Tag ‘obesidad’

Las vacaciones

Si a esta foto se le une ésta otra… O ésta otra… …tenemos lo que tenemos. Es decir, excesos. Y muchos. Después de un verano movidito y tres semanas de vacaciones, hoy tocó control con la nutricionista… Y los resultados han sido desastrozos. En veinte días subí 2,3 kilos (estoy en 101,9), pero sin ninguna

La cerveza

Es muy difícil adelgazar en ciertas ocasiones. Una de ellas es en un Mundial. La tensión me hace beber cerveza como si de agua se tratase. Y en esta última semana he bebido más birra que en lo que llevamos de año. Litros y litros de espumosa, cremosa, refrescante y deliciosa cerveza, que encima te

El pretexto

Todo gordo, cuando peca, tiene un buen pretexto. El “estaba deprimido” o “tenía algo que celebrar” siempre vienen bien cuando se excede en la comida y bebida. Y mi pretexto, durante las últimas semanas, ha sido estar de Rodríguez. Sí, esa hermosa sensación de no tener que rendir cuentas, de no tener que cambiar pañales,

El traspié

Los excesos de San Bernabé eran muy peligrosos para mi cuerpo y se cumplieron los pronósticos. Después de una semana en el sur de Francia, bebiendo buenos caldos de Burdeos y buen marisquito, retomé las tres cifras (aumenté 1,2 kilos en ocho días). Lamentablemente así es, aunque ya en Logroño he vuelto a la dieta.

La racha

Otro viernes y una nueva sesión de control. Y por primera vez, en estas siete semanas, la dietista me felicitó. Así es. Es que en una semana me he quitado de encima 2,8 kilos. Y eso que pequé, como siempre, con una cenita bien regada de vino, y una comida, bien regada de todo, copas

El viaje

Llevo unos cuántos días sin escribir mi diario, el mdocumento que acredita que soy un obeso y que estoy en un proceso para eliminar los excedentes. Y todo tiene una razón. Esta vez se trató de un viaje a Londres junto a mi familia. Eso significaba descanso, pero además alejarme de un régimen al que

El buen camino

Hoy he cumplido mi primer mes a régimen y los resultados ya se empiezan a vislumbrar. He bajado, en 30 días, 5,8 kilos (ahora estoy en 102,7 y descendiendo). Peor lo mejor es que me he desinflado. De hecho, en el pecho me he quitado 5 centímetros; en el cinturón, otros cinco; en la zona

Los gramos

Anoche tuve cena. Una amiga se va a vivir al extranjero y había que homenajearla. Y debo decir que no me cuidé para nada. Incluso, al final de la noche cayeron dos copazos como dios manda. Pero hoy había sesión de control. Y camino a la nutricionista, empecé a recordar todos los excesos cometidos durante

Los agujeros

Estoy triste, abatido, no lo voy a negar. No es porque me haya saltado la dieta y me haya metido una ración de embuchados, qué más quisiera yo. Resulta, estimado lector, que soy culé. Sí, soy un gordito culé (qué mal ha sonado eso, ¿no?) y no puedo creer haber quedado afuera de la Champions

La culpa

Algunos somos gordos por naturaleza (aunque ayudemos a ello de una manera innata, casi artesanal); otros son calvos, que no es mi casio, como ese loco por incordiar que anda por estas cuevas vecinas haciéndonos reír y mostrándonos lo estúpidos que pueden ser algunos políticos y la realidad de este mundo. De momento, yo sigo