La Rioja

img
Categoría: La Rioja
Tiempo de cultivo

Uno de los efectos colaterales del impacto de Podemos y el desprestigio de la política tradicional ha sido la fiebre de aperturismo para elegir a sus candidatos que ha contagiado a los partidos clásicos. Todos excepto el PP (que por otra parte nunca ha alardeado de democracia interna) se han lanzado en plancha a la celebración de primarias para redimir sus pecados frente a sus correligionarios, pero también frente a los ciudadanos. El resultado de ese proceso en La Rioja deja un sabor agridulce. A excepción de la carrera mantenida en el PSOE entre Beatriz Arráiz y Eva Loza por dar con su cabeza de cartel al Ayuntamiento de Logroño y que ha pulsado la fuerza real entre diferentes sensibilidades en el seno socialista, el resto ha sabido tremendamente descafeinado. Sólo la presencia testimonial en UPyD de otra aspirante que cosechó 3 votos frente a 30 de Sáez de Guinoa en la candidatura al Parlamento regional desentona de un cuadro donde la ausencia de competidores ha coartado la oportunidad de contrastar proyectos y, en el caso de las primarias previstas de modo abierto a la sociedad, dejar que la gente de a pie (esa que en mayo dirá la última palabra) pudiera señalar quién tiene más tirón popular en las urnas. ¿Carecen los partidos riojanos de aspirantes válidos? ¿Hay pereza o miedo a dar el paso? ¿Sólo los líderes ya asentados o los señalados por cada aparato tienen opciones? Las primarias no son una alternativa sino una cultura que aún hay que aprender a cultivar

Ver Post >
Gente de a pie

josé antonio monago

José Antonio Monago y su propensión a viajar compulsivamente a Canarias cuando era senador pagando (al parecer) unas veces de su bolsillo y otras veces con cargo a la Cámara Alta ha destapado mucho más que otro síntoma de la oxidación de un sistema político que levita por encima de las aceras mojadas. Más allá de la esfera privada que toca la actuación del ahora presidente de Extremadura, el episodio ha permitido conocer el procedimiento que rige entre sus señorías para moverse libremente y sin apoquinar por todo el país con la única justificación que su acta de parlamentario. Con matices y contadas excepciones, la reacción de sus compañeros en Las Cortes no ha sido apresurarse a sacar sin que nadie lo pida la relación de sus desplazamientos o incluso reclamar un cambio del procedimiento en aras a esa trasparencia tan invocada pero laxamente predicada en los últimos tiempos. Como el presidente del Congreso, el grueso de las reacciones han estado inflamadas de corporativismo aludiendo a que la cosa es así desde hace 1978, todo el mundo es bueno en el hemiciclo y sus señorías, abnegados currantes que pudiendo desplazarse en business lo hacen en clase turista. El principio de confianza, sin embargo, ha caducado. Todo se solucionaría con un simple registro de esos viajes, su coste y finalidad. Así nadie tendría que sorprenderse y facilitaría, de paso, calibrar el calado de su trabajo para valorar qué papeleta elegir la próxima vez que nos pidan a la gente a pie ir andando hasta la urnas.

 

Fotografía: Jero Morales (EFE)

Ver Post >
Capellán se va, el PP se mueve

gonzalo capellánLa marcha de Gonzalo Capellán del Gobierno de La Rioja a apenas seis meses de concluir la legislatura supone una sorpresa mayúscula. Incluso los que ahora se arrogan saber con antelación de su salida y quienes interpretan el paso como fruto de tensiones larvadas entre Capellán y Sanz, ayer daban por seguro al exconsejero de Educación como máximo aspirante a suceder al de Igea.

Por más que el presidente inste a no hacer especulaciones (o precisamente por eso), el movimiento abre por sí mismo un sinfín de posibilidades e hipótesis. Por un lado, porque Sanz siempre ha alardeado de ser renuente a retocar sus equipos. Por otro, porque Capellán no ha sido un consejero más.

Recibido como una de las grandes promesas del nuevo PP tras su primera marcha en el 2008 para completar su ya abultada formación académica y profesional, en él se conjugaba juventud, militancia heredada ya desde la cuna como hijo del histórico alcalde de Haro y esa capacidad dialéctica que ha derrochado en el Parlamento en intervenciones no exentas de cierta inmodestia. Su llegada coincidió, sin embargo, con una de etapas más duras en materia de Educación a consecuencia de los recortes y la aplicación de la LOMCE. Quizás ahí, en el fuerte desgaste al que ha debido someterse y el entorno hostil dentro y fuera, reside una de la razones del cambio de aires a un puesto de libre designación por parte del Ministerio pendiente de qué sucederá en las próximas generales.

Pero la renuncia tiene además una vertiente estrictamente política. Desde su regreso, Capellán ha compatibilizado su cargo institucional con la vicesecretaría de Estudios y Programas del PP. En otras palabras: Junto a José Ignacio Ceniceros, Emilio del Río, Ana Lourdes González y el secretario general, Carlos Cuevas, ha formado parte en estos años del ‘núcleo duro’ de la dirección del partido. Una muestra manifiesta del papel que Sanz le tenía reservado para pilotar un partido que, por mucho que su líder eluda la cuestión, debe afrontar más pronto que tarde una renovación que irá paralela al resultado de las urnas en mayo.

El movimiento del ya exconsejero de Educación vuelve a agitar las quinielas sucesorias dentro del PP. Quizás el nombramiento de la plaza de vicesecretario que ahora queda vacante ofrezca alguna pista.

 

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >
Tolerancia cero

cospedal

El nivel de corrupción política es insoportable. Ya no basta con practicar cada mañana la gimnasia de la resignación leyendo las portadas del periódico ni comprar el discurso de que es una minoría abusando del poder púbico en beneficio particular frente a un ejército de sufridos cuadros de base sin avaricia ni cuentas en Suiza. Son ellos, como integrantes primero de la misma ciudadanía asqueada de tanta inmundicia, quienes deben romper la cadena del seguidismo y presionar a las cúpulas para aplicar una ‘tolerancia cero’ imprescindible para no completar la mutación en un país putrefacto. Las declaraciones de María Dolores de Cospedal defendiendo que el PP ha hecho todo lo posible para atajar la corrupción y no se contempla ninguna medida interna de regeneración son la gota que colma un cubo rebosante de barro. Lejos de asear la cara del partido, dejan el mensaje de que la corrupción no es sólo un efecto colateral de la política sino que resulta indomable y, por lo tanto, hay que convivir con ella como una enfermedad crónica sin antídoto posible. Pues no. Ni Bárcenas era una pieza residual en la macroestructura del partido ni Granados un pícaro advenedizo que ha tenido la habilidad para lucrarse entre tertulia y tertulia donde regalaba lecciones de ética y austeridad. La calle tiene la opción de renegar de ello con su voto en las urnas, pero debe ser cada partido el que desnude sus propias vergüenzas para darse y dar oxígeno. Lo contrario sería (es) intolerable.

 

Fotografía: Ángel Díaz

Ver Post >
Queridos muertos

cementerio

A Tasio le gustan los cementerios. Entre el ruido que maniata la calle, el caos de las terrazas insaciables que devoran las aceras y el guirigay institucionalizado, el yayo encuentra allí el sosiego que la cotidianidad le niega. El abuelo conecta con el orden de esas calles con nombres de santo. Le relaja la simetría de los nichos. Es dar un garbeo entre el ejército de cipreses enhiestos y recobrar el equilibrio violado. Sin que el calendario le obligue a limpiar lápidas o renovar el agua de los crisantemos, de vez en cuando se deja caer por entre las tumbas. Igual que otros viejos echan la mañana vigilando unas obras de pavimentación, Tasio se pierde entre panteones con cruces oxidadas y angelotes cubiertos de liquen sin importarle que algún día él también se mudará allí definitivamente. Por eso le chirría el repelús que los cementerios provocan al resto del mundo. Ese afán por trasladarlos bien lejos con la excusa de un nuevo recinto aséptico y más funcional. Como queriendo alejar el dolor, asear el pasado, evitar al nene que vea esos retratos en sepia que le miran desde los mármoles fríos. El abuelo envidia los vetustos camposantos de pueblo en que la muerte forma con naturalidad parte de la vida diaria. O esas explanadas anglosajonas de césped impecable donde las familias almuerzan el domingo y los críos juegan entre túmulos. Tasio regresa al cementerio. Se llena los pulmones de paz y sabe que, al menos allí, no se topará con escándalos ni corrupción.

 

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >
Poder contra poder

 

podemosLa búsqueda del modelo de organización para catalizar el ingente apoyo cosechado en las europeas por Podemos definirá el futuro de una organización cuyo mayor riesgo reside no ya en concretar el cúmulo de promesas de trazo grueso que muchos ciudadanos llevan tiempo queriendo escuchar, sino en incurrir en los mismos vicios de la casta que censuran. Por el momento, la masiva asamblea celebrada en Vista Alegre demuestra la habilidad de Pablo Iglesias para, manejando las mismas herramientas de los partidos tradicionales, crear un nuevo producto sin olor a viejo. Los 8.000 asistentes al cónclave de un grupo sin apenas trayectoria se parecían muy poco a esos militantes que por decreto, interés personal o hasta nostalgia acuden a este tipo de actos en el PP o el PSOE. Sus rostros se parecían a los de entusiastas sin hipotecas en busca del aire fresco que la corrupción ha podrido. Incluso las diferencias entre el núcleo de Iglesias y Pablo Echenique no suenan al acostumbrado navajeo entre facciones que siempre concluye en fractura. Lo que contagia es una higiénica y argumentada confrontación de diferentes prismas sobre un mismo propósito. El principal contrincante de Podemos es ahora mismo el propio Podemos. Sin embargo, dispone de una grandiosa y gratuita herramienta de márkentig para reforzarse: los escándalos internos, desmanes de dinero público y descalificaciones con sabor a miedo que cada día le regala el resto del universo.

 

 

Fotografía: Dani Pozo (AFP)

Ver Post >

Otros Blogs de Autor