Con ‘k’ de kilos

Esta mañana me he llegado hasta la casa del yayo Tasio, y en contra de mis costumbres he aprovechado para pedirle algo de dinero. «Abuelo, ¿me prestas 19.000 millones de euros?». Tasio ha hecho primero como que no oía. Ha seguido a lo suyo, pelando una manzana con su oxidada navaja de cachas nacaradas y escuchando el rumor de la gente que entra por la ventana. «Esto… verás…. es que tengo unos agujerillos que tapar», le he insistido tímidamente después de unos incómodos minutos de silencio sentado frente a él en la sillita de mimbre de la cocina. Como sé que al abuelo no le tiembla el pulso cuando de ayudar a la familia se trata y guarda sus ahorros por algún rincón del dormitorio, he osado prometerle que esta vez será la última. Si me suelta la pasta, no le pediré más. «Te prometo que después mi balance será sólido, que el futuro de mis cuentas están garantizado».

Tasio ha empezado a masticar la manzana con la parsimonia de quien se sabe que estás en sus manos. Cuando la última miaja de fruta pasaba por su garganta, me ha preguntado que cómo ahora necesito esa calderilla si la semana pasada le dije que mi cartilla estaba pletórica, que los amiguitos con los que me había embarcado en el último negociete eran los más solventes del mundo. He agachado un poco la cabeza, pero en vez de dejarme los millones sobre la mesa me ha dado la dirección de una sucursal de Bankia para cursar allí mi petición.

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • María Antonia San Felipe

    Querido Teri, tendrás que ponerte en la fila, en el filón de Bankia.

  • jjsanmartin

    El engaño de la venta de acciones con la garantía de un balance que no estaba auditado, tal como marca la ley, y que primero estaba en números negros y luego en rojos, en derecho penal tiene nombre. ¿Quien le pone el cascabel al gato? El exalcalde de Madrid ya ha dicho que no es momento de hablar del asunto, a 2 semanas de publicar una ley de transparencia, que se la pasan por el arco de la Moncloa.
    Indignante, asolador y terrorífica situación, no crees?

  • teri

    Maria Antonia:
    A mi ya me escamó que pusieran la ‘K’ a una cosa llamada Bankia. Supongo que fue por una cuestión de konfianza y kredibilidad. En fin, yo tengo el dinero debajo del colchón como me consejó el abuelo Tasio.

    JJsanmartin:
    Creo que los adjetivos hace tiempo que se han agotado. Más que una necesidad debería ser una exigencia moral que los responsables dieran explicaciones e hicieran algún gesto como renunciar a sus sueldos millonarios. La cosa roza la tomadura de pelo y, mucho peor, ha caído en esa espiral de que cada vez que alguien asegura que la solvencia de Bankia está garantizada se abren un poco más sus grietas.

    Gracias a ambos por sus comentarios

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.