La Rioja
img
Autor: teri
Juego sucio
img
Teri Sáenz | 29-01-2018 | 12:20| 0

baloncesto01

Señor entrenador: te escribo estas líneas para expresar todo lo que pensé desde la valla pero preferí callar  durante el partido donde removiste lo peor de mí. Tú mérito fue indiscutible. No está al alcance de cualquiera convertir un amable partido de niños de nueve años en un feo espectáculo. Sin embargo, lo conseguiste de pleno espoleando a los críos que diriges a ser agresivos, entrar más fuerte, echarse encima, no consentir ni una canasta del rival. Lo que podría haber sido un lance casual se prolongó durante media hora infinita. Y sólo gracias a ti. A esas órdenes broncas y el desprecio al árbitro que, por favor, pedía no confundir la intensidad con brusquedad. Esa manera de arengar al equipo como si estuvieras dirimiendo la final de la Euroliga en vez de un inocente partido de chiquillos que siguen creyendo a su edad que el baloncesto es una deliciosa manera de divertirse en grupo sin importar el resultado ni la habilidad de cada uno. Por un momento vi en tu cara la razón por la que lamentablemente el deporte de base es noticia de vez en cuando por deleznables batallas campales alrededor de las pistas. Ahí fallaste. Toda la serenidad que te faltó es la que derrochó el público que te vio atónito, sin entender el porqué de una actitud furibunda. Aunque lo peor llegó con el pitido final. Cuando nos tocó explicar a los mocetes aún renqueantes que eso no es el deporte ni sus valores. Que el próximo fin de semana volverán a disfrutar como de costumbre. Me despido lamentado no que seas un mal entrenador, sino un pésimo educador.

Ver Post >
Ciegos por el hormigón
img
Teri Sáenz | 22-01-2018 | 12:16| 0

© FERNANDO DAZ

Un minuto antes de que estallara la burbuja inmobiliaria colocaron un cartel frente a la casa del yayo Tasio anunciando la enésima promoción de viviendas. El lugar escogido era un solar estrecho, sombrío y con cero glamur cuyo mérito consistía en permanecer vacío cuando las hormigoneras tenían ya tomado el resto de la ciudad vacante. Al abuelo le entristeció la noticia como si le hubieran certificado su propia defunción. La parcela donde en breve se levantaría un vulgar bloque de pisos construidos seguramente a toda prisa y a precios desorbitados le abría las únicas vistas que observa desde su propia casa. Una fina línea a través de la ventana del salón que atraviesa el horizonte hasta las montañas del fondo. Esas que ha venido disfrutando cada mañana durante años como un privilegio que le llena la mirada de frescor y le informan del cambio de estaciones según el color de las cumbres. El globo de aquella prosperidad vacua pinchó y el proyecto no prosperó. El cartel acabó oxidándose. Las malas hierbas reconquistaron la basura acumulada con el paso del tiempo y el solar volvió a ser refugio de toxicómanos clandestinos, parejas urgentes y gatos sin dueño. Tasio pudo así seguir disfrutando de su atalaya. Hasta ahora. Han removido otra vez los terrenos y hoy mismo han plantado en medio una grúa. La mole metálica ya le hurta parte de las vistas. Cuando vayan levantado alturas las ocultarán del todo entre los lamentos del yayo por que el fin de la crisis sea la resurección de la ceguera.

Fotografía: Fernando Díaz

Ver Post >
Recuperar la memoria
img
Teri Sáenz | 09-01-2018 | 12:16| 0

logrono

Si un día de estos se pierde, búsquese a sí mismo en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Logroño. Producida por la Casa de la Imagen, la muestra recoge un imprescindible catálogo de fotografías y negativos procedentes de los archivos Jalón-Ángel y Payá que abarcan desde 1935 hasta el 2000. Explore detenidamente cada una de las estampas que cuelgan de las paredes, porque usted está presente sin saberlo en cualquiera de ellas. O en todas.  Quizás en algún rincón de las imágenes que reflejan aquella ciudad a medio hacer con una pátina todavía de pueblo. Como parte del público anónimo que recorre ajeno a la cámara que les apunta aceras sin construir, rotondas sin proyectar, edificios que ahora son inherentes al paisaje urbano pero que en aquellas décadas ni siquiera estaban imaginados. También es posible que se haya desorientado por entre cuadros vacíos de humanidad. En el interior de un camión de reparto de galletas Marbú (¿o es de yogures Chamburcy?) que posa impertérrito en un día diáfano. O sobre el escay de los butacones de salas de fiesta inertes. Si aún así todavía anda perdido, pregúntese por sí mismo en el frontal de los retratos. Un Logroño entero reposa ahí, mirándole. En fotos de familia delante de un tapiz de caza; en felices parejas inmortalizando su boda con poses ingrávidas; en recordatorios de comunión donde los niños ven a dios en la luz que les dispara el fotógrafo. Reencontrándose de cada una de esas fotos que remiten al presente desde un pasado colectivo, recuperará la memoria extraviada.

Fotografía: Archivos Jalón-Ángel y Payá

Ver Post >
El invierno más duro
img
Teri Sáenz | 05-01-2018 | 11:12| 0

invierno

El yayo Tasio se niega a salir de casa. Es invierno, se justifica. Lo encuentro atrincherado en su orejero, enroscado en una manta de lana rasposa de la que sólo deja ver dos ojillos desgastados y cada vez más vidriosos. Ha bajado las persianas y arrimado el brasero a los pies. Sobre el hule de la mesa hay latas de sardinas a medio vaciar, algún currusco de pan duro que da fe de su cautiverio personal. Yo trato de animarle. Le invito a dar una vuelta aunque sólo sea a la manzana para que le dé aire. Salir y ver el sol por el día. O las luces de Navidad si cae la noche. Nada. El invierno, insiste con voz lúgubre. Sin querer forzarle pero tampoco rendirme a su derrotismo, le recuerdo las veces que me ha recordado con orgullo sus inviernos de chaval en el pueblo. Inviernos de verdad, como los define el abuelo. Esos que se imponían puntualmente después del otoño y no como ahora, que sólo amagan y hasta parecen primaveras. Meses de nieve constante y hostil que bloqueaban los caminos e hinchaban la cara cuando había que aventurarse hasta los corrales para alimentar al ganado. Inviernos traidores, como aquel que le sorprendió volviendo de la escuela monte a través y padre lo rescató cuando ya casi le comían los sabañones. Tasio por fin reacciona. Parece incorporarse. Intuyo por un instante que le he convencido. «No es ese invierno, ababol», me espeta. Y saca de su ovillo un periódico donde ha subrayado demagogias, falacias, vilezas y medias verdades. A mí también me recorre un frío paralizador.

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >
La muerte inútil
img
Teri Sáenz | 17-12-2017 | 11:24| 0

orantes

Hay veces, muy pocas, en que la muerte no es del todo absurda y el dolor provocado genera algún tipo de rédito. Sólo en ocasiones un fallecimiento sirve, por ejemplo, para descubrir a figuras tan ignoradas hasta entonces como encumbradas a posteriori. También de forma puntual sucede que un asesinato tiene la utilidad de revisar realidades cuyo desconocimiento es inversamente proporcional al tamaño mayúsculo de la tragedia. Es lo que ocurrió ahora hace justo veinte años con Ana Orantes. Unos días antes había acudido a un programa de televisión para hacer lo que otras muchas mujeres como ella no se atrevían:denunciar los malos tratos que sufría por su exmarido. El relato en sí no suscitó un eco excesivo. Lo que removió todas las conciencias fue la reacción del aludido, que después de gritar a quien quiso oírle que se vengaría, cumplió su amenaza atándole a una silla y rociándola de gasolina antes de quemarla viva delante de uno de sus hijos. El caso hizo caer un telón que casi nadie hasta entonces quería descorrer. El Código Penal se modificó, la prensa dejó de titular como crímenes pasionales los asesinatos machistas, todos cantaron a coro hasta aquí hemos llegado. Ni una más. Dos décadas después, la cifra de víctimas género sigue siendo intolerable. Es verdad, las puertas a donde se pueden llamar para reclamar ayuda ya no se cierran. Pero también es verdad que más del 27% de jóvenes que ni siquiera había nacido cuando falleció Ana Orantes ve normal el maltrato con su pareja (sic). No se aprende a morir.

Ver Post >

Últimos Comentarios

teri 21-11-2017 | 10:05 en:
Seis mujeres
toniar66_5556 20-11-2017 | 19:32 en:
Seis mujeres
teri 13-10-2017 | 08:36 en:
Empresa imposible
pretextato 11-10-2017 | 19:04 en:
Empresa imposible
ecotris 31-08-2017 | 22:26 en:
Siempre libro