La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

hospital

¿Qué es una cama?
Teri Sáenz 21-02-2013 | 7:38 | 0

Confirmar o desmentir la crisis se ha convertido en una obsesión. Y para ello, el debate político ha mutado de la descalificación al fervor por la estadística. Con una consigna: la realidad varía en función del ángulo desde el que se enfoca. Cualquier cosa es buena para el mismo fin. Desde un sondeo con muestreos ridículos hasta un estudio de la OCU con la mitad de los epígrafes en blanco, pasando por informes que asociaciones de todo tipo y color elaboran periódicamente sin más rigor que el que cuelga de sus siglas. Todo vale (o se denosta) en función de la tabla Excel que se lea.

A nivel nacional, las sugerencia el presidente de la CEOE de recurrir a la cifra de paro registro en vez de la EPA es el ejemplo de esa tentación por acogerse a los números que mejor se acomodan a la propia tesis. En La Rioja, el reciente rifirrafe por el estado de las sanidad regional ha aportado una denominación de origen propia.

Apoyados en una misma y aparentemente robusta fuente (Federación Española de Asociaciones Sanitarias, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística y el mismísimo Ministerio de Sanidad) la oposición y el PP infieren conclusiones opuestas. Como destacan PSOE Y PR+, la comunidad ocupa el cuatro lugar por la cola en cuanto a número de camas hospitalarias por mil habitantes. Exactamente, 2,87 frente al 3,46 de media nacional, lejos de la situación en comunidades limítrofes y a años luz de la que aconseja la UE. El PP sale al paso argumentado que eso, el número de camas, es un criterio obsoleto para evaluar la calidad sanitaria. Lo que vale es la satisfacción del usuario en atención primaria y especializada. Epígrafes en los que, por cierto y como los populares recordaron días antes, la misma fuente sitúa a La Rioja en lo alto del podium.

Alcanzando el éxtasis de ese empeño por desactivar estadísticas infieles, el PP cuestionó el propio concepto. ¿Qué es realmente una cama hospitalaria? A juicio de Félix Vadillo, sólo las ubicadas en hospitales son consideradas como tales. Sin embargo, La Rioja dispone de 175 de baja intensidad médica o convalecencia de carácter pública pero concertadas con tres centros. A ellas podrían sumarse las plazas de hospitalización a domicilio (81) y las de paliativos del mismo carácter (más de cien). Por no hablar de la duplicación que podría habilitarse en el San Pedro en habitaciones preparadas para ello pero que el Gobierno insiste en mantener de forma individual.

Pero como insistió Vadillo, el número de camas no es a su entender un baremo fiable. Y para muestra, otro botón estadístico: el país con más camas hospitalarias con once por mil habitantes es… Corea del Norte. Si alguien para próximamente por Pyongyang, que por favor mande una foto.

Ver Post >
El extraño caso de la lechuga menguante
Teri Sáenz 13-04-2012 | 12:50 | 0

En la única entrevista escrita que ofreció durante la campaña electoral, Mariano Rajoy avanzó con tiento de candidato y midiendo cada palabra para no mojarse en ningún charco sus intenciones en caso de llegar a La Moncloa. Sus palabras textuales entonces fueron: “No me gustaría recortar en los grandes servicios públicos fundamentales como Sanidad y Educación”.

Ateniéndose aquella declaración, el tijeretazo que se anuncia en Educación y Sanidad traiciona sólo en parte la frase. No le gustaría hacerlo, pero lo hará. El ahora presidente ha anunciado un nuevo sacrificio de 10.000 millones para aplacar la voracidad de los dioses (perdón, los mercados), pero nadie sabe como se materializará. Nadie, menos los políticos riojanos.

En la línea argumental de los últimos meses, Sanz anunció en el Parlamento regional que, sea cual sea el ajuste, la calidad de los servicios básicos no se verá mermada ni habrá copago. El mismo mensaje que ya lanzó el Ejecutivo riojano con la eliminación de 11 médicos en el ámbito rural, el hecho de prescindir de 400 interinos o los agobios de invierno en Urgencias.

La osadía de asegurar que no pasará nada a pesar del tijeretazo es sólo comparable con el cálculo de Pablo Rubio en el mismo escenario. Aunque el portavoz parlamentario del PSOE también desconoce el alcance del nuevo tajo, los socialistas ya tienen calculado qué porción del pastel tocará a La Rioja: 70 millones de euros menos en las cuentas en Salud y 700 profesionales sanitarios tocados. “El sistema no lo aguantará”, sentenció Rubio. El PP ni lo negó ni lo desmintió. Se limitó a acusarle de falta de legitimidad para pronunciarse.

En ese rifirrafe político, la opinión más inquietante es la del Colegio Oficial de Médicos de La Rioja. Los mismos que hace apenas dos meses aseguraban que la calidad asistencial estaba garantizada, ahora temen que merme ese nivel. Por si acaso y en vista de la que la sombra de la guadaña es alargada, ya se han apresurado a avanzar que los ajustes no deberían en ningún caso tocar al personal. Que se pode cualquier otra cosa, pero no a los profesionales.

Será por eso que donde ya se ha notado la reducción es en algo tan aparentemente ajeno a la práctica médica como son los menús del San Pedro. Las ensaladas desaparecen, los zumos naturales se restringen, los yogures sustituyen al café con leche… La Consejería, en la línea de las últimas fechas, primero calla y luego niega la alerta de los pinches del hospital.  Y mientras tanto, sigue sin resolverse el misterio del recorte obligado sin recortes confesables.

 

 

Fotografía: Jonathan Herreros

Trabajo en las cocinas del Hospital San Pedro

Ver Post >
¿Qué le duele al San Pedro?
Teri Sáenz 08-02-2012 | 8:04 | 2

El San Pedro parece un hospital, pero en realidad tiene forma de diana. Sobre ella dispara cada cierto tiempo la oposición para desgastar al Gobierno, y éste responde indistintamente con dos medicinas: silencio o negativas. Resulta llamativo que en los últimos tiempos tanto el PSOE como sobre todo el PR hayan tomado el relevo en la denuncia a unos sindicatos sanitarios que, con honrosas excepciones, apenas levantan las voces con las que se desgañitaron en su día contra el tortuoso traslado del San Millán, las polémicas concesiones a ERESA y las siempre tajantes declaraciones del entonces consejero del ramo, Pedro Soto. ¿Miedo? ¿Desidia? ¿Complacencia? ¿Satisfacción con un mundo feliz?

Se antoja complicado certificar cuál es el estado real de salud del San Pedro más allá de las demoras que cada uno experimenta al acudir a urgencias. O las incomodidades de ser ubicado en una planta que no corresponde. O el infortunio de topar con un mal profesional que ensucia la blancura de su bata y su función de servicio. Pero seguro que debe haber algún punto equidistante entre los dos mundos que describen: el “caótico, demencial e insostenible” escenario de camas cruzadas, pacientes desubicados, recortes de plantilla a punto de estallar y operaciones pospuestas de unos; el epítome de la excelencia sanitaria y envidia de las comunidades vecinas de otros.

 

san pedro, hospital, sanidad

El veredicto está en manos de los pacientes y los trabajadores, obligados ambos a defender desde sus respectivas esferas el servicio público sin, a ser posible, abusar de él. Una postura que, en cualquier caso y en razón del material sensible que se maneja, debe estar guiada por el rigor y el contraste de cada dato. Por eso no resulta de recibo que el PSOE afirme que “oficiosamente” y según es “vox pópuli”, el exdirector médico del San Pedro del que no recuerda el nombre ha dimitido por desacuerdo con la actual coyuntura y ha sido relevado por el responsable del Hospital Provincial (sic). Cualquier píldora exige leer el prospecto y ser suministrada en la dosis correcta.

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >

Últimos Comentarios

replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión
teri 04-12-2014 | 09:40 en:
Otras clases de religión
pretextato 03-12-2014 | 23:41 en:
Otras clases de religión
teri 03-12-2014 | 09:31 en:
Otras clases de religión
herce.david 02-12-2014 | 19:33 en:
Otras clases de religión