La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

caja rioja

Y ya no estaba ahí
Teri Sáenz 21-06-2013 | 12:42 | 0

Tasio madruga como todos los domingos para estirar las piernas y estimular el corazón.Le gusta levantarse temprano, cuando la ciudad aún no se ha desperezado. bankiaEl yayo atraviesa las calles a paso de burra. Dobla las esquinas, hace cumbre en las aceras. Le gusta concluir su recorrido en El Espolón. Sentarse en uno de los bancos del centro y reconciliarse con la ciudad. En ese momento sólo se escucha el rumor de los barrenderos regando el suelo, los cánticos de alguna cuadrilla de borrachos sin reloj. Para Tasio es un ritual comprobar que todo sigue en su lugar porque le hace constatar que él también está ahí, vivo aún. Mira alrededor y cruza sus ojos con los del caballo del Espartero. Ahí está también la fuente, los adoquines, los plátanos, las espinas de los rosales. Mientras otea el horizonte con esa luz mortecina que todavía no es casi luz, siente de pronto que algo no cuadra. Le invade esa extraña sensación de intuir un detalle que no es como era ayer, ni anteayer, ni el año anterior. Gira la cabeza a la derecha. La gira a la izquierda. Remira buscando qué pieza falta en el puzzle de toda la vida y, por fin, da con ella. Está arriba. Casi en el cielo. En el imponente edificio que siempre ha estado rematado por el logotipo de Caja Rioja relumbra ahora la marca de Bankia. El yayo se estremece. Pero calla. Si algún conocido le pregunta, dirá que todo sigue igual. No sea que alguien crea que Tasio también es demasiado viejo y hay que cambiarlo sin que nadie lo sepa.

 

 

Fotografías: Juan Marín y Justo Rodríguez

Ver Post >
La caja de nadie
Teri Sáenz 25-05-2013 | 11:23 | 0

caja riojaEl día que comuniqué al yayo Tasio mi voluntad de estudiar Periodismo no pudo ocultar su decepción. El abuelo aspiraba a que me labrara un futuro brillante, y escribir en un periódico de provincias era lo que menos encajaba en esas coordenadas. En sus sueños de viejo que en realidad eran su proyección egoísta en mí de lo que él nunca pudo conseguir por tener que cuidar ovejas, me imaginaba como el representante de alguna de las fuerzas vivas del pueblo: ordenarme cura, llegar a ser alcalde, convertirme en un médico de renombre. Hacerme, en definitiva, «un hombre de verdad» en la terminología del yayo, y que la gente me tratara de don cuando paseara por la calle. Descartadas las tres opciones por mis alergias a la iglesia, el poder y la sangre, Tasio conservó en su fuero interno la aspiración a que, al menos, encontrara hueco en Caja Rioja. Colarme en la sucursal del pueblo y medrar hasta convertirme en el director de la oficina. Vestir traje y corbata a diario, disfrutar del prestigio de pertenecer a la principal entidad financiera de la región y prejubilarme holgadamente. Ahora que nadie se responsabiliza de la desaparición de aquel gigante y Bankia anuncia el cierre de más de cincuenta oficinas, Tasio se arrepiente de su empecinamiento. Aún así, no se baja de la burra. Confía en que alguna vez yo pueda conducir uno de sus autobuses-banco que surcarán la sierra como vendedores ambulantes para recordar que La Rioja tuvo, una vez, su propia caja.

Ver Post >
Desnudo integral
Teri Sáenz 19-03-2013 | 11:33 | 3

PP y PSOE han sufrido esta semana en La Rioja un repentino ataque invernal de transparencia y diálogo. Posiblemente, a causa del frío que transmite la encuesta del CIS sobre la cuarteada imagen de los partidos. El sarpullido, sin embargo, ha durado el cantar de un vizcaíno. Ha sido confesar de forma presuntamente inocente desde Martínez Zaporta que ambos negocian consensuar una Ley autonómica para ganar en claridad –siempre después de lo que consigne la nacional y al margen de cualquier otra voz minoritaria– y los populares han afeado la deslealtad (sic) de la revelación.

No deja de ser paradójico que en la génesis de una normativa para abrillantar la trasparencia se denuncie que alguien ha sido trasparente, aunque lo más llamativo es la ironía que envuelve el punto de salida de la iniciativa. Cuando se pide a cada rato una explicación plausible sobre el apunte de 200.000 euros referenciado al PP de La Rioja que consta en los ‘papeles de Bárcenas’ o buena parte de la sociedad sigue sedienta de saber la situación real de Caja Rioja un minuto antes de integrarse en una Bankia ahora intervenida, los partidos mayoritarios se enzarzan en la espuma de las formas. Si el presidente regional debe estar ocho años u ochenta años o si el hemiciclo es estrecho para 33 diputados y basta con 25. Puestos a desnudarse, sería más excitante que las grandes fuerzas (y por extensión el resto)no impostaran enseñar sólo la pantorrilla y se atrevieran a mostrar el cuerpo entero.

Ver Post >
Pedro Sanz: “Los riojanos tienen motivos para cabrearse, pero si sólo hiciese caso a la calle sería un irresponsable”
Teri Sáenz 26-12-2012 | 12:25 | 4

Pedro Sanz  (Igea, 1953) concede que está siendo una legislatura «no fácil», pero niega el catastrofismo con que la oposición observa el actual escenario. El presidente regional defiende al ultranza la política aplicada en el quizás más duro año de la crisis, y remite constantemente a la etapa de 1995 para recordar que la comunidad ya vivió (y superó) una coyuntura muy compleja. Mientras charla en su despacho del Palacete de Gobierno, llega desde la calle el runrún de unos manifestantes que compite con otro rumor cada vez más intenso que prepara su marcha tras 17 años en la presidencia.        

–¿Concluirá esta legislatura como presidente?

–Ese es el compromiso que tengo, y de no ser que haya fuerza mayor, así será. No sólo continuar, sino pensar en el futuro.

–Hay quien apunta a una salida similar a la de Esperanza Aguirre para evitar más desgaste.

–Tengo gran admiración hacia ella y, sin querer devaluarla, le digo que Esperanza Aguirre no es Pedro Sanz. Lo que me plantea es algo que se especula mucho, pero tengo la sensación de que hay más interés por parte de algún posible candidato del PSOE para ver si salta él a la arena que ganas por mi parte de marcharme. Me consta que ya hubo comentarios al respecto hace un año cuando se formó el Gobierno, pero yo soy una persona de palabra con los ciudadanos y vuelvo a repetirle: si no hay una causa de fuerza mayor, en principio mi compromiso es con esta tierra. Y en estos momentos, mucho más.

–Unos momentos complicados en que La Rioja está lejos del nivel de empleo y excelencia del que usted ha alardeado estos 17 años.

–Es una legislatura no fácil, con dificultades incluso más duras que las que hubo en el 95. Sin embargo, el trabajo que hemos hecho nos está sirviendo ahora para demostrar que una comunidad como ésta, bien gestionada, es capaz de dar ejemplo de sostenibilidad con indicadores mejores que la media española. Y eso, con muchas características que han cambiado. A la población del 95 hay que sumarle casi 80.000 habitantes más sobre todo por la incorporación de gente venida de fuera. Además, las personas ocupadas entonces no llegaban a 90.000 y hoy superan las 140.000. Trabaja un 50% más que entonces. Hay que sumar asimismo una coyuntura como la actual donde la influencia de la política nacional y comunitaria es mayúscula lógicamente. Pero precisamente por todo eso uno no se puede deprimir sino sacar lo mejor de cada cual con la seguridad de que el camino emprendido es el correcto. Es un momento apasionante. Tanto como el que yo viví en el 95, que en el 99 me sirvió de satisfacción para decir que el esfuerzo realizado había merecido la pena. Aquí pasará lo mismo: en el momento en que se recupere, que espero que será pronto, recogeremos frutos y pondremos en valor el proyecto del PP.

–El estribillo del ‘mejor que la media’ contrasta con la caída de La Rioja en muchos índices donde antes destacaba, mientras otras regiones limítrofes parecen vadear mejor la crisis.

–Le invito a comprobar por ejemplo la reciente estadística de tasa de actividad industrial y ver que La Rioja ha crecido por encima del 8 mientras Navarra y País Vasco están en términos negativos. Efectivamente, hay algún otro dato que en La Rioja, por el altísimo peso de la población inmigrante que tiene, distorsiona de alguna forma el conjunto. Desde luego, si hablamos en términos de déficit público, solvencia o incluso paro estamos en una comunidad sin grandes problemas como sí están teniendo otras. Y además, con algo que podemos sacar pecho:_ni hemos subido impuestos, ni se ha bajado el sueldo a los funcionarios ni hemos aplicado el céntimo sanitario, etcétera.

pedro sanz–Pero la tasa de paro ha llegado a niveles históricos. Con el agravante de que ahora es casi el doble del 9%_al que usted se comprometió en las últimas elecciones.

–Lo que usted plantea ahora me lo decían todos los días en el Parlamento en aquella etapa del 95. El anterior presidente de esta comunidad, si se acuerda quién era, lo repetía constantemente y los sindicatos y los empresarios no quisieron firmar en el pacto por el empleo bajar al 9%. Ni siquiera tenían la ambición de ponerlo como meta y, sin embargo, en el 99 nos quedamos en el 8%. Si en la vida se es derrotista difícilmente podrá conseguir nada. Es un tema difícil, pero creo que si la economía empieza a repuntar a finales del 2013 y el año siguiente estamos creciendo, creo que estaremos muy próximos a ese 9%. Voy y a luchar porque así sea y en el menor tiempo posible ya que ése es nuestro objetivo prioritario.

–No llegar sería un fracaso personal, pero sobre todo colectivo.

–Lo que sería un fracaso es que si la economía está creciendo La Rioja no lo haga y pierda el diferencia que mantenemos con el conjunto de España. Trabajo cada día con esa meta, sabiendo que no depende sólo de nosotros sino que, sobre todo el empleo y la economía, están muy condicionados por las decisiones del Gobierno central, la eurozona y el contexto internacional. Si eso no funciona, por mucho que hagamos aquí será difícil alcanzar nuestros objetivos.

–Su optimismo no es el de una parte de la ciudadanía y el de todas las protestas que han jalonado este años. Movilizaciones contra la política del PP que siempre tienen parada frente a este Palacete.

–Usted no sabe el enorme listado de protestas y plataformas que he conocido a lo largo de los años en esta comunidad. Recuerdo algunas de la que tenía que ver con educación y sanidad, unas relacionadas con unas plantas que iban a instalarse en Quel y Zarratón, otras sobre Agoncillo… Los ciudadanos tienen hoy día motivos para protestar y cabrearse. A los que entiendo menos es a los sindicatos y los partidos. A los ciudadanos les entiendo todo porque cuando a uno le hacen daño, grita. Eso es razonable. Pero si la política del presidente de La Rioja estuviera basada en hacer sólo lo que la calle dice sería un irresponsable y sería mejor que no estuviese aquí. Trabajo todos los días para desarrollar un proyecto político y tomar medidas que corrijan la situación  que estamos viviendo. Hay que combinar ambas cosas: escuchar a la calle pero también, en momentos de dificultad, desarrollar la política que crees que va a sacar a esta comunidad de la actual situación. Y eso se valorará al final del trayecto.

–Muchas de esas protestas claman por la subida de impuestos. Su Gobierno hace bandera de no aumentar la presión fiscal y, por otro lado, aplica sin rechistar todo lo que decreta en ese sentido el Ejecutivo central, incluso el alza del IVA que negó hasta la saciedad.

–Estoy seguro de que si hubiera recibido una herencia como la que ha llegado a Mariano Rajoy del PSOE posiblemente me hubiera visto obligado a subir impuesto. Los socialistas han dejado este país como un enfermo sin fluido al que hay que hacerle transfusiones para que circule la sangre. Lo que ha hecho Rajoy es cambiar el rumbo a una situación manifestando además con claridad que corregirá ciertas medidas porque no está en el proyecto del PP subir impuestos…

–…Pero lo ha hecho aunque negó que lo haría.

–No se trata ahora de poner en marcha proyectos ideológicos, sino proyectos de gestión para sanear la situación. Y ahí es donde estamos. Estamos en una situación de emergencia que obliga a tomar medidas extraordinarias en momentos difíciles. En esta comunidad no sólo no hemos subido impuestos, sino que los hemos bajado y por ejemplo el IRPF es el más bajo de España junto al de Madrid. Hoy tenemos la capacidad de administrar adecuadamente porque hemos hecho antes los deberes razonablemente bien. Y hemos sido capaces de endeudarnos más para evitar que lo hagan los ciudadanos. Tengo la absoluta convicción de que los recursos en manos de la ciudadanía generan más actividad económica que en manos del Gobierno.

–De entre las protestas que han jalonado este año, quizás unas de las más sonoras es la relacionada con Educación y los recortes que han menguado ciertos aspectos.

–Han sido totalmente injustos. Mire: estuve a punto de decirle al consejero en un momento dado ‘vamos a ir a los máximos’ porque si yendo a los ajustes mínimos te están planteando una dureza así… Todos los ajustes aplicados en La Rioja en Educación han sido marcados por el Gobierno de España en el real decreto, y nosotros los hemos implementado en la mínima expresión. Sólo se ha aumentado una hora más para los profesores de Secundaria y la ratio se ha ido a un 10%, que es la menor en España. Pero es que además mantenemos escuelas con cinco alumnos en el medio rural, en la concertada está muy por encima el número de alumnos que en la pública…. Me parece que alguien está contribuyendo por intereses sindicales o personales a dar una mala imagen de la enseñanza pública que sigue siendo excelente en La Rioja. Yo provengo de la formación pública, pero alguien la está destrozando.

–¿Por qué le molesta tanto la ‘marea verde’ y detalles como la exhibición de camisetas contra los ajustes en Educación?

–Es que no tienen razón. Basta con ver a alguna diputada socialista que está a veces en la mesa del Parlamento con esa camiseta supuestamente defendiendo la escuela pública y lleva a sus hijos a la universidad privada. Eso no tiene nada de ético ni de respeto a los demás y define a la personas. Es, simplemente, impresentable. Me molesta que quieran destruir a la escuela pública cuando este Gobierno está teniendo una inversión de 80 para la pública y 20 para la privada, cuando el 65 de los alumnos están en la pública y el 35 en la privada.

–No parece que ese equilibrio se guarde, por ejemplo, en el reparto de inmigrantes en las aulas.

–Ahí queda la absoluta libertad de los padres para elegir. Es lógico que haya más en la pública porque absorbe más alumnos, pero son muchos los casos de centros concertados que acogen una elevadísima cifra de inmigrantes sin problemas.

–La partida en Educación ha bajado para el próximo ejercicio.

–Estamos habiendo un esfuerzo importantísimo. Prueba de ellos es que hemos sido capaces de sacar ahora 80 plazas de profesores para Primaria y he pedido al consejero que proponga a los sindicatos convocar también en Secundaria.

–¿Cuántas plazas?

–Espero que un mínimo de 20, pero confío en que el consejero pueda sacar incluso alguna más.

–¿Y lo hace porque hay una necesidad real, aunque Capellán anunció que probablemente no se convocarían más, o por quitar argumentos a los sindicatos?

–El problema es que cuando se encuentran con un Gobierno que apuesta por la Educación por encima de todo, determinados sindicatos que sólo buscan su propio interés chocan. Este Ejecutivo ha planteado desde principio la solidez en el empleo. Cuando llegamos había en conjunto más del 30% de interinos. Hoy día, en la administración hay en general un 6%, y la única área donde se ha incrementado la inestabilidad es Educación donde estamos en el 22%. Aunque la Ley nacional nos ha condicionado las reposiciones, hemos hecho un esfuerzo para buscar esa estabilidad, que es lo lógico. No tiene sentido un sistema en el que unos tengan las oposiciones aprobados y otros no pero quieran tener los mismos derechos. Algo no cuadra ahí.

–Donde apenas hay contestación es en la UR, a pesar del aumento de tasas y la fuerte reacción vivida en otras universidades.

–¿Y por qué iba a haber protestas si también aquí hemos aplicado la horquilla mínima? No hay razones. La UR ha adquirido con su incorporación al Campus Iberus mayor fortaleza y dimensión de futuro. Y además está saneada, que es algo que no todas las universidades pueden decir. Las cosas, por lo tanto, están razonablemente bien aunque me da la sensación de que hay a quien le molesta que la UR no se mueve. Si a alguien le gustaría que hubiera más alboroto es su problema.

–La Sanidad riojana que usted encumbra como referencia nacional también vive un momento delicado. Copago farmacéutico, plantas cerradas en el San Pedro, protestas periódicas…

–Le propongo retrotraerse a la foto  de la sanidad riojana en 1995 con un Hospital San Millán con todas las camas cruzadas, centros de salud y consultorios anticuados y una cartera de servicios muy limitada y la compare con la de hoy en día:_un Hospital San Pedro con habitaciones individuales, un gran incremento de la cartera de servicios  que permite que miles de riojanos ya no tengan que salir fuera ni para algo tan básico como era la bañera del riñón… Es que estamos haciendo hasta transplantes de riñón y hemos mejorado todas las instalaciones. Incluso disponemos de Centro de Investigación Biomédica que esta región jamás se podía haber imaginado. La imagen y el cambio que ha experimentado la Sanidad riojana es espectacular, y la valoración de la ciudadanía magnífica.

–Insisto: muchas condiciones han cambiado drásticamente y los ajustes están siendo patentes.

–Es cierto que ha habido algunas condiciones de trabajo que han cambiado, pero es que en 1995 se trabajaban 37,5 horas. El Gobierno riojano fue el primero de toda España que puso las 35 horas para toda la Administración. Ahora las circunstancias nos han llevado a pedir un esfuerzo y poner 37,5 horas que el Ejecutivo central lo ha puesto para todo el país. Y los ajustes se han estado haciendo con mucha racionalidad. Lo máximo que puede decir el ciudadano es que con el copago farmacéutico se ha encarecido un poco más la adquisición de medicinas, pero los servicios siguen siendo igual e incluso mejores.

–A lo mejor sería oportuno centralizar algunos de esos servicios y optimizar los recursos disponibles para garantizar la calidad.

–Lo que podríamos hacer es algo mucho más sencillo: hacer las habitaciones dobles y cerrar medio San Pedro. ¿Qué le parece? Yo, desde luego, no soy partidario en absoluto. La Rioja dio con la construcción del Hospital un gran salto cualitativo, y todas las encuestas dicen que lo que más valoran los enfermos y sus familias es que disfruten de la intimidad de habitaciones individuales y evitar traslados a centros de otras comunidades. El objetivo en este sentido es seguir mejorando y dotarnos de más servicios siempre que haya una masa crítica suficiente para que sea eficiente aunque, por nuestra dimensión, siempre será necesario en alguna medida depender de fuera.

–La otra pata del sistema hospitalario que es la Fundación de Calahorra afronta un cambio del modelo gestión cuando, según usted, su servicio era ejemplar.

–No estamos ante un hospital aislado, sino un complejo sociosanitario donde hay además una residencia de ancianos y un centro de paliativos a muy pocos metros unos de otros. A cualquier gestor que no trabajase por buscar sinergias entre las tres instalaciones para evitar duplicidades y buscar eficiencia le saldrían los colores.

–¿No se esconde algún interés en privatizar los servicios?.

–La gente no se ha dado cuenta todavía que va a seguir siendo absolutamente público. Ahora hay una fundación que nombra a sus directivos, entre los que se determina un gerente o se decide escoger a una empresa que gestione siempre según el criterio de la fundación. Todo lo demás sigue exactamente igual.  No es como Madrid donde se plantea una concesión en su conjunto donde a la empresa le dan el hospital y tiene que contratar el personal y todos los medios. Veremos cómo se desarrolla el trámite administrativo, pero está claro que el complejo tiene que gestionarse de otra manera aprovechando las sinergias para que sea más barato.

–Alguna razón habrá para que el cambio levante tanto resquemor.

–Pues porque la plantilla son 308 personas y ahora hay unos 423 temporales. Es algo que se ha ido disparando por sustituciones y más sustituciones que hay que arreglar y hacer a la vez un plan más ambicioso para gestionar los tres centros que nos ahorraría 6 millones al año.

–Las voces de que se intenta desmantelar la Educación y la Sanidad riojanas siguen teniendo eco.

–Le doy sólo un dato que lo desmiente: este Gobierno dedica todos los días 1.120.000 euros dedicado a pagar al personal del sector público. Y de ellos, el 82% van a Educación y Sanidad.

pedro sanz

–Se le acusa de la fallida fusión de Caja Rioja en Bankia. La oposición insiste en que usted hacía y deshacía en la entidad y se guió por el interés del PP.

–El presidente de esta comunidad, y reto a cualquiera a que lo niegue, no ha intervenido para nada en Caja Rioja. Ni para que a alguien se le diese un crédito ni para quitárselo. Entre otras cosas, porque si hubiera tenido esa oportunidad al PR no le hubieran dado nada. Lo único que hice es decir al director y al presidente Caja Rioja en su día mi posición en relación a no dar créditos a ningún partido en esta comunidad autonómica. Ni siquiera al PP. No he hecho absolutamente nada más.

–El PP tenía una amplía mayoría en los órganos de la caja

–No era del PP ya que precisamente se despolitizó. La mayoría residía en los impositores, y ahí estaban el PP y el PSOE. De la caja sabe más que yo el señor Urquía, que era quien estaba ahí dentro, en el consejo de administración. Sólo puedo decir que la gestión de la entidad ha sido de chapeau en estos años y estaba en una situación de fortaleza.

–Pero se plantearon inicialmente otras opciones y al final se decantó por entidades cuya gestión se ha demostrado nefasta como Caja Madrid y Bancaja.

–Este Gobierno no firmó ninguna autorización porque ni siquiera teníamos capacidad para ello. Lo que se nos comentó es que desde el Banco de España y el Gobierno central se pedía una fusión. Se empezó con CAI y otras y, a partir de ahí, las presiones que venían de la UE decían que había que reformar el sector y agruparse. Al final creyeron conveniente hacerlas con la que se configuró Bankia.

–Hay cajas pequeñas que siguen adelante de forma autónoma.

–Yo no soy técnico ni tengo ni idea de eso. Todo el mundo planteaba que solos no teníamos futuro. Entramos en esa posición con el acuerdo del Gobierno de España, que llama aquí al PSOE y apoya la situación y que a su vez nos llaman a nosotros para que apoyemos también el tema. Los dos partidos lo apoyamos. ¿Las decisiones que han ido tomándose? No me pregunte por los intríngulis de lo que ha pasado ahí, porque no tengo ni idea.

–¿No le entristece que se haya perdido una referencia para la comunidad autónoma?

–Son cosas que pasan en todos los órdenes de la vida. Si yo hubiera sabido todo esto, hubiera influido para decir ‘no vayáis por este camino’. Pero no tomo esas decisiones. Ni siquiera los responsables de Caja Rioja entonces lo hicieron al 100% porque todo estuvo influido fundamentalmente por el Banco de España y el Gobierno central. La globalización dimensiona todo de otra forma, y la marca Caja Rioja va seguir ahí presente.

–¿Cómo observa un contexto nacional marcado por la crisis económica y afanes soberanistas?

–Es básico seguir apostando por un plan de estabilidad y control en el déficit público y, por otro lado, recuperar los grandes pactos ente PP y PSOE para evitar lo que pasa en Cataluña. Es algo vital para superar la coyuntura financiera e institucional, y eso requiere también que el PSOE se fortalezca y recobre su visión de Estado también en el caso de las reformas de los Estatutos.

–¿Lo ve factible, al menos, a escala regional en La Rioja?

-Con todos los respetos y al margen de todas sus cuitas internas, me da la impresión de que el PSOE está viviendo sólo de rentas y espera que la crisis derrote al gobierno para ver si puede tocar poder. Sin embargo, carece de ideas y ni siquiera tiene un líder. Al de ahora no se le ve ganas para afrontar un proyecto para La Rioja. Está tardando de venir al Parlamento si va a ser el candidato. Y no lo digo con chulería, sino porque creo que si quiere ser la alternativa sería bueno que viniese a la comunidad y buscase la cohesión interna de su partido.

–¿Será posible en ese contexto reformar por fin el Estatuto? 

–He pedido a mi grupo acelerar el  proceso de la ponencia para aprobarla esta legislatura. La Rioja ha alcanzado su techo competencial, y ahora sólo quedan algunos ajustes como la dimensión del Parlamento que me parece razonable hacer antes de las elecciones, más aún cuando los ciudadanos quieren cada día menos políticos y sindicalistas.

–Muchos sondeos reflejan una desafección hacia ambos partidos. ¿Teme que se refleje en las urnas?

–Es una osadía que puede confundir interpretar lo que dicen ahora los ciudadanos, que se mueven de forma primaria en función de lo que viven pero hacen un análisis más reflexivo al dar su voto. Confío en que renovarán la confianza en el PP porque es el único partido valiente, que afrontar la cris y tiene un discurso de estado a nivel nacional.

 

Fotografías: Justo Rodríguez

Ver Post >
Luena: “La culpa de lo que pasa en La Rioja no es del PSOE, sino de quien lleva 17 años gobernando”
Teri Sáenz 24-12-2012 | 10:04 | 2

La nueva etapa del PSOE riojano gira sobre César Luena (Bobadilla, 1980). Diez meses después de erigirse secretario general, el también diputado nacional vadea las (agitadas) aguas de un partido alejado de las orillas de la cohesión. Luena reclama tiempo para asentar los cambios al tiempo que advierte: «Estamos mejor de lo que dicen las encuestas»

-¿Qué ha definido políticamente desde su prisma el 2012?
-Por un lado, el “donde dije digo, digo Diego” de Sanz, especialmente en políticas sociales con el copago, los recortes en dependencia, la jornada de los funcionarios… Y todo dentro de un seguidismo brutal que ha anulado la autonomía del Gobierno de La Rioja. Por otro, el drama del paro, con una tasa del 18% que es el doble del 9 prometido con un extra dramático: no se hace nada para solucionarlo, ni siquiera respecto al desempleo juvenil. Y tres: hemos perdido la mitad de nuestra historia con la desaparición de Caja Rioja sin que aquí todavía nadie haya dado explicaciones políticas.
-¿Y quién debería darlas?
-Pedro Sanz, cuyo impulso personal con Esperanza Aguirre y Francisco Camps llevó a negociar una caja del PP en un momento en que había que fusionar las entidades. El resultado es que Bankia ha sido nacionalizada y la consecuencia final es que hemos perdido la caja, cualquier decisión riojana sobre ella y lo que es peor, la implantación territorial y quizá muchos puestos de trabajo. Y así estamos, sin que ningún directivo de la época anterior y sobre todo su principal impulsor político dé explicaciones.
-El PP cree que quien debe darlas es el PSOE por alentar las fusiones en su época de Gobierno.
-Pedro Sanz lleva gobernando 17 años La Rioja, pero toda la culpa es siempre del PSOE y de la oposición. Es incomprensible que las responsabilidades de un partido que lleva gobernando tanto tiempo esta comunidad sean siempre de todos menos suyas. ¿Que hubo un acuerdo socialista obligado por las directrices de la UE sobre el continente? Sí. ¿Sobre el contenido? Absolutamente, no. Sanz miente, y lo sabe. Todo el mundo conoce que el caso de Caja Rioja fue una operación política patrocinada por Aguirre, Sanz y Camps que les ha salido fatal.
-Pero en los órganos de Gobierno de la caja también había representantes del PSOE.
-Uno por cada diez del PP. Pero es más: el principal impulsor de la operación y por tanto máximo responsable de la pérdida de la caja es Sanz, que pidió apoyo y confianza al PSOE prometiendo que se iban a mantener las oficinas, el negocio comercial, la plantilla, la obra social y cierto peso sobre las decisiones de carácter territorial como instrumento financiero. Ahora, todo eso está desaparecido o va a desaparecer. Si el PSOE tuvo algún tipo de culpa fue apoyar al Gobierno regional. Ese fue el “pecado” socialista: confiar en la palabra de Sanz de que era una buena operación. El anterior secretario general, la anterior dirección y algunos miembros de la actual que estaban en el Consejo confiaron en las cuentas que presentaba el señor Beltrán y los directivos que, como Albájar, tampoco han dicho ni “mú” y han secundado el impulso político de Sanz.
-¿Qué podría hacerse?
-Hay un anteproyecto de Ley que va a quitar todo tipo de papel a las comunidades y lo perentorio es enmendarlo para que las autonomías puedan tener algún tipo de peso en relación a las fundaciones. En otras palabras: que exista alguna vinculación territorial preservando la buena gestión porque, de otro modo, hemos perdido el principal e histórico instrumento financiero de la región. Si no es así, todas las decisiones que tengan que ver con la economía riojana van a depender de unos señores que están en BFA en Madrid y La Rioja desaparecerá definitivamente.
-¿Y mirando hacia atrás?
-Conocer cómo estaba exactamente la entidad un día antes de la fusión para defender el buen nombre de Caja Rioja, que ha quedado manchada y bajo la sombra de la sospecha. Yo quiero defender nuestra caja y su buen nombre. Constatar la causa de su situación a día de hoy: haberse metido en el estercolero de las cajas intervenidas por Aguirre y por Camps.

cesar luena
-En clave interna, el año ha estado marcado por el congreso de febrero que le aupó como secretario general. Allí logró un apurado 55% de apoyos, la línea oficial no consiguió en abril hacerse con la Agrupación de Logroño y en el último comité regional una cuarta parte se abstuvo en la resolución política. ¿Siguen supurando las heridas abiertas en el partido?
-El PSOE inició un nuevo rumbo en febrero tras un congreso democrático y abierto. Los cambios van a costar y pretendo aplicarlos en La Rioja como el partido, poco a poco, pero son, en cualquier caso, imparables. Y sí, me siento muy apoyado. Nunca he buscado en ningún ámbito unanimidades o supermayorías. Sólo necesito apoyos leales y críticos. El que alguien en un momento dado se abstenga no supone que en el fondo no te apoye, sino que tiene otro punto de vista y la libertad para expresarlo. Y conmigo hay libertad para expresar todo. Así sucede en el PSOE y así quiero que sea también en La Rioja.
-Ese camino ha tenido como hito el hartazgo del expresidente José María de Miguel y su marcha del partido tras 40 años de militante. Usted zanjó entonces el asunto sin declaraciones y el anuncio de que hablaría con él. ¿Lo ha hecho?
-Le llamé por teléfono al día siguiente y le comenté que teníamos que hablar. Pero no, no lo hemos hecho aún. Aunque también es cierto que ha estado un tiempo fuera.
-¿Y ya está?
-Le dije que si yo podía hacer algo como secretario general para que permaneciera me lo dijera. Y nada más. Respeto su decisión, aunque lógicamente no la comparto.
-Quizá De Miguel está entre los muchos que exigen al PSOE una posición más contundente y unida, especialmente ante los recortes del PP. y las demandas sociales.
-No sólo soy el secretario general del PSOE, sino también el principal dirigente del partido de centro-izquierda en La Rioja, que es la principal alternativa de Gobierno. Y como tal, mi obligación es mantener siempre una vía abierta con los agentes económicos y sociales y con el Ejecutivo regional en favor de los intereses generales y el desarrollo de políticas para superar la crisis.
-¿Cómo afecta aquí la borrasca que atraviesa el PSOE nacional?
-Los procesos de cambio son difíciles. Bono perdió por nueve votos y le dijo a Zapatero: José Luis, tienes todo mi apoyo. En el caso del último congreso, no tengo tan claro que haya sucedido así con Chacón y Rubalcaba. En cualquier caso, la estabilidad del PSOE de La Rioja está al margen de cualquier discusión en el ámbito nacional que, en muchos casos, son anecdóticas y es algo normal en la democracia interna que caracteriza al partido.
-Parece que se ha avanzado poco o nada desde aquel congreso de Sevilla mientras la calle reclama al PSOE una reacción urgente.
-Las prisas son malas consejeras. Hacemos lo que tenemos que hacer con el tiempo que debemos hacerlo. Vamos a dedicar el 2013 a relanzar nuestro proyecto político y y en el 2014 elegiremos nuestros candidatos para las elecciones autonómicas y generales del 2015. Todo eso va a costar, pero también es cierto que de las cinco últimas elecciones dos se han salvado con gobiernos, dos han salido bastante mal y el País Vasco ha sufrido su propia peculiaridad. Le garantizo que estamos mejor de lo que dicen la mayoría de las encuestas en valoración y en intención de voto.
-¿También habrá primarias en La Rioja? ¿Cuándo? ¿Cómo?
-Siempre he sido partidario de primarias abiertas, y como secretario general las impulsaré. El cuándo lo marcará el calendario federal, pero ya le adelanto que no hay prisa.
-¿Concurrirá usted?
-Eso se verá en su momento.
-Hay coincidencia cada vez más general en que los males del PSOE vienen de los errores de la etapa de Zapatero en la que usted participó como diputado nacional.
-La etapa de Zapatero se valorará con el tiempo y estoy satisfecho de haber participado en ella. En todo caso, los errores fueron colectivos y el principal fue del propio José Luis, como él ha reconocido, sobre el enfoque de por dónde venía la crisis y cómo afrontarla. Si las responsabilidades de aquel Gobierno se extienden a las del partido donde yo era un simple diputado no tengo problema en asumirlo, aunque concluyo como le he dicho al principio: algunos llevan 17 años gobernando La Rioja pero para ellos la culpa de lo que pasa es mía, que llevo 10 meses de líder del PSOE.

Fotografía: Miguel Herreros

Ver Post >

Últimos Comentarios

teri 26-08-2014 | 16:30 en:
Chicos de barrio
Andretata 26-08-2014 | 08:40 en:
Chicos de barrio
Teri Sáenz 04-07-2014 | 17:52 en:
El poder de la casta
teri 04-07-2014 | 14:52 en:
El poder de la casta
morris79es 04-07-2014 | 12:12 en:
El poder de la casta

Otros Blogs de Autor