Poetas. Cuestión de Estilo.

.

Ay. Vivo en una ciudad pequeña (Logroño) donde, ya de primeras, hay seis editoriales que se dedican en parte o por entero a la poesía (4 de Agosto, AMG, Pepitas de Calabaza, Emilianenses, Fulgencio Pimentel, Sin Índice…), dos importantes revistas de creación literaria: Fábula y Codal, y un par de festivales de poesía relevantes a nivel nacional: Las Jornadas de Poesía en Español y Agosto Clandestino. Como es de imaginar, también tenemos colectivos literarios, fanzines, bares y otros locales de diversa índole que programan eventos literarios como jams de poesía,etcétera. Hablo de una ciudad de unos ciento cincuenta mil habitantes.

.

Empiezo diciendo esto para crear un microcosmos. También podría hablar de mi muro de inicio de Facebook y el microcosmos literario-intelectual que hay ahí formado.

.

Los poetas somos pocos, pequeños e invisibles para el resto. Hablamos de literatura entre nosotros, conocemos las editoriales, nos compramos (y comparamos) los unos a los otros y envidiamos a esos que salen en revistas o publican en editoriales grandes. Fuera, en el autobús urbano, las editoriales grandes son también minúsculas, como nosotros, y esas revistas de las que hablamos ocupan (si lo hacen) un lugar mínimo en los kioscos. En definitiva: fuera de nuestro círculo todos estamos en ese mismo nivel de nada.

.

En un campo tan difícil, ¿cómo no van a surgir las rivalidades?  

.

.

Rivalidades y camaradería.

.

Si bien surgen rencillas entre poetas, personalmente destaco que éstas no surgen a título personal, sino que se crean a partir de ciertos grupos (habrá quien los llame generaciones). A modo de ejemplo pondré la ciudad donde viví durante mis años en la universidad: Valladolid. Allí formé parte del colectivo literario COLMO (organizador del Festival de la Palabra Versátil.es, junto al profesor Javier García Rodríguez), y si bien se trataba de un grupo muy ecléctico de poetas y narradores, (muchos de ellos inéditos, sobre todo en los inicios del colectivo), nunca he notado ninguna especie de odio, envidias o competitividad entre nosotros. COLMO se extinguió, pero no así los grupos literarios en Valladolid. Ahora mismo se reúnen muchos poetas de la ciudad en las jams de poesía Susurros a Pleno Pulmón, con los poetas Jorge M. Molinero y Rufino U. Sánchez al frente y, lejos del odio, este grupo de poetas y microrrelatistas, también inéditos en su mayoría (o autoeditados), luchan por mantener con vida la creación poética en una ciudad donde cada vez se ponen más trabas a la realización de actividades culturales: Valladolid.

.

Tampoco hablaría de rivalidad entre COLMO y Susurros…, pero sí noto una especie de barrera fronteriza. Dentro del respeto sí me parece notar un cierto “los otros” mutuo. Quizá dos maneras diferentes de ver y entender la poesía y actuar. COLMO, universidad; Susurros, bar. No lo sé.

.

En Logroño, sin embargo, sí es conocida por todos la rivalidad (quizá aquí sí entendida como enemistad) entre los organizadores del Agosto Clandestino y los de Las Jornadas de Poesía en Español. Pero lejos de tratarse de temas personales (cosa que desconozco y donde por supuesto no me meteré), creo que en temas de poesía hablamos siempre de Cuestión de Estilo.

.

El mundo de la poesía es un pueblo. Parece que tienes que ser como todos pero a la vez destacar del resto. Es un instituto de secundaria a la hora del almuerzo, donde todos nos separamos por grupos. Los populares, los marginados, los góticos, los alternativos. En este instituto todos nos separamos por grupos, digo, pero todos queremos ser, al mismo tiempo, el raro que está fuera de todo esto. Ese chico raro de la última fila que no habla con nadie y tiene, ¿qué? ¿talento? ¿carisma?

.

El raro, el invisible, es aquí el que más destaca. Y a eso aspiran los poetas. (Nótese que ahora me mantengo al margen).

.

.

Poesía y personas difíciles.

.

El público es difícil. Punto uno: ¿Quién lee poesía?

.

En nuestro círculo, en nuestro muro de inicio en Facebook y entre nuestros colegas de jams y talleres de creación, nos parece, como decía antes, que la poesía está de moda, que todos saben quién es David González o Luna Miguel; y La Vida Rima, el Cangrejo Pistolero o la editorial Origami. Pero lo cierto es que en las librerías no hay apenas espacio para Machado o Visor.

-

Llegar a la gente que está fuera de esto es difícil, empezando por la distribución casi inexistente que tienen las propias editoriales de poesía.

-

Por otro lado, ¿la poesía tiende a a atraer a personas difíciles?

-

Bueno, habría que matizar qué se entiende por “persona difícil”, por supuesto, pero así a bote pronto (que nos entendemos todos) podría decirse que sí. Pero ¿cómo no va a ser así si la poesía que llega a los chavales es la decimonónica que se estudia obligada en los colegios?

-

La poesía nos llega como algo cursi, enrevesado, de raros, desfasada y ripiosa, en una actualidad regida por el estética cinematográfica (de novelas -best sellers- escritas para ser llevadas al cine), la inmediatez en las comunicaciones y la exaltación de la vulgaridad, la superficialidad y la incultura en televisión (creo que ni siquiera es necesario poner ejemplos).

-

No hay espacio para el yo ni intimista ni subjetivo aquí. Incluso muchos poetas lo repudian, defendiendo una nueva poesía directa, lejana a la metáfora, que hable en primera persona del plural para luchar contra las injusticias. (Esto no rima, por ejemplo, la antología de “poesía indignada” que coordinó Abel Aparicio para Origami). Y vuelvo ahora a la rivalidad como cuestión de estilo. Los sucios, los surrealistas, los posmodernos, etc. Parece que no se puede ser de unos sin repudiar al resto. A mí me ha acusado de “falsa poeta” (calificativo bastante idiota, la verdad) un poeta de sonetos, alegando que no puede ser considerado poesía aquello que esté escrito en prosa, por ejemplo.

-

El problema de la poesía, me parece mí, es que todo el mundo puede escribirla porque no hay límites de estilo y puntuación. En la narrativa sí se puede decir claramente que algo está mal escrito si los signos de puntuación están puestos incorrectamente o hay errores de sintaxis, pero en la poesía, en cambio, todo esto puede desaparecer. Cualquiera puede pulsar intro en un texto narrativo y llamar a esto poesía. Puede, además, crear un blog, colgar estas creaciones y ganar cierta popularidad (aka 100 seguidores). Incluso puede autoeditarse un libro y llamarse a sí mismo poeta.

-

Por eso es tan necesario para el poeta destacar, demostrar que vale y que tiene tanto derecho como otros a estar publicado en una u otra editorial y ganar éste o aquel premio literario. Y por eso, en definitiva, surge la competitividad, la envidia y las malas relaciones entre poetas.

-

-

-

Os dejo con Michael McClure recitando para un público muy difícil:

.

Hoy, Segunda Jornada de Voces del Extremo en Logroño:

Hoy, desde las seis de la tarde en el Ateneo Riojano (C/ Muro de Cervantes 1, 1º) podremos escuchar a los siguientes poetas:

 

Albert Lladó

Nicolás Asensio

César Saldaña

Begoña Paz

Josu Moracho

Antonio Martínez I Ferrer

Conrado Santamaría

J. Miguel Alonso Chávarri

Jesús Vicente Aguirre

Antonio de Benito

Ana Alcaraz

Alberto Gil-Albert

David Bobis

Elvira Lozano

Matías Escalera

 

A partir de las once de la noche el escenario se trasladará al café El Viajero, donde se rendirá homenaje a los poeta de Voces del Extremo con el espectáculo “Canzioncill@s” de la mano de Alberto Vidal, Fernando Almañac, Raúl Jiménez, Eusebio Díez y Amelia Combarros.

También participará el músico-cuentacuentos-performancero Mario San Miguel.

Voces del Extremo, vuelve a Logroño.

Del 1 al 4 de Diciembre el Ateneo Riojano se llenara´de poesía.

 

Hablemos de insectos. (vídeo)

Sólo tenía el título, y no era éste sino “Peluches en los Coches”. Me hizo gracia cómo sonaba. Se me ocurrió alrededor de la semana de San Mateo (las fiestas grandes de Logroño), volviendo a casa de estar pegando carteles anunciadores de la presentación de La Involución Cítrica. Así que hace poco más de un mes de aquello. Mi forma de concebir el tiempo es muy difusa. Siempre me parece que hace mucho más, pero no que los días hayan pasado más despacio. Me fijé en varios coches aparcados. Daba la casualidad de que todos tenían peluches horteras decorando la parte de atrás. Peluches realmente feos. Me pregunté por qué se considera al peluche elemento decorativo de automóvil. Como esos dados horrorosos que cuelgan de algunos retrovisores. ¿Por qué? ¿Nadie ha pensado nunca en ello? El coche es ya de por sí asfixiante por su aspecto de cabina. Por qué abarrotarlo entonces con criadores de polvo. Pienso en niños. Pero los coches que más peluches llevan no son familiares, sino primerizos: contienen a su primer conductor: joven, dieciocho años mínimo, post-adolescente. Esa etapa. Quizá sí son niños. Niños que follan en coches repletos de peluches horteras. Se me antoja dantesco. Como practicar sexo en un Chiquipark, un Toys ‘r Us o, como decía el Chivi, en los servicios de un Mc Donalds. Peluches en los Coches. Buen título para un poemario. Tengo que escribir un poemario. Acaban de publicar La Involución Cítrica y tengo que escribir un poemario. Me lo comentó Nerea a finales de agosto, en otro acto poético en el que coincidimos. Me habló de Cartonerita Niñabonita y me propuso publicar con ellos. Cartonerita Niñabonita necesitaba sangre fresca. No me lo dijo así, Nerea no es caníbal. Me dijo que querían publicar a autores jóvenes, que les enviara un poemario porque era posible una publicación. Desde aquí, gracias Nerea. No sé si mirar hacia algún lado. Qué raro es esto de estar en una pantalla. Gracias, darling. El problema era el siguiente: no tenía nada escrito. Sí, cosas escritas muchas, ¿pero para otra publicación? Ya había pulido varios de mis últimos poemas para La Involución. No me parecía justo abrir el baúl de los recuerdos y seleccionar los que había rechazado para La Involución y otros proyectos. Esta editorial de la que me hablaba Nerea tenía un nombre demasiado bonito, puro y virginal como para entregarle las sobras de nada. Así que mentí. Dije “Tengo algo que enviar” cuando en realidad estaba diciendo “Escribiré algo”. Un mes después sólo tenía el título. No tendrán prisa, pensé. Ya lo escribiré. Pero entonces, ya en Bayreuth, David (Giménez) me comentó por Internet: La presentación de tu poemario y del de Nerea será en Artefacto. Jorrrrl. Escribir. Qué.

a) Hay dos arañas enormes en mi habitación. Con una de ellas me desperté el otro día. La tenía caminando sobre mi espalda. Quizá no fuera demasiado problema sino padeciera aracnofobia desde niña.

b) Estoy viviendo en una pequeña ciudad alemana y me siento extranjera, con todas las letras. La naturaleza lo rodea todo. Estoy rodeada de belleza, pero también de insectos.

c) Tengo que matar arañas si quiero poder vivir en este apartamento. Cuando consigo matar la primera (con Hugo Deep Red; después ya me compraría insecticida), termino vomitando: además de tener un miedo irracional, resulta que soy una puta hippie. Veo a la araña deshecha. No sé de qué está compuesta la colonia Hugo Boss pero la ha disuelto. Las patas de la araña se han soltado del cuerpo. Me quedo mirando. Oigo el latido de mi corazón, algo que no soporto. Pienso en la muerte y en un folleto que me entregaron dos testigos de Jehová o de otra religión con complejo de comercial del Círculo de Lectores: “What happens to us when we die?” Pregunta el folleto, como si yo pudiera tener la respuesta: Qué nos ocurre cuando morimos. Responde con una cita de la biblia (Eclesiastes 9:5): “Los muertos… no son conscientes de nada en absoluto”. Esto no me agrada. Continua el folleto: “Desde que morimos no podemos pensar, sentir o experimentar nada.” (Salmo 146:3, 4). Me cago en la puta. Era lo único a lo que podría agarrarme. Si hay algo a lo que temo más que a las arañas es a la muerte. ¡Y ahora ni la Biblia me ampara!

La araña ha muerto. Ya ni siquiera es una araña. Se ha evaporado como si nunca hubiera estado aquí. Quizá mi miedo sea tan irracional que es psicosomático. Las arañas nunca estuvieron. No existen. Sólo eran una prueba para superar mis miedos, que no tienen tanto que ver con los insectos como con la comunicación.

d) Babel. Erasmus. Salgo con unas chicas erasmus y españolas. Conocemos a unos alemanes que hablan español pero con acento mexicano unos, boliviano otros, porque pasaron el año anterior en Sudamérica. En un mismo salón fluye el español, el inglés y el alemán. Nos “hacemos entender” entre nosotros. Pero qué coño es eso de “hacerse entender”.
Así que tengo: Arañas. Muerte. Idioma.

¿Y si hago del tiempo -mi mayor enemigo- un insecto? Convierto a Saturno en araña y escribo un poemario desde el punto de vista de una Ops atormentada. Ops diosa de la fertilidad casada con Saturno, que se come a sus propios hijos.
Ops piensa:

“Siempre te he querido más que a nuestros propios hijos. Productos de un don que me acompleja /

que me hace ser deidad pero no ave

sino complejo ornitológico de corral /”

Mi Ops se siente “esposada a la prisa /

y el deterioro.”

Se pregunta si podría vencer al tiempo comiéndose a sus niños. Comiéndose un McAbro Menú Infantil: un Happy Meal.

Todo es infantil. Aquí en Bayreuth como extranjera: estoy aprendiendo a hablar. También sigue habiendo peluches. Los coches aparcados cerca de los apartamentos universitarios y las facultades los tienen.

“Los coches suenan igual en todas partes los días de lluvia”.
Y los peluches, como todos los muñecos, tienen ese carácter de incorruptibilidad. Pienso en accidentes mortales de coche causados por escape de CO2.

“El aire me quita la vida y me duermo y los muñecos

me sobreviven.”

Los peluches en los coches constatan que somos presos. Como el poema “Cajas” de Ángel Guinda. Vivimos en cajas. Salimos de unas para meternos en otras. El peluche de feria que termina en un coche, también: Desde la parte de atrás ve alejarse el camino. Se siente preso del mismo modo que se sentía preso en la máquina de la que fue sacado con un gancho.

En todos sitios nos sentimos igual porque no podemos escapar de nosotros mismos.

Así que la mayor parte de Happy Meal ha sido escrita un domingo de resaca: El final de la primera semana en Bayreuth. Con el suelo de moqueta impregnado de insecticida. Los consejos familiares: “aprovecha el tiempo; no pierdas el tiempo”.

Happy Meal podría ser también La pesadilla de Lolita. Cierro el poemario con un relato que escribí hace un par de años: “Moscas y Veneno”*. Ese relato podría haberse titulado así: La pesadilla de Lolita. El miedo de Lolita a perder su encanto infantil, a corromperse, en una piscina llena de insectos muertos.

Antes de enviar Happy Meal a David, se lo envié a Valle Camacho, mi madre, pero también una genial ilustradora y, si yo escribí el poemario en un fin de semana, ella lo ilustró en una tarde. El modo en que había representado mis poemas me dejó alucinada. No sólo por la calidad (conozco a mi madre desde que nací, ya sabía que era una gran artista), sino porque había entendido Happy Meal a la perfección. Necesitaba insectos y terror, pero también un toque naif. Imprescindible representar el carácter infantil.

Happy Meal es el miedo de quien ha llegado al mundo y empieza a aprender qué es la vida y se pregunta por qué el tiempo no se puede detener.

Visto así parece otro folleto de testigos de Jehová, con la diferencia de que yo no doy respuestas. Ops tampoco. En la primera clase de Artes del Libro, hace siete años, en la Escuela de Arte, Julio Hontana nos dijo que lo que diferenciaba al bachillerato de artes del resto de bachilleratos, era que el resto buscaba respuestas, al contrario que nos-otros, a los que se nos pedía que planteáramos preguntas. Y eso es lo que sigo haciendo desde entonces, desde el arte, la filosofía y la poesía.

*Finalmente, por problemas de maquetación, extensión y logística, Moscas y Veneno tuvo que ser retirado de Happy Meal.

Happy Meal, mi nuevo poemario, este lunes en La Gota de Leche.

De la mano de la editorial zaragozana how to make a gif llega Happy Meal, una plaquette compuesta de: poemas onírico-caníbales de servidora e ilustraciones aracno-surrealistas  de Valle Camacho.

Se presentara´ el lunes 21 de Noviembre a la ocho de la tarde en La Gota de Leche (C/ Once de Junio, 2. Logroño) dentro del festival de cultura joven Artefacto junto a la plaquette X e Y de Nerea Ferrez.

Os dejo un breve adelanto en forma de vídeo, realizado por el siempre magnífico y encantador artista Óscar R. Cardeñosa:

 

underground aganist kindle

 

¡acaparando Artefacto!

 

Artefacto sigue, ¡y cómo
sigue!

La verdad es que con el
recorte presupuestario y todo ese rollo, parecía que este año la
cosa iba a flojear bastante, pero ha resultado ser todo lo contrario.
Los contenidos sí pueden resultar un poco más underground:
libros cartoneros, publicaciones gratuitas digitales… por
ejemplo, pero también más potentes.

Para
empezar, para este jueves día 17 de noviembre, está programada una
mesa redonda más que necesaria en estos tiempos que corren. Y no, no
es sobre la puta crisis, sino sobre Literatura
e Internet
. Contará con la presencia de Ediciones Emilianenses, que
presentan su nueva plataforma de difusión literaria por Internet;
los cómics digitales de Pedro Espinosa y César Galiano para la
editorial El Cangrejo Rojo; la web de Editorial Buscarini y chan
chananan chan chana nana chaaan: Momentos Extraños, el grandísimo
libro de relatos de Pepe Pereza, publicado exclusivamente en digital por Groenlandia y en el que colaboro como epilogadora.
 


La cita será el 17 de Noviembre a las ocho de la tarde en La Gota de Leche

 

(C/ Once de Junio, 2. Logroño)




El
18 de noviembre, como ya adelanté hace un par de días, se presenta
el cuaderno de poesía escrita por jóvenes riojanos Ahora. 11 poetas
en el 2011
(Ediciones del 4 de Agosto). Puedes ver toda la
información pinchando en este enlace.
Será el 18 de Noviembre a las ocho de la tarde en el Ateneo Riojano

 

(C/ Muro de Cervantes, 1 – 1º. Logroño)




el 21 de Noviembre…


Los
libros cartoneros llegan a Artefacto de la mano de la editorial
zaragozana Cartonerita Niñabonita, que presentará sus dos últimos
libros: X e Y
de Nerea Ferrez y Happy Meal
de aquí una servidora.

¿Happy
Meal
? ¿Qué tiene esta tía con
Mc Donalds?
Happy
Meal
es un McAbro menú infantil. El miedo al paso del tiempo.
Saturno comiéndose a sus hijos. ¡Ñam!

Regreso
al olimpo de los dioses y lo onírico. No recurro a los clásicos.
Hago ¡pop! Y pongo a Devendra Banhart. Insecticida y arañas
asesinas. Transformaciones violentas y tan inanime tú tan Samsa, me
despierto ¡Ops! Inánime pero corrupta como un peluche de feria que
huele a gasolina.

Happy
Meal
está ilustrado por Valle Camacho y m
aquetado por Óscar R. Cardeñosa, lo que convierte esta
plaquette
cartonera en una auténtica joya.

Como
al resto de eventos a los que me encantaría acudir, a éste tampoco
podré hacerlo debido a la distancia, pero tendré mis quince minutos
de gloria gracias a las nuevas tecnologías. Hablaré del libro desde
Bayreuth hasta Logroño teletransportada por una pantalla para todos
los asistentes
.

¡Espero
que vayáis y me contéis qué tal ha ido!




Y,
para terminar con mi nueva faceta acaparadora de Artefacto, quiero
citaros el día 25 de noviembre, Viernes, a las ocho de la tarde, de
nuevo en La Gota de Leche, para la presentación del último número
de la revista literaria Portales.
 

Este
número tiene una especial importancia para mí porque en él se
publicará mi poemario A la memoria de los peces,
por el que gané el VI Concurso de Poesía ImaginArte.
Aunque el
fallo nunca se hizo público ni el premio metálico
,
al menos han tenido la decencia de publicar el poemario. Gracias.



Lo dicho, espero que podáis acudir alguno (¡o a todos!) de estos actos, más que nada para que me contéis después. 

;)

Fucking Freak. La Involución Cítrica ha visto la luz.

He conseguido reactivar mi cuenta en La Rioja. En 2009 cambió el sistema, me hice un lío y al final este blog quedó en ese limbo donde placen los blogs abiertos pero estancados en una fecha concreta. No obstante, he seguido viva virtual y realmente. Por un lado, no he dejado de actualizar mi blog La Niña de las Naranjas en su versión de Blogger.com, y, por otro, muchas de mis expectativas literarias se han visto cumplidas en estos dos años de ausencia: En 2010 resulté ganadora de las X Becas para Proyectos Artísticos de Jóvenes “Con Proyección” en la modalidad de literatura por mi libro La Niña de las Naranjas. Palabra de Awixumayita, que salió publicado en noviembre de aquel año.

El año anterior me presenté a ese mismo concurso con La Involución Cítrica. Podéis leer sobre el tema en este mismo blog: “Proyecto“.  No gané, pero un año después la editorial jerezana Origami se interesó por él y ahora puedo decir con orgullo que ha sido publicado.

A continuación os dejo el cortometraje de animación que ha realizado el artista Óscar R. Cardeñosa basándose en uno de los textos que componen La Involución Cítrica: Fucking Freak.

Espero que lo disfruten:


Si os interesa adquirir el libro podéis pedirlo directamente a la editorial siguiendo este enlace  o pidiéndolo en alguna librería.

 

  • Tïtulo: La involución cítrica.
  • Autora: Adriana Bañares Camacho.
  • Editorial: Origami.
  • ISBN: 978-84-938996-7-7.
  • Año: 2011.
  • Género: Visceral.
  • Precio: 10 euros.

 

V agosto Clandestino. Poetas en La Rioja

Este agosto que se acerca será el quinto Clandestino, y entre sus cómplices se encuentran dos poetisas que me gustan especialmente y a quienes ya pude escuchar recitar en el último Versátil.es: Yolanda Castaño (Santiago de Compostela, 1977) y Sofía Castañón (Gijón, 1983).


A parte de estas dos joyitas a quienes recomiendo fervientemente escuchar, leer, ver, el resto del cartel del V Agosto Clandestino (que este año, todo hay que decirlo, luce un diseño digno de mención, mucho mejor que la imagen emo punketa de la anterior edición), se caracteriza por su evidente endogamia.


Odón Serón repite, aunque esta vez no como poeta sino como músico del grupo El Cuarto Verde y presentador el día 13 de Mariano Peyrou y la ex presidenta del Ateneo Riojano María José Marrodán. Sonia San Román también repite, no como poeta, pero sí como presentadora el día 6 de Luis Bagué Quílez, Joaquín Juan Penalva y Sofía Castañón.


Estas jornadas las organiza Ediciones del 4 de Agosto, editorial riojana liderada por Enrique Cabezón, quien en su día fue calificado como “El Da Vinci de Logroño”, y que este año podremos ver en todas sus facetas creativas (menos en la que más nos interesa, la poética): como diseñador gráfico, maestro de ceremonias, y músico (Enblanco), compartiendo escenario con el ya citado Cuarto Verde, en la mítica sala Biribay Jazz Club, donde es necesario prostituirse o vender un riñón para tomarse una puta cerveza.


Sin más dilación, y porque ya son las 4 y pico de la mañana, os invito a todos ustedes, lectores y amantes de la poesía, a acudir a los actos del V Agosto Clandestino.

Programa completo:

Martes, 4 de agosto. IRJ, 20.00 horas.
YOLANDA CASTAÑO
Presenta: Enrique Cabezón
*

Jueves, 6 de agosto. IRJ, 20.00 horas.
LUIS BAGUÉ QUÍLEZ
JOAQUÍN JUAN PENALVA
SOFÍA CASTAÑÓN
Presenta: Sonia San Román Olmos
*
Del 7 al 31 de agosto. Museum Pub&Café. 16.00-02.00 horas.
EXPOSICIÓN: MÚSICA PARA TUS OJOS
Diseño discográfico: Enrique Cabezón, Óscar Ortega y Víctor Zapata
*
Jueves, 13 de agosto. IRJ, 20.00 horas.
MARIANO PEYROU
MARÍA JOSÉ MARRODÁN GIRONÉS
Presenta: Odón Serón
*
Viernes, 14 de agosto. Santo Domingo de la Calzada (lugar por determinar), 20.00 horas.
PLANETARIO. SIETE POETAS DESDE EL PLANETA CLANDESTINO
*
Jueves, 20 de agosto. IRJ, 20.00 horas.
Viernes, 21 de agosto. Salón de Actos. Centro Municipalde Cultura. Haro, 20.00 horas.
Sábado, 22 de agosto. Cafetería La Comedia. Calahorra, 20.00 horas.
EDUARDO MILÁN
EDUARDO FARIÑA
*
Jueves, 27 de agosto. IRJ, 20.00 horas.
BÁRBARA MINGO COSTALES
DAVID CÁNOVAS WILLIAMS
Presenta: José Luis Pérez Pastor
*
Viernes, 28 de agosto. Centro Joven (Arnedo), 20.00 horas.
ATADOS EN CORTO: POESÍA Y CINE
Proyección de cortometrajes y mesa redonda
*
Sábado, 29 de agosto. Biribay Jazz Club, 22.30 horas.
Fiesta de Clausura, en concierto:
ELCUARTOVERDE
ENBLANCO

Cata de Cuentos

Dentro del programa Quedamos? del Área de Juventud del Ayuntamiento de Logroño se han programado diferentes actividades culturales durante el presente verano en La Gota de Leche. La primera de ellas tendrá lugar mañana martes 7 de julio a las 21.00 h. y será una Cata de cuentos que combinará literatura y vino. Un cuentacuentos (Carles García) y un enólogo (Gonzalo Gonzalo) darán a conocer al público asistente un curioso maridaje entre vino y literatura. Edgar Allan Poe, Roald Dahl y Cristina Peri Rossi serán algunos de los escritores cuya obra será leída al público mientras se catan diferentes vinos, como serán un blanco, dos tintos y uno dulce. Los cuentos transcurren por los territorios de las sensaciones que ofrecen los vinos, de modo que su cata ayudará a trasladarse al escenario de la fantasía. La interacción entre autor y lector será potenciada a través de un cuentacuentos y acompañada por los aromas y sabores del vino, creando una atmósfera especial en la propia cata. Con un toque de imaginación Carles García y Gonzalo Gonzalo realizarán mañana una cata literaria, una Cata de cuentos a partir de las 21.00 h. en La Gota de Leche. La entrada es libre hasta completar el aforo. Y el próximo martes 14 de julio, en el mismo lugar y a la misma hora, Cata de poesía.

No termino de entender (o igual no quiero) por qué, si no todo, casi todo lo que se hace en Logroño tiene que ver por a o por b con el vino…

Freud y la adolescencia.

Azucena Escalona Baños.
Reseña publicada en el número 26 de la revista literaria Fábula.

A pesar de su juventud, Adriana Bañares Camacho (Logroño, 1988), ha visto publicados sus relatos en revistas literarias como Fábula, Portales, Fedra (México) y en el diario digital chileno El Rancahuaso y en fanzines como Poemas de la Chica de la Curva, Degeneración espontánea, Gárgola Vacas y Jamais Vu. Además, entre los años 2003 y 2006 fue premiada en varios concursos en la modalidad de relato breve y siendo una adolescente, con 17 años, publicó ésta, su primera novela La soledad del café , hoy reeditada por tercera vez por Ediciones Emilianenses.

Y es que la novela tiene mucho de controversia y de impenetrabilidad de la adolescencia. La historia transcurre en un ambiente onírico y a veces opresivo, bajo el manto protector de Freud y el psicoanálisis. Su protagonista, Nístrim, una joven adolescente, realizará un viaje interior, una búsqueda o quizá una huida de sí misma a través de turbulentos ascensores que no son sino el reflejo de sus propias sacudidas existenciales.

De forma totalmente consciente, escapan del subconsciente los tópicos adolescentes del sexo, la preocupación por el aspecto exterior, el suicidio, el feminismo, la crítica a la sociedad, a los padres, a la iglesia… todo aderezado con una pizca de desgana y grandes dosis de resentimiento hacia todo y nada en concreto.

Más que de una estructura preconcebida, la novela se compone de un continuo fluir de pensamientos en un periodo de tiempo un tanto indefinido.

Como el café, esta novela deja en el lector un denso poso, el de la fuerza de sus imágenes y también un fuerte contraste entre la juventud de la autora y la rotundidad de sus afirmaciones.

Sin duda, una apuesta vanguardista de una editorial siempre innovadora.

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.