cambios pueden pasar desapercibidos, en un primer momento, ya que el animal se adapta a ellos. (Se mueve menos, evita movimientos bruscos, pasa más tiempo descansando…).

Otros cambios pueden ser más obvios como el mal aliento que provocan las enfermedades dentales que, con el paso de los años, requieren más atención y control veterinario.

A partir de los 10-12 años, los signos se hacen evidentes. Se produce el envejecimiento celular que, conlleva un progresivo deterioro de los órganos y funciones vitales del perro (corazón, riñón, pulmones…etc.), a la par que disminuyen las capacidades cognitivas y sensoriales en la mayor parte de los casos.

Muchos perros senior pierden masa muscular, de modo que pueden parecer más delgados. Otros, en cambio, tienden a la obesidad porque siguen consumiendo las mismas calorías al tiempo que su actividad se ha reducido de forma notable.

El pelaje se vuelve más seco y quebradizo a la par que la piel es menos flexible. Con el paso de los años, necesita más de nuestra ayuda para mantener la piel y el pelo en buenas condiciones.

Normalmente, a medida que madura, el animal muestra más interés por descansar o que duerma mucho más tiempo. En cualquier caso, son aspectos a vigilar. El desinterés por el mundo que lo rodea puede ser indicativo de que algo no va bien, al igual que un nivel de energía excesivo.

Los cambios de comportamiento en perros mayores son, a menudo, el resultado de problemas de salud por lo que conviene estar atento y pedir asesoramiento veterinario a la menor duda.

Aunque nos parezca que nuestro perro senior está cómo siempre, no debemos perder de vista su edad y debemos anticiparnos en todo lo relacionado con la prevención: Alimentación, revisiones periódicas….

 

Cambios asociados al envejecimiento y sus signos clínicos relacionados

Las patologías relacionadas con el envejecimiento, hacen acto de presencia debido a los cambios físicos, metabólicos o de conducta. El animal se vuelve más sensible.

La prevención, en estos casos, pasa por supervisar, de acuerdo con el veterinario, los cambios que se van produciendo para aportarle aquellos cuidados específicos que precise. En esta etapa, las revisiones veterinarias periódicas son más importantes aún, para anticiparnos y proporcionarle una buena calidad de vida a nuestro animal.

 

Entre los cambios generales que podemos observar, destacan:

  • Metabolismo reducido: Actividad reducida.
  • Capacidad de termorregulación disminuida: “demasiado calor al sol, demasiado frío a la sombra”.
  • Sensibilidad disminuida a la sed: tendencia a la deshidratación.
  • Cambios en los patrones del sueño: “siestas” frecuentes, irritabilidad.
  • Incremento de la relación grasa corporal/músculo: pérdida de masa muscular, debilidad, especialmente en las extremidades.
  • Cambios en la piel: elasticidad reducida.
  • Mayor producción de sebo: tacto grasiento, olor rancio.
  • Disminución de la alerta mental: más “despistado”, interactúa menos.
  • Disminución de la sensibilidad y de los sentidos: puede perder vista, oído y olfato progresivamente.

 

En esta etapa debemos ser tolerantes con nuestro compañero senior. Los cambios físicos y cognitivos provocan que nuestro perro pueda estar desorientado o irritable ante situaciones que antes eran cotidianas. En algunos casos, puede volver a eliminar de forma inadecuada dentro de casa o ladrar angustiado durante la noche al despertar sobresaltado. Es la hora de adaptarnos a sus necesidades y favorecer que disfrute de la edad dorada que merece.

 

Entre los cambios específicos que debemos controlar de acuerdo con nuestro veterinario, podemos observar:

  • A nivel de cavidad oral hay un aumento de la incidencia de placas dentales y enfermedad periodontal, lo que provoca la pérdida de piezas dentales.
  • Disminuye la función hepática, la absorción intestinal y la motilidad del colon que provocan malas digestiones, flatulencia y estreñimiento.
  • Si el sistema cardiovascular empieza a fallar, podemos observar tos persistente (sobre todo por la noche), menor tolerancia al ejercicio, taquipnea y pérdida de peso. Es imprescindible que el veterinario ponga los controles que considere necesarios para monitorizar la evolución.
  • A nivel del aparato urinario puede aparecer poliuria/polidipsia, incontinencia y nicturia: Es decir, orina más, bebe más agua y se producen durante la noche.
  • A nivel del sistema endocrino pueden desarrollarse enfermedades como diabetes mellitus, con sus síntomas asociados como poliuria, polidipsia, polifagia y/o pérdida de peso.

 

Cuidando higiene y alimentación

Una dieta adecuada a las diferentes etapas vitales de nuestro animal senior, favorecerá el aporte adecuado de los nutrientes necesarios para una mejor calidad de vida. La alimentación específica para perros en estas edades, tiene un menor aporte en calorías y sirve para prevenir la aparición de factores de riesgo asociados a la edad, lo que asegura un retraso en el envejecimiento y una menor incidencia de la aparición de patologías.

Nuestro perro agradecerá enormemente que cepillemos periódicamente su pelo para eliminar nudos y mantenerlo limpio. El masaje también es una buena terapia pues alivia zonas doloridas y es una fuente de complicidad y afecto. No debemos olvidar extremar la limpieza de ojos, orejas y boca y revisar periódicamente las uñas ya que, si se mueve menos, también las desgasta menos y será preciso cortarlas de vez en cuando.

Además es preciso también, velar por su comodidad. Una cama mullida con un colchón especialmente adaptado a sus necesidades articulares, es algo básico para todo animal mayor, que en ningún caso, debería dormir en el suelo.

 

Ejercicio adaptado

Los cuidados que nuestro animal ha disfrutado durante la juventud, marcan de forma determinante su salud, durante la vejez. Los paseos diarios deben mantenerse cuando éste se hace mayor, si bien es preciso adaptarlos a su estado y ritmo. El perro senior necesita ejercicio y también juegos para mantenerse en forma y cuidar de su salud, tanto física como mental.

El ejercicio moderado del perro mayor, puede ayudar a prevenir enfermedades degenerativas como la artritis, que ataca a las articulaciones. Tampoco debemos perder de vista que la actividad física, reduce el riesgo de que el perro padezca sobrepeso durante su vejez.

Pero no todo se basa en pasear. Otra buena forma de estimular a nuestro perro a mantenerse en forma, son las actividades de olfateo, busca o rastro. Proporcionan cierto ejercicio pero, sobre todo, ponen en marcha los sentidos del animal y ayudan a frenar el deterioro cognitivo.

 

Seguir aprendiendo

Todos los perros tienen la capacidad de aprender cosas nuevas independientemente de su edad. Sólo hace falta tener claro el objetivo y saber adecuarnos a sus capacidades para lograrlo. Y ellos disfrutan enormemente compartiendo juegos y habilidades con nosotros.

 

Necesidades emocionales

Cualquier actividad que compartáis es tiempo de calidad para ambos. Los mimos, cuidados, palabras de cariño y muestras de afecto hacia nuestro perro son importantes durante todas las etapas de la vida, pero en especial durante su vejez. Aportan seguridad al animal que sabe que nos ocupamos de su bienestar.

Es importante mantener rutinas de aseo, alimentación, ejercicio (físico y mental) ya que aportan seguridad al animal.

No suele ser el momento de grandes cambios (mudanzas, introducción de nuevos perros y otros animales…etc.) El animal nos demanda estabilidad para tener asegurado su entorno y no sentirse desorientado.

En esta etapa, nuestro perro, se puede sentir inseguro ante las novedades por lo que  tampoco se debe quedar solo en lugares desconocidos. Al igual que ocurre cuando era un cachorro, el animal mayor se vuelve más vulnerable y debemos velar por él.

 

En resumen

La vejez es una etapa más en la vida del perro, no una enfermedad. Esta etapa llega en diferentes momentos a distintos perros. Por lo general las razas pequeñas son más longevas que las razas grandes.

Para ayudar y cuidar de forma adecuada a nuestro abuelo canino, no debemos olvidar claves tan necesarias como adecuar el ejercicio físico a su estado de salud, estimular mentalmente mediante juegos, mantener rutinas para aportar seguridad, vigilar su alimentación, darle el cariño que precisa e incrementar los chequeos veterinarios.

Convivir con un perro mayor puede aportar experiencias enriquecedoras y placenteras para ambos y, nuestro perro se ha ganado el derecho de envejecer a nuestro lado.

“Dog´s lives are too short. Their only fault, really” (Las vidas de los perros son demasiado cortas. Su único fallo, realmente) – Agnes Sligh Turnbull.

d3201b9a728340ad026f3dcceac848c2
Ver Post >
Nos cambiamos de casa (con el gato)
img
Rosa Roldán | 20-01-2017 | 07:40| 0

Una de las dudas frecuentes en familias con gato, es cómo ayudarle a llevar mejor el traslado cuando cambiamos de vivienda. Como todo en esta vida, no hay fórmulas mágicas y hay gatos todoterreno que se encuentran a gusto en cuanto aterrizan en la nueva casa, mientras hay otros, que necesitan más tiempo y algo de ayuda adicional por nuestra parte para aceptar el cambio. Hoy os dejamos algunos consejos sobre la mejor forma de cambiar de domicilio cuando vives con un gato.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-gatos/nos-cambiamos-de-casa-con-el-gato/

cache_2465321487
Ver Post >
…“Tranquila, mi perro no hace nada”
img
Rosa Roldán | 19-01-2017 | 08:08| 0

En el paseo de esta mañana, me ha sucedido una de esas situaciones donde te viene un perro de frente y varios metros por detrás, el propietario te dice eso de… “tranquila, que no hace nada”.

No tengo miedo a los perros pero reconozco que, para una persona que les tenga respeto, impone (y mucho) que te vengan de frente 30 kg de pelo, patas y dientes con ánimo de jugar, sí, pero carentes de control.

Pues eso ha pasado esta mañana temprano y se ha llevado por delante a Cata que, al no entender la situación, ha salido corriendo hasta que la he llamado y ha parado en seco, dándome la posibilidad de recuperarla y ponerle la correa.

En realidad la mayoría de estos perretes que llegan así, no tienen ánimo de hacer daño (entiendo que nadie suelta a su perro si no confía en él) pero, al no controlar su fuerza, pueden mostrarse impulsivos y brutos con otros perros y, aunque su intención suele ser simplemente la de pasar un buen rato, por lo general resultan tan invasivos que acaban incomodando o asustando al otro animal, provocando situaciones tensas, o incluso algún conflicto si el otro animal responde en ese momento.

Ras, por ejemplo, tolera a muy pocos perros que invadan su espacio propio por lo que, durante el paseo y ante perros desconocidos, observo primero y si le noto incómodo, me anticipo a la situación y lo llamo a mi lado para evitarle malos ratos.

Que conste que lo de esta mañana, son cosas que nos pueden pasar a todos en el parque pero que, conociendo a nuestro perro y sus reacciones ante diferentes situaciones (perros personas…) podemos prevenir situaciones desagradables para nosotros mismos y para el resto, disfrutando más y mejor del paseo.

69dd2a7cff18ad29064b657097bb60e5
Ver Post >
Observando a mi perro…
img
Rosa Roldán | 18-01-2017 | 07:05| 0

Los perros nos hablan fundamentalmente a través de su lenguaje corporal mientras que nosotros, en demasiadas ocasiones, obviamos estas señales y abusamos de las palabras. Para empezar a entender qué quiere decir tu perro, necesitas pararte a observarlo y aprender a “leerlo”. La postura y el movimiento de su cuerpo, cómo nos observa, la posición de orejas, cola, etc…, te dará una idea de cómo se siente ante diferentes situaciones y cómo puedes ayudarlo en cada una.

Una cola en movimiento no siempre significa alegría (los perros también agitan la cola cuando se sienten incómodos ante un individuo o una situación) pero si somos observadores y sabemos poner esa información en contexto, estaremos dando pasos gigantescos en el conocimiento de nuestro compañero de cuatro patas….

15894731_10210200981794128_1745766682121703674_n
Ver Post >
Para nuevos gateros o los que se lo están pensando….
img
Rosa Roldán | 17-01-2017 | 09:33| 0

Si acabas de incorporar un gato a la familia o estás pensando en hacerlo, ten en cuenta que, como cualquier otro ser vivo, un gato te cambia la vida y la casa sí o sí….

Pronto descubrirás que casi todos los gatos de casa tienen sus momentos de actividad punta a lo largo del día en los que, sencillamente, se activan y les entra la locura felina. Corren, se persiguen, saltan, cazan moscas imaginarias, vuelven a correr, trepan por los rascadores….

Cambian las rutinas (ahora tienes un despertador con pelo), la casa se debe “vestir” para el gato y, por mucho que te empeñes, vas a tener que lidiar a diario con los pelos que sueltan (salvo razas muy concretas que implican otros cuidados).

Vas a descubrir el fascinante mundo de los rascadores, camas y complementos felinos que redecorarán hasta el último rincón de tu hogar. Las ventanas y los radiadores estarán ocupadas por mantas y camitas para el nuevo inquilino y, por supuesto habrá muchos juguetes que aparecerán por todos los lados (incluido bajo los muebles) y, cuya “caza y acecho” hará la delicia de nuestro gato, sobre todo a altas horas de la madrugada.

Si además, alguien te regala o compras algún juguete con ruido, será el preferido por las noches o cuando te sientes a descansar.

Nosotros pensamos que todo este esfuerzo, merece la pena porque recibirás muchísimo a cambio y descubrirás todo lo que tu gato te puede ofrecer si estás dispuesto a asumir el reto.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/antes-de-tener-gato/

img_6653
Ver Post >
Gracias por un más año de sueños
img
Rosa Roldán | 22-12-2016 | 10:08| 0

Como todos los años, el equipo humano y peludo de Perrygatos ha querido hacer algo especial para todos vosotros.

 

Aparte de divertirnos muchísimo durante las grabaciones, la selección de vídeos y el montaje, lo más entrañable ha sido ver a nuestros perros y gatos, decididos a “probar” a qué sabe la navidad….

 

Los auténticos protagonistas son nuestros perros y gatos, verdaderos amigos, maestros y alumnos incondicionales.

 

Por supuesto, también están muchos de los peludos rescatados, que han tenido la suerte de encontrar una familia y un hogar, que han querido compartir su suerte en esta felicitación, y también aquellos que siguen esperando su oportunidad, en su casa que es Guardería Lola y Zar. Si quieres ver el resultado y nuestra cariñosa felicitación a todos nuestros amigos de dos y cuatro patas solo tienes que pinchar en la imagen o AQUI.

 

Felices fiestas y por un 2017 lleno de ilusión y nuevos proyectos.

 

002.jpg
Ver Post >
Una Navidad también para nuestros animales
img
Rosa Roldán | 21-12-2016 | 08:53| 0
Llegan las fiestas navideñas y muchos hogares se engalanan para las celebraciones familiares que están a punto de llegar.
Vistiendo la casa de navidad….
Si vives con peludos y eres de los que no renuncian al placer de vestir de fiesta tu hogar, hay una serie de precauciones a tener en cuenta en estas fechas:
  • Los árboles navideños son una invitación a saltar, trepar o jugar con ellos. Elige aquellos con una buena base estable que evite este tipo de accidentes.
  • Evita las bolas de plástico o cristal ya que, si consiguen tirarlas, al romperse se convierten en peligrosos objetos cortantes. Escoge a cambio las de fieltro o cuerda, menos peligrosas.
  • Las cintas y espumillones brillantes de plástico, pueden producirles asfixia u obstrucciones estomacales e intestinales en caso de ingerirlas. Extrema las precauciones o evítalas si ves que tus peludos se sienten irremediablemente atraídos a intentar jugar con ellas..
  • Las figuritas de los belenes han de estar alejadas del alcance de niños pequeños y animales pues hay algunas de tamaño lo suficientemente pequeño como para ser tragadas y que nos puedan dar disgustos.
  • Los cables y guirnaldas de luces pueden producir asfixia si se enreda con ellos.
  • Evita que juegue, roa o muerda las luces encendidas puesto que podría sufrir una descarga eléctrica y/o clavarse los cristales de las pequeñas bombillas.
  • Siempre que salgas de casa, deja al animal en un lugar seguro, alejado de los peligros y desenchufa las luces para evitar que las muerdan en tu ausencia y te encuentres un disgusto a tu vuelta.
  • Las típicas plantas navideñas como el muérdago, el acebo o la flor de Pascua (Poinsettia) son tóxicas para ellos. Colócalas en lugares donde no puedan acceder los animales.
Dulces y chocolates…
El chocolate contiene un componente que resulta peligroso para los perros, llamado teobromina. Mientras que los humanos la metabolizamos fácilmente, ellos lo hacen mucho más lentamente, lo que permite que se acumule en su organismo hasta alcanzar niveles tóxicos e incluso mortales.
Se trata de un alcaloide perteneciente a la misma familia que la cafeína y incoloro e inoloro, con un sabor ligeramente amargo. Se encuentra presente en el árbol del cacao, y sus semillas, y por consiguiente en los productos del cacao y sus derivados.
Un perro grande puede ingerir mucho más chocolate que un perro pequeño, sin que presente síntomas de intoxicación aunque bastan poco más de 100 mg de teobromina por kilo de peso vivo, para causar efectos tan graves que llegan a comprometer seriamente la vida del animal.
Conviene recordar que los diferentes tipos de chocolate tienen distintos niveles de teobromina. El cacao amargo, el chocolate para cocinar y el chocolate negro contienen los niveles más altos, mientras que el chocolate con leche y el chocolate blanco tienen los más bajos. Para hacernos una idea, el chocolate negro contiene aproximadamente 1,5% de teobromina, unas diez veces más que el chocolate con leche común.
Si tu perro consume una pequeña cantidad de chocolate, probablemente solo sufra de molestias estomacales. Puede vomitar o tener diarrea.
Sin embargo, cantidades mayores, tendrán efectos más graves. En cualquier caso, ante el menor síntoma de los anteriores, lo mejor es no correr riesgos y trasladar al animal inmediatamente al veterinario ya que se trata de una urgencia y la rapidez es vital en estos casos.
Y qué pasa con los petardos y los fuegos artificiales
Aunque a nosotros nos gusten las fiestas, nuestros compañeros de cuatro patas pueden no ser tan amigos de esta celebración. Con los petardos y los fuegos artificiales, son muchos los perros y gatos que se estresan, y presentan síntomas de ansiedad extrema.
Seguramente más de uno habrá visto perros aterrorizados ante algo que no controlan. Entran en auténtico estado de pánico, no ven aunque lleven los ojos desorbitados y caminan pegados a las paredes y al suelo, tirando de la correa en un intento desesperado de volver a casa cuanto antes.
Se vuelve especialmente importante extremar las medidas de precaución si vivimos con un animal miedoso. En estos casos, evita sacarlo de paseo a las horas más comprometidas y, cuando salgas, asegúrate que lleva el collar bien puesto y agarra bien la correa para evitar que el perro salga corriendo y se escape en caso de pánico.
Si eso ocurriera, la única forma de poder recuperar al animal perdido es, si lleva un microchip identificativo implantado.
Generalmente el perro que siente un miedo irracional ante los fuegos artificiales y los petardos, suele reaccionar de dos formas diferentes en función de la situación en la que se encuentre:
  • Intenta esconderse para evitar el problema
  • Sale huyendo para escapar de la situación que lo aterroriza.

El perro que sale huyendo es el que corre más peligro, puesto que su estado de pánico, provoca que no oiga nada, no vea nada y sufra más riesgo de ser atropellado o de perderse y no saber volver a casa.

En la mayoría de los casos, el propio animal dentro de casa, elige un refugio seguro para pasar el “mal rato” de los petardos o los fuegos. Él solito se va al fondo de la casa (normalmente un baño o aseo), donde todos los ruidos se amortiguan y se queda allí tranquilo hasta que todo vuelve a la normalidad. En casos extremos, si podemos anticiparlo, el veterinario puede aconsejarnos sobre el uso de difusores o collares de feromonas que ayudan a calmarse a nuestro perro.
Si el perro, al asustarse, se esconde en otra habitación o debajo de una silla, sofá, etc. no lo fuerces a salir de su refugio. Ese lugar hace que se sienta más tranquilo y lo ayuda a controlar el miedo. Si mantenemos la calma, al cabo de un rato es más que probable que nuestro perro salga de su escondite una vez superada la situación, es decir, cuando se sienta a salvo.
Ahora es momento de prevenir pero, una vez pasadas las fiestas, es más que recomendable ponernos manos a la obra para ayudar a nuestro perro a superar sus propios miedos y afrontarlos de otra forma más tranquila.
Con unas mínimas precauciones, todos, animales y humanos, disfrutaremos mucho más de las fiestas.
15578905_1342382349145426_3635719811517876698_n.jpg
Ver Post >
Disfrutando con tu perro
img
Rosa Roldán | 20-12-2016 | 07:48| 0

Una actividad que podéis regalar a vuestro perro en cualquier momento, consiste en “preparar” un escenario (puede ser interior o exterior) escondiendo pequeños trocitos de comida en lugares diversos y a varias alturas para que tu perro olfatee y ventee. Hemos acostumbrado a nuestros perros a oler a ras de suelo y este ejercicio es una buena manera de invitarle a levantar la cabeza para buscar.

El animalito ha de esperar fuera de la estancia y empezar a buscar una vez le des la señal. Es un juego divertido y de lo más entretenido. Además, una vez finalizado sigue la diversión puesto que el “rastro fantasma” de los premios perdura durante un rato y el perro está entretenido asegurándose que no se ha dejado ni uno sin descubrir.

15380646_10209988557443652_8627387185478320150_n
Ver Post >
Cachorro en casa… Cuándo empezar a educar
img
Rosa Roldán | 23-11-2016 | 08:29| 0

La educación del cachorro empieza desde el mismo momento en que entra en casa por lo que, debemos ser constantes en las rutinas de alimentación, paseo, descanso y juego y hacer partícipe a toda la familia del proceso.

Le toca ser cachorro y debe disfrutar de esta etapa pero también hay que velar por su seguridad física y emocional por lo que es el momento de sentar las bases de lo que será la relación entre el animalito y su guía. No es el momento aún, de enseñar órdenes o conductas (eso vendrá después) sino de construir rutinas de convivencia coherentes para ambos. Si el perro sabe lo que viene en cada momento (comida, paseo, juego, afecto…), aprenderá a esperar y a general autocontrol de forma natural.

Eres su padre/madre, cuidador, modelo de conducta y referencia. Todo eso implica conocer las necesidades y conductas naturales de tu nuevo compañero. Ahora que vais a compartir mucho tiempo y experiencias juntos, es el momento de reflexionar y aprender sobre todo lo que os hace falta para que vuestra vida, juntos, sea estupenda.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/cachorros/

 

cachorros-tiernos-y-felices-imagenes-perros-contentos
Ver Post >
Perros que persiguen todo…
img
Rosa Roldán | 22-11-2016 | 07:27| 0

No hay nada más fascinante para algunos perros, que jugar a perseguir todo aquello que se mueve pues, en el fondo, es un comportamiento innato propio de la especie pero en estos casos, exacerbado.

Cuando vivimos con un perro obsesionado en perseguir todo lo que se mueve, debemos plantearnos varias cuestiones:

¿Qué tipo de rutinas de descanso, comida y sobre todo ejercicio físico, tiene el animal? ¿Son las correctas? Quizá está comiendo poco y hace demasiado ejercicio o no duerme lo suficiente y está reactivo.

¿Realmente el perro está entrenado y hace caso a la llamada?¿Existe un trabajo de educación en educación básica con el animal?

¿Qué otras actividades o retos se le plantean diariamente? ¿Solo sale a correr o además compartimos otro tipo de juegos?

Te damos algunas pistas y consejos en este enlace:

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-perros/mi-perro-persigue-todo/

 

cache_2447676157
Ver Post >