La Rioja
img
Dos en uno
img
Teri Sáenz | 12-09-2017 | 11:21

arrimadas

Rosa María llegó a su casa y encendió la tele. Seguramente se puso cómoda, abrió una cervecita y empezó a practicar ese deporte tan ibérico consistente en despotricar en la intimidad del salón contra los comentaristas de algún debate cuando lo que dicen no coinciden con nuestra postura. A Rosa María no le bastó desfogarse contra una pantalla de plasma. Las palabras que en ese momento pronunciaba Inés Arrimadas en un plató le molestaron tanto que necesitó contarlo al mundo entero. Cambió el mando de la tele por el móvil y deseó a través de Facebook que violaran en grupo a la dirigente de Ciudadanos al salir del programa. “No merece otra cosa semejante perra asquerosa“, dejó escrito. El comentario de la hasta entonces anónima telespectadora empezó a correr por Internet como la pólvora hasta que, cuatro horas más tarde, Arrimadas anunciaba lo que cualquiera en una situación similar: iba a presentar una denuncia contra Rosa María. Lo llamativo es que el foco de la polémica no se ha ceñido al calibre de la barbaridad que eructó para luego arrepentirse, sino en el hecho de que la empresa en la que había encontrado trabajo de teleoperadora a través de una ETT la ha despedido ante el grosor de los insultos y la magnitud del guirigay, aduciendo que una opinión a título personal (sic) no puede interferir en el ámbito laboral público. ¿Confiaría usted en alguien capaz de vomitar una brutalidad así? El caso demuestra que la dualidad entre el yo personal y el social no es una opción ni las redes una barra libre de chupitos de impunidad.

 

Fotografía: Efe

Últimos Comentarios

ecotris 31-08-2017 | 22:26 en:
Siempre libro
teri 17-05-2016 | 10:06 en:
El papel de la memoria
konrad 16-05-2016 | 09:29 en:
El papel de la memoria
herce.david 18-04-2015 | 05:57 en:
UPyD al aparato
herce.david 18-04-2015 | 05:51 en:
UPyD al aparato

Otros Blogs de Autor