La Rioja
img
Categoría: Análisis
“El balonmano salvó mi vida”

Se propuso no llorar durante su intervención. Y su propósito duró un minuto y medio. Lo que tardó Rubén Garabaya en recordar a sus primeros entrenadores en el Corvera: Julio, Armando, Tejero, Mino, José Antonio, “que me enseñaron a ser jugador y competir”. Ahí brotaron las primeras lágrimas en el rostro de Rubén Garabaya, que después de 22 años de carrera profesional se despidió del balonmano en una rueda de prensa en la que los sentimientos estuvieron a flor de piel. Porque, como explicó, “el balonmano me salvó mi vida”, sacándole de las calles de un barrio muy humilde. A partir de ahí, Garabaya recordó a Manolo Cadenas, que le llevó al Ademar y “que me convirtió en un hombre y me enseñó a competir”. También comentó su paso por Cangas de Morrazo, que coincidió con la muerte de su madre, una experiencia que le sirvió para madurar. “La suerte quiso que pudiese fichar por el Valladolid de Juan Carlos Pastor y Jota González, y tener de compañeros a Raúl González y David Pisonero, que me enseñaron lo que sé y con los que logré mis mayores éxitos deportivos”, dijo sin que se le escapara otra lágrima al asturiano.

Garabaya durante su intervención frente a los medios. Foto: Juan Marín

Garabaya durante su intervención frente a los medios. Foto: Juan Marín

Garabaya también se acordó de su paso por el Barcelona, “que siempre será el Barcelona y estará ahí”. Quería que sus hijos supiesen que había jugado alguna vez en el Barcelona. Un club con el que ganó todo salvo la Liga y la Champions, sus fracasos más grandes en su vida deportiva, según sus palabras. “No tuve suerte”.

Y luego, en el 2010, desembarcó en el Ciudad de Logroño, “un club que me lo ha dado todo, que me ha hecho echar raíces”. El pivote reconoció que su fichaje representó una “apuesta arriesgada” para las dos partes. “Apostaron por mí y mi máxima aspiración fue responder con la máxima de las responsabilidades”, indicó al tiempo que aseveró que el que estuviese Jota González en el banquillo franjivino “fue clave”. “Algo bueno tenía que salir. Es un gran técnico, un gran amigo”, señaló.

Otro momento de la emotiva rueda de prensa del pivote. Foto: J. M.

Otro momento de la emotiva rueda de prensa del pivote. Foto: J. M.

Deseó el 17 la mejor suerte para el club y a sus compañeros se atrevió a dar un consejo: “Que tratéis de hacer todo lo posible para que algún día estar en esta situación con la misma felicidad que yo en estos momentos”. Garabaya se sorprendió en todo momento de la cantidad de gente que asistió al acto, entre ellos su gran amigo Albert Rocas, llegado esa misma mañana de Madrid junto a su mujer Estefanía y sus pequeñajos Sofía y Gonzalo. “Significa mucho tenerte como amigo”, le dijo a su excompañero de fatigas en el Barça, la selección y Logroño.

Llegó el turno de las menciones especiales. Su madre, en primer término, apellido que lleva esta última temporada en la espalda “para honrar su memoria”. “Tuve la desgracia de perder a mi madre y no pude compartir con ella mis mejores éxitos deportivos”, afirmó. Luego fue el turno de su padre, “que hizo lo más importante que fue crear mi futuro”. Recordó entonces las veces que su padre hacía hasta 16 horas de trabajo y que llegaba a casa con los ojos llenos de virutas de acero que su madre cuidadosamente quitaba. “Te doy gracias por todos esos sacrificios”, dijo entre sollozos.

Garabaya, con lágrimas en los ojos, se dirige a los medios.

Garabaya, con lágrimas en los ojos, se dirige a los medios.

Fue el turno de agradecer a su mujer, Nuria, destacando lo difícil que es “aguantar” a un jugador profesional. “Y ella ha sabido absolutamente todos los días de nuestras vidas saber cómo tratarme… No sé cómo lo hace. Te quiero”.

Sobre el final, y antes de contestar las preguntas de los medios, hizo hincapié en que siempre ha tratado de ser una buena persona, respetando sus principios y pidió disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos por él en algún momento. “Siempre he intentado hacer lo mejor”. También agradeció a la afición franjivina, que animan cuando más lo necesita el equipo. “Este año lo hemos sobrellevado mucho mejor gracias a ellos”.

Garabaya bromea junto a sus compañeros y amigos. Foto: Juan Marín

Garabaya bromea junto a sus compañeros y amigos. Foto: Juan Marín

Para terminar contestó algunas preguntas de los medios. Comentó, entre otras cosas, el gran honor que significaba para él el que el club retirara su número. “No sé si soy merecedor de semejante honor, pero estoy muy agradecido”.

Ver Post >
El Ciudad de Logroño retirará la camiseta 17 de Garabaya

Es el mejor homenaje que se le puede rendir a un deportista. Y Rubén Garabaya lo ha sido durante los últimos 22 años. Ha vestido varias camisetas (Ademar, Cangas, Valladolid, Barcelona y Logroño) pero ha sido aquí, en tierras riojanas, donde ha supuesto un antes y un después para el club. Y para la gente que le conoce. Porque este asturiano se siente riojano. Mucho y muy riojano. Como si “sería o seriese” de aquí de toda la vida. Detrás de esa inmensa figura y gran jugador habita una persona más grande aún, un hombre tranquilo y cuidadoso en las formas, riguroso pero cariñoso a la vez, al que le encanta la fina ironía y el buen rollo, y que siempre busca construir. Siempre. Y esas cualidades no han pasado inadvertidas por el club franjivino, que retirará la temporada que viene la camiseta 17 (esta temporada el asturiano ha jugado con la 22 por el número de campañas como profesional). La veremos hondear por los cielos del Palacio de los Deportes y será en un acto durante la próxima campaña.

Rubén Garabaya, en acción durante la temporada 2016/17, con la 17 en su espalda. Foto: Fernando Díaz

Rubén Garabaya, en acción durante la temporada 2016/17, con la 17 en su espalda. Foto: Fernando Díaz

El anuncio lo ha dado esta mañana el presidente del club, Ángel Rituerto, en una rueda de prensa en la que ha dado la lista de jugadores que no continuarán (y los que sí) en el conjunto franjivino el curso que viene. Y este martes será el turno del propio Garabaya de despedirse delante de los medios de comunicación. Un momento difícil en la vida de un jugador que lo ha logrado todo en el balonmano. Y al que le debe la vida a este deporte, como muchas veces ha recordado el pivote.

Con respecto a las bajas anunciadas por el club, ha habido pocas sorpresas, por no decir ninguna para los que estamos siguiendo el día a día del Ciudad de Logroño. No continuarán vistiendo la camiseta del cuadro riojano el mencionado Garabaya, Ángel Fernández (que continuará su carrera en el Kielce polaco), Jakub Krupa (creo que su destino sería Rumanía), Pablo Paredes, Juan Castro (que continuará su carrera en Puente Genil), Ángel Montoro y Fabio Chiuffa (seguirá su carrera en el Sporting de Lisboa). Sin olvidarnos de Jota González, que dejará el banquillo franjivino después de 11 años y al que el club homenajeará de manera íntima. Así es Jota.

Asimismo, Rituerto anunció los jugadores que continuarán, como el capitán, Gurutz Aginagalde, un año más. Excelente noticia para las dos partes. Otro fichajón en forma de renovación es la de Lazar Kukic, que seguirá siendo franjivino dos años más, al igual que Imanol Garciandia. Juan del Arco, tal y como adelantamos en Diario LA RIOJA, seguirá un año más, lo mismo que Javi Muñoz, Kule Kusan y Miguel Sánchez-Migallón.

También hay que tener en cuenta los jugadores que llegarán. De momento se conoce (no oficialmente) el desembarco del portero Sergey Hernández, el pivote Tomás Moreira y el lateral derecho húngaro Balint Fekete.

Todos los jugadores que se marchan podrán ser despedidos por la afición el próximo sábado, después del encuentro contra el Benidorm (17.00 horas), cuya entrada costará un euro y que se podrá adquirir en las oficinas del de 18.00 a 20.00 horas esta semana y en la taquilla del Palacio. Los aficionados podrán entrar a la pista unos veinte minutos después de acabado el encuentro, cuando ya esté despejada de publicidades y cables.

Ver Post >
Un empate que sabe a derrota

Una pena. Y de las grandes. El Ciudad de Logroño lo tuvo en sus manos. Ganaba, a falta de 30 segundos, por 22-23 a un Ademar que acababa de perder el control del balón por culpa de Álex Costoya, tenía la posesión del esférico para dejar que el reloj consuma el partido. Pero Edu Cadarso, que jugó un gran encuentro, pecó de inexperiencia porque los árbitros no habían amenazado a los franjivino de pasivo. Vio el hueco en el centro, fintó hacia la izquierda y desestabilizado lanzó forzado. Cupara detuvo con los pies y el rebote cayó en manos ademaristas, balón a Mario López, que estableció el empate a falta de diez segundos. Un empate que beneficia al Ademar de cara a la segunda plaza, ya que depende de sí mismo. Si los de Rafa Guijosa ganan en Valladolid, que no será fácil, el equipo de León asegurará la plaza de Champions. El Granollers, que esta tarde ganó en el instante final con gol de Resina (el extremo que nos quitó el goalaverage particular) a un Benidorm que también cometió un error previo, jugará la próxima jornada contra el Guadalajara. El Ciudad de Logroño necesita ganar al Benidorm y esperar un tropiezo de leoneses y vallesanos, algo improbable.

Costoya se eleva para lanzar ante Miguel Sánchez-Migallón. Foto: Peio García

Costoya se eleva para lanzar ante Miguel Sánchez-Migallón. Foto: Peio García

En esta imagen que encontré en Twitter se puede observar la acción del minuto final, que también pudo cambiar si el obús de Ángel Montoro (también cuajó un buen encuentro) entra diez centímetros más abajo en la última jugada.

Pero bueno, así son las cosas. Como me decía Jota González al acabar el encuentro, si Edu Cadarso, que el año que viene contará con mucho más protagonismo, mete el gol sería el héroe. El riojano sustituyó a un regular Lazar Kukic y con su entrada el equipo empezó a funcionar. De hecho, en las páginas de Diario La Rioja (mañana domino damos cuatro páginas de balonmano) destaco a Edu como la figura del equipo. Y de estas cosas se aprende mucho. El pobre, que ayer jugó hasta las 10 de la noche con el Calasancio en Mondragón por la fase de ascenso a Primera Nacional, este domingo tendrá que regresar a la localidad guipuzcoana a finalizar el sector frente al Arrasate.

La tristeza era evidente tras el partido. Pero por delante queda una semana emocionalmente especial. El próximo sábado (17.00 horas) el Palacio de los Deportes despedirá a Rubén Garabaya, que dice adiós a la profesión 22 años después, a Jota González, alma máter de todo lo que ha conseguido el cuadro franjivino estos años, además de otros jugadores que no continuarán el año que viene, entre ellos el goleador histórico del club, Ángel Fernández, que seguirá su carrera en Polonia.

Una tristeza que contrasta mucho con la alegría del Sporting, que esta tarde consiguió el billete para una nueva fase final hacia el ascenso a la Liga Loterías. Dos plazas que se jugarán las de Ascorbe con el Morvedre de Puerto Sagunto, el Alcobendas (por cierto, el masculino ascendió hoy a Asobal, y el Cleba León. El bloque amarillo venció con autoridad al Lanzarote (31-21) y se gana el derecho de jugar la última fase para escalar a lo más alto del balonmano femenino.

El Sporting celebra el triunfo y la clasificación a la fase final de ascenso. Foto: Sonia Tercero

El Sporting celebra el triunfo y la clasificación a la fase final de ascenso. Foto: Sonia Tercero

Marta, en el suelo, y Arima, celebran el triunfo ante el Lanzarote. Foto: Sonia Tercero

Marta, en el suelo, y Arima, celebran el triunfo ante el Lanzarote. Foto: Sonia Tercero

Ver Post >
Una parada que vale Europa y dos finales

Impresionante. Sin palabras. Lo de este Ciudad de Logroño es de otro mundo. De pensar en no descender a luchar por regresar a la Champions. Y a meterse en dos finales y asegurar una plaza europea. Porque la parada del gran Gurutz Aginagalde a 25 segundos para el final de la semis en el Madrid Arena representa eso: jugar la final de la Copa del Rey, disputar la Supercopa de España y jugar la Copa EHF el año que viene. Nada más y nada menos. En lo personal, que no pude viajar a Madrid, me emocionó esa parada a Juanin García en un penalti que no existió y que le daba más sal a una final espectacular. También la euforia del equipo al terminar y las palabras emocionadas de un Rubén Garabaya que se quiere jubilar con un título.

Gurutz celebra la parada a Junin que vale dos finales y Europa. Foto: Rafa Aparicio (Asobal)

Gurutz celebra la parada a Junin que vale dos finales y Europa. Foto: Rafa Aparicio (Asobal)

Creo que del partido se podrían analizar muchas cosas, pero fue un espectáculo de amor propio, buenas defensas y grandes porterías. Jakub Krupa sostuvo a los suyos, al igual que la defensa. Enormes otra vez Miguel Sánchez-Migallón y Rubén Garabaya. En ataque, Juan Castro jugó un partidazo. Supo comandar al equipo con acierto y encontrar siempre huecos para lanzar (cinco goles). También me gustó Kule Kusán, marcando territorio en los seis metros. Pero esto es un equipo y el mérito es del bloque. Y de Jota González y su equipo.

Me muero de ganas de coger el coche e ir a vivir algo que puede ser mágico, pero obligaciones personales me lo impiden. Qué bonito sería que tanto Jota como Ángel Fernández, goleador histórico del Ciudad de Logroño, y Rubén Garabaya, se pudieran despedir con un título. Mañana nos vamos a Murrieta si eso ocurre. Y no me quiero olvidar de esos franjivinos que se trasladaron a Madrid para vivir algo único. Grandes.

Ver Post >
Europa está a un suspiro

El Ciudad de Logroño continúa a lo suyo. Esta noche derrotó a un buen Puente Genil que le plantó batalla hasta el final. Ahora, los riojanos deben sumar un empate (o que el Anaitasuna, que la jornada siguiente juega ante el Barça, pierda un punto) para asegurar la Copa EHF para el año siguiente. Y, ya que estamos, soñar con arrebatar al Ademar o al Granollers la segunda plaza. ¿Quién se hubiese imaginado un final de Liga así en la séptima jornada, cuando los franjivino ocupaban la penúltima plaza?

Chiuffa, Ángel Fernández y Kule Kusan saludan a la afición tras la victoria. Foto: Díaz Uriel

Chiuffa, Ángel Fernández y Kule Kusan saludan a la afición tras la victoria. Foto: Díaz Uriel

El equipo ganó bien, con solvencia, aunque tuvo momentos en los que el 5-1 del bloque cordobés atascó su juego. Pero sacó adelante un partido importante que eleva a siete los encuentros consecutivos que lleva sumados en su impresionante racha (23 de los últimos 26 puntos en juego en la segunda vuelta). Jakub Krupa, que selló un 36 por ciento de efectividad, volvió a ser importante. Pablo Paredes jugó un buen primer tiempo; Ángel Fernández mostró su rol más goleador (siete goles); Lazar Kukic su impresionante verticalidad y la defensa, en general, tuvo muy buenos momentos.

Miguel Sánchez-Migallón vigila la internada de Juanlu Moyano. Foto: Díaz Uriel

Miguel Sánchez-Migallón vigila la internada de Juanlu Moyano. Foto: Díaz Uriel

Ahora los franjivino centrarán sus esfuerzos en la Copa del Rey. Os recuerdo que el Ciudad de Logroño se mide al Anaitasuna en el primer partido de cuartos de final, que se disputará en el Madrid Arena el viernes 6 de abril, a las 12.30 horas. No habrá retransmisión de televisión para este encuentro, con lo que habrá que estar atentos a lo que nos contará mi compañero Eloy Madorrán por el Scribble Live.

Ver Post >
El Logroño sigue con su colección de triunfos

El Ciudad de Logroño continúa coleccionando victorias, custodiando como oro en paño esa cuarta plaza que le da derecho a jugar Europa la temporada que viene. Quedan cuatro partidos por delante, el siguiente un duelo ante un rival directo como el Huesca, y los de Jota González le sacan tres puntos precisamente al Bada y al Ciudad Encantada, que esta tarde ganó su derbi regional al Guadalajara, que se va descolgando de la pelea. El Anaitasuna, que se encontró casi de casualidad con un empate en Cangas, también ha perdido algo de fuelle, pero lo importante es que el Ciudad de Logroño sigue a lo suyo: ganando partidos, sumando 19 de los 22 puntos en juego en esta segunda vuelta.

Los jugadores franjivino saludan a la afición tras ganar al Puerto Sagunto. Foto: Díaz Uriel

Los jugadores franjivino saludan a la afición tras ganar al Puerto Sagunto. Foto: Díaz Uriel

La victoria de esta noche (36-25) contra un Fertiberia Puerto Sagunto que se hunde en la última posición de la Liga Asobal fue gracias a la defensa comandada por Rubén Garabaya, incansable e inmenso, y Miguel Sánchez-Migallón, el jugador que realiza la labor más oscura del equipo con una brillantez sublime. Mucho mérito del manchego, que desde que llegó al Ciudad de Logroño no ha parado de crecer. También quiero destacar el papel de Kule Kusan, otro de los efectivos que han mejorado en estos meses, al igual que Lazar Kukic, que está cuajando un temporadón, al igual que Imanol GarciandiaJuan del Arco o Juan Castro, que ha estado tocado pero que ya goza de más minutos. Y tampoco hay que olvidarse de Ángel Fernández (solo nos quedan dos partidos para disfrutarle), robabalones y despiadado killer -esta noche autor de siete tantos-. Gurutz Aginagalde, al que Ángel Rituerto entregó una placa por sus 600 partidos en la Asobal, tuvo poca labor, pero respondió con diez paradas y está cuajando un gran final de campaña.

Kule Kusan se emplea a fondo en labores defensivas. Foto: Díaz Uriel

Kule Kusan se emplea a fondo en labores defensivas. Foto: Díaz Uriel

Con este triunfo, el Ciudad de Logroño se asienta en la cuarta plaza y se acerca un poco más a Europa. Así queda la clasificación a cuatro jornadas.

IF

Ver Post >