La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

san pedro

Ahí duele
Teri Sáenz 17-02-2014 | 10:48 | 0

urgencias

Al yayo Tasio le duele de verdad cada vez que va a Urgencias. Literalmente. Unas veces le duele la vejiga infectada como si fuera a morirse cada vez que mea. Otras veces le mata esa pierna entumecida de repente que le asusta como el lobo de los cuentos y que el especialista, al final de la visita, siempre achaca a alguna mala postura. Le duele, sobre todo, reconocerse viejo. Saber que el tiempo se le agota como la reserva de un depósito de combustible y que esas manos que una vez fueron capaces de esquilar cien ovejas y labrar la pieza más recia ahora son dos ramas lacias de un tronco tambaleante. Al abuelo no le gusta ir a Urgencias. Preferiría estar sano. O si no hay más remedio acudir a su médico de cabecera. Pero cada vez que llama le citan para dentro de tres días. O cuatro. O los que sus achaques no pueden soportar. Le duele aguardar horas sobre una silla que le deja el culo cuadrado. Y también tener (a su pesar) que compartir la sala con otros pacientes que regalan los virus en cada tos. Lo único que le apacigua es que al final, cuando la tarde se convierte en noche esperando que el altavoz pronuncie por fin su nombre como un niño de San Ildelfonso canta el “gordo”, el médico de turno le mira de arriba abajo con profesionalidad y le dice que está hecho un chaval. Pero el dolor más doloroso, el que de verdad le aprieta al salir de madrugada del hospital es que le digan que abusa de Urgencias, el colapso es culpa suya y sus achaques, unos amigos que él ha invitado.

 

Fotografía: Sonia Tercero

Ver Post >
¿Qué es una cama?
Teri Sáenz 21-02-2013 | 7:38 | 0

Confirmar o desmentir la crisis se ha convertido en una obsesión. Y para ello, el debate político ha mutado de la descalificación al fervor por la estadística. Con una consigna: la realidad varía en función del ángulo desde el que se enfoca. Cualquier cosa es buena para el mismo fin. Desde un sondeo con muestreos ridículos hasta un estudio de la OCU con la mitad de los epígrafes en blanco, pasando por informes que asociaciones de todo tipo y color elaboran periódicamente sin más rigor que el que cuelga de sus siglas. Todo vale (o se denosta) en función de la tabla Excel que se lea.

A nivel nacional, las sugerencia el presidente de la CEOE de recurrir a la cifra de paro registro en vez de la EPA es el ejemplo de esa tentación por acogerse a los números que mejor se acomodan a la propia tesis. En La Rioja, el reciente rifirrafe por el estado de las sanidad regional ha aportado una denominación de origen propia.

Apoyados en una misma y aparentemente robusta fuente (Federación Española de Asociaciones Sanitarias, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística y el mismísimo Ministerio de Sanidad) la oposición y el PP infieren conclusiones opuestas. Como destacan PSOE Y PR+, la comunidad ocupa el cuatro lugar por la cola en cuanto a número de camas hospitalarias por mil habitantes. Exactamente, 2,87 frente al 3,46 de media nacional, lejos de la situación en comunidades limítrofes y a años luz de la que aconseja la UE. El PP sale al paso argumentado que eso, el número de camas, es un criterio obsoleto para evaluar la calidad sanitaria. Lo que vale es la satisfacción del usuario en atención primaria y especializada. Epígrafes en los que, por cierto y como los populares recordaron días antes, la misma fuente sitúa a La Rioja en lo alto del podium.

Alcanzando el éxtasis de ese empeño por desactivar estadísticas infieles, el PP cuestionó el propio concepto. ¿Qué es realmente una cama hospitalaria? A juicio de Félix Vadillo, sólo las ubicadas en hospitales son consideradas como tales. Sin embargo, La Rioja dispone de 175 de baja intensidad médica o convalecencia de carácter pública pero concertadas con tres centros. A ellas podrían sumarse las plazas de hospitalización a domicilio (81) y las de paliativos del mismo carácter (más de cien). Por no hablar de la duplicación que podría habilitarse en el San Pedro en habitaciones preparadas para ello pero que el Gobierno insiste en mantener de forma individual.

Pero como insistió Vadillo, el número de camas no es a su entender un baremo fiable. Y para muestra, otro botón estadístico: el país con más camas hospitalarias con once por mil habitantes es… Corea del Norte. Si alguien para próximamente por Pyongyang, que por favor mande una foto.

Ver Post >
Inmaculada Martínez: “La limitación del presupuesto sanitario no ha sido tan agresiva como en otras regiones”
Teri Sáenz 03-12-2012 | 12:24 | 1

Los más de 1.500 médicos riojanos han reelegido a Inmaculada Martínez presidenta del Colegio Oficial. Tras la disputada pugna que le llevó a ganar las elecciones del 2008, la también subdirectora del área quirúrgica del San Pedro enfrenta un nuevo mandato marcado por la situación de la sanidad pública en la comunidad.

-Hace cuatro años se alzó con la presidencia abanderando una renovación total de la gestión Alfredo Milazzo. ¿Se ha logrado el reto?
-En aquel momento nos comprometimos a que fuera el Colegio de todos los médicos, y así lo hemos hecho. Ahí está la cantidad de cursos de formación continua y otras medidas como la creación de un observatorio de agresiones a los profesionales, el apoyo jurídico a los afectados, el programa de atención integral al médico enfermo o la gran colaboración con las sociedades científicas y de pacientes. Además se ha cumplido con la reforma de los estatutos para hacer por fin una gestión absolutamente transparente tanto de las cuentas como del procedimiento electoral.
-Una de la diferencias respecto a entonces es el cambio de contexto y la crisis que alcanza también al ámbito sanitario.
-Vivimos un momento difícil en toda España, que no deja más remedio que ajustar recursos. En La Rioja, la limitación de presupuestos para la sanidad no ha sido tan agresiva como en otras regiones y ha afectado a los médicos, sobre todo, en su masa salarial. Aun con ello, todos los problemas que han planteado los colegiados a la junta siempre han estado relacionados con el desarrollo de su profesión y cómo pueden colaborar en hacer más eficiente el sistema. La actual coyuntura no están teniendo una repercusión en la calidad asistencial de los actos médicos gracias a la responsabilidad de los profesionales.
-La visión de los sindicatos es en general mucho más dramática.
-Respeto todas las opiniones pero ya le digo que, a nivel colectivo, el interés de los médicos se centra en lo que afecta al desarrollo de su actividad y el mantenimiento de la calidad en la asistencia.
-Hay voces que entienden que la posición del Colegio ha sido excesivamente tibia.
-¿En qué sentido?
-En que el colectivo médico es un puntal en el sistema sanitario y no se ha expresado de forma rotunda en temas clave en La Rioja.
-Quizás no hemos sido mediáticamente ruidoso, pero le aseguro que hemos trabajado muy intensamente desde dentro poniendo sobre la mesa de la administración las preocupaciones trasmitidas por los colegiados y tomando, cuando así lo requería, una oposición fuerte. Pero lo cierto es que no somos responsable de la política sanitaria ni de los acuerdos sindicales. Nuestro ámbito es otro: el de garantizar que los actos médicos sean buenos y de calidad, como así está siendo. Siempre hemos tenido los oídos muy abiertos a las quejas de una forma prudente y siendo muy exquisitos, sin tratar de alertar a la población.
-¿No ha podido interferir su cargo en el San Pedro en la autonomía como presidenta del Colegio?
-En absoluto. El 85% de los médicos trabaja en la administración en diferentes responsabilidades y mi cargo no sólo no es incompatible por estatutos, sino que resulta positivo para la profesión por las sinergias que crea. La mayor prueba de que mis compañeros lo ven así es que han revalidado mi presidencia.

inmaculada martinez

-¿Cuál es, por ejemplo, la posición del Colegio en la eliminación de médicos de las áreas rurales?
-Que era necesaria. Había unanimidad por parte de toda la Primaria, y de hecho hacía siete años que esa reestructuración estaba planteada. Lo que no gustó en su momento fueron las formas y la precipitación en llevarla a cabo. Hubo al respecto muchísimas reuniones y algún desencuentro, y al final la institución apoyó a sus colegiados.
-¿Y en el copago farmacéutico?
-No estamos de acuerdo dado que la sanidad se paga vía impuestos, y una fórmula así supone en realidad un repago aunque, al menos, se ha fijado un sistema de tramos en función de la renta. En cualquier caso, los médicos tenemos poco que decir porque es una Ley estatal y es un hecho que la medida ha rebajado muchísimo el gasto farmacéutico y los precios de los laboratorios y ha impuesto un uso más racional.
-¿Cómo enfrentan los médicos riojanos la limitación en la atención a inmigrantes sin papeles?
-Se trata de una imposición legal. Que sea justo o no es otro debate. La obligación del médico es atender, pero es la administración la que decide a quién y cómo. En este sentido, la objeción de conciencia planteada por entes como la Semfyc y en la que hay inscritos algunos médicos riojanos carece validez jurídica.
-Una de las principales críticas sobre la gestión de la Consejería se refiere a la reducción de personal.
-Lo que hay es una constricción de la contratación sin reponer, por ejemplo, el personal jubilado.
-¿No redunda eso en la calidad?
-Está por ver si afecta a largo plazo pero ahora, desde luego, la situación se compensa gracias al aumento del horario y el empeño de todos los profesionales.
-Pero el tiempo de espera en las listas quirúrgicas se ha elevado.
-Eso no es algo estructural, sino que fluctúa según la demanda. No es un dato determinante y, en todo caso, ni médicos ni usuarios nos han expresado quejas al respecto.
-Otra de las inquietudes que sobrevuela es la privatización y el futuro del Hospital de Calahorra.
-La preocupación transmitida por estos compañeros no es otra que se mantenga la misma calidad y prestaciones que ahora para los usuarios de La Rioja Baja. ¿En cuanto a la colaboración público/privada? El Colegio no está en contra. Dése cuenta de que tenemos colegiados en ambos ámbitos y nuestra labor es certificar que están cualificados.
-¿Aunque se rebaje, como todo apunta, la plantilla actual?
-La relación coste/beneficio y la gestión que pretendan hacer no incumbe al Colegio mientras no afecte a la satisfacción del paciente y el desarrollo de la profesión. La Administración verá. Desde luego, médicos no sobran en Calahorra.
-¿Incluye esa relación el dinero público que recibe Los Manzanos?
-La colaboración con la sanidad privada es normal en ciertos servicios que complementan a la pública.

 

Ftografía: Sonia Tercero

Ver Post >
El extraño caso de la lechuga menguante
Teri Sáenz 13-04-2012 | 12:50 | 0

En la única entrevista escrita que ofreció durante la campaña electoral, Mariano Rajoy avanzó con tiento de candidato y midiendo cada palabra para no mojarse en ningún charco sus intenciones en caso de llegar a La Moncloa. Sus palabras textuales entonces fueron: “No me gustaría recortar en los grandes servicios públicos fundamentales como Sanidad y Educación”.

Ateniéndose aquella declaración, el tijeretazo que se anuncia en Educación y Sanidad traiciona sólo en parte la frase. No le gustaría hacerlo, pero lo hará. El ahora presidente ha anunciado un nuevo sacrificio de 10.000 millones para aplacar la voracidad de los dioses (perdón, los mercados), pero nadie sabe como se materializará. Nadie, menos los políticos riojanos.

En la línea argumental de los últimos meses, Sanz anunció en el Parlamento regional que, sea cual sea el ajuste, la calidad de los servicios básicos no se verá mermada ni habrá copago. El mismo mensaje que ya lanzó el Ejecutivo riojano con la eliminación de 11 médicos en el ámbito rural, el hecho de prescindir de 400 interinos o los agobios de invierno en Urgencias.

La osadía de asegurar que no pasará nada a pesar del tijeretazo es sólo comparable con el cálculo de Pablo Rubio en el mismo escenario. Aunque el portavoz parlamentario del PSOE también desconoce el alcance del nuevo tajo, los socialistas ya tienen calculado qué porción del pastel tocará a La Rioja: 70 millones de euros menos en las cuentas en Salud y 700 profesionales sanitarios tocados. “El sistema no lo aguantará”, sentenció Rubio. El PP ni lo negó ni lo desmintió. Se limitó a acusarle de falta de legitimidad para pronunciarse.

En ese rifirrafe político, la opinión más inquietante es la del Colegio Oficial de Médicos de La Rioja. Los mismos que hace apenas dos meses aseguraban que la calidad asistencial estaba garantizada, ahora temen que merme ese nivel. Por si acaso y en vista de la que la sombra de la guadaña es alargada, ya se han apresurado a avanzar que los ajustes no deberían en ningún caso tocar al personal. Que se pode cualquier otra cosa, pero no a los profesionales.

Será por eso que donde ya se ha notado la reducción es en algo tan aparentemente ajeno a la práctica médica como son los menús del San Pedro. Las ensaladas desaparecen, los zumos naturales se restringen, los yogures sustituyen al café con leche… La Consejería, en la línea de las últimas fechas, primero calla y luego niega la alerta de los pinches del hospital.  Y mientras tanto, sigue sin resolverse el misterio del recorte obligado sin recortes confesables.

 

 

Fotografía: Jonathan Herreros

Trabajo en las cocinas del Hospital San Pedro

Ver Post >
¿Qué le duele al San Pedro?
Teri Sáenz 08-02-2012 | 8:04 | 2

El San Pedro parece un hospital, pero en realidad tiene forma de diana. Sobre ella dispara cada cierto tiempo la oposición para desgastar al Gobierno, y éste responde indistintamente con dos medicinas: silencio o negativas. Resulta llamativo que en los últimos tiempos tanto el PSOE como sobre todo el PR hayan tomado el relevo en la denuncia a unos sindicatos sanitarios que, con honrosas excepciones, apenas levantan las voces con las que se desgañitaron en su día contra el tortuoso traslado del San Millán, las polémicas concesiones a ERESA y las siempre tajantes declaraciones del entonces consejero del ramo, Pedro Soto. ¿Miedo? ¿Desidia? ¿Complacencia? ¿Satisfacción con un mundo feliz?

Se antoja complicado certificar cuál es el estado real de salud del San Pedro más allá de las demoras que cada uno experimenta al acudir a urgencias. O las incomodidades de ser ubicado en una planta que no corresponde. O el infortunio de topar con un mal profesional que ensucia la blancura de su bata y su función de servicio. Pero seguro que debe haber algún punto equidistante entre los dos mundos que describen: el “caótico, demencial e insostenible” escenario de camas cruzadas, pacientes desubicados, recortes de plantilla a punto de estallar y operaciones pospuestas de unos; el epítome de la excelencia sanitaria y envidia de las comunidades vecinas de otros.

 

san pedro, hospital, sanidad

El veredicto está en manos de los pacientes y los trabajadores, obligados ambos a defender desde sus respectivas esferas el servicio público sin, a ser posible, abusar de él. Una postura que, en cualquier caso y en razón del material sensible que se maneja, debe estar guiada por el rigor y el contraste de cada dato. Por eso no resulta de recibo que el PSOE afirme que “oficiosamente” y según es “vox pópuli”, el exdirector médico del San Pedro del que no recuerda el nombre ha dimitido por desacuerdo con la actual coyuntura y ha sido relevado por el responsable del Hospital Provincial (sic). Cualquier píldora exige leer el prospecto y ser suministrada en la dosis correcta.

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >

Otros Blogs de Autor