La Rioja

img
Patología múltiple
img
Teri Sáenz | 18-02-2013 | 13:02

rajoy

Acudo a casa del yayo Tasio para certificar que no ha optado por morirse siguiendo la fórmula japonesa de ahorro máximo y le encuentro en plena tiritona. Le suda la nuca, los dientes le chirrían, las rodillas flaquean. Me sosiego al comprobar que sus constantes vitales están en orden, y es él mismo quien musita el origen del tembleque. Su corazón ha soportado malamente tantas rectificaciones en poco tiempo. El despido del marido-expareja (o lo que sea) de Ana Mato horas después de que el PP defendiera que era imposible echarlo le desajustó la tensión. El anuncio de rebajar las tasas judiciales encarecidas a la brava quebró sus niveles de saturación, y la marcha atrás del partido para admitir finalmente a trámite la ILP promovida por la Plataforma de Afectados por las Hipotecas le dejó al borde del infarto.

Muto de médico improvisado a psicólogo de saldo para reanimarle, aunque comprendo perfectamente al abuelo. Ya se había instalado en la seguridad de la contradicción del Gobierno, así que tantos revolcones emocionales han alterado su rutina de viejo. Unas galletitas maría untadas en leche caliente le devuelven el color a las mejillas, pero Tasio sigue dando vueltas a sus temores al tiempo que gira la cucharilla. ¿Qué será lo próximo?, pregunta con ojos de pánico. ¿Rajoy reconociendo que ha incumplido sus promesas?. Le acaricio las arrugas de la cara y dejo que eche en la taza un sobre (con perdón) de azúcar antes de que la diabetes le remate.

Otros Blogs de Autor