La Rioja
img
Autor: Belén
La casa del oso se renueva
img
Belén Martínez-Zaporta | 19-10-2015 | 9:49| 0

La sensación en el primer paso al atravesar la puerta es agradable. La amplitud, la luz y un tono rosado en el ambiente se entremezclan en el aire. Así te sientes en la tienda de Tous de Logroño después de renovar su imagen.

 

Durante una semana los ciudadanos vimos sólo los enormes carteles de la firma que tapaban la esquina del hermoso edificio que alberga el local. El día que desaparecieron, mis pasos me condujeron hasta la entrada. La puerta estaba abierta. Allí me atendió con delicadeza Almudena Martínez Orio, la directora de la tienda. Ilusionada con este cambio -una adaptación a la imagen actual de Tous- también se acercó Lourdes Melguizo, una de las socias de Tous en la capital riojana, junto a Victoria Español.

 

Contemplé que el espacio era diáfano y en él había varios mostradores entre los que se podía pasear con libertad y disfrutar de los bolsos, de las colecciones de joyería, de los accesorios

 

 

Almudena me enseñó cómo se podían ver las piezas que guardan cajones acristalados, que se deslizan y que permiten que los diseños de Tous sean mucho más accesibles al cliente (alguno ya los observaba cómodamente y al detalle ese día)

 

Me paré detrás de parte de los escaparates y entonces Almudena y Lourdes destacaron que se habían abierto hacia la calle. Aquellos paneles que interrumpían antes las miradas curiosas desde la calle ya no estaban.

 

Esta decisión de Tous es un acierto al que otras marcas han sucumbido en los últimos tiempos, porque hacen más visible lo que ocurre en el interior a quienes pasean por delante de sus tiendas.

 

Me invitaron a acompañarlas al exterior. Antes de entrar me había parecido que algo estaba diferente, pero el cambio es suave, embellece y no se siente como un elemento extraño. Ahora el oso -icono de esta empresa familiar que tiene su origen en el taller de reparación de relojes de Salvador Tous Blavi y Teresa Ponsa Mas– está bajo cada uno de los arcos que enmarcan los escaparates, como si cuidara desde lo alto las piezas que están tras los cristales.

 

 

Este oso surgió de la creatividad de  la mujer de Salvador Tous Ponsa, Rosa Oriol, tras fijarse en un viaje en un osito de peluche. Ha explicado, en más de una ocasión, que le hizo pensar en “los recuerdos entrañables de la infancia” y nació -como casi todo lo que acaba siendo importante- de una pregunta. El interrogante fue sencillo: “¿Por qué no hacerlo en oro?” Y se hizo. Logroño tiene unos cuantos decorando una de las esquinas más bonitas de la ciudad, la de Vara de Rey 10 con Gran Vía.

 

Ver Post >
Logroño tiene su Goya
img
Belén Martínez-Zaporta | 01-10-2015 | 1:46| 0

Sus sabores son históricos, están en la memoria de generaciones que han acudido con regularidad a Vitoria para degustar, por ejemplo, sus más que famosas trufas. Me refiero a ‘Confituras Goya’, fundada en 1886 por Manuel Goya en la calle Mateo Moraza, que desde hace un mes ha llegado a Logroño con la intención de quedarse.

En la capital riojana, la pastelería está situada en la calle Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, número 2. Al mirarla de reojo, ya sientes que una parte de aquella pastelería a la que nos llevaban cuando éramos niñas está aquí. ¡Qué sensación!

Según entrar nos saluda la jarrera Toya Santamaría. Sonriente nos muestra los dulces bocados que la rodean. “Todo el producto es de Goya, tenemos las trufas, los bombones vasquitos y nesquitas, las tartas, muses, turrones, las mermeladas,

las galletitas…“, detalla, y a mi mente vienen las trufas de nata, que siempre han sido mis favoritas. Toya explica que iba desde Haro a comprar a Vitoria, al Goya que se trasladó desde Mateo Moraza a la calle Dato. “Ha formado parte de mi vida siempre, me enteré de que querían expandirse –en la actualidad cuentan con diez tiendas- y es un negocio en el que yo creía ya como clienta. No se quieren masificar y es una casa seria, artesana,

que se ha cuidado de generación en generación”, asegura.

Miro las cajas de lata en sus estanterías. Serían reconocibles en cualquier parte, para muchos formarán parte de los recuerdos de su infancia, de la casa de sus abuelas, porque cuando se acababan los dulces tenían una segunda vida en la que las utilizábamos para guardar otros tesoros. Eran útiles, bonitas y ahora tienen la categoría que les añade un diseño que viene de atrás.

“La bollería se hornea aquí, como el resto de los productos se traen a diario del obrador de Vitoria”, explica. “Estuve allí y me enseñaron cómo hacen las cosas, aprendiendo, me animé y al final me he venido con Goya a Logroño”, recuerda sobre los días en los que tomó esta decisión.

Ver Post >
Una mañana entre lanas y aceites
img
Belén Martínez-Zaporta | 01-08-2015 | 1:44| 0

Dos pequeños mundos descubrí al pasar el último día por el logroñés Paseo de las Cien Tiendas. Dos bonitas sorpresas en forma de nuevos comercios que no esperaba encontrar. Su estética es muy diferente, sin embargo, tienen algo en común y es que nacen de la ilusión de dos mujeres que entran por primera vez en la familia del comercio de nuestra ciudad.

 

Ambas se definen con cierto humor como “valientes”, coinciden en este detalle también, han decidido crear su propio empleo y consideran que han asumido ciertos riesgos. Además, cuando hablan de cómo se plantearon sus tiendas cumplieron con la misma condición: debía ofrecer a sus clientes aquello que a ellas les había conquistado tiempo atrás.

 

‘Tejiendo sueños’ es el nombre de un espacio en el que la idea ‘hazlo tú mismo’ está muy presente. Poner un pie en este local (en Calvo Sotelo 22 esquina con Juan XXIII) es rodearse de color, de lanas, de punto, de la suavidad de sus madejas -en estas fechas de algodón- que sugieren su propia moda a quien posee en sus manos el arte de las agujas. Este el terreno de Ruth García, que reflexiona en nuestra conversación sobre que a ella siempre le gustó hacer punto. Explica que ha ido perfeccionando su técnica a través de distintos cursos y en ellos también pudo observar que “había más gente y mucha muy joven a la que le gustaba este mundo”.
 “A mí me relaja tejer”, admite, y es cierto que quien lo hace lo aconseja como una actividad para dejar atrás el estrés.

Ruth también muestra en sus estanterías distintos complementos (capazos, bolsos, los mix pareos-toallas, que este verano ocupan las orillas de las playas; pañuelos, bolsos vintage…) Todos comparten un coqueto espacio en el que también hay lugar para un detalle riojano, las alpargatas, que este verano han vuelto a instalarse en nuestros armarios. ¡Ojalá que sea para quedarse!

 

 

Aquella mañana, unos minutos después, salí de este pequeño universo de la creación propia para entrar en el de lo natural. La curiosidad no dejó que pasara por alto Venera Venus, el segundo comercio en el que me adentré. Lo vi con el ‘rabillo del ojo’, cuando dejaba atrás la bocacalle en la que se encuentra (Ciriaco Garrido, número 2). Es una tienda luminosa, profunda, con un escaparate sencillo que no me impidió ver a través de él qué había en su interior.


Allí me atendió con simpatía Pilar Hernández, la segunda emprendedora que conocí ese día. Sin querer, ya había observado los aceites puros que lucían en perfecto orden sobre las baldas (de coco, de almendras,…), así como las pastillas de jabón que guardan con cuidado unos pequeños cestaños colgados de la pared.

Detalla que siempre ha estado trabajando, que no puede estar quieta, parada…y se le nota en la energía con la que explica que  esta tienda, dedicada a la Alta Cosmética Natural,  se convirtió en “su ilusión”.

 

“Tenemos productos muy novedosos, con una mayor composición natural. La gente los conoce y muchas veces tenía que comprarlos por Internet porque no tenían una local cerca para adquirirlos y, por ejemplo, preguntar cuál era el más adecuado para ellos”,  explica Pilar. Las cremas (tratamientos faciales, corporales…), por ejemplo, tienen una caducidad más corta porque no llevan los conservantes”, indica.

Me muevo entre la suavidad que ofrecen los productos de sus estanterías: los aceites regeneradores con Rosa de Damasco, sus originales jabones; entre los que descubro los que contienen arena del Mar Muerto o con arcillas. A lo lejos están los perfumes, los champús, las cremas con colágeno marino… Es innegable que la naturaleza está presente en esta nueva franquicia que ha llegado a la ciudad.

 

Tras salir de Venera Venus, de camino a casa, me detuve ante una de esas tiendas ante las que soñaba cuando era adolescente con ser mayor para ponerme alguno de los modelos del escaparate. Allí compré mi pantalón de los llamados de montar – los ‘pitillos’ de mis 15 años-, así como alguna de mis primeras camisetas ‘de salir’ y después más de una cazadora que hoy conservo. Se trata de Veinte Ans, un local siempre cuidado, que luce nueva imagen.

 

Ver Post >
Esparto, oro y bechamel
img
Belén Martínez-Zaporta | 26-05-2015 | 12:19| 0

Siempre me ha causado verdadera emoción ver que el diseño y la calidad del calzado riojano llegaba a las revistas nacionales de moda, en especial, cuando se ha tratado de algo tan artesanal como las zapatillas de esparto, hechas a mano, tan nuestras y con la capacidad de convertirse en únicas para acompañar incluso vestidos de fiesta en verano.

Durante años, adquirí algunos de mis pares en Cataluña, siempre ‘made in’ La Rioja, pero allí lucían en numerosas zapaterías y de forma mucho más habitual que en el comercio logroñés. Apreciadas como auténticas joyas, siempre estaban colocadas como piezas destacadas entre los demás pares. Además, los modelos escogidos para la venta en tierras catalanas se salían del ‘básico’ para llevar piedras, abalorios…llamativos diseños que en La Rioja nunca he encontrado.

Ahora, por fin, una empresa riojana ha dedicado un espacio único a este arte nacido de las manos sobre la tela y el esparto, una tienda sólo y en exclusiva para las esparteñas. Está en San Antón, en un local que durante años ocupaba un comercio de complementos y que hoy muestra en sus estanterías las creaciones dela empresa Suyute, de Cervera del Río Alhama, que desde hace más de 40 años diseña sus propias alpargatas, las fabrica y distribuye.

Revestido en madera y con una sencilla decoración en la que destaca el color verde, al entrar en este espacio parece que lo hicieras en un pequeño jardín en el que  se pueden ver las ‘piezas’ de sus colecciones de hombre y mujer. Esparteñas sencillas, con piel, lentejuelas, lisas, a rayas, con cuña, planas… Entre las creaciones de Suyute también las hay dedicadas a los más pequeños como muestra su página web. En unos días, según indican desde el comercio, llegarán modelos más veraniegos de este sano y ‘natural’ calzado.

Lo natural, o más bien la naturaleza,  inspira los diseños de la última franquicia que ha llegado a Logroño. Se trata de Aristocrazy, el proyecto de la nueva generación de la familia Suárez. En el 2010 nació esta firma bajo el ‘concepto innovador de joyería trendy’, según su propia página web. Ya desde su concepción ha querido distinguirse y lo hizo desde el con la creación de lo que hoy es uno de sus iconos, la serpiente Aristocrazy, a la que han seguido otros símbolos como el cocodrilo, ambos al abrigo de la colección Savage.

En el 2013 comenzó su expansión internacional con las aperturas en México, Chile y Portugal y que la firma continúa, pero sin dejar de lado la representación en nuestro país en el que sigue buscando espacios en las calles más céntricas de las ciudades. En el caso de Logroño, el lugar elegido ha sido un local de Gran Vía, junto a la Torre del Banco Atlántico.

Nos ha costado traspasar la puerta de Aristocrazy en la capital riojana, porque ya estaba en marcha su apertura antes de Navidad, pero no ha sido una realidad hasta finales del pasado mes. Allí podemos encontrar collares, pendientes, brazaletes…muchas piezas de plata rodiada bañadas en oro de 18 kilates y alguna piedra preciosa, en sus mostradores también se pueden ver piedras como el coral  y la turquesa. La última apuesta de la marca es la colección Luxe Diamonds, que califica de alta joyería.

Gran Vía, pero en el otro extremo, ha sido también el lugar elegido para otro nuevo negocio. Éste no se ocupa de embellecer nuestros looks sino de satisfacer a nuestros estómagos. Es otra franquicia y sólo vende croquetas. Su nombre, Croqueta y presumida.

Sus variedades, catorce, van desde las de puerros y gambas, a las de bacalao, pasando por carne con piquillo o las tradicionales huevo y jamón de York.

El origen de esta cadena es vasco, desde el negocio en Logroño, en Gran Vía 56, a la altura de la locomotora del tren, explican que hacen la bechamel con leche de caserío y cada mañana les llegan las croquetas desde Zarauz.

A la pregunta de si tienen croquetas para celiacos entre tanta variedad la respuesta es no, aunque parece que hay intención de valorar esta idea para el futuro. Tendré que esperar hasta entonces para probarlas.

 

Ver Post >
Bershka se arrima a Primark
img
Belén Martínez-Zaporta | 15-04-2015 | 6:28| 0

Ha cambiado de compañeros. La cadena Inditex, que ya contaba con una tienda de moda Bershka, junto a Zara, en el Centro Comercial Berceo de Logroño, ha decidido trasladarse de local y estrenar uno nuevo, con 600 metros cuadrados y ropa tanto para chicas como para chicos. En su ubicación anterior contaba con 200 metros menos y se dedicaba en exclusiva a la moda femenina, pero la clave en este traslado parece ser,  además de la necesidad de más espacio, aprovechar el tirón del que disfruta Primark. Ahora lo tendrá enfrente.

“El interior de la nueva tienda de Berceo se ha diseñado para dar la máxima relevancia a la exposición de la moda”, ha indicado la firma a través una nota que ha enviado el centro comercial. La distribución del espacio, la música (en mi modesta opinión, en ocasiones, agotadora por su excesivo volumen) la iluminación, el mobiliario….  “han sido elegidos cuidadosamente para ofrecer la máxima libertad a sus clientes mientras descubren las últimas tendencias de la moda”, explica dicho texto.

La verdad es que la llegada de Primark ha tenido el efecto que esperaba: el Berceo, un centro comercial desolado hace apenas dos años, se está revitalizando aprovechando el tirón de la cadena de ropa ‘low-cost’. Si es que al final, ¿dónde va la gente…?

Ver Post >
Periodista, logroñesa, las dos cosas de toda la vida. Con este periódico en la sangre, ahora lo revivo en internet. Ah: y me gustan las tiendas.