La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Bulls

¿Dónde está el ‘glamour’?

Pau Gasol se lamenta en el banquillo de los Lakers.

Pau Gasol se lamenta en el banquillo de los Lakers.

Después de seis meses y un empacho importante de partidos, de demasiadas chucherías y golosinas que llegan a indigestar, la NBA se digna a servir su plato principal, su chuletón de buey. Llegan los ‘playoffs’.
Adam Silver vivirá sus primeras eliminatorias por el título como mandamás de la mejor liga planetaria de baloncesto, pero en el menú del nuevo comisionado faltarán algunos de sus platos estrella, aquellos que todos piden aunque hayan ido perdiendo calidad por el camino. Esos que consumen en grandes cantidades los aficionados de todo el mundo y los que permiten mantener vivo y brillante el cartel de la entrada del negocio.
Este año no aparece en la lista de 16 los más grandes entre los grandes si de anillos hablamos, los Boston Celtics; ni los creadores del ‘showtime’ y poseedores del aura púrpura y oro que ilumina todo allá por donde pasan, los cinematográficos Lakers de Pau Gasol. La carta tampoco contará con la manzana podrida de dinero tirado a la basura de la gran Nueva York, los Knickerbockers.

Ver Post >
La vida sin Bryant

Los Lakers pelearán finalmente por el título. La victoria ante los Rockets (con el segundo triple-doble de Pau Gasol en tres partidos) y, sobre todo, la derrota de los Jazz ante los Grizzlies de Marc, colocaron séptimo del Oeste al equipo de la ciudad de los sueños. Sin embargo, el precio de la clasificación para los ‘playoffs’ ha sido el más alto que podían pagar los angelinos, que han perdido por lesión a su jugador franquicia y, con él, su vitola de candidatos al anillo y gran parte de sus posibilidades de éxito. La lesión de Kobe Bryant es la mala noticia del final de la fase regular de la NBA. La rotura del tendón de Aquiles del pie izquierdo tendrá alejada de las pistas entre seis y nueve meses a la ‘Mamba negra’ y pone en peligro su futuro profesional y su sueño de sumar un campeonato más para colocarse a la altura de Michael Jordan. La estrella de los púrpura y oro -a sus 35 años- estaba completando una temporada fantástica, en la que había aportado su extraordinario talento, su desbordante carácter ganador y su pletórica madurez para salvar un año complicado y lleno de problemas en una franquicia que partía como favorita tras los fichajes de Dwight Howard y Steve Nash.

Ver Post >
50 años en el aire

Un entrenamiento cualquiera. Michael Jordan coge un balón y reta a uno de los jugadores del equipo a un ‘uno contra uno’. Bota tranquilamente hasta el poste bajo, con el defensor a su espalda, entre él y la canasta. En una décima de segundo realiza su infalible ‘fadeaway’ -un tiro en suspensión girando hacia atrás-, el que le ha acompañado durante toda su carrera. La pelota entra limpiamente por el aro sin que el rival pueda siquiera intentar taponar el lanzamiento. La escena podía haber tenido lugar en alguna sesión de los Bulls de los 90 o en los Wizards de 2002… O ayer mismo, en el campo de prácticas de los Charlotte Bobcats.

Ver Post >
Este blog es un cajón en el que poder hablar sobre BA-LON-CES-TO y un espacio abierto a todos para compartir informaciones, críticas, pasiones y opiniones con otros internautas y basketadictos. Aquí os espero con los brazos abiertos.

Twitter

Últimos Comentarios

Luismi Cámara Martínez 03-08-2012 | 13:23 en:
Malenasky 31-07-2012 | 11:47 en:
Luiismi Cámara 28-07-2012 | 09:37 en: