La Rioja
img
Buenas sensaciones franjivinas
img
Martín Schmitt | 11-08-2017 | 21:36

Me gustó el CB Ciudad de Logroño que esta noche ganó con firmeza al Recoletos Atlético Valladolid por un claro 33-23. Y mucho. Había mucha expectación en el Palacio de los Deportes para ver cómo iba a funcionar el equipo de la era pos Naturhouse. Y no defraudó el conjunto franjivino. Para nada. Todo lo contrario. Gustó mucho. Y los nuevos integrantes de la plantilla mostraron muy buenos modos, algo que agradeció el público con una ovación en el último minuto del primer amistoso de la pretemporada.

Fabio Chiuffa, uno de los más aplaudidos por la afición riojana. Fotos: Miguel Herreros

Fabio Chiuffa, uno de los más aplaudidos por la afición riojana. Fotos: Miguel Herreros

Vayamos por partes. De inicio Jota González tuvo que jugar al tetris con su plantilla por las bajas de Kule (así le llaman) Kusan y de Ángel Montoro, afectado por una gastroenteritis, y con Miguel Sánchez-Migallón contracturado de la espalda y que solo jugó en defensa. Salió con Gurutz en portería, muy sólido desde el inicio, Juan Castro en el centro, acompañado por Juan del Arco e Imanol Garciandia en la primera línea, Fabio Chiuffa y Ángel Fernández en los extremos y Garabaya en el pivote ofensivo, y Pablo Paredes en el centro de la defensa. Los ‘Juanes’ mostraron de entrada su calidad, al igual que el extremo brasileño, dueño de un descaro tremendo. Para el minuto 14 ya había marcado seis goles. Este año nos vamos a divertir mucho con él.

Juan del Arco se eleva para lanzar.

Juan del Arco se eleva para lanzar.

Al cuarto de hora ingresó Javi Muñoz, Lazar Kukic y Edu Cadarso en el extremo. Pocas cosas cambiaron en una primera parte igualada pero que comandó el CB Logroño por rentas cortas. Al descanso se marchó a los vestuarios 16-13 por delante. La gente se lo pasaba bien.

Pablo Paredes arma su brazo para tirar a la portería de Javi Díaz.

Pablo Paredes arma su brazo para tirar a la portería de Javi Díaz.

En la segunda parte ocupó la portería Jakob Krupa, en una de sus primeras intervenciones se llevó la primera ovación del Palacio, en una doble parada tras un penalti de Adrián Fernández. Muy bien el checo. Y muy bien el equipo, que fue creciendo en intensidad defensiva, con Del Arco, Paredes, Imanol y Sánchez-Migallón robando balones y haciendo correr a los extremos. Porque los de siempre, como Ángel Fernández, Rubén Garabaya y Javi Muñoz también estuvieron a la altura.

Jakob Krupa detiene uno de sus dos penaltis abortados.

Jakob Krupa detiene uno de sus dos penaltis abortados.

El equipo, como ya dije, se marchó ovacionado por el numeroso público (unas 500 personas) que acompañó al CB Ciudad de Logroño en su debut, en una jornada en beneficio a la Asoaición de Lucha contra el Cáncer. Por supuesto que hay cosas que mejorar, pero el equipo va por buen camino. El siguiente test, en una semana, en Pamplona ante el Anaitasuna.