La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

zapatero

Odón Elorza: “La regeneración del PSOE es imparable, y el que se ponga por delante quedará marginado”
Teri Sáenz 14-12-2012 | 8:28 | 2

Alcalde de su ciudad durante 20 años hasta ser desbancado por Bildu en las últimas elecciones, Odón Elorza (San Sebastián, 1955) ocupa ahora escaño en el Congreso. Una voces más personales –o personalista, según sus detractores– del PSOE  recala en Logroño dentro de los foros de otoño organizados por la Agrupación local abanderando una regeneración de la política que implica a su propio partido.

–Fracasos electorales en Galicia, País Vasco y Cataluña, caída galopante en las encuestas, dudas de el liderazgo… ¿Hasta dónde debe caer el PSOE para reaccionar?

– Hace sólo un año estaba gobernando con Zapatero, y en esa tarea digamos que se quemó y realizó una gestión no explicada de la crisis. Además, con el paso del tiempo se ha evidenciado que no actuó con la energía suficiente para evitar la mala gestión de bancos y cajas o poner remedio a fenómenos especialmente hirientes como los desahucios. Todo ello hace que sea costoso recuperar la credibilidad, lo cual requiere un cambio efectivo del proyecto político para acomodarlo a la realidad de una España en crisis y formular un modelo alternativo a la derecha. El partido tiene un problema complejo y difícil de resolver con inmediatez.

–Pero la sociedad no tiene tiempo, demanda una respuesta ya.

–Ello es consecuencia de que el PSOE no supo aprovechar su último congreso. En Sevilla debía haberse realizado una auténtica catarsis, entendida como un proceso de reflexión sobre los errores y los vicios adquiridos en los últimos 30 años. Se perdió la oportunidad de convertir aquel cónclave en una ruptura crítica con el pasado inmediato y sólo se eligió una dirección con Rubalcaba al frente que, además, ganó con poca diferencia sobre Chacón, lo cual también ha dejado abiertas ciertas heridas.

–Resulta irónico que ‘la herencia de Zapatero’ sirva al PSOE para justificar su mal momento y al PP para aplicar ajustes y reformas.

–Una cosa es que se cometieran errores en la gestión y la explicación de la crisis y otra lo que está haciendo el PP. Claro que hubo errores en la anterior etapa. Y ya se han reconocido muchos de ellos como, por ejemplo, aquella reforma exprés de la Constitución para atender los requerimientos de la troika o la inacción en cuanto a los desahucios y la gestión de las entidades financieras. Lo que no es de recibo es que el PP se escude en una herencia que no tiene ni la dimensión ni el alcance que alude para justificar recortes brutales que a veces rayan la antihumanidad. Si la herencia se interpreta como el déficit presupuestario, a él contribuyeron en gran medida las comunidades en manos de la derecha. Ahí el PP no juega limpio. Y Lo sabe. Sólo trata de ocultar su batalla ideológica, que persigue la privatización de los servicios públicos y el cambio de un modelo de estado del bienestar.

odon elorza–¿Y por qué todos los errores que ahora confiesan muchos dirigentes socialistas no trataron de purgar en los años de Gobierno?

–Siempre pasa un tiempo hasta que los errores se perciben como tales. En aquella época yo era un simple alcalde sin capacidad de incidencia nacional y llevo muchísimo años sin ocupar ningún cargo orgánico en el PSOE. Con ello no trato de justificarme, sino de remarcar que cada cual tiene su nivel de responsabilidad. En la distancia ya emitía mis opiniones, y desde que en diciembre he llegado al grupo parlamentario estoy intentando colaborar para que se produzca un proceso a fondo de regeneración de la política en España ante el desprestigio de los políticos, el descrédito de los partidos y la falta de transparencia en su funcionamiento.

–¿Pasa la regeneración por elegir su candidato con primarias abiertas poco antes de las elecciones, como plantea Oscar López?

–No creo que esa fórmula tenga en sí misma un poder curativo. La regeneración a la que aludo exige democratizar el funcionamiento interno del PSOE , lo cual requiere a su vez también muchos cambios de actitudes y comportamiento, nuevos estatutos, un procedimiento mucho más democrático para las decisiones en todos los niveles.

–¿Y sería una fórmula para escoger al menos al líder que saque al PSOE de su situación actual?

–El secretario general de un partido de izquierda debe ser elegido en urna por todos los militantes durante una jornada completa en todas las casas del pueblo, y no sólo por un grupo de delegados que  a veces no son del todo representativos de las bases. El proceso de regeneración va mucho más allá. También exige poner coto a la acumulación de cargos, limitar los mandatos, hacer públicos todos los temas referidos a la financiación, a los sueldos que cobramos. En resumen, dar la palabra y la decisión a las bases con muchas más frecuencia y trabajar para combatir de forma decidida la corrupción, que supone el mayor cáncer de este país y no es exclusivo de la clase política sino que está en la sociedad.

–¿Podría ser Carme Chacón el puntual para la reconstrucción del PSOE que dibuja?

–No soy partidario de reabrir el debate de las personas. Ya lo hubo en un congreso que, a mi juicio, resultó fallido. Lo que toca ahora es el debate de las ideas, de los proyectos, del acercamiento real a la sociedad, de dar salidas a la crisis que no ofrece la derecha. En Sevilla no me decanté por ninguno de los dos candidatos porque entiendo que hace falta una renovación mucho más honda. Por más que respete la capacidad de Alfredo y la pasión de Carme, hay que trascender las afinidades personales y determinar qué es lo que conviene al PSOE del futuro. Y hay que hacerlo con rapidez, porque el tiempo pasa volando y no creo que la ciudadanía perciba que hemos modificado nuestra actitud suficientemente.

–Si buena parte de los males que vive hoy el PSOE provienen de la etapa de Zapatero, no parece lógico recurrir a quienes estuvieron en aquel Gobierno.

–Dicho con toda la humildad y sin querer molestar a nadie, creo que hace falta una ruptura. Siete meses después de elegir un líder, lo urgente ahora sea definir un proyecto y ganar credibilidad.

–¿Cómo de urgente?

–Mi apuesta es que a lo largo del 2013 el PSOE vaya recuperando su identidad y haciendo el trabajo interno pendiente. El año que viene sería necesario una conferencia política con una metodología my abierta, que no sea una reunión de los grandes dirigentes y barones sino más permeable. Y también ese año habría que abordar unas primarias abiertas para la designación del candidato a la presidencia y no posponerlas para evitar de esa forma sorpresas y cualquier ansiedad.

–¿Permitirá el aparato del partido ese calendario y esa apertura?

–El proyecto regeneracionista del PSOE y la política es una aspiración imparable. El que se ponga por delante, quedará marginado.

 

Fotografía: Diario Vasco

Ver Post >
Elena Valenciano: “El PSOE debe dar una gran sacudida a su proyecto”
Teri Sáenz 27-11-2012 | 11:42 | 0

Tiempo y trabajo. Esos son los ingredientes que Elena Valenciano (Madrid, 1960) propone para que el PSOE recupere el terreno perdido tras la etapa de Zapatero. La vicesecretaria general del partido participó este fin de semana en el Comité Regional de los socialistas riojanos, donde apostó por aportar ideas nuevas para un nuevo tiempo que den solución a los problemas reales. «La retórica hoy no sirve para nada», asegura.

-¿Cuál es el estado de salud del PSOE tras la debacle de las elecciones vascas y gallegas?
-En primer lugar, cuestionaría la palabra debacle. Es cierto que no han sido buenos resultados, pero en Euskadi el PSOE ha tenido el mismo respaldo que acostumbraba cuando se presenta la izquierda abertzale y un reconocimiento de Patxi López. En el caso de Galicia tampoco se han cumplido las expectativas, si bien hay que considerar que el voto de la izquierda se diluyó. Matices aparte, el partido está desde las pasadas elecciones municipales y autonómicas en un ciclo electoral muy difícil que nos sitúa ante la tesitura de dar una gran sacudida al proyecto, al mensaje, las estrategias. Pero necesita tiempo para ese cambio. La tarea se inició en el último Congreso Federal, pero el haber tenido cuatro citas electorales que se adelantaron nos han obligado a posponer toda la planificación que teníamos prevista.
-¿Qué diagnóstico hace la dirección de esa debilidad?
-La situación es de crisis general. Y no sólo en nuestro partido y en España, sino en toda Europa. No es que el PSOE esté pasando por un mal momento, sino que todas las instituciones están padeciendo la falta de confianza de la ciudadanía. Le sucede a los partidos, los sindicatos, la judicatura, los medios de comunicación? Eso hace muchísimo daño a la democracia española y nos obliga a todos a repensarla después de 30 años.
-Hay quien cree en las bases del PSOE que el problema es, precisamente, su tesis: edulcorar los malos resultados, generalizar la crisis, refugiarse en otra realidad…
-Claro que veo la realidad. La crisis de confianza de los ciudadanos para con sus instituciones es algo que confirman todas las encuestas y el diagnóstico de los politólogos más reputados. El PSOE no se escapa de esa crisis. Por supuesto que soy consciente de ello, y por eso he empezando diciéndole que el partido tiene que operar un enorme cambio. Conozco los problemas de mi partido en el que llevo muchísimos años como militante. Todos, desde arriba hasta abajo, tenemos que hacer un gran trabajo, pero no podemos eludir el foco de crisis en la UE y ver que lo que le pasa a los socialistas españoles le ocurre a casi todos los socialdemócratas europeos.elena valenciano
-Lo lógico sería que el PSOE capitalizara ahora el desgaste del PP a cuenta de los recortes y, sin embargo, sigue perdiendo respaldo.
-No es lo lógico porque hace muy poco que salimos del Gobierno. El PSOE necesita tiempo, aunque creo que en nuestro caso va a ser muy corto porque el desgaste del PP es vertiginoso y Rajoy ha demostrado que un cambio de presidente no solucionaba las cosas por arte de birlibirloque. ¿Conoce un solo partido que tras ocho años de gobierno y perdiendo casi 4 millones de votos se recupere en un solo año? Hasta los socialistas franceses, que ahora son un ejemplo, han estado 17 años en la oposición. En cualquier caso, no recuperaremos la confianza sólo porque el otro lo esté haciendo mal, sino cuando se nos perciba como una alternativa real de Gobierno. Y en esa tarea estamos.
-¿Incluye esa tarea revisar el pasado reciente de Zapatero, como piden algunas figuras históricas?
-Eso es lo que estamos haciendo de alguna forma presentado muchas alternativas. Un ejemplo es la proposición contra los desahucios que es en el fondo una enmienda a lo que se hizo en aquel momento. Hay que revisar algunas de las decisiones que se tomaron y repensar un proyecto distinto, porque lo que servía hace tres o cuatro años ahora ya no sirven y las cosas han cambiado muy rápidamente. Lo que sí sirve del pasado son algunos fundamentos de la acción del PSOE cuando ha gobernado: la defensa de los más débiles, un modelo distinto de repartir las cargas, defensa de los servicios públicos…
-Esa iniciativa legal revela algunos males del PSOE. En el Gobierno no hizo nada, y ahora se erige en adalid contra los desahucios.
-Es que antes era antes y ahora es ahora. Efectivamente Zapatero no cambió la Ley hipotecaria, pero nosotros creemos que hay que cambiarla. No haber hecho algo no te invalida para proponerlo. Lo contrario sería absurdo, porque nadie podría hacer política más allá del tiempo que gobierna. En todo caso, Zapatero también acometió muchas cosas que hizo González y, sobre todo, a pesar de la crisis mantuvo los fundamentos básicos de la protección social, algo que Rajoy ha dinamitado en solo un año.
-Pero en aquel gobierno estaba el que ahora es el líder del PSOE. El mismo Rubalcaba que abandera el cambio del que usted habla.
-En aquel gobierno había mucha gente, y las medidas que se tomaron fueron las que entonces se pensó que eran las adecuadas. De la que hablamos ahora en concreto no fue una decisión pacífica dentro del PSOE, se lo aseguro. Rubalcaba ocupó la vicepresidencia en la última etapa y tuvo su mayor protagonismo como ministro del Interior, pero en cualquier caso eso da igual, porque uno siempre tiene derecho a poder corregir su errores.
-¿Es partidaria de, como apuntan algunas voces, poner a cero el cuentakilómetros del PSOE con una renovación profunda?
-La retórica no sirve para nada en este momento. Si alguien tiene una idea distinta, lo que debe hacer es ponerla sobre la mesa. Hace solo nueve meses que hicimos un congreso donde se recogió el ideario del PSOE, y a partir de ahí cualquier aportación es bienvenida. Yo escucho muchos eslóganes como el que usted apunta, pero no veo nada detrás. La confianza de la gente no se conquista con frases, sino con trabajo y todos debemos contribuir.
-Otro de los eslóganes es que el PSOE se ha alejado de la gente. Que su política de moqueta ha devorado al trabajo a pie de calle.
-Es normal que se desconfíe porque los partidos en el Gobierno sufren en la crisis un enorme desgaste cuando la gente ve que no le solucionan sus problemas. Respondiendo a su pregunta, no creo incompatible una cosa con la otra. Es decir, trabajar desde las instituciones donde han querido ponernos los ciudadanos y también en la calle, con las ONG, los sindicatos, los colectivos sociales. El problema lo tienen otros que nos acusan de las dos cosas a la vez: de no estar pero al mismo tiempo ser “pancarteros”.

 

Fotografía: Juan Marín

Ver Post >
El fin de las chiquibecas
Teri Sáenz 15-10-2012 | 9:51 | 9

Si el Ayuntamiento de Logroño quisiera contribuir a superar la crisis, o al menos hacerla menos onerosa para quienes la sufren, debería valorar seriamente eliminar las chiquibecas. Aunque pueda aparentarlo, la afirmación no entraña ninguna paradoja. Y es que, lo que nació con un espíritu de ayuda a las familias con recursos más limitados para sufragar la guardería de sus hijos ha devenido en un gracioso reparto de ese dinero público que ahora escasea justificado con un envoltorio social indecente. Una especie de réplica a pequeña escala de aquellos 2.500 euros por nacimiento que Zapatero regaló en tiempos de bonanza por igual a un banquero que a su asistenta y que ahora se censura al ver las telarañas en la caja.
En Logroño, a la concesión por segundo año de 2.200 euros al teniente alcalde de la ciudad, defendida a ultranza por Concepción Gamarra amarrándose a la legitimidad del gesto pero olvidando su vertiente ética, se suma la confirmación de que una familia con 291.000 euros de renta haya sido también merecedora de la subvención. Y todo, mientras el PP demanda sacrificios extraordinarios a la ciudadanía -a todos, sin diferencia de ingresos- para superar la coyuntura. Una petición que muchos suscribirían con un sola condición: que ese sobresfuerzo no sea el pretexto de políticas perversas. Aunque algunos gobernantes no lo crean, hay quien no reclama dinero para vadear la crisis y sólo pide honestidad.

Ver Post >
¿Cuánto cuesta el Banco de España?
Teri Sáenz 09-10-2012 | 12:15 | 0

La antigua sede del Banco de España en Logroño ya está en manos de la Comunidad Autónoma. Se cumple así una de las la máxima solemnidad. La alcaldesa de la ciudad y la totalidad de los consejeros acudieron a la visita de las instalaciones -sólo faltó el delegado del Gobierno, paradójicamente el que más pintaba en el encuentro- abandonando sus responsabilidades por unos momentos para acompañar a Pedro Sanz en la inspección de las dependencias.

Con la cesión del inmueble, el Ejecutivo da por cumplida la compensación por el efecto frontera recogido en el artículo 46 del Estatuto. Pero, ¿cómo se cuantifica esa contraprestación? Ni en la última entrevista con Mariano Rajoy en Madrid ni esta semana en las entrañas del Banco de España, Sanz se atrevió a dar una cifra. Nadie puede ponerle precio, es un intangible, tiene un valor simbólico mayúsculo… Multitud de requiebros para no entrar en el meollo de un asunto que, sin embargo, sí se valoró explícitamente en el 2003. En aquella ocasión, con Aznar en el Gobierno, ambas administraciones concertaron la compensación en 21,5 millones de euros con los que se sufragó parte de la construcción de Riojafórum y se dio cumplimiento al artículo 46.

Desde entonces, la petición de volver a recibir un dinero por los perjuicios económicos que genera la proximidad con el País Vasco ha sido una constante avivada con la llegada de Zapatero a La Moncloa. En el 2005, la cantidad exigida rondaba los 38,33 millones. Cuatro años después, y ante el entonces vicepresidente y ministro de Cooperación Territorial, Manuel Chaves, el montante se estipuló en 25 millones. La crisis económica y los cambios en el Gobierno central parecieron diluir esas máximas, que ahora se ven satisfechas con un edificio en el corazón de Logroño inaugurado en 1957 y que conserva un aire vetusto de espacios comprimidos a los que en breve se trasladará la Dirección General de Salud tras una adaptación “mínima”.

Las fuentes del sector inmobiliario consultadas sí que dan una cifra. Teniendo en cuenta todas sus características –ubicación, estructura, valor histórico, reformas obligadas…- estiman que el metro cuadrado podría acercarse a un máximo de 3.000 euros, siempre que no se dedicara a viviendas. Teniendo en cuenta que la casa cuenta con cinco plantas hábiles de 753 metros, la tasación rondaría los 11,2 millones. Una cantidad que, como los mismos expertos matizan, en la actual coyuntura se rebajaría drásticamente y, en cualquier caso, no alcanzaría por lo tanto ni la mitad de lo que históricamente ha reclamado La Rioja.

Claro que las mismas fuentes reconocen una condición básica para que ese juego matemático se pueda poner en práctica: que exista alguien que quisiera (o pudiese) comprar.

 

 

Fotografía: Juan Marín

Ver Post >
Maldita herencia
Teri Sáenz 20-05-2012 | 10:27 | 0

Le tengo dicho al yayo Tasio que el día que muera no quiero nada de él. Cuando se pone tristón y algún achaque le recuerda lo mucho que ha vivido y lo poco que le queda para espicharla, me promete que todo lo suyo será mío. Hasta lo más preciado. Su colección de boinas, la vieja silla de anea del dormitorio, la cubertería de plata que nunca ha usado por no desgastarla, el sobrecito con las cuatro perras que tiene ahorradas y guarda bajo el colchón. Todo y más lo incluirá a mi favor en el testamento, me perjura cada vez que voy de visita para darle palique.
testamento
Le repito que no quiero nada de que ha llegado a acumular en su vida. Sobre todo porque me niego a imaginar que algún día muera, pero también porque me da pánico ser deudor de ninguna herencia. No quiero que un día alguien me culpe de lo que el yayo ha hecho o dejado de hacer. De los bienes que me pueda legar y de las hipotecas personales que deje sobre mí cuando le enterremos. No quiero encontrarme el día de Navidad ante los otros herederos del abuelo defendiéndome como un político acorralado por su propia culpa. Acusando a los griegos, a Zapatero, a los mercados financieros, al empedrado. Responsabilizándoles de la subida del paro, de la caída de Bankia, de los recortes financieros, de los agujeros de la Gran Vía. Hasta de los repuntes de la prima. «Sí, mejor repartir entre toda la familia», me responde Tasio cuando escucha mis reparos a tanta generosidad.

Ver Post >

Últimos Comentarios

teri 26-08-2014 | 16:30 en:
Chicos de barrio
Andretata 26-08-2014 | 08:40 en:
Chicos de barrio
Teri Sáenz 04-07-2014 | 17:52 en:
El poder de la casta
teri 04-07-2014 | 14:52 en:
El poder de la casta
morris79es 04-07-2014 | 12:12 en:
El poder de la casta

Otros Blogs de Autor