La Rioja
img
Fecha: enero, 2015
No comas manzanas!!
Paula Fernández Giménez 28-01-2015 | 12:05 | 0

Hace unos días se publicó un vídeo en Youtube, actualmente tiene unas  50.000 visitas en esta página y más de 13 millones de reproducciones en Facebook!!! Vamos, que si no lo has visto, casi seguro, te han hablado de él.

Se trata de un hombre, que tras ver un vídeo similar en las redes sociales, decide comprobar él mismo lo que sucede con las sustancias presentes en la superficie de una manzana. Completamente indignado publica su experiencia con la fruta, soltando improperios como “qué c… nos están dando” “ni el gobierno ni sanidad se meten en esto…” “este es el veneno que nos están metiendo en el cuerpo”

Aquí dejo el enlace para quién no lo haya visto, porque, ni los comentarios tienen desperdicio…

 

 

El protagonista del vídeo nos cuenta que no se trata de cera, ya que no arde y huele a plástico al intentar prenderle fuego.
Pues bien, efectivamente, se trata un cera, y es una cera natural que produce la propia fruta como mecanismo de defensa antes las agresiones externas y para mantener su humedad.
Es cierto que los productores usan un tipo de cera imitando ésta, pero que también se obtiene de diferentes plantas, cuya presencia, por ejemplo en algún árbol busca el mismo objetivo. Y también sabemos que se usa para mantener la calidad interna y el brillo de la piel. Pero de ahí a que sea tóxica… es totalmente inofensiva y comestible. Es más, ni siquiera nuestro organismo la digiere, vamos, que tal cual entra, “sale”.
Y no arde porque hay muchos tipos de cera cuyo punto de fusión puede ser bastante alto.

Este hombre se basa en su propia percepción con un cuchillo y un mechero para afirmar una teoría, que por supuesto, no está comprobada por un análisis de composición; involucra a sus espectadores sin afirmar, únicamente preguntando, asegurando que es denunciable (pero no me consta que lo haya denunciado).

Debemos ser un poco prudentes a la hora de divulgar información; en este caso concretamente asegura que estamos tomando sustancias tóxicas en las manzanas y su única fuente es un vídeo similar al suyo en Facebook; esta persona no se ha molestado ni siquiera en mirar en google antes de colgar su video y pedir que lo compartan.

No desinformemos, no alarmemos y asustemos al consumidor y tratemos de documentarnos, por favor.

Como bien dice Mauricio Schwarz (periodista especializado en ciencia), “la ignorancia es veneno, no las manzanas”.

Respecto al contenido en vitaminas de las manzanas, que también hace mención el autor, es cierto que en la piel se encuentra una mayor concentración de ciertos nutrientes, pero principalmente de fibra, pero no en la superficie, que tanto preocupa en el famoso vídeo, sino inmediatamente debajo de la piel.

Para terminar con este bulo (porque no puede ser llamado de otra manera), invito a quien tenga manzanos y pueda hacerse con la fruta personalmente del árbol, haga la prueba con un cuchillo afilado. Apuesto que obtendrá similar resultado con la superficie de la dichosa manzana.

 

Ver Post >
Afirmaciones en alimentación; desconfía…por si acaso
Paula Fernández Giménez 22-01-2015 | 9:45 | 0

Hace unas semanas, concretamente el 18 de diciembre de 2014, tuvo lugar un seminario en Madrid dirigido a profesionales de los medios de comunicación con el título “el azúcar, a debate”.

 

Este seminario lo realizan conjuntamente ANIS (Asociación Nacional de Informadores de la Salud) y FIAB (Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas).

El hecho de que el organizador sea esta federación despierta mi curiosidad. ¿Qué no dirá acerca del consumo de azúcar  una federación que representa a la industria alimentaria?

 

Alipio Gutiérrez, presidente de ANIS, solicita a los oyentes (en este caso periodistas) rigor científico en las fuentes a las que acuden para realizar sus publicaciones, ya que en internet podemos encontrar multitud de datos pero muchos de ellos sin evidencias científicas.

Hasta aquí bien, de acuerdo, si no fuera porque, a mi parecer, las afirmaciones que veremos a continuación, contradicen lo aconsejado.

 

Ángel Gil, presidente de FINUT (Fundación Iberoamericana de Nutrición) también participó en ese seminario, declarando que la importancia del sobrepeso está en el balance energético, es decir, en el equilibrio  entre la energía que consumimos y la que gastamos.

Por supuesto que es importante el balance energético, pero quizá sea desafortunado limitarnos a esto, ya que la calidad de la dieta, la proporción de nutrientes y el consumo de unos u otros alimentos influye de manera destacada en nuestro peso corporal y salud.

 

Bien, las siguientes participantes en este seminario y sus declaraciones no tienen desperdicio:

 

En cuanto a Isabel Vasserot, ya que se trata de la directora del Instituto de Estudios Documentales del Azúcar y la Remolacha, no nos sorprende advirtiéndonos de las maravillosas propiedades que aporta el azúcar (además de la energía y el dulzor) como el cuerpo, textura y color que suministra a los alimentos o su esponjosidad, sí, unas propiedades estupendas, de las que no veo ninguna relación con la salud o el sobrepeso.

 

Por último, contaban con la doctora Carmen Gómez Candela, jefa del servicio de Nutrición del hospital La Paz, que afirmó lo siguiente:

“quitar  todos los azúcares de una dieta sólo repercute en la disminución de 1kg”

Y digo yo… ¿A toda la población¿ durante cuánto tiempo? ¿1kg y sólo 1kg para siempre?

“son las calorías las que engordan y no el azúcar, su ingesta no favorece la obesidad”

En primer lugar, cada gramo de azúcar aporta 4Kcal y por supuesto que el consumo de azúcar puede influir en la obesidad

“lo que propicia el aumento de peso es el sedentarismo”

Claro, y ¿la alimentación no es un factor influyente?

 

Me sorprende mucho que una profesional de la salud, responsable de la nutrición en un hospital de prestigio, haga este tipo de declaraciones, así que decido investigar, y tras confirmar que una de las empresas miembro de la FIAB es AGFAE (Asociación General de Fabricantes de Azúcar), compruebo muy decepcionada que la doctora Gómez, pertenece al comité científico de IEDAR, Instituto de Estudios Documentales del Azúcar y la Remolacha, que promociona la producción y el consumo de este tipo de alimento.

 

Ahora entiendo todo…

Éstos son los que piden rigor científico a los periodistas.

 

Ver Post >
A dieta en enero, lo mismo de siempre…
Paula Fernández Giménez 14-01-2015 | 11:16 | 0

Ha comenzado un nuevo año, y con él llegan todos los propósitos de mejorar en muchos aspectos de nuestra vida y la ilusión por cumplir los retos que nos vamos a marcar.

Entre esto deseos, muy a menudo se encuentran los relacionados con la salud, como dejar de fumar, perder peso o realizar más ejercicio físico ( o algo…).

Los gimnasios se llenan en esta época y se comienzan todo tipo de dietas para bajar esos kilos que hemos ido acumulando, en muchos casos desde las vacaciones de verano!!

Pero… ¿qué ocurre a la gran mayoría? Pues que dentro de un año, en enero de 2016, estaremos planteando los mismos retos, los mismos propósitos y las mismas metas, porque, entre otros motivos, no habremos cambiado nuestros hábitos, que es lo que realmente hay que hacer, no repetir la misma jugada cada año, porque está claro que no funciona, o al menos, no es lo más saludable.

Hablemos de las dietas; un régimen no es algo temporal, es decir, un período de sufrimiento que, tras superarlo, nos permite volver a nuestras malas prácticas alimentarias, a comer lo que nos plazca sin engordar y sin realizar ejercicio físico (porque recordemos que los gimnasios se quedan con la mitad de clientes en cuestión de semanas).

Las dietas drásticas que sólo se siguen durante un tiempo y sin reeducación, pueden tener cierto éxito a corto plazo o incluso no tenerlo, a pesar del empeño que ponen muchos “fundadores de dietas milagro”, que de fundadores tienen bien poro, ya que se limitan a modificar el nombre a las mismas tonterías de años atrás.

Por esta razón, este año no te voy a dar una lista de consejos a seguir para recuperar rápidamente tu figura, porque ya sabes que tienes que beber agua, hacer 5 comidas al día, aumentar el consumo de fruta y verdura evitar grasas y azúcares, bla bla bla…

Lo que te voy a proponer es lo siguiente; cambia tus hábitos de una vez, pero de forma definitiva, realiza ejercicio todas las semanas del año, no ahora y cuando veas asomar el sol de la primavera, no te hinches a beber agua durante este mes, hazlo de forma moderada y siempre. Realiza un cambio permanente en tu alimentación, ya que lo que hacías hasta ahora no ha funcionado, realiza un giro en tus costumbres alimentarias, escoge el camino constante que no te haga retroceder a lo de siempre.

Y si quieres realizar una dieta para perder peso porque te sobran unos kilos de turrón, sí te voy a proponer cuatro claves:

Compromiso: es fundamental ser sincero con uno mismo y comprometerse a realizar los cambios necesarios.

Reestructuración: si hasta ahora no ha funcionado quiere decir que hay que realizar cambios y modificar nuestros hábitos actuales.

Objetivos: debemos marcarnos metas a corto plazo, por ejemplo, cada semana, y siempre este objetivo debe ser saludable y alcanzable.

Mantenimiento: si tras lograr el objetivo no seguimos haciendo el esfuerzo, volveremos a los hábitos inadecuados y provocaremos el riesgo de perder todo lo conseguido.

Que el próximo año las dietas y los gimnasios no sean los propósitos de año nuevo, sino el la continuación de nuestra rutina diaria.

 

Ver Post >
Soy Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y en la actualidad tengo mi propio centro de nutrición y dietética Nutrium. Afortunadamente, mi pasión coincide con mi trabajo. Como Dietista-Nutricionista mi profesión abarca todos los campos de la nutrición y alimentación, aunque en este momento me encuentro más ligada a la nutrición infantil, dietoterapia (prevención y tratamiento de enfermedades) y nutrición deportiva. El objetivo de este blog es dar a conocer aspectos relacionados con la alimentación y la salud, de una manera cercana y comprensible, tratando diversos temas, como gastronomía (mi pequeña gran debilidad), mitos alimentarios, dietas milagro, lectura de los etiquetados… en resumen, todo aquello que me preguntan mis amigos y familiares en la mesa.