La Rioja
img
Fecha: mayo, 2015
Esparto, oro y bechamel
Belén Martínez-Zaporta 26-05-2015 | 12:19 | 2

Siempre me ha causado verdadera emoción ver que el diseño y la calidad del calzado riojano llegaba a las revistas nacionales de moda, en especial, cuando se ha tratado de algo tan artesanal como las zapatillas de esparto, hechas a mano, tan nuestras y con la capacidad de convertirse en únicas para acompañar incluso vestidos de fiesta en verano.

Durante años, adquirí algunos de mis pares en Cataluña, siempre ‘made in’ La Rioja, pero allí lucían en numerosas zapaterías y de forma mucho más habitual que en el comercio logroñés. Apreciadas como auténticas joyas, siempre estaban colocadas como piezas destacadas entre los demás pares. Además, los modelos escogidos para la venta en tierras catalanas se salían del ‘básico’ para llevar piedras, abalorios…llamativos diseños que en La Rioja nunca he encontrado.

Ahora, por fin, una empresa riojana ha dedicado un espacio único a este arte nacido de las manos sobre la tela y el esparto, una tienda sólo y en exclusiva para las esparteñas. Está en San Antón, en un local que durante años ocupaba un comercio de complementos y que hoy muestra en sus estanterías las creaciones dela empresa Suyute, de Cervera del Río Alhama, que desde hace más de 40 años diseña sus propias alpargatas, las fabrica y distribuye.

Revestido en madera y con una sencilla decoración en la que destaca el color verde, al entrar en este espacio parece que lo hicieras en un pequeño jardín en el que  se pueden ver las ‘piezas’ de sus colecciones de hombre y mujer. Esparteñas sencillas, con piel, lentejuelas, lisas, a rayas, con cuña, planas… Entre las creaciones de Suyute también las hay dedicadas a los más pequeños como muestra su página web. En unos días, según indican desde el comercio, llegarán modelos más veraniegos de este sano y ‘natural’ calzado.

Lo natural, o más bien la naturaleza,  inspira los diseños de la última franquicia que ha llegado a Logroño. Se trata de Aristocrazy, el proyecto de la nueva generación de la familia Suárez. En el 2010 nació esta firma bajo el ‘concepto innovador de joyería trendy’, según su propia página web. Ya desde su concepción ha querido distinguirse y lo hizo desde el con la creación de lo que hoy es uno de sus iconos, la serpiente Aristocrazy, a la que han seguido otros símbolos como el cocodrilo, ambos al abrigo de la colección Savage.

En el 2013 comenzó su expansión internacional con las aperturas en México, Chile y Portugal y que la firma continúa, pero sin dejar de lado la representación en nuestro país en el que sigue buscando espacios en las calles más céntricas de las ciudades. En el caso de Logroño, el lugar elegido ha sido un local de Gran Vía, junto a la Torre del Banco Atlántico.

Nos ha costado traspasar la puerta de Aristocrazy en la capital riojana, porque ya estaba en marcha su apertura antes de Navidad, pero no ha sido una realidad hasta finales del pasado mes. Allí podemos encontrar collares, pendientes, brazaletes…muchas piezas de plata rodiada bañadas en oro de 18 kilates y alguna piedra preciosa, en sus mostradores también se pueden ver piedras como el coral  y la turquesa. La última apuesta de la marca es la colección Luxe Diamonds, que califica de alta joyería.

Gran Vía, pero en el otro extremo, ha sido también el lugar elegido para otro nuevo negocio. Éste no se ocupa de embellecer nuestros looks sino de satisfacer a nuestros estómagos. Es otra franquicia y sólo vende croquetas. Su nombre, Croqueta y presumida.

Sus variedades, catorce, van desde las de puerros y gambas, a las de bacalao, pasando por carne con piquillo o las tradicionales huevo y jamón de York.

El origen de esta cadena es vasco, desde el negocio en Logroño, en Gran Vía 56, a la altura de la locomotora del tren, explican que hacen la bechamel con leche de caserío y cada mañana les llegan las croquetas desde Zarauz.

A la pregunta de si tienen croquetas para celiacos entre tanta variedad la respuesta es no, aunque parece que hay intención de valorar esta idea para el futuro. Tendré que esperar hasta entonces para probarlas.

 

Ver Post >
Periodista, logroñesa, las dos cosas de toda la vida. Con este periódico en la sangre, ahora lo revivo en internet. Ah: y me gustan las tiendas.