La Rioja
img
Autor: teri
El hombre sin móvil
img
Teri Sáenz | 11-04-2016 | 12:31| 0

telefóno

Al acabar de charlar le pedí, por favor, su número de móvil. La solicitud venía adjunta a la promesa de que recurriría a él exclusivamente en caso de necesidad y a una hora razonable. Sólo lo marcaría si fuera preciso confirmar un dato, matizar alguna idea o aclarar un concepto para no incurrir en confusiones al transcribir. Se encogió de hombros, esbozó un sonrisa neutra y confesó lo inconfesable: no podía dármelo. La revelación ulterior elevó el nivel de conmoción. No se trataba de preservar su intimidad. Ni siquiera un tic de desconfianza que pudiera malinterpretarse. Simplemente, no tenía móvil. Ni un dispositivo de última generación ni de primera. Ninguno. Lo más impactante para un adicto por obligación a un smartphone como yo (como usted) es que quien reconocía su orfandad tecnológica no era un niño en tránsito a la adolescencia al que sus padres se resisten a regalar un terminal en desuso. Tampoco un abuelo de esos que se quedaron anclados a un teléfono rojo de góndola y piensan que PIN es el diminutivo de pan. Aquel insumiso del móvil tenía trabajo, familia, amigos. Cobertura y wifi gratis. Tenía pulgares con los que teclear un whatsapp, orejas con las que recibir una llamada, piernas para hacerlo en movimiento. El hombre sin móvil no se excusó. Ni sentía ni debía hacerlo. Tomó el boli y escribió nueve números sobre un papel donde podía localizarle sin problema. Una especie de jeroglífico que empezaba por un extraño 941.

Ver Post >
Sonría, por favor
img
Teri Sáenz | 06-04-2016 | 11:08| 0

rajoy

No hay nada más impostado que intentar disimular una impostura. La pérdida de la mayoría absoluta y los casos de corrupción que salpican a cada rato a los populares están obligando al partido a someterse a una mutación exprés de caras y estrategias en busca del centro del que ahora todos se proclaman dueños. En ese recorrido contrarreloj, la mayor dificultad con la que topan es la credibilidad. Para enjugarla y dar fe de su comunión con los nuevos tiempos, el PP no deja de sonreír. Una exhibición de dientes y palmadas en la espalda aliñadas con una apelación tan reiterada al diálogo que a veces roza el empalago. La sonrisa que ofrece la gaviota como si todo fuera un proceso intrínseco y espontáneo es, sin embargo, todavía forzada. En el mohín amable que proyecta aún rezuman las formas bruscas y las maneras autoritarias de las que el PP ha hecho bandera durante años como alarde de determinación frente la flacidez de otras siglas. Uno escucha la palabra consenso en boca en algunos de los dirigentes del PP y resuena el eco bien reciente del menosprecio a la oposición, la promesa de no pactar jamás, los mítines de Aznar donde la masa de proclamaba su único dios verdadero. La segunda unidad que los populares están empezando a sacar del banquillo ante el agotamiento de los titulares tiene ante sí una misión mucho más crucial que exhibir un gesto dulzón ante las cámaras: convencer de que la mano que ahora tienden no es con la que antes golpeaban.

Ver Post >
Espacio público
img
Teri Sáenz | 04-04-2016 | 11:16| 0

terraza

El domingo casi aún no ha levantado la persiana cuando recibo una llamada telefónica. Una voz recia me informa de que es la Policía Local. Mientras intento recordar si había algún vado dónde aparqué anoche y calcular qué multazo me puede caer, el agente  pregunta si conozco a Tasio. Lejos de apaciguarme, la aclaración me intranquiliza aún más. Confieso sin reclamar la presencia de mis abogados que sí, que soy su nieto. La autoridad me exhorta a presentarme a la mayor brevedad en la Gran Vía. El yayo está alterando el orden público y se niega a abandonar el lugar de los hechos. Salgo de casa a toda velocidad temiéndome lo peor. Cuando arribo, la escena no tiene desperdicio. El yayo está sentado en el suelo como un Gandhi rural. En su regazo tiene abrazada una loseta que se ha despegado del suelo y grita ante la mirada incrédula de la autoridad: «¡Es mía, es nuestra, es de todos!». Como en una de esas películas de catástrofes donde los antidisturbios envían a un negociador antes de explotar una bomba, le pregunto qué le ocurre. Y el yayo estalla. Está harto de que las terrazas hayan invadido la avenida. Le frustra que no pueda pasear por la principal calle de la ciudad sin tropezar con un velador. Le indigna que el metacrilato robe su área de recreo y en la reforma que costó un riñón los bares hayan ganado a los caminantes. No sin esfuerzo, logro llevármelo a casa aún agitado. Prometo a los policías que devolveré el adoquín secuestrado antes de la hora del vermú.

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >
“No tengo nada reprochable”
img
Teri Sáenz | 28-03-2016 | 10:07| 0

Las quinielas le situaban como una de las pocas consejeras de Pedro Sanz que continuarían en el Ejecutivo de José Ignacio Ceniceros. Las previsiones se frustraron, aunque el futuro reservaba a Concepción Arruga (Logroño, 1965) la responsabilidad de manejar la portavocía de una Cámara sin mayoría absoluta.

arruga

–¿Cómo se entiende que usted sea la nueva portavoz cuando ya había dos adjuntos?
–Una vez que Carlos Cuevas dejaba de ser portavoz se eligió uno nuevo, sin más. El reglamento no establece que deban serlo necesariamente alguno de los adjuntos.
–¿Y qué ha pesado para elegirle?
–Supongo que mi trayectoria profesional, el bagaje político, la gestión desde el 2003 en el Gobierno en áreas como empleo, comercio, relaciones laborales, industria, hacienda o administraciones públicas y haber sido ya diputada.
–El hecho es que después de que Ceniceros no contara con usted para el nuevo gobierno regional había quedado ‘descolgada’.
–Yo entré a formar parte de un equipo con el presidente Pedro Sanz en el que trabajé intensamente y muy a gusto. Ese proyecto acabó y arrancó otro con personas de confianza de quien lo lidera. Eso es todo. Siempre he dicho que la política es un trabajo temporal en la que tú eres un empleado eventual.
–¿Significa eso que Ceniceros no confía en usted? Algunos consejeros continuaron en el Ejecutivo y muchos creían que usted también encajaba en ese nuevo tiempo.
–Eso lo dice usted, no yo. Puede dar las vueltas que quiera al argumento, pero lo cierto en que he tenido muy buena relación con José Ignacio mientras fue presidente del Parlamento y la sigo teniendo.
–De las tres liberaciones que corresponden al PP (además del portavoz) el partido le atribuyó una al inicio de legislatura ¿Ha sido una manera de ‘pagarle’ hasta otorgarle ahora la portavocía?
–Me parece una interpretación cuando menos excesiva. Antes de entrar en el Gobierno trabajé en la UR, tenía mi despacho profesional, colaboraba en la Fundación de la Universidad… Le aseguro que mis ingresos eran muy superiores a los que he tenido en la política.
–¿Qué estrategia se ha fijado ahora que el PP pende del voto de C’s?
–El proyecto del PP es el mismo porque es el mejor para La Rioja. Y basta ver cómo estaba la comunidad en 1995 y cómo está ahora. Sin embargo, la situación política ha cambiado no sólo no sólo en La Rioja sino en España y eso obliga a una actividad parlamentaria en permanente diálogo. El objetivo es buscar el máximo grado de consenso para adoptar las políticas públicas que más beneficien a los riojanos.
–¿Cómo es posible una mutación tan brusca del ‘rodillo’ de la mayoría absoluta durante 20 años a la apelación constante al diálogo?
–No es que haya habido ningún cambio brusco, sino que la actitud de la oposición no tienen nada que ver con la de otras legislaturas. En los años que llevo en el hemiciclo he llegado a ver situaciones hasta de provocación y negativa sistemática al acuerdo.
–¿Ni una pizca de autocrítica?
–Por supuesto que habremos hecho cosas mal. El único que no hace nada mal es que el no hace nada. Y cuanto más haces, más riesgo tienes de equivocarte. Si hay que pedir perdón, se pide. No pasa nada.
–¿Forma usted parte del proceso de renovación de rostros que el partido parece estar operando?
–Quizás los periodistas tengan una visión más singular al respecto, pero desde luego no ha habido un casting de caras ni nada parecido. El PP es un partido grande con mucha disponibilidad de personas que siempre busca a las que más pueden aportar en un momento determinado.
–Sobre algunos disponibles pesa la sombra de los 200.000 euros de los “papeles” de Bárcenas.
–Yo no tengo nada reprochable. Y si fuera así sería la primera en dar un paso atrás antes de perjudicar un proyecto en el que creo de verdad.

Fotografía: Justo Rodríguez

 

Ver Post >
“Hay que vivir el cambio”
img
Teri Sáenz | 26-03-2016 | 1:56| 0

De ser ajeno a la política a manejar la maquinaria del principal partido de La Rioja en tiempo récord. Pérez Pastor (Logroño, 1978) es el nuevo coordinador general del PP y uno de los rostros señalados para renovar la imagen de una formación sin mayoría absoluta superando la etapa del aún secretario general, Carlos Cuevas, tras su designación como consejero.

perez pastor
–¿Qué méritos presenta para ocupar el cargo con sólo cinco años de afiliación en el PP?
–Además de la ilusión, aporto la experiencia acumulada como director general de Cultura, que me ha permitido conocer todos los municipios y sus necesidades. A eso se suma mi trayectoria durante cuatro años largos en el Parlamento y mi actividad literaria, filológica y con el IER. No sé si son méritos, pero sí un conocimiento acumulado que pongo a disposición del proyecto del PP.
–Habrá quien observe en su ascenso el de un advenedizo sin recorrido como militante de base o ni siquiera experiencia de concejal.
–Las reacciones han sido en el sentido contrario. Los cuatro años de director general y convivencia con munícipes y militantes han dado como resultado un trato muy cordial. Hemos estado solucionando problemas juntos y ahí es donde se forjan las buenas relaciones. Todos los afiliados, alcaldes y concejales saben que van a encontrar en mí un aliado para intentar ayudarles a hacer realidad sus proyectos.
–¿Cómo se pasa de no tener relación conocida con la política a ese súbito compromiso con el PP?
–Igual que se pasa de haber estado durante años volcado en formar una familia y una carrera académica que incluye oposiciones, tesis y siete años de profesor a, una vez completada esa fase, entender que podía volcarme más en la vida pública. Llegado ese momento, recibo una llamada y me preguntan si puedo echar un cable. Hago balance, creo que puedo aportar cosas y decido dar el paso desde una comunión ideológica con los planteamientos del PP.
–¿Quién le hizo esa llamada?
–Gonzalo Capellán y el presidente, que siempre ha sido una persona accesible y de trato cordial.
–¿Cuándo conoció que sería el nuevo coordinador general del PP?
–Estas cosas son muy rápidas. Prácticamente, de forma simultánea a la aceptación del secretario general de sus responsabilidades como consejero de Fomento.
–¿Estaba fijada la hoja de ruta para convertirle en coordinador con su salida del hemiciclo y su candidatura meses después al Senado?
–Sería una hoja de ruta muy complicada para alguien tan sencillo como yo. Lo que sí me han permitido todas esas idas y venidas es un camino de aprendizaje para disponer de la visión completa que ahora tengo de La Rioja. Estamos en un momento en el que hay que vivir el cambio y responder a las necesidades actuales de la sociedad.
–Cuevas ha reconocido que conocía desde julio que sustituiría a Antonino Burgos y su sorpresiva designación como cabeza de lista al Senado fue en diciembre. Podría entreverse una estrategia predeterminada en esos movimientos.
–Algo que sucede después de algo no sucede necesariamente por algo. Aquí no ha habido ningún juego de estrategias, nombres o sillas. Eso lo dejamos para otros. Lo del PP es un trabajo orgánico, de equipo, en el que unas funciones pueden ser complementarias de otras.
–¿También las de senador y coordinador general del principal partido de La Rioja? ¿Tan poco se valora la tarea en la Cámara Alta?
–En absoluto. La del partido y del Senado son áreas que en realidad comparten un mismo perfil: el conocimiento profundo de un territorio y el traslado de sus inquietudes a las instituciones. Son tareas perfectamente compatibles. Y de hecho, así ha sucedido en el pasado en el caso del secretario general.
–Tan compatibles, que el partido se ahorrará su retribución como coordinador.
–Mis ingresos van a provenir de mi sueldo como senador. Es así.
–¿Es usted uno de los rostros amables con los que el PP trata de renovar su imagen marcada en buena parte por el “rodillo” de la mayoría absoluta o las sombras de los 200.000 euros de los papeles de Bárcenas?
–No comparto esa percepción que plantea. Las mayorías absolutas las concede el pueblo con su voto y eso no tiene por qué enflaquecer otros proyectos que no la tienen. La ciudadanía ha demandado ahora otro tipo de acciones y eso es lo que me toca ahora mismo a mí otros muchos. Los rostros amables en el PP son muchos y el relevo generacional ha sido constante en el partido.
–¿Está la lucha contra la corrupción entre sus retos de futuro?
–La Rioja goza de muy buena imagen a nivel nacional y, por otro lado, Rajoy ha implementado en la última legislatura más de 70 medidas para atajar lo que es una lacra…
–…pues en Madrid o Valencia no han surtido mucho efecto.
–Cada región lleva sus ritmos. En La Rioja tenemos un compromiso absoluto con una forma de trabajar en favor del servicio público. La corrupción corresponde a personas concretas que creen que se pueden aprovechar por estar en política. Esas actitudes no sólo merecen un desprecio, sino el más absoluto rechazo.

 

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >

Últimos Comentarios

teri 21-11-2017 | 10:05 en:
Seis mujeres
toniar66_5556 20-11-2017 | 19:32 en:
Seis mujeres
teri 13-10-2017 | 08:36 en:
Empresa imposible
pretextato 11-10-2017 | 19:04 en:
Empresa imposible
ecotris 31-08-2017 | 22:26 en:
Siempre libro