Plan Renove (PR)

El Partido Riojano pasó por la ITV de las elecciones autonómicas y municipales y el mecánico le advirtió de que su vehículo no daba para mucho más. Después de treinta años de uso y una conducción entre temeraria e imprudente durante la última legislatura junto al PSOE, o hacía un revisión profunda o el motor corría el riesgo de pararse para siempre. En vez de hacer oídos sordos a la recomendación como hacen otros con un apego enfermizo a los suyo, los regionalistas han optado por tomar nota y embarcarse en un Plan Renove que hace tiempo tenían en mente a la vista de que, por mucho que acelerara, el vehículo nunca pasaba de una velocidad modesta.

El encuentro en el mismo taller con Ciudadanos de Logroño, que después de un arranque fulgurante y rompedor había quedado fuera del Ayuntamiento de la capital, ha dado el empujón definitivo a un tuneado conjunto que difícilmente hubiera sido factible de no estar a los mandos Miguel González de Legarra y Julio Revuelta. La digestión de la mezcla (externa en la sociedad, pero también interna entre la propia militancia) está por ver, pero al menos el PR ya ha hecho en sus ponencias un ejercicio de contrición y reconocimiento de la culpa propia que, en estos tiempos de orgullo y denuncias al empedrado, se antoja un sano punto de partida para poner el cuenta kilómetros a cero.

La transformación se anuncia honda. Cambio de denominación, transformación de la imagen, renovación de los cuadros de mando. En la cúpula seguirá Legarra, que al contrario que en otras coyunturas en las que siempre se había ofrecido a ceder su puesto para refrescar el discurso, esta vez entiende que si ha conducido al partido hasta este punto tan arriesgado no puede saltar en marcha. El mismo líder para un proyecto distinto que se esfuerza por despegar esa “marca blanca” del PSOE con la que, a fuerza de repetirlo, el PP había conseguido etiquetar a los regionalistas.

 

 

Fotografía: Sanda Sainz

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • José Antonio del Río Sacrist

    Hombre Teri, no sé si son es un “ejercicio de contrición y reconocimiento de la culpa propia” una ponencia que carga al socio socialista la responsabilidad de todos sus males…

  • teri

    Estimado Toño:
    Comparto contigo que lo del PR es una catarsis sólo a medias, y que seguramente entre su catálogo de pecados deberían incluir alguno propio sobre su gestión y el protagonismo que algunos tomaron en el Ayuntamiento de Logroño. Ese desnudo, aunque no sea integral, al menos enseña más que otros que achacan todos sus males a la ola nacional, la perversión del PP o hasta la fijación de algún periódico local. Por algo se empieza y dejan los cambios para otros. ¿no crees?
    Gracias por tu comentario

  • riojanista

    Esa transformación debe ser real y no sólo de etiquetado. O el nuevo PR ofrece algo nuevo y necesario para la Rioja o seguirá en la agonía en la que el Regionalismo lleva anclado demasiados años. No vale con la entrada de caras nuevas y proclamar que han cambiado, hay que demostrarlo con hechos e iniciativas en defensa de nuestra tierra para que encuentren su sitio en nuestro arco político.

  • teri

    Riojanista:
    Totalmente de acuerdo. El cambio debe ser tan profundo como se plantea, no un simple cambio de imagen y, tampoco, una crítica exclusivamente a la actuación de los socialistas durante su coetapa en el Ayuntamiento. En cualquier caso, eso tampoco es garantía de un mejor resultado electoral. Las mismas esperanzas que el PR tiene en la alianza con Revuelta son recelos de muchos que opinan que la entrada del exalcalde desgastará (aún más) las opciones del PR. Lo único evidentes es ya resulta inviable cualquier coqueteo con el PSOE después de las críticas entre ambas formaciones.
    Gracias por sus reflexiones.

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.