La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

fusión

Miguel González de Legarra (PR+): “La Rioja está pagando la mala de gestión de Sanz en los años de bonanza”
Teri Sáenz 23-12-2012 | 11:13 | 0

El PR+ ha cumplido un año «intenso». Congreso, fusión con Cñ (Ciudadanos de Logroño) y cambio de denominación tras unos malos resultados electorales que su presidente Miguel González de Legarra (Logroño, 1962) confía en remontar sustentado en un proyecto regionalista.

-¿Cuál es su balance del año político que ahora concluye?
-Un balance terrible. Analizando desde la tasa de paro hasta cualquier otro parámetro, se constata que la situación es crítica e intuyo que se agravará en el 2013 por más que Sanz siga en su falsa cantinela de que seguimos mejor que la media. La Rioja está pagando las consecuencias de una mala gestión en los años de bonanza que el PR venía advirtiendo y de lo que el PP siempre se burló. El tiempo, como con tantas cosas, nos da la razón.
-¿También tiene esa sensación en el caso de Caja Rioja?
-Hace dos años vaticinamos que desaparecería y era un grave error estratégico embarcarse en la aventura con Caja Madrid y Bancaja. Lo sorprendente es que, además de un emblema, los riojanos hemos perdido el único instrumento financiero que teníamos convirtiéndonos junto a los valencianos en los únicos en esta situación y aquí no pasa nada, nadie habla ni se hace responsable. El PR lleva en este aspecto predicando en el desierto desde el 2010, pero ni siquiera a los sindicatos les llamaba la atención. Todos han votado a favor de lo que ha pasado y ahora llegan los lamentos.
-También el PR+ tenía voz en la asamblea general.
-Dos miembros por los ayuntamientos en la anterior etapa y uno en la última con arreglo a la Ley y que, no lo negamos como hace el PSOE, representaban a nuestro partido. Se trataba, en cualquier caso, de una representación infinitamente inferior a los del PP que siempre jalearon un proceso del que ahora se desentienden. El PR+ no se siente responsable de lo que ha pasado en Caja Rioja. Al contrario, somos los únicos que hemos estado advirtiendo del gravísimo error para los intereses de la comunidad, y durante este tiempo hemos tenido que aguantar la indiferencia de todo el mundo e incluso insultos.
legarra-¿Y qué ha pasado? porque el PP insiste en que todo sigue igual y la entidad es incluso más segura.
-Me deja pasmado que se diga algo tan rotundamente falso y no pase nada. Por más que Sanz lo niegue, Caja Rioja ha dejado de existir. Es una entidad intervenida que el día de mañana se privatizará en bloque o por partes. Sólo queda una cosa clara: que ni la entidad ni su patrimonio, valorado en 300 millones, es ya de los riojanos. Se ha esfumado por una decisión tomada por el PP, con el amparo del PSOE, que queriendo poner un parche a la pésima situación de sus cajas en Madrid y Valencia, ha acabado devorando a todas las que implicó.
-¿Había alguna otra posibilidad?
-¿Qué significa que no había más remedio? ¿Que las cuentas de Caja Rioja no estaban tan saneadas como nos decían? ¿Que su agujero inmobiliario era tan grande que no le permitía continuar? Le recuerdo que hay cajas que no se han integrado con nadie aún, como Ibercaja u Ontinyent que mantienen su esencia y su dimensión. En nuestro caso ha habido responsables financieros y uno político con nombre propio: Pedro Sanz Alonso, que ha utilizado Caja Rioja como su juguete financiero. Todo el mundo sabe que hacía y deshacía en el consejo de administración, pero en esta comunidad donde el miedo amordaza a la gente nadie se atreve a decirlo.
-De puertas adentro, ha sido un año atribulado con un congreso clave para el antes llamado PR, ahora PR+ y hace nada UPR.
-Yo lo calificaría de intenso, con una integración con Ciudadanos de Logroño que hemos digerido estupendamente. Tengo la convicción de que volvería a hacerla porque ha sido buena para ambos y para tomar un nuevo impulso conjunto. En cuanto al cambio de imagen, era algo que rumiábamos hace tiempo y que no salió porque Sanz, cuyos tentáculos llegan a todas partes, movió los hilos a través de Neftalí Isasi. Pero como no hay bien que por mal no venga, incluso hemos logrado darle otra vuelta y corregir detalles que no acababan de funcionar bien. Lo siento por Nefatlí, que se morderá los codos, pero casi le tengo que dar las gracias.
-¿Ha purgado ya el partido los males, esculturas incluidas, arrastrados del bipartido con el PSOE en el Ayuntamiento de Logroño?
-Si existe aquí una formación que haya pagado por sus errores de gestión ha sido la nuestra por tener una dimensión pequeña y teniendo en cuenta que a las dificultades también se sumaron artimañas poco éticas del PP para trasmitir una imagen falsa. Todo eso nos pasó una factura que pagamos en las urnas. Hemos puesto remedio y abierto un camino nuevo que hará que el PR+ que se presente en el 2015 ante los ciudadanos sea más fuerte.
-¿Teme que la fragmentación del voto, la movilización social y el auge de IU o UPyD arañen para entonces el espacio político del PR+?
-Al contrario. Estoy convencido de que esa pluralidad es positiva y que el PR+ ofrece un proyecto absolutamente distinto. Frente al resto de partidos/sucursales de Madrid, nosotros planteamos una alternativa puramente regionalista que defiende cómo desde lo local es posible mejorar la situación actual.
-Ese discurso parece debilitado cuando, con la crisis, la mayoría de las decisiones llegan desde Bruselas y Las Cortes.
-¿De verdad se cree eso? Un parlamentario nacional sirve a los intereses del PSOE y del PP, pero en absoluto al de los riojanos. Son simples marionetas, y lo acabamos de ver en el tema de paradores, del AVE o del sainete de la AP-68. Si recibir un millón extra de Fomento se lleva las portadas del periódico, ¿qué me dice que merece Aragón al que el Estado le va a pagar el 100%?.
-El mismo PR+ que no deja de clamar contra el PP sigue manteniendo acuerdos con él en Villamediana, Arnedo, Santo Domingo…
-Por pura subsistencia de esos municipios. En una región que funciona por el clientelismo todos saben que quien no está con Pedro Sanz está contra él y en plena crisis, si en algunas localidades el PP estuviera además en la oposición, no recibirían ni agua. A Sanz no le importa llegar con el saco y robar lo que corresponde a los pueblos porque lo principal para él no es la defensa de La Rioja, sino la de su partido.

 

 

Fotografía: Jonathan Herreros

Ver Post >
La comunidad autónoma del Ebro
Teri Sáenz 15-06-2012 | 11:03 | 1

Las comunidades tienen poco que ofrecer. Atrás han quedado los años en que cada una pujaba por tener un aeropuerto a la puerta de casa, el palacio de congresos más descomunal, Defensor del Pueblo propio, autovías de la capital al pueblo más intrincado. Con la crisis azotando y las arcas en pleno tembleque, todo su esfuerzo se concentra, a lo sumo, en poder pagar las nóminas de los funcionarios a fin de mes o mantener con el equilibrio de unos platillos chinos la sanidad y la educación.

Sin dinero y con proyectos de mucho menor calado que hace apenas un lustro, las autonomías se conforman con vender a sus ciudadanos intangibles. Colaboración, sinergias, apoyo mutuo. El ejemplo más cercano remite a esta misma semana, donde los presidentes de La Rioja, Aragón y Navarra firmaron lo que es la primera declaración general de colaboración entre los tres territorios. ¿Y qué contiene el texto? Pues eso, “compromisos para llevar a cabo…”, “búsqueda de fórmulas para impulsar…”, “el interés por promover actuaciones conjuntas a favor de…” Nada de proyectos concretos u obras palpables que, con la retórica propia de la política, se remitieron a futuros acuerdos multilaterales en infraestructuras, agroalimentación o turismo sin plazo fijo ni presupuesto concreto.

Más que saciar a sus ciudadanos, las comunidades se reivindican de esta manera a sí mismas. Ya lo dijo Luis Fernanda Rudi en la cita con sus homólogos riojano y navarra en El Bocal de Fontellas: “En un momento especialmente complicado para España en el se mira a las comunidades como culpables de casi todo, declaraciones institucionales como ésta son una muestra de responsabilidad de los presidentes autonómicos en beneficio de la ciudadanía”.

la rioja, navarra y aragon

El mensaje no sacia el hambre, aunque huele bien. Mucho mejor, desde luego que las disputas fronterizas en materia de atención sanitaria que hace nada elevaron la tensión hasta grados insólitos para quedar la cosa prácticamente como está. Un conflicto en el que, precisamente, estuvo inmersa La Rioja con Navarra (además de con el País Vasco) y del que nada se comentó en el encuentro en El Bocal.

En ese escenario, la sección riojana UPyD ha dado un paso más allá proponiendo la fusión entre los tres territorios para conformar una especie de ‘Ebro Región’. ¿O no? La idea, enmarcada en la cada vez más extendida tendencia a la jibarización de administraciones a favor de la austeridad ha sido rebatida por la dirección nacional que encabeza Rosa Díez. Eso es una cosa “sin importancia” de los de provincias. Un “documento de trabajo mal filtrado”, añaden.

UPyD en La Rioja se ha dado así de bruces con el aparataje de su propio partido, sufriendo en carne propia el mismo dolor que padecen las sucursales de otras formaciones de ámbito nacional y viendo, al final, como una sugerencia tan interesante o fútil como las cientos que brotan últimamente se ha vuelto en su contra por razón de la legitimidad cuestionada. Al menos, de rebote, han conseguido algo seguramente no pretendido: ser Trending Topic.

 

 

Fotografía: Miguel Herreros

Ver Post >
Este es (o era) mi pueblo
Teri Sáenz 15-05-2012 | 11:58 | 7

La obsesión compulsiva por el ajuste ha puesto sus ojos en los ayuntamientos. Y lo ha hecho con la misma cuenta de la vieja con que se ha justificado la tijera en la universidad, la sanidad, el sistema bancario o la factura farmacéutica: recortando tanto, ahorramos cuanto. Sin más detalle que el brochazo gordo, al margen de excepcionalidades, con el solo argumento de la crisis, el Gobierno calcula que se limarán 10.500 millones de euros al déficit público eliminado un consistorio por aquí y fusionando dos pueblos por allá. El cálculo quizás pueda saciar la sed de previsión de ingresos que los tecnócratas hacen sobre una tabla excel, pero ha puesto en pie de guerra a las pequeñas localidades sobre las que se cierne la medida.

El anuncio huele a globo sonda. Ni siquiera (al menos de momento) hay constancia de cuál será el límite de población que el Ministerio maneja para la agrupación de consistorios. Algunas fuentes lo cifran en 1.000. Más tarde se habló de 5.000. Cualquiera que sea el umbral, la comunidad autónoma sería la más afectada por su marcada dispersión poblacional, ya que de los 174 municipios apenas 31 superan el millar de vecinos. ¿Alguien se imagina levantarse un día y le digan que pertenece al pueblo de al lado? ¿Pueden las fronteras locales borrarse de un plumazo? Además de inconcreta, la medida choca frontalmente contra los sentimientos y la historia de la mayoría de los municipios que ninguna cuenta de resultados, ni siquiera los números rojos, pueden recortar.

En La Rioja, la posibilidad ha provocado algo inédito: aun con la habitual dosis de reproche, PP y PSOE están de acuerdo en que la medida no tiene ni pies ni cabeza. Al menos, con el carácter de obligatoriedad con que se ha planteado inicialmente. Ambos partidos abogan por lo que ya se ha venido dando en la región para optimizar los recursos de los ayuntamientos con menos recursos o más dificultades para una gestión profesionalizada. Esto es, colaboración en servicios comunes de recogida de residuos, extinción de incendios, secretarios municipales.

El frente común y los alegatos a la autonomía local topan, sin embargo, con la tozudez de todas las medidas de un tenor similar que se han implementado en las últimas fechas. Si es posible intervenir un gigante bancario, ¿cómo se va a resistir un pequeño pueblo a fusionarse? Ahora que Bruselas tiene en el punto de mira a países enteros y éstos a sus comunidades autónomas, ¿va a escaparse del cepo un ayuntamiento menor?

Quizás la mejor reflexión sobre todas las elucubraciones a que ha dado lugar el anuncio del Gobierno central la daba hace pocas fechas un veterano alcalde de una de esas pequeñas localidades sin aeropuerto ni autovía: “En esos despachos de Madrid no tienen ni zorra idea de qué es un pueblo y cómo funciona”.

Ver Post >
Colchón financiero
Teri Sáenz 14-05-2012 | 10:57 | 2

El yayo Tasio guardó su primer jornal debajo del colchón. El abuelo era entonces un chaval de buena mano con el azadón, así que con las perras que ganó un verano labrando tierras ajenas sólo se le ocurrió hacer lo mismo que había visto en su casa toda la vida: guardarlo donde pudiera tenerlo a mano. Un día abrieron un banco en el pueblo. Aunque quizás sea mucho decir. En realidad era una lonja que repintaron de colores chillones. Colocaron un enorme cartel en el dintel anunciando que aquello era la caja de todos y pusieron al frente a un amable hombre con carrera que le trataba como un rey. Le saludaba todos los días por su nombre, al llegar Navidad le regalaba un calendario y siempre que la entidad anunciaba alguna promoción, le llamaba el primero para indicarle que por unas pesetas más le regalaba tres sartenes o un albornoz.

El empleado se jubiló joven. En su lugar llegó un chaval que nunca se quitó la corbata y le llamaba señor Anastasio. Empezó a hablar al abuelo en un lenguaje ininteligible. Le dijo algo de fusiones, liderazgo, acciones, inversiones en bolsa, variables y rendimientos a medio y largo plazo. El yayo, que para entonces había amasado una gavilla de ahorros gracias a una mezcla de tesón en el trabajo y racanería en el gasto, llegó una mañana y le pidió que los metiera en un sobrecito. Es del mismo color del que hoy, cuando le ayudaba a hacer la cama, he visto asomar entre las lamas del somier.

Ver Post >

Últimos Comentarios

replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión
teri 04-12-2014 | 09:40 en:
Otras clases de religión
pretextato 03-12-2014 | 23:41 en:
Otras clases de religión
teri 03-12-2014 | 09:31 en:
Otras clases de religión
herce.david 02-12-2014 | 19:33 en:
Otras clases de religión