Blogs

Teri Sáenz

Chucherías y quincalla

A nice place

HORNILLOS CROS_1705.jpg

La polémica más enconada que ha sacudido la previsible actualidad regional en las últimas semanas no la ha provocado un partido de la oposición, algún líder sindical, ni la prensa. Ha sido un cocinero quien, con sus quejas a la interpretación por parte del Gobierno regional del retroceso de turistas extranjeros durante el año pasado, ha desencadenado una catarata de reacciones inusitada en un hábitat dominado por el conformismo, cuando no directamente por el silencio. Y no sólo en el entorno más directo de Francis Paniego y la Consejería del ramo, sino entre buena parte de la opinión pública ajena hasta ahora al turismo pero que se ha visto interpelada a posicionarse respecto a su gestión. Sólo por esa capacidad de agitar el árbol, de estimular el intercambio de pareceres sobre un sector vital para La Rioja en su conjunto merecería la pena cribar la acritud de la polémica y destilar sólo lo positivo. Para eso resulta imprescindible desterrar que la crítica es siempre de antemano una agresión intencionada y digerirla como acicate. Eludir arrinconar el debate a una cuestión de veracidad de las diferentes encuestas, exhibir otros logros que nadie niega o deslizar dudas veladas sobre la representatividad o presuntos intereses espurios de quienes reclaman avances. Mejor que una estadística o algunos euros extra de inversión, la unidad de acción en la que todos coinciden podría empezar con una fotografía: la de ambas partes reunidas y, si es posible, hablando en inglés para atraer más visitantes foráneos.

Fotografía: Justo Rodríguez

Temas

consejería, extranjeros, francis paniego, rioja, turismo
febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728