La Rioja

img
La responsabilidad es de todos
img
Martín Schmitt | 27-03-2017 | 16:56

El viernes pasado publiqué un artículo en Diario LA RIOJA en el que hablaba de jugadores que habían perdido la confianza del técnico, que gozan de muchos menos minutos que sus compañeros en su puesto. Algo evidente en cada partido. Quizá por un error mío, comenzaba la pieza con las palabras que Jota González había manifestado (y que me habían sorprendido) tras el triste empate en casa del Benidorm: “Sé lo que está pasando pero no daré mi opinión”. A raíz de eso, muchos han sido los lectores que creyeron que yo señalaba a estos jugadores –a los que juegan menos- como responsables de la “crisis”, por llamarla de alguna manera, del equipo, que se ha dejado puntos esta segunda vuelta ante el Ademar en el Palacio (25-29), lógicamente en Barcelona (28-24), pero también en Cuenca (28-28) y Benidorm (27-27). Nada más alejado de la realidad.

Considero que el jugador es una víctima más de una situación que tiene su origen en el incierto futuro que depara al CB Ciudad de Logroño, cuyo vínculo con la empresa Naturhouse finaliza al acabar la temporada. ¿Qué hay algunos efectivos que están por debajo de su nivel? Claro que los hay. Pero no dejan de ser los perjudicados de lo que está sucediendo en el club.

También es cierto que las cosas en el vestuario no son idílicas. Como en cualquier grupo, hay quienes se llevan mejor con otros y se forman subgrupos. Eso siempre ha pasado y seguirá sucediendo. Pero también, a diferencia de otros tiempos, hay quien no se corta a la hora de criticar a un compañero o al técnico o que directamente pasa de una situación que debe unir. Y por supuesto, no daré nombres, no señalaré a nadie como se me acusaba el viernes. No soy así pero la situación es esa.

No hay patrocinador a la vista aunque los rumores van y vienen, un día sí y el otro también. Pero a día de hoy no hay absolutamente nada. Y con ese futuro poco prometedor, las ofertas de renovación de los jugadores franjivino son, en su inmensa mayoría, a la baja, lo que por supuesto no es del agrado de los jugadores. Pero para seguir adelante, el club está obligado a bajar drásticamente su presupuesto y hay seis jugadores con contrato, a los que, en algunos casos, se ha abierto la puerta para que, si desean, puedan buscarse algo mejor.

Y con las cosas como están y con las ofertas mareantes que siempre ha recibido, Jota González ha dado un paso al frente y ha anunciado su continuidad al frente del equipo. Algo de elogiar. Con esto no digo que el entrenador no tenga nada que ver con la llamada “crisis”. Porque la responsabilidad es de todos y él también tiene la suya.

Dicho esto, y esperando haber aclarado mis dichos, creo que es el momento de que el grupo se una como nunca y tire para adelante en busca de la segunda plaza, aprovechando el tropiezo del Ademar en Huesca. Entiendo que el panorama no sea el mejor, pero este equipo siempre se ha crecido en la adversidad. Que así sea.