La Rioja
img
No le ofrezcas dulces a mi hijo. Lo quiero sano
img
Paula Fernández Giménez | 31-03-2016 | 10:21

Comenzamos las vacaciones y la abuela le regala unas chocolatinas para el viaje, también la otra abuela le ha comprado “cosas ricas” para que se lleve, una galletita en el café previo a subir al coche, uf! Aún no hemos salido y ya ha sobrepasado la dosis de azúcar recomendada…

 

Durante los días festivos, un caramelo en la gasolinera, un chocolate en la tienda, una piruleta el camarero del restaurante, unos gusanitos que llevaba el amigo con el que hemos coincidido, un huevo de chocolate con el primo… espero que esto sea algo puntual y no una costumbre de la que me he percatado al pasar más tiempo junto a mi hija, aunque desgraciadamente soy conocedora de todo aquello que le ofrecen diariamente en clase de inglés, camareros, vecinos o la panadera, que lo hacen con toda su buena intención, pero que en absoluto beneficia, ni a la mía ni al resto de los niños.

 

Nos enfrentamos a una epidemia, el sobrepeso infantil, un asunto muy serio que acarrea enfermedades como la diabetes, problemas cardiovasculares, osteoarticulares y por supuesto, sociales, y ninguno está exento de estos riesgos por estar delgado, así que frases como “se lo puede permitir porque está flaquito” no es una excusa. El sobrepeso es un indicio de que algo no funciona bien desde mucho tiempo atrás y las patologías que vienen asociadas son irreversibles en muchos casos.

 

Como todos los padres miramos por la salud de nuestros hijos y estoy completamente segura de que no quieres perjudicarles, no uses los dulces (y la comida en general) para ganarte a un niño.

 

Pasadas las vacaciones me encuentro con que por la calle sufrimos una rabieta porque no le compramos chucherías. ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Por qué me llama mala cuando antes pedía uvas, nueces o tomates para calmar su apetito?

 

Está delgada pero no se puede permitir comer alimentos poco saludables porque quiero que continúe SANA, no le ofrezcas comida basura y azucarada, por favor. Le recomendaré que te de las gracias igualmente, pero con mayor sinceridad si le ofreces una mandarina o le enseñas una canción.

 

 

Soy Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y en la actualidad tengo mi propio centro de nutrición y dietética Nutrium. Afortunadamente, mi pasión coincide con mi trabajo. Como Dietista-Nutricionista mi profesión abarca todos los campos de la nutrición y alimentación, aunque en este momento me encuentro más ligada a la nutrición infantil, dietoterapia (prevención y tratamiento de enfermedades) y nutrición deportiva. El objetivo de este blog es dar a conocer aspectos relacionados con la alimentación y la salud, de una manera cercana y comprensible, tratando diversos temas, como gastronomía (mi pequeña gran debilidad), mitos alimentarios, dietas milagro, lectura de los etiquetados… en resumen, todo aquello que me preguntan mis amigos y familiares en la mesa.