La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

perra

Correas sonrientes y Dana buscando hogar
Rosa Roldán 18-11-2014 | 9:28 | 0

Demasiadas veces escuchamos aquello de “mi perro no deja de tirar” a la vez que vemos al pobre animal limitado por una correa demasiado corta que no le permite alejarse de la rodilla del humano….. No puede olisquear la información que han dejado otros perros en el suelo o en los árboles y tampoco puede alejarse para eliminar (al fin y al cabo todos necesitamos cierta intimidad en determinados momentos)

El paseo se convierte en un auténtico suplicio para ambos. El perro, aún a pesar del dolor, encuentra refuerzo cada vez que tira, puesto que llega antes al lugar que le interesa y la persona que le sigue detrás, termina enfadada y malhumorada. El perro aprende que tirando, consigue el objetivo de llegar antes, así que tira de la correa porque puede y porque nosotros estamos detrás.

Lo ideal es empezar a practicar el paseo desde pequeños y en casa. El collar o el arnés y la correa son elementos extraños los primeros días y no es raro que muchos perros se resistan a dejárselos poner si no han sido bien acostumbrados desde el principio. Elige un collar cómodo o mejor un arnés para dejar libre el cuello del animal y acostumbraos a trabajar con correas largas de unos dos metros que ofrezcan cierta libertad y distancia al perro pero, cuya longitud puedas supervisar por si hiciera falta intervenir en algún momento.

Es importante trabajar el paseo sin tensión de forma tranquila y relajada (tomándoos vuestro tiempo) y en lugares sin demasiadas distracciones al principio (en casa), para irlas introduciendo progresivamente.

Nuestro lenguaje corporal es muy importante. Si vamos tranquilos, con los brazos relajados, la espalda recta y reforzando con una mirada, una palabra o un premio de vez en cuando, los perros responderán bien. Es esencial que los perros estén acostumbrados a mirarnos a los ojos de forma que podamos el refuerzo adecuado a lo que está haciendo. La buena correa durante el paseo, es aquella que describe una sonrisa entre perro y persona, es decir, que va suelta y sin tensión.

Busca ser el “mejor amigo” para tu perro antes que ser simplemente su dueño y empezarás a disfrutar de una nueva dimensión de la relación.

El respeto es la base de la confianza y todo lo que tu perro aprenda a tu lado de una forma amable, quedará grabado para siempre de forma positiva y será más fácil que tu perro responda como esperas y te muestre la conducta adecuada en cada momento, porque hay verdadero vínculo, el perro está a gusto contigo y busca tu refuerzo y el resultado es agradable para ambos.

Dana esta preciosa cruce de boxer de solo 10 meses y 25 kilos de peso busca hogar. Es un amor de perrita y además es preciosa. Es la mejor compañera para los niños y es muy sociable con otros animales.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com o si eres de Madrid y para adopciones Internacionales a dan.asociacion.madrid@gmail.com

Ver Post >
Dando sentido a la educación
Rosa Roldán 13-10-2014 | 2:55 | 0

En Educación Canina tan importante es decidir qué esperamos de nuestro perro como poner los medios para facilitarle la tarea y minimizar errores.

Por ejemplo, en el caso de no permitir subir al animal a la cama o al sofá (y pensamos que mientras el animal no tenga problemas de conducta, el hecho de subir a la cama, no es ni bueno ni malo, puesto que cada casa es libre de establecer sus propias normas de convivencia), tan importante como limitar la acción cuando estamos delante, es procurar que el medio le impida al animal llevar a cabo su deseo de subir, poniendo obstáculos o impedimentos como cajas de cartón o una funda de plástico que resulte desagradable al  contacto.

En caso contrario, el animal aprenderá a no subir en nuestra presencia pero aprovechará para explayarse cuando nadie observe, como ocurre en el vídeo.

KIM es una princesita de tres meses, actualmente en acogida tras ser recogida en la carretera a punto de morir. Busca hogar definitivo pues es demasiado pequeña para estar en residencia.

Esta preciosa mestiza de labrador negro es muy lista y le encanta aprender. De mayor será de tamaño grande.

CONTACTO: dan.asociacion.madrid@gmail.com ó dan.asociacion@gmail.com

Ver Post >
Mi perro persigue todo lo que se mueve
Rosa Roldán 16-09-2014 | 9:02 | 0

Es una de las consultas más repetidas y que más preocupan a los propietarios. Realmente, no hay nada más fascinante para muchos perros, que jugar a perseguir todo aquello que se mueve pues, en el fondo, es un comportamiento innato propio de la especie pero en estos casos, exacerbado.

Estos animales adoran correr tras casi todo lo que se mueve: Personas haciendo deporte, ciclistas, motos e, incluso coches con el consiguiente peligro para su seguridad así como toda clase de animales, especialmente, gatos. El problema está en que no solo persiguen, sino que al lograr atrapar sus “presas” (ya que así es como los ve) puede causarles daños graves, dada la excitación del momento.

Cuando vivimos con un perro obsesionado en perseguir todo lo que se mueve, debemos plantearnos varias cuestiones:

¿Qué tipo de rutinas de descanso, comida y sobre todo ejercicio físico, tiene el animal? ¿Son las correctas? Quizá está comiendo poco y hace demasiado ejercicio o no duerme lo suficiente y está reactivo.

¿Realmente el perro está educado y hace caso a la llamada? ¿Existe un trabajo de educación en obediencia básica con el animal?¿Qué otras actividades o retos se le plantean diariamente?

¿Solo sale a correr o además compartimos otro tipo de juegos?

En los casos de perros adictos a perseguir todo lo que se mueve, lo menos recomendable es “entrenar” este instinto, mediante juegos de caza como la pelota el frisbee o los palitos. Hay perros totalmente obsesionados, hasta el punto de no saber parar y hacer caso omiso al resto del mundo. Para ellos, este deporte es un juego de caza que no acaba nunca. Si además lo potenciamos y es la única actividad que compartimos con él, además de estar físicamente preparado para afrontar cada vez mayor intensidad, no entenderá que nos enfademos cuando haga gala de sus habilidades en público corriendo detrás de algo o alguien.

Del tema concreto de perros adictos a las pelotas ya dedicamos un post hace un tiempo

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-perros/perros-y-pelotas/

La manera de enseñarle a controlar este “nervio” ante posibles presas (es decir, el instinto de caza) es darle herramientas para que pueda gestionar ese exceso. Paseos y ejercicio controlado y, sobre todo, trabajo de “pensar” como puede ser obediencia, rastreo, Agility….

Si seguimos potenciando su instinto de caza, no debe extrañarnos las conductas que nos muestra. Sólo si le damos una alternativa válida, podremos pedirle que cambie de comportamiento.

El consejo es reducir poco a poco los juegos de caza ya que son lo que menos nos interesa de nuestro perro. No se trata de blanco y negro, es decir, no los cortes de raíz ya que confundirías y frustrarías a tu perro. Se trata de usar el sentido común e ir reduciendo lanzamientos mientras, a cambio, introducimos juegos de busca y olisqueo (puede buscar la pelota o el palito o chuches) u otras actividades de concentración mental. Te dejamos varias propuestas aquí:

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-perros/juegos-de-perros/

Gilda tiene 7 meses, pesa 8 kg y apenas levanta 40 cm del suelo y necesita un hogar. Tras ser rescatada de la perrera y, una vez en la residencia, nos ha demostrado que es un animal extrovertido, alegre y muy simpático deseando agradar. Ahora necesita una familia que le de la oportunidad de demostrar todo lo que es capaz de hacer. En las fotos, el antes y el después con una diferencia de apenas cuatro días sabiéndose a salvo y con rutinas claras de descanso, comida, estimulación y ejercicio.

dan.asociacion@gmail.com

Ver Post >
Perros atados y Gilda esperando un hogar
Rosa Roldán 09-09-2014 | 8:20 | 0

Los perros son animales sociales y, como tales, necesitan de la compañía de personas u otros animales para vivir en correcto equilibrio. No nos gustan los perros que únicamente viven en un jardín o en una finca, solos. Y menos verlos sujetos con cadenas, por largas que sean. Son animales de miradas tristes, con vidas poco interesantes que suelen desarrollar muy pronto conductas inapropiadas como hacer la valla, ladrando a todo lo que se mueve o, escarbar la tierra, como forma de entretenerse. Este último motivo suele ser el que provoca que terminen atados.

En los peores casos, se pueden llegar a producir autolesiones por lamido excesivo, estereotipias y comportamientos compulsivos tales como ir de un lado a otro o girar en círculos para morderse la cola, llegándose a causarse graves heridas. Este tipo de comportamientos suele motivar el abandono del animal o su sacrificio por considerarlo un caso perdido cuando, ni mucho menos, es así.

Todos los perros necesitan explorar nuevas zonas. Imaginaos estar siempre encerrados en los mismos metros cuadrados. Por grande que sea la finca, terminas por aprenderla de memoria y se vuelve una cárcel, grande sí, pero cárcel al fin y al cabo.

Gilda es una hembra cruce de Grifón de solo 7 meses y de tamaño pequeño. Es tan solo una cachorra que lleva prácticamente toda su vida en la perrera esperando una oportunidad. Por anteriores experiencias os diré que son animales que se pueden recuperar con un poquito de tiempo, cariño y paciencia pues conocen al ser humano pero les queda aprender a confiar en nosotros.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

Ver Post >
Menos palabras con tu perro y Asia buscando hogar
Rosa Roldán 17-07-2014 | 2:52 | 0

En la relación con nuestro perro, abusamos de las palabras demasiadas veces, cuando en realidad, el lenguaje hablado suele ser de escasa utilidad para el animal. Cuantas veces te has sorprendido repitiendo aquello de “Toby sienta, sienta, sienta…. que te he dicho que sientes…” Así conseguimos como mucho que el perro aprenda que, sentarse, implica que repitamos la señal cinco veces.

Si estamos iniciando un nuevo ejercicio, es preciso establecer una vía de comunicación entre nosotros, de forma que el perro reciba el mensaje de forma clara e inequívoca y el lenguaje corporal es mucho más claro para él. El vídeo que ilustra esta nota explica claramente cómo ve el mundo nuestro perro y, lo que es mejor, como nos ve a nosotros. Ya lo hemos usado anteriormente pero es un trabajo de gran calidad que merece la pena recuperar.

En definitiva, lo que viene a decir es que podemos moldear la conducta del animal mediante actos o señales y no con tantas palabras. Los perros son mucho más visuales que nosotros y un simple gesto es para ellos mucho más comprensible.

https://www.youtube.com/watch?v=D2-jNjwLWxI&hd=1

Asia aún tiene mucho camino por delante. Rescatada de la perrera, empieza a conocer el mundo y a confiar en las personas. En las fotos, Asia conociendo a los felinos Félix y Kety también en adopción…

Si quieres ayudar apadrinando o adoptando a cualquiera de ellos, escribe a dan.asociacion@gmail.com

Ver Post >