La Rioja
img
De cesiones y vetos
img
Martín Schmitt | 29-11-2008 | 13:10| 0

Llega el partido contra Ciudad Real. Para Logroño debería ser una fiesta: el mejor equipo del mundo del año pasado, prácticamente intacto en cuanto a jugadores y estilo, llega a Logroño. Aunque sea, gracias al sinsentido de la Asobal, un miércoles por la noche.

Como ocurría el año pasado, el partido vuelve a dejar al Naturhouse sin dos de sus máximas armas, el lateral zurdo Jon Belaustegi y el extremo de la misma mano Alberto Aguirrezabalaga, ambos “propiedad” del Ciudad Real e imposibilitados de jugar contra su equipo por el contrato de cesión al Naturhouse.

La cuestión levanta siempre un cierto debate. ¿Es normal que Logroño se quede con dos jugadores menos? ¿Es lógico que Ciudad Real así lo exija? ¿Son estos contratos, en cierto modo, una manera de falsear la liga?

Para mí, la respuesta a las tres preguntas es la misma: sí. Es normal que Logroño quiera un contrato de cesión como éste. Así, ha podido disfrutar durante dos años de unos jugadores de muy alta calidad, y se supone (aunque no se haya dicho nunca así de claramente) que con alguna ventaja económica.

Sí, es lógico que Ciudad Real exija como contrapartida que esos jugadores no se enfrenten a ellos. Parece normal, aunque las posibilidades del Naturhouse de hacer puntos contra los manchegos sean pocas, que los de Talant no quieran arriesgarse. Yo también lo haría.

¿Desvirtúa esto la competición? Pues algo sí: Ciudad Real hace crecer a un equipo que puede dar sustos a sus rivales directos (que se lo digan a Portland y CAI) y se garantiza que esas piezas no jueguen contra ellos. Es evidente que al hacerlo así se aprovecha de su poderío económico, aunque habrá que ver cuánto de ese poderío ha sobrevivido a la actual crisis.

Para el Naturhouse, hasta el momento, la colaboración con Ciudad Real ha sido muy positiva. Sólo falta que el miércoles esa colaboración se abroche, por ejemplo, con un empatito. ¿Es un sueño?

De nuevo, mi respuesta es sí.

(FOTO: ELIBERTO REVERTER/G.S.)

Ver Post >
Asobal, ese desastre
img
Martín Schmitt | 23-11-2008 | 15:58| 0


El Naturhouse está de vacaciones forzosas. Vacaciones de competición, claro: el equipo pasa este fin de semana a sus anchas, para volver a trabajar mañana lunes. Pero jugar, lo que se dice jugar, no lo hará hasta el 3 de diciembre. Esto es, 16 días después de su anterior cita liguera en Barcelona.

Este parón no es sino otro desaguisado más a los que nos tiene ya tristemente acostumbrados la liga Asobal. Una competición que parece empeñada en hacer imposible que el común de los mortales siga su desarrollo,. una competición que permite desmanes incomprensibles en cualquier otro deporte. Una competición que, al actuar así, lo único que hace es hipotecar el futuro del deporte que le da de comer.

No es comprensible que una competición nacional se coloque a sí misma en segundo lugar con respecto a las competiciones europeas. Cómo una liga permite que sus partidos se jueguen en martes o miércoles para dejar el fin de semana a las europeas, es algo que nadie entiende.

EL resultado es que, sensiblemente, los clubes grandes empiezan a considerar la liga nacional como un trámite, poco más que una excusa que tienen que jugar para poder competir en Europa. Y por eso muchos de esos equipos empiezan a plantearse, muy seriamente, “pasar” de esa competición nacional para dedicarse sólo a Europa.

Sería un despropósito más, porque matar el balonmano nacional sería acabar con el nivel de este deporte en España, más allá de Barcelona, Ciudad Real, León, o Valladolid. Y eso acabaría suponiendo que el balonmano acabaría siendo algo muy parecido al hockey patines: ganamos muchos torneos, pero a quién coño le importa.

Qué buen producto, qué mal gestor. Uno se pregunta cómo es posible que el balonmano español siga aún vivo a estas alturas. La lucha de clubes de mediano tamaño, como el Naturhouse, Cuenca, Antequera, Octavio y algún otro no debería caer en saco roto. Si la Asobal sigue viviendo de espaladas a esos clubes y sólo escuchando la voz de los súper tacañones, el balonmano español estará aún más condenado al ostracismo de lo que está.

Cosas como hacer un parón de diez días para que se juegue un bolo infame (el “partido de las estrellas”) no ayudan nada. Y menso cuando después la liga obliga a jugar dos partidos la misma semana. Al Naturhouse, esa gracieta le obliga a recibir al Ciudad Real el miércoles 3, desperdiciando así uno de los posibles mejores taquillazos del año. Pero claro, como las arcas de todos están tan bien…

De la Federación Española, mejor no hablar. ¿Existe de verdad?

Ver Post >
De viaje: Y encima, pagar
img
Martín Schmitt | 19-11-2008 | 00:07| 0

Hay quien piensa que esto de viajar con un equipo mola. Y hombre, en realidad hay cosas peores que te pueden tocar en este trabajo. Pero un viaje como éste basicamente es: cinco horas de coche-dos de descanso-un partido-dos horas escribiendo-dormir-cinco horas de coche. Y encima, ésta me sale a pagar.

La culpa es de la guardia urbana de Barcelona, que decidió que mi coche estaba mal aparcado. Bueno, vale, en realidad lo estaba. Sólo un poco. Bueno, vale, en realidad MUY mal aparcado. Pero, en mi descargo, he de decir que yo estaba aún preso del aturdimiento que a todo pueblerino (a mucha honra) le entra cuando, tras tiempo sin hacerlo, se encuentra conduciendo por la Diagonal (o la Castellana, que para el caso…). Hace falta práctica para acostumbrarse a entrar a una rotonda y darte cuenta de que, contigo, hay otros 200 coches dando vueltas.

En fin. Así vuelvo de Barcelona: con mi multita y trece goles en la cartera. Ya ven, y aún hay quien dice que viajar mola.

Lo que sí mola: el Barça, su tamaño y lo que viene a significar. Que siempre haya turistas a los pies del Camp Nou. Que siempre haya un montón de niños y niñas a las puertas de Palau para pedir autógrafos de los jugadores de balonmano (sí, de balonmano). Que esos niños digan a los periodistas que salen: “¿Oye, tú eres famoso?”.

Barcelona mola. Hasta a uno del Madrid.

Mañana vuelvo. Que el Palacio también mola

Ver Post >
Los que nos deben algo
img
Martín Schmitt | 17-11-2008 | 21:27| 0

Un aficionado, Laki, preguntaba si no hay jugadores que deben dar más de lo que están dando. Yo creo que sí, evidentemente, aunque a unos se les pueda exigir más que a otros. Esa gente que nos debe algo (a los aficionados) se podrían dividir en grados:

– GRADO 1: DAR MENOS ES DIFÍCIL. Ahí estarían, para mí, los dos laterales diestros y Pavel Bashkin. No creo que Pavlovic y Gautschi sean estrellazas, pero sí creo que son capaces de aportar más en ataque. En defensa, no. Pero en ataque podrían darnos tres o cuatro goles por partido cada uno. Pavlovic tiene actitud, Gautschi algo más de calidad, aunque a ratos se le vea un tanto indolente, o ésa es la pinta que tiene. En el último partido estuvo algo mejor.

Y Bashkin es, para mi, una incógnita. Sobre el papel parecía tan bueno… Me resisto a pensar que sea ese extremo patoso y sin chispa que estamos viendo. También estuvo algo mejor ante Granollers. Como Albertito tampoco estará ante Ciudad Real, tendrá una nueva oportunidad.

– GRADO 2: VAMOS, CHAVAL, QUE TÚ PUEDES. Algunos jugadores han mostrado otros años, o en éste a ráfagas, que son mejores que lo que se está viendo. Para mí, un ejemplo claro es Javier Parra, que aunque ha tenido muy buenos momentos en el avanzado, está demasiado fallón en ataque, y se le ve un tanto descolocado. Quizá esperaba tener más oportunidades tras la marcha de Havard, y le está costando competir con Stojanovic.

Otro es, para mí, Gedeón Guardiola. En defensa está más o menos bien, pero en ataque está, ahora mismo, lejísimos de Marco Oneto, y también de lo que era Gustavo Alonso (trunfando en Octavio, por cierto).

– GRADO 3: BIEN, BUENO, SÍ, PERO… No, si lo han hecho bien, pero hombre, quizá, de vez en cuando, si no es mucho molestar, se les podría pedir un poco más. Para mí, el caso se aplica a los dos porteros, Gurutz y Torrego. Ambos han hecho buenos partidos, pero en conjunto quizá estén algo más grises que el año pasado. En el último partido estuvieron más que gris, gris oscuro. Y también incluiría en la categoría a Víctor Vigo. No está nada mal, ojo. Pero es que yo tengo muchísima confianza en el futuro de nuestros dos centrales puros; y Vigo va a ser un grandísimo central, al tiempo.

En fin. Habrá que tener esperanzas, que al fin y al cabo, la temporada es larga.

PD: el equipo habrá llegado ya a Barcelona a estas horas, y yo me voy mañana por la mañana. Sin madrugar, que pa eso están los panaderos. Prometo contarlo.

(FOTOS: JUAN MARÍN Y FERNANDO DÍAZ)

Ver Post >
Malos pitos
img
Martín Schmitt | 15-11-2008 | 23:50| 0


El público en este deporte (como en todos) es soberano. Pero eso no le libra de críticas. Uno puede decir, por ejemplo, que el público de León es un gran público: muy fiel, ruidoso, presionante. O que Antequera es una plaza dura por un público que va al límite, auque no lo traspasa. O que el público de Cuenca ni siquiera sabe dónde esta ese límite, confundiendo presión con bajeza.

Dicho lo cual… ¿Cómo es el público de Logroño? Se puede decir que es, de primeras, numeroso y fiel, lo cual es de agradecer. Pero se puede decir también que no es lo suyo remar contra corriente: pocas veces se la ha visto animar con el marcador en contra, aunque s caliente con facilidad cuando el equipo da buenas sensaciones.

Y es, últimamente, un público con el pito fácil. Ayer lo sufrió Pavlovic, un jugador que no se ha ganado el aprecio de la grada y al que, por lo visto, le va a costar hacerlo. Auque es muy discutible que pitar a un jugador propio cuando el equipo esta luchando sea una señal de buen público.

Y hubo, por fin, pitos para el equipo al final. También aplausos, aunque los pitos se oyen más. Y para mí, fueron malos pitos. Se puede discutir el juego (mejor o peor) del equipo. Pero no que todos y cada uno de los que ayer salieron se partieron la cara ante un rival que, hoy por hoy, es superior. Pitar a esos jugadores es no reconocer el esfuerzo, no premiar el juego durante 55 minutos, fijarse sólo en el resultado y el marcador final.

Malos pitos, en fin. El equipo no se mereció ayer irse abroncado (auque fuera tímidamente) por su afición. Ni a temporada justifica broncas: ¿Alguien ha olvidado dónde está este equipo?

Ver Post >
¿Qué le pasa a Bashkin?
img
Martín Schmitt | 14-11-2008 | 22:06| 0


Qué duras son las decepciones. hHay que ver lo mal que se lleva eso de esperar mucho de alguien… y que luego todo quede en nada. O en casi nada.

Allá por el mes de mayo, cuando la directiva y cuerpo técnico del Naturhouse anunciaron los fichajes del año que venía (o sea, éste), resaltaron con especial mimo el del ruso Pavel Bashkin. Un extremo zurdo con un bronce olímpico en su currículo, del que se esperaban maravillas: gran muñeca, mucha velocidad, letal en los penaltis, mucha fantasía en la resolución… De hecho, Jota González aseguraba que éste iba a ser el fichaje del año para el equipo.

De eso, hasta el momento, nada. Pero nada de nada. Primero hubo muchos problemas para su incorporación, por conflictos de visado de los que nadie (más que las autoridades rusas) es responsable. Había pues que darle un tiempo para ponerse a tono, pero a mediados de noviembre se puede decir que ese tiempo ya ha pasado.

El jugador que vemos ahora poco tiene de extraordinario: no se le ha visto lanzamiento, ni acierto en los penaltis, ni muñeca. Y su nerviosismo es tan patente que los balones parecen escurrírsele de las manos como si fueran pescadillas.

La directiva vio muchos vídeos de Bashkin antes de ficharle: y éste jugador no se parece a aquél. Habrá que tener esperanza de que, más tarde o más temprano, el de los vídeos aparezca por el Palacio.

En el último entrenamiento del viernes Alberto Aguirrezabalaga parecía más recuperado, pero es difícil que juegue contra Granollers, y también contra el Barcelona. Como en el siguiente encuentro, contra Ciudad Real, no puede participar por lo de la cesión, Bashkin podría tener tres partido seguidos para demostrar por qué está en Logroño.

Ojalá lo haga

(FOTO: FERNANDO DÍAZ)

Ver Post >
Pues vamos allá
img
Martín Schmitt | 13-11-2008 | 18:05| 1


Dice un amigo argentino que el balonmano es un deporte sin sentido. “Para qué coger la pelota con la mano, si se puede jugar con el pie”, dice. Claro que cualquiera que vaya a Palacio de los Deportes los sábados por la tarde podría contradecirle: esto es balonmano, señoras y señores, el espectáculo deportivo de mayor nivel que se puede ver en La Rioja.

En fin, que casi mediada la temporada (son las cosas del directo) arranca ‘El balonblog’. Alrededor del Naturhouse La Rioja, de sus aventuras y (algunos) quebrantos, hay mucho que contar, más de lo que cabe en las páginas de un periódico. Intentaré que todo vaya desfilando por aquí, junto con lo que ustedes tengan a bien aportar (o criticar, que de todo hay en la viña del Señor).

Y sin más, vamos allá. Que el calendario aprieta…

(FOTO: FERNANDO DÍAZ)

Ver Post >