La Rioja

img
Fecha: abril, 2015
¿Me estás llamando gordo?
Paula Fernández Giménez 23-04-2015 | 11:56 | 0

Personas adultas con obesidad, en su mayoría mujeres, que necesitan para perder peso un menú elaborado por un profesional (o no…) vestido con bata blanca. Un menú estricto, poco atractivo, que probablemente haga pasar hambre; menú cuya fotocopia es válida para vecinas, amigas, cuñadas… hijos no, los hijos comen otras cosas, los hijos sirven de excusa para saltarse el menú en cuestión, pero este tema no es el que ahora me ocupa.

Éste es el perfil de paciente de un un Dietista-Nutricionista, entendido así por gran parte de la población; éste es el concepto que se posee del tipo de trabajo que desempeñamos en esta profesión.

 

“Oye, que yo no estoy gorda” es la respuesta que obtenemos en numerosas ocasiones tras recomendar una visita a nuestras consultas, seguramente por cualquier otro motivo diferente al peso corporal.

 

En la infancia, durante el período de menopausia, cuando se padece una enfermedad, en el deporte, el embarazo… muchas situaciones en la vida de cualquier persona pueden requerir la ayuda de un Dietista-Nutricionista.

Desde que nacemos, una de las actividades que más repetimos a lo largo de cada día es, precisamente, comer, por lo que cualquier momento de nuestro ciclo vital es susceptible de necesitar un asesoramiento nutricional.

 

Ayer mismo tuve que escuchar que a una de mis pacientes, embarazada de 8 semanas y que comenzó la gestación con un ligero sobrepeso, en su cita habitual de la seguridad social le recomendaban dejar a su Nutricionista, porque “ahora mismo no lo necesita, ya que tiene que comer de todo”

 

¿Cómo es posible que un sanitario, que se supone que está trabajando para velar por la salud de sus pacientes, recomiende dejar la ayuda de un profesional encargado de la educación nutricional de esta futura madre?

 

A falta de un mes de la manifestación que se producirá el 10 de mayo en Madrid para exigir nuestra presencia en la sanidad pública (no por capricho sino por una necesidad de prevención y educación), nos encontramos con que en atención primaria no sólo se excluye nuestro trabajo, sino que se desaconseja!!

 

Si cada vez que te sientas a la mesa o pruebas un bocado de cualquier alimento y te surge alguna duda sobre si lo estarás haciendo bien, si te conviene no, cuánto de saludable es ese plato, cual es la cantidad correcta,  puede tu hijo comer lo mismo, te ayudará a rendir más en tu próxima carrera, cómo será tu digestión…  pesar de no estar “gordo”, podrás obtener todas las respuestas en la consulta del Nutricionista, aunque sólo estemos para poner menús estrictos a señoras con sobrepeso…

 

 

Ver Post >
Excursiones escolares divertidas… a la larga, no tanto
Paula Fernández Giménez 15-04-2015 | 7:31 | 0

Aún guardo en mi memoria con cariño aquella excursión del colegio, LO CONFIESO.

Salir de las aulas para acudir a la cocina y preparar con nuestras propias manos pizzas al gusto, toda una aventura realmente divertida!

Lo pasé tan bien que incluso recuerdo al compañero con quien me tocó trabajar y la impaciencia que mostrábamos por que llegara nuestro turno, ya que éramos los encargados de añadir los ingredientes finales antes del horneado.

Teníamos tanta ilusión por personalizar nuestras pizzas que hicimos cada mitad de un sabor diferente. Después la compartíamos todo el grupo, probablemente acompañándola con un refresco bien azucarado.

 

Toda una experiencia en esa época en la que aún éramos unos críos, unos inocentes críos, vulnerables ante todo los que sucedía en nuestro entorno, incluido el “ambiente alimentario”

 

No todos los colegios realizaban esta excursión así que, para más inri, fuimos la envidia de amigos y primos…

 

Unos cuantos años después y como profesional de la nutrición, me llevo las manos a la cabeza y considero un irresponsabilidad organizar este tipo de “escapadas” que únicamente sirven para fomentar el consumo de platos poco saludables para la edad infantil.

 

Hace unas semanas supe que los niños de Logroño siguen elaborando y probando pizzas en este establecimiento gracias a la excursión escolar y la verdad es que me sorprende, ya que los responsables sanitarios cuentan con mayor información en cuestión de salud infantil.

 

Habrá más de uno que me reproche cierto dramatismo al calificar de irresponsables estas actividades escolares, sin embargo, el dramatismo lo encontramos en las consultas de médicos y nutricionistas, cuando años más tarde, tratamos de paliar los efectos de la desinformación nutricional.

 

Aunque los familiares y las empresas alimentarias tienen una gran influencia en la alimentación de los niños, en este caso, la responsabilidad es de las escuelas y de los organismos oficiales, que deben poner un poco de sentido común en un tema tan importante como es la educación nutricional de los más pequeños.

¿Por qué no una excursión al mercado? ¿a una huerta?

 

He comenzado este post hablando del bonito recuerdo y la diversión de ese día, pero ese no es motivo para programar una actividad de este tipo, ya que también disfruté de experiencias como aquella visita al manantial o la natación de los miércoles… 

Ver Post >
Soy Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y en la actualidad tengo mi propio centro de nutrición y dietética Nutrium. Afortunadamente, mi pasión coincide con mi trabajo. Como Dietista-Nutricionista mi profesión abarca todos los campos de la nutrición y alimentación, aunque en este momento me encuentro más ligada a la nutrición infantil, dietoterapia (prevención y tratamiento de enfermedades) y nutrición deportiva. El objetivo de este blog es dar a conocer aspectos relacionados con la alimentación y la salud, de una manera cercana y comprensible, tratando diversos temas, como gastronomía (mi pequeña gran debilidad), mitos alimentarios, dietas milagro, lectura de los etiquetados… en resumen, todo aquello que me preguntan mis amigos y familiares en la mesa.