La Rioja
img
Autor: Paula Fernández Giménez
¿Y si empiezas a cuidarte ya?
img
Paula Fernández Giménez | 02-01-2018 | 5:58| 0

Bien, lo sabemos, es demasiado pronto para estar totalmente mentalizado con los nuevos propósitos, has ganado algo de peso estos días festivos pero aún es demasiado pronto para comenzar a planificarte las comidas que harán que recuperes la línea.

En unos días trataremos de convencerte de que no recurras a dietas drásticas y métodos aparentemente sencillos y drásticos, pero como aun te queda el roscón y no queremos agobiarte con normas desde el primer día, simplemente te vamos a proponer alimentos adecuados para estos días, comidas ligeras y con propiedades diuréticas y antioxidantes, para que esta semana no se traduzca en otro kilo de peso más y que no explotes el día 6.

Tenemos unos días de relax gastronómico, ya han pasado los “peores días” en lo que a la dieta se refiere (Navidad, cena de empresa, Nochevieja…) y puedes empezar a adquirir ciertas rutinas poco costosas que ayudan a volver a la normalidad.

En primer lugar la hidratación; es fundamental que prestemos atención al consumo de líquidos. Durante estos días es probable que se haya bebido poca agua, además, el consumo de alcohol produce una deshidratación evidente, las comidas están más condimentadas, pasamos tiempo en lugares cerrados, abarrotados de gente y con las calefacciones altas.

BEBE GRAN CANTIDAD DE AGUA, CALDOS, INFUSIONES, ZUMOS…

Las frutas cítricas tienen un gran poder antioxidante, por lo que las naranjas, kiwis, mandarinas, fresas, piña… son buenos aliados para tomar entre horas. Ayudarán a evitar la oxidación de radicales libres, consecuencia de los excesos, aportan agua y gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra, que aportará cierta regularidad en el tránsito intestinal.

Las verduras con cierto sabor amargo tienen efecto colagogo, es decir, favorecen la secreción de bilis  y mejoran la función y recuperación hepática. Incluir estos alimentos durante la semana pueden ayudar a sentirse mejor: alcachofas, endivias, achicoria, berenjena, rábano o escarola.

Procura que estos días, los alimentos de origen vegetal predominen frente a los de origen animal (verduras, ensaladas, frutos secos, legumbres, arroz o pasta integral…)

Aunque el tiempo no acompañe, estos días son ideales para hacer ejercicio físico, puede ser suficiente con un buen paseo diario para quemar calorías, además de ayudar a mejorar las digestiones, el tránsito intestinal y mejorar la calidad del sueño.

Día 1:

Desayuno: Yogur con granada y nueces

Almuerzo: Biscote integral con queso ligero

Comida: Ensalada de endibias con manzana y cebolleta

Atún rojo a la plancha con pimientos asados

Merienda: Mandarinas

Cena: Sopa de pescado o ave

Tortilla de calabacín

Día 2:

Desayuno: Tostada integral con aceite y tomate

Almuerzo: Naranja

Comida: Alcachofas rehogadas con setas

Pollo asado con ensalada

Merienda: 1 yogur con pasas

Cena: Berenjena a la plancha

Merluza al horno o a la plancha con achicoria

Día 3:

Desayuno: 1 vaso de leche con copos de avena

Almuerzo: 1 porción de queso con nueces

Comida: Crema de calabaza con especias

Lenguado al limón

Merienda: Batido de frutas

Cena: Ensalada de escarola con granada

Revuelto de champiñones

 

2018zdfkuhg

Ver Post >
Planea tu alimentación para comenzar el año
img
Paula Fernández Giménez | 29-12-2017 | 12:57| 0

Aunque estamos en unos días un poco complicados para comer de forma saludable, entre compras y recados, también puedes dejar planificado tu menú para la próxima semana.

Una planificación con antelación, la lista de la compra con lo necesario, y no dejar lugar a la improvisación, harán que el día 2 puedas comenzar con unos buenos hábitos alimentarios, no dejes que sea 10 de enero para empezar a pensar en cuidarte y acudir entonces al supermercado.

Nosotros ya sabemos lo que vamos a comer la próxima semana, sin dietas estrictas, disfrutando de los platos que preparemos, pero teniendo todo ya planificado y comprado (al menos lo de los dos primeros días, para que no nos pille el toro!)

Quizá nuestro menú os pueda ayudar a idear el vuestro, o resulte tan atractivo que queráis copiarlo al pie de la letra! Venga, anímate y prepara los alimentos necesarios para empezar bien el año.

 

Menú semanal 01/01/18 – 07/01/18 

 

sin-titulo

 

Ver Post >
24-Nov. Día mundial del Dietista-Nutricionista
img
Paula Fernández Giménez | 23-11-2017 | 7:12| 0

Mañana, día 24 de noviembre celebramos nuestro día. El Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España (CGDNE), que representa a este colectivo agrupando actualmente a 4000 dietistas-nutricionistas, y la Academia Española de Nutrición y Dietética promueven desde 2014 la celebración del Día Mundial del Dietista-Nutricionista en España (DMDN).

Este año se ha querido explicar en qué consiste esta profesión y cuáles son sus competencias, ya que la mayoría de la población asocia nuestro trabajo únicamente con las dietas estrictas para perder peso.

“Queremos poner en valor los diferentes aspectos de la profesión de dietista-nutricionista y dar una visión más amplia del papel y funciones que juega el DN en la sociedad”.

2017_cartel_low_01c

En Nutrium queremos centrarnos en el Dietista-Nutricionista clínico, ya que es la faceta a la que nos dedicamos.

ESPECIALIDAD

Dietista-Nutricionista Clínico

ÁMBITO DE TRABAJO

  • Hospital • Consulta privada
  • Centro de Salud • Centro Deportivo

FUNCIONES Y COMPETENCIAS

  • Realiza evaluaciones y diagnósticos nutricionales.
  • Desarrolla planes dietéticos personalizados, y propone el soporte nutricional, en función del diagnóstico médico.
  • En el hospital: elabora el manual de dietas y realiza planes de prevención de desnutrición.
  • Trabaja junto a otros sanitarios para optimizar resultados.
  • Colabora con el entorno familiar para optimizar la adherencia al tratamiento.

Desde el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España nos aconsejan lo siguiente:

Es recomendable acudir al D-N:

  • Al menos una vez en la vida para aprender a comer.
  • Si padece: alguna enfermedad relacionada con la alimentación: diabetes, celiaquía, intolerancias o alergias, cardiopatía, hipertensión, insuficiencia renal, colesterol alto, cáncer…
  • Durante: embarazo, lactancia, adolescencia, vejez, postoperatorio, deportes de élite, discapacidad.
  • Si necesita recuperar su normopeso.
  • Si siente la tentación de seguir una «dieta milagro».

Y como la mejor manera de saber si nuestra labor llega a los pacientes, hemos querido hablar con tres de ellos, que han pasado por la consulta con diversos objetivos, y les hemos preguntado por su experiencia tras conocer a su Dietista-Nutricionista:

“Tras un año con mi nutricionista, los resultados vienen siendo espectaculares, pues he logrado bajar de peso, sin pasar hambre (muy importante) debido a los cambios de hábitos alimenticios que me recomienda”. Santiago Miyares.

“Siempre he hecho deporte desde pequeño, tanto individual como colectivo. Desde hace dos años empecé a preparar más a conciencia entrenamiento para medias maratones y maratones. Desde que empecé con mi nutricionista, no solo mis resultados mejoraron sino que también mejoró mi bienestar a nivel físico” Nacho Eguizábal

“Todos pensamos que sabemos comer bien cuando queremos. Objetivo 25 kilos me ha demostrado que no es así y que la ayuda de profesionales de la nutrición y la dietética, es necesaria e imprescindible para poder afianzar unas bases sólidas que perduren en el tiempo hasta convertirse en hábitos saludables de alimentación y de vida” Luismi Cámara.

Con estos testimonios queremos enviar el mensaje a la población de que la figura del Dietista-Nutricionista puede llegar a ser muy importante en la salud, bienestar y rendimiento físico, desvinculándose totalmente de dietas estrictas y exámenes dietéticos.

Si no acudes a un Dietista-Nutricionista, al menos esfuérzate en conocer nuestro trabajo!!!

 

Ver Post >
¿por qué queremos para ellos lo que no es bueno para nosotros?
img
Paula Fernández Giménez | 03-10-2017 | 11:49| 0

Creo que hay algo peor que dar mal ejemplo con la comida a los niños, y es que nos cuidemos los adultos, que cambiemos nuestros hábitos, mientras les damos a ellos porquerías para comer. Es un sinsentido absoluto.

A menudo repetimos frases como “me había preparado una ensalada para cenar, pero finalmente acabé picando lo de los niños”, “es que no puedo cuidarme y cocinar distintos platos en casa” “estaban los niños comiendo chuches y caí en la tentación” “comí galletas porque como están en casa para los niños…”

Si alguna de estas frases te suena y la has pronunciado, no vamos por buen camino…

Los niños son muy vulnerables en este asunto del comer y con el ejemplo aprenden de la mejor manera (como en casi todo en la vida), pero cómo es posible que estemos tratando de mejorar nuestra alimentación y no dejar de ofrecerles dulces, fritos, procesados… ¿por qué queremos para ellos lo que no es bueno para nosotros? Probablemente porque nuestro objetivo al cuidarnos esté relacionado únicamente con el peso o porque no estamos entendiendo las consecuencias de una alimentación insana.

 

valeria-gusanitos

 

En innumerables ocasiones escuchamos a adultos decir que sus pequeños comen ciertos alimentos porque “se lo pueden permitir”. Por mucho que coman no engordan, pero es que la alimentación influye en la futura salud de tu hijo, independientemente del peso. La diabetes o las enfermedades cardiovasculares no entienden de kilos!

Igual que la educación comienza desde bien pequeños, igual que nos esforzamos porque adquieran ciertas destrezas, igual que les enseñamos a evitar peligros, empecemos a educarles en este tema también, porque acabarán siendo adultos enfermos que no entiendan por qué les dimos productos perjudiciales, si lo que queremos es cuidarles.

Y aunque existe mucha confusión respecto a la alimentación (especialmente infantil) también contamos con herramientas y mucha información veraz, que nos ayuda a conocer qué es lo mejor para ellos.

Gran parte del problema es que aquellos que estamos concienciados, no reunimos la valentía de tratar de cambiar nuestro entorno, es muy difícil no ofrecer dulces en tus celebraciones sin que te juzguen, o hacer rechazar a tu hijo algo que le ofrecen (por educación) o convencer a tu familia o amigos de que nadie coma alimentos insanos ni compre a los pequeños. Pero tiene que haber alguien que comience el cambio, ese primer granito de arena para conseguir la montaña.

Ya mencioné algo similar hace tiempo en este post, en relación con los dulces, porque no me gusta que se los ofrezcan a mi hija.

Aunque ahora y me refiero a todo tipo de snacks, refrescos, chuches y ultra-procesados, infinidad de productos que comen los niños a diario.

Puedes tener dudas al respecto, pero hay algo bien claro, si sabes que algo te perjudica, ¿por qué se lo das a tu hijo?

Ver Post >
San Mateo Gastronómico: 10 consejos y más….
img
Paula Fernández Giménez | 14-09-2017 | 4:54| 0

Parece que en nuestra ciudad, la “normalidad” vuelve un poco más tarde que en el resto de localidades, y es que las fiestas de San Mateo provocan que alarguemos un poco más las vacaciones, el comienzo de la rutina y los buenos hábitos.
Ya hemos ganado unos kilos en verano, después de las fiestas nos ponemos las pilas de nuevo con la dieta, beber agua, el gimnasio… pero algo podemos hacer para que esos kilos no se conviertan en unos o dos más tras las fiestas.
Parece una misión difícil, pero si tratamos de hacer un pequeño esfuerzo y cuidarnos en la medida de lo posible, pasaremos la semana sin que nuestro cuerpo se resienta. Esto no significa renunciar a la diversión, salir con los amigos sin poder comer o beber nada, se trata de aplicar ciertas maniobras que no tornen los resultados finales en un desastre.

Por eso te anotamos una serie de consejos fáciles de seguir estos días:

1.Cuidar la hidratación. El agua es esencial en nuestro organismo y una deshidratación (ya sea por consumo de alcohol o por olvidarnos del agua) provoca numerosos síntomas como hinchazón, dolores de cabeza o descontrol del apetito. No cuesta demasiado esfuerzo tratar de beber agua, entre horas y cuando estamos fuera de casa.

2.Si se tiene costumbre de beber alcohol, quizá no sea momento de sermones, pero todos sabemos los efectos negativos que tienen las bebidas alcohólicas en nuestra salud (por no hablar de los problemas de accidentes, peleas… que provoca). Procura no pasarte, combina las cervezas con cervezas sin alcohol o un botellín de agua, controla el consumo de combinados y si los tomas, intenta que el refresco sea sin azúcar.

3.Come algo antes de salir de casa; si has quedado con los amigos y no llegas con hambre, probablemente tengas menos tentaciones con alimentos insanos y regules mejor las cantidades.

4.La fruta entre horas es una gran aliada, ya que proporciona vitaminas, minerales, fibra y contribuye a mantener una correcta hidratación, además, es cómoda de transportar y fácil de tomar en cualquier momento. Si no juzgamos a quien va por la calle comiendo un helado o unas patatas fritas, tampoco lo haremos si come una nectarina o unas uvas, que ¡están de moda!

5.Los frutos secos al natural son alimentos muy saciantes, podemos llevar una pequeña bolsa y picar entre horas, seguro que si ofreces a los demás también acceden a este sano tentempié.

6.A la hora de sentarnos en una terraza, puedes hacer elecciones más saludables que rebozados o patatas fritas, como una tapa de pulpo, unas gambas a la plancha, encurtidos… Si quieres evitar tomar snacks, dile al camarero que no te saque; le tentación es demasiado fuerte si la tenemos encima de la mesa.

7.¡En la calle Laurel se puede comer sano! Pinchos de carnes o pescados a la plancha o a la brasa, pulpo, sepia, setas, champiñones, una tabla de quesos, brochetas de verduras, de langostinos, gazpachos, cremas de verduras… no es excusa que nos demos un paseo por calles como Laurel o San Juan.

8.Si haces alguna de las comidas principales en casa, procura priorizar los alimentos vegetales y frescos, como ensaladas, verduras de temporada y frutas.

9.Evita que pase demasiado tiempo entre las comidas, si pasas muchas horas sin ingerir alimentos, se produce un descontrol metabólico que interfiere en nuestro apetito, esto puede provocar ansiedad en las comidas posteriores.

10.Tenemos tiempo de sobra para un montón de actividades, invierte un poco de ese tiempo en hacer algo de ejercicio, un paseo por el parque del Ebro o coger la bici un rato, y llévate a los niños, que también lo necesitan!!

 

 

chuopi-23

 

 

 

 

 

 

 

¿Y si vas a la feria?

Nuestra primera recomendación es que lo hagas caminando.

Todos sabemos que los churros huelen desde mucho antes de divisarlos, por eso es importante haber comido algo saludable previamente o llevar los frutos secos comentados anteriormente. Al menos esto ayudará a resistir la tentación.

Debes tener en cuenta que los dulces, refrescos y alcohol pueden perjudicar mucho nuestra salud a largo plazo, además de influir en nuestro peso corporal, negativa y rápidamente.

Hoy en día tenemos ofertas en la feria que pueden solventar nuestro propósito, como encurtidos (pepinillos, cebolletas…), coco natural, o incluso la patata asada.

Si a pesar de todos los consejos, acabas sucumbiendo a los dulces, consume con cabeza, una cantidad moderada y saboreando para apreciar si estás tomando un producto de calidad o la próxima vez no te merece la pena ganar grasa corporal.

 

Las degustaciones pueden formar parte de nuestra dieta…

Aunque en ocasiones limitamos el consumo de hidratos de carbono como arroz, pasta, pan… y siempre los recomendamos integrales, lo hacemos por no desplazar la toma de verduras y hortalizas, pero en momentos como éstos, podemos considerar una paella o patatas con chorizo, platos susceptibles de incluir en nuestro menú; si cenamos en casa, trataremos de tomar abundante verdura y fruta.

Hemos encontrado en el programa abundantes degustaciones y nuestra conclusión es que quizá se abuse un poco del pan, aunque entendemos que es la forma más cómoda y posiblemente sabrosa de ofrecer tantas raciones de quesos, pescado, pimientos, lomo… Puedes tratar de evitar ese trozo de pan, suprimirlo en el resto de tus comidas de la semana o decantarte por esas degustaciones en las que te ofrecen la posibilidad de no comerlo, como el solomillo con pimientos, pinchos morunos, sardinas, chuletas al sarmiento, revuelto, pulpo, vaca asada, brocheta de langostinos…

¡Nosotros no vamos a renunciar a probarlos!

 

Os proponemos que os cuidéis para no lamentar consecuencias en la báscula tras las fiestas, ni problemas digestivos, mareos por deshidratación o problemas asociados al consumo de alcohol.

Se puede disfrutar de la comida y de los amigos de una forma responsable.

 

¡Felices fiestas!

 

Ver Post >
Soy Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y en la actualidad tengo mi propio centro de nutrición y dietética Nutrium. Afortunadamente, mi pasión coincide con mi trabajo. Como Dietista-Nutricionista mi profesión abarca todos los campos de la nutrición y alimentación, aunque en este momento me encuentro más ligada a la nutrición infantil, dietoterapia (prevención y tratamiento de enfermedades) y nutrición deportiva. El objetivo de este blog es dar a conocer aspectos relacionados con la alimentación y la salud, de una manera cercana y comprensible, tratando diversos temas, como gastronomía (mi pequeña gran debilidad), mitos alimentarios, dietas milagro, lectura de los etiquetados… en resumen, todo aquello que me preguntan mis amigos y familiares en la mesa.