La Rioja

img
Fecha: mayo, 2015
Comer bien es el mejor “te quiero”
Paula Fernández Giménez 29-05-2015 | 12:20 | 0

 

Ayer, como cada 28 de mayo, se celebró el Día Mundial de la Nutrición.

Este año 2015, el tema se ha centrado en la alimentación durante el embarazo y la lactancia; se trata de un período con unas necesidades especiales para la mujer con el fin de mantener un correcto estado de salud, tanto de la gestante como del futuro niño.

 

Existen muchas leyendas poco claras, así como recomendaciones un tanto equívocas, de la misma manera que las consultas ginecológicas se quedan a veces “un pelín cortas” en su educación alimentaria a las madres.

Por este motivo y porque muchos profesionales han contribuido en esta jornada a difundir un mensaje bastante claro y de ayuda a las mujeres en período de gestación, puedes consultar un recopilatorio de los diversos artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas de nuestro país.

El consejo general de Dietistas-Nutricionistas nos ofrece un cartel con ciertos consejos útiles

A pesar de la tensión actual entre ciertas asociaciones de Nutricionistas con FESNAD (Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética) sí existe apoyo en este tipo de campañas y FESNAD ha elaborado un documento de difusión bastante interesante.

La dieta de una mujer embarazada no debe ser muy diferente de la de cualquier mujer adulta y como recordábamos en este mismo blog hace unas semanas mucho menos se debe comer por dos.

La ganancia ponderal de una mujer depende principalmente de su peso previo al embarazo; el Dietista-Nutricionista Julio Basulto nos muestra una tabla con las recomendaciones de aumento de peso durante los 9 meses.

En consulta privada podemos observar que muchas mujeres embarazas no tienen información suficiente acerca de qué alimentos pueden ser potencialmente peligrosos, cuando este concepto como el de la seguridad alimentaria es realmente importante. El balcón de mateo, con motivo de este día, nos solicitó información para este artículo, con el fin de conocer bien estos alimentos.

Por último, en el blog “midieta cojea”, el Dietista-Nutricionista Aitor Sánchez, nos da unas pautas para reducir la presencia de contaminantes en la leche materna

 

Ver Post >
Hidratación en el deporte
Paula Fernández Giménez 20-05-2015 | 6:33 | 0

Gran parte de nuestro cuerpo es agua, aproximadamente un 60% y juega un papel importante en el funcionamiento de nuestro organismo por lo que debemos prestarle mucha atención a la hidratación, no sólo en el deporte, aunque en este caso, el consumo de agua puede ser fundamental a la hora de competir.

 

Además de ayudar a eliminar toxinas producidas en la práctica deportiva y de transportar ciertos nutrientes, el agua ayuda a regular nuestra temperatura corporal, es decir, interviene en la termorregulación.

 

Deportistas con un bajo peso corporal tienen mayor capacidad de termorregulación y eliminan menos agua a través de la sudoración, por l

o que deportes con jugadores de mayor complexión física, como los de rugby, necesitarán una mejor hidratación durante el partido que aquellos de físico más liviano como corredores de maratón.

Además, deportistas más entrenados tiene también mayor capacidad de regular su propia temperatura corporal.

 

  A través de la sudoración, la pérdida hídrica puede pasar de un 20% a un 80% en      el transcurso de una competición, por lo que el hecho de realizar deporte       aumenta en gran medida la deshidratación, además de factores ambientales como la temperatura  o la humedad.

   

 

Un deportista puede llegar a perder 3kg de peso corporal en una prueba superior a 90min.

 

No sólo influye la pérdida de agua en la deshidratación sino también el agotamiento de las reservas de glucógeno muscular y de sales minerales, por lo tanto, también hay que prestar atención al consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono y sales.

 

Consecuencias de la deshidratación:

 

-          Aumento de la fatiga y disminución del rendimiento físico

-          Problemas gastrointestinales

-          Aumento de la frecuencia cardiaca

-          Reducción de la sudoración y por tanto, aumento del riesgo de mayor deshidratación

 

Para una correcta hidratación, se debe consumir agua antes, durante y después del evento deportivo o entrenamiento. Si la duración de ése es inferior a 1 hora, tomar agua es suficiente, pero si la prueba es superior a este tiempo, también debemos consumir sales minerales y azúcares, ya que a partir de este momento, la deshidratación va en aumento si disminuyen los depósitos de hidratos y el sodio.

Por tanto, a partir de una hor

a de ejercicio, lo más adecuado son bebidas para deportistas que aportan azúcares y sales minerales.

 

Aunque cada deportista debe conocer la dosis de sales e hidratos correcta según sus características y capacidad, podemos conocer nuestro estado de hidratación de dos maneras sencillas:

 - Observando e l color de la orina; cuanto más claro, mejor es la hidratación

- Pesándonos antes y después del entrenamiento. Si se ha perdido más de un 2% del peso corporal, se considera el comienzo de la deshidratación. 

 

 

Ver Post >
Día internacional sin dietas, o lo que es lo mismo, sin comida.
Paula Fernández Giménez 06-05-2015 | 7:59 | 0

Acabo de descubrir a través de un informativo, que hoy, día 06 de mayo, se celebra el día internacional sin dietas!!

¿Qué clase de broma es esta?

Acepto que cada día es el día nacional, internacional o mundial de algo, y vamos, que me parece bien, incluso existe el día de los días internacionales o algo así, que ya resulta un pelín jocoso…

Por la relación que me une a este término (dieta) y porque no entiendo quien ha podido inventarse esto, me veo en la obligación de al menos intentar analizar semejante “absurdez”.

Que cualquier persona decida NO realizar una dieta de adelgazamiento es totalmente respetable, incluso a pesar de padecer obesidad, aunque sí deberían ponerle un poquito más de seriedad en los informativos a eso de ser “un gordito feliz”…

Pero si realmente es necesario hacer este tipo de dietas de adelgazamiento o no, es otro tema; e insisto en decir dietas de adelgazamiento porque a ese tipo de pautas alimenticias entiendo que se refieren con lo del día internacional sin dietas, porque vayamos al grano, ¿estamos hablando de dietas para perder peso o dietas en general?

 

Según la RAE, uno de los significados de la palabra dieta es “conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento” o lo que es lo mismo, los hábitos alimentarios que puede llevar cualquiera de nosotros son nuestra dieta. Puede ser una dieta hipocalórica (para perder peso), una dieta saludable, una dieta vegetariana, o incluso una dieta desastrosa, pero al final, una dieta, que es el régimen alimentario que cada individuo sigue a lo largo del día.

 

Si existiera el día internacional sin respirar yo le vería el mismo sentido…

Se pueden confundir los términos y cierto es que existe una tendencia general a relacionar la dieta con el régimen para perder peso, pero de ahí a crear un día internacional del que se hacen eco los informativos, todo este asunto de los “días de” empieza a carecer de significado.

 

A favor de este curioso día cabe decir, que si el objetivo es evitar lo desórdenes alimenticios, aprender a aceptarse tal como se es, luchar contra la discriminación del peso corporal y mostrar los peligros de las dietas milagro… entonces yo no he dicho nada, eso sí, tratemos de difundirlo como lo que es.

 

 

Ver Post >
Soy Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y en la actualidad tengo mi propio centro de nutrición y dietética Nutrium. Afortunadamente, mi pasión coincide con mi trabajo. Como Dietista-Nutricionista mi profesión abarca todos los campos de la nutrición y alimentación, aunque en este momento me encuentro más ligada a la nutrición infantil, dietoterapia (prevención y tratamiento de enfermedades) y nutrición deportiva. El objetivo de este blog es dar a conocer aspectos relacionados con la alimentación y la salud, de una manera cercana y comprensible, tratando diversos temas, como gastronomía (mi pequeña gran debilidad), mitos alimentarios, dietas milagro, lectura de los etiquetados… en resumen, todo aquello que me preguntan mis amigos y familiares en la mesa.