La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

yayo tasio

Asalto en la calle
Teri Sáenz 25-05-2015 | 11:01 | 0

El yayo Tasio cayó anoche en la cuenta de que se había quedado sin las pastillas de dormir y se aventuró a salir de casa a última hora para llegarse a la farmacia de guardia. Nada más poner un pie en la calle le atacaron. Lo peor no es que intentaran abusar de un viejo indefenso y enclenque sino que el agresor fuera un conocido. El asaltante era el mismo velador que lleva años instalado a la puerta del portal en cuanto asomaba una miaja de sol y en los últimos tiempos ya le da igual que llueva o truene para apoderarse del espacio público. Al principio era modosito. Ocupaba un puñado de baldosas y hasta le daba una pizca de color al barrio y una alegría a la caja del bar. De pronto, empezó a medrar. Las mesas se reprodujeron como conejos, las sillas de plástico mutaron en modernos asientos metálicos que chirrían cada vez que se desplazan. Brotaron sombrillas, parieron estufas de butano, se levantaron empalizadas de metacrilato. Esa misma terracita en origen amable e inofensiva fue la que atacó al abuelo. Le acorraló sin previo aviso. Tasio intentó zafarse, pero la clientela repanchingada sobre los cojines le cerró el paso. Buscó huir por algún fino desfiladero de Termópilas militarizado de cubatas y cañas de cerveza. Imposible. No tuvieron piedad de su boina ni sus prisas por llegar a la botica. El velador le había acorralado. Para salir vivo y suplir los somníferos, pensó rendirse y pedir allí mismo una infusión de tila y valeriana. Desistió. No había un solo asiento libre.

Fotografía: Sonia Tercero

Ver Post >
Hoy libro
Teri Sáenz 29-04-2015 | 11:27 | 0

libro

Hay días en que el yayo Tasio se siente acosado. O para ser rigurosos, especialmente acosado. La lluvia fina de corrupción, trapicheos, agresiones verbales, agrias menestras que mezclan lo público con lo privado y justificaciones imposibles que le moja a diario le cala de repente hasta los huesos. El abuelo combate entonces el hostigamiento saliendo de casa y atrincherándose en la librería más cercana. La mala hostia que le empapa empieza a secarse gradualmente a medida que avanza por las estanterías. Le basta tocar el lomo de cualquier novela, oler las páginas de una guía de viajes, mancharse con la tinta aún fresca del último best seller. Sus viejos huesos se endurecen, las neuronas más castigadas empiezan a rular. Si como a él le gusta no hay en ese momento nadie más a su lado que el librero ordenando distraídamente ejemplares sobre el mostrador, hasta se permite una sonrisa clandestina. Al rato sale otra vez al mundo con un jugoso botín. Todos esos libros que su pensión le permite comprar como ladrillos para contruirse alrededor del sillón de su casa una barricada de ignorancia ilustrada. Es un adobe amasado con asesinos implacables, sagas venenosas y espías crueles. Amores soterrados, odios enquistados y narradores ácidos. Su soledad se abarrota entonces de personajes ajenos sobre paisajes exóticos y sólo entonces llega a creer que todo eso es real y lo que le espera fuera, cuando termine de leer la última página, una ficción de libro.

Ver Post >
Candidato de verdad
Teri Sáenz 09-03-2015 | 12:28 | 0

papeleta

Estimado candidato:
Te escribo estas humildes líneas para solidarizarme contigo y hacerte saber que te compadezco en la travesía que surcas de aquí a las elecciones. No me importan tus siglas. Ni si tu rostro será el que finalmente sonría en los cartelones a un cargo local, autonómico o mediopensionista. Me apiado de ti en cualquier caso. Tanto si eres de los que has sido elegido por esa cosa tan democrática llamada primarias que ahora todos se han lanzado a desempolvar no sin antes ajustar las costuras para que encaje a medida como si has sido señalado por algún dedo omnímodo. Siempre recaerá sobre ti la sombra del aparato, cuando no el sarcasmo de para qué este paripé si todo estaba ya escrito. En el mejor de los casos, tu partido se ahorrará unas perras y le bastará con retocar un pelín las mismas fotografías que sigue usando cada cuatro años. Mis condolencias, candidato. También si te encuentras en alguno de los limbos posibles. El de los elegidos que huyen o el de los obligados a huir después de ser elegidos. El de los que se sienten candidatos sin que otros lo quieran y el de los que se arrogan la voz de esa calle sin dirección en la que todos dicen habitar. Confío, querido candidato, en que la intimidad de tu hogar, lejos de la pirotecnia demoscópica, te preguntes qué eres de verdad. Si frente al espejo ves en realidad al más válido para gestionar la vida de miles o sólo el nombre escrito en la cabecera de una papeleta.

Atentamente, el yayo votante Tasio.

Ver Post >
Súper Felipe
Teri Sáenz 16-02-2015 | 8:28 | 0

rey

Tasio compadece al Rey. La inclinación innata del yayo a sufrir con los que sufren por padecer la guillotina de los recortes le ha hecho derramar una lagrimita por Felipe VI. También él se ha visto obligado a ajustarse el cinturón. Un reducción de sueldo del 20%. Sólo 234.000 euros. 58.000 migajas menos de las que recibía su padre. El abuelo se pone en su piel. Le imagina también a él haciendo cabriolas para llegar a fin de mes, garabateando cuando todos se han ido a dormir un folio donde irá tachando conceptos en la columna de gastos. Cómo negará los domingos con una sonrisa de dolor a sus hijas el capricho que otras amiguitas disfrutan –no puede ser, princesa mía–, de qué manera convencerá a su mujer para quedarse en casa viendo una película alquilada en vez de volver a ese restaurante con cubertería de plata y mantel de lino que tan buenos recuerdos trae a ambos. Se acabaron las vacaciones de invierno en la estación de esquí de Suiza. Adiós a las regatas en el Mediterráneo. Habrá que despedir al jardinero, aunque las orquídeas del palacio se amustien. Tasio fabula con el día que coincida con ellos en el súper cotejando precios, aprovechando los descuentos de cada estantería, cambiando la merluza por panga. El yayo confía en que entonces, cuando compartan la larga fila para pagar en caja sus carritos trufados de marcas blancas y paquetes 3×1, el Rey demuestre su jerarquía y le ceda el paso a un viejo al que se hinchan los tobillos si pasa demasiado rato de pie.

 

Fotografía: Agencia Efe

Ver Post >
Ser y no ser
Teri Sáenz 05-02-2015 | 11:58 | 0

grecia

El yayo Tasio me pregunta entre solemne y contrariado qué somos realmente. Su soprendente duda existencial, lanzada a quemarropa, me inquieta. Temo que se le haya ido la cabeza. Que de sopetón haya dejado ser un abuelo cascarrabias y entrañable para convertirse en un viejo enajenado y dependiente. Tasio se explica, me sosiega. Al minuto uno de que Syriza ganara las elecciones, no sabe por qué extraña razón todos los partidos nacionales han coincidido en declarar que Grecia no es España, que ellos no son aquí igual que los que han ganado o perdido allí. Unos para alejar la sombra de la radicalidad, otros para limpiar de su ropa la mancha de la derrota ajena. Al yayo le espina la obviedad. Le escama la negación como mecanismo de autoafirmación. Como si para certificar que él es de Montalvo tuviera que aclarar que no ha nacido en Luezas ni San Román. Igual que si debiera especificar que detesta la mentira y la corrupción para evidenciar que es un hombre de pueblo sin dobleces. Los líderes políticos, no. Ahora se distancian de sus homólogos helenos con la misma rapidez que durante la precampaña se fotografían a su lado y ejercer una política por ósmosis. Aunque bien pensado y conociendo el paño, Tasio concluye que todo es un gran eufemismo. Una vía de escape para asumir con miedo lo contrario de lo que niegan. Que los españoles somos griegos, con la misma libertad ante las urnas para elegir y errar (o acertar)por nosotros mismos.

Ver Post >

Últimos Comentarios

herce.david 18-04-2015 | 05:57 en:
UPyD al aparato
herce.david 18-04-2015 | 05:51 en:
UPyD al aparato
replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión
teri 04-12-2014 | 09:40 en:
Otras clases de religión
pretextato 03-12-2014 | 23:41 en:
Otras clases de religión

Otros Blogs de Autor