La Rioja
img
Esperpéntico
img
Fernando Sáez Aldana | hace 23 horas| 0

Una escala que midiese el hartazgo humano establecería cuatro niveles, de menos a más: hasta la coronilla, hasta las narices, hasta cuatro palmos más abajo y hasta donde estamos del puñetero prusés, del maldito «desafío soberanista», del insoportable «pulso independentista», es decir, del intolerable golpe contra el Estado de derecho español propinado desde sus propias instituciones por funcionarios traidores que odian a España tanto como aprecian los sueldos que les paga cada mes. Pero, con ser ya irritante, insufrible y estomagante hasta la arcada, el «conflicto catalán» resulta sobre todo patético y característico de ese género literario tan español que presenta «una realidad deformada y grotesca y la degradación de los valores consagrados a una situación ridícula»: el esperpento.

Resulta esperpéntico que a un politicastro antieuropeo perseguido por la justicia española por un delito consumado de rebelión y huido a la capital de la Unión Europea no solo no lo entreguen ipso facto a un país miembro sino que pongan pegas. ¿De qué «unión» hablamos?

Resulta esperpéntico que estos canallas sin dignidad de un gobierno regional del Reino destituidos y encarcelados por proclamar la República quieran ¡y puedan! presentarse otra vez a unas elecciones autonómicas convocadas por el represor gobierno español para volver impunemente a las andadas.

Resulta esperpéntico el espectáculo de los líderes «constitucionalistas» postulándose para presidir la Generalidad con intenciones de voto inferiores al 20%. Y también que, por si pierden, los candidatos golpistas hablen ya de pucherazo cuando ellos montaron un simulacro de referéndum, ilegal y sin garantías democráticas.

Resulta esperpéntico, en fin, otorgar apariencia de «normalidad» a unas elecciones autonómicas en Cataluña tan anómalas que (1) son las terceras en cinco años, (2) las ha convocado el presidente del gobierno español en plena suspensión de la autonomía catalana y (3) se presentan los mismos que han llevado a los catalanes a la ruina económica y social y, lo más esperpéntico de todo, (4) que volverán a obtener la mitad de los votos. Ante los manifestantes que lo arroparon en Bruselas, el cobarde fantoche de Puigdemont ironizó que tantos no podían haber ido hasta allí para apoyar a delincuentes. Olvida que en el País Vasco cientos de miles de ciudadanos apoyaban y votaban a los terroristas al grito de «ETA, mátalos».

Arengo a los catalanes en sus cabales con una cita que no puede ser más actual y oportuna: «Carguemos contra los fanáticos y los malvados, destruid las aburridas declamaciones, los miserables sofismas, las falsedades históricas, impedid que la gente dotada de sentido común sea esclava de los que carecen de él. La generación futura os deberá su razón y su libertad» (Voltaire, 1765).

Ver Post >
La política sanitaria
img
Fernando Sáez Aldana | 07-12-2017 | 06:36| 0

Esculapio me libre de entrar en el debate ético sobre la llamada «reasignación de sexo» por métodos médico-quirúrgicos a individuos que padecen la llamada «disforia de género». En cristiano, el cambio de sexo a base de hormonas y operaciones a personas que psicológicamente se sienten mujer con cuerpo de varón o viceversa. Unos defienden que sea un derecho más, en este caso de quienes sufren por no poseer su verdadera identidad de género, legalmente reconocido por las instituciones europeas, españolas, hasta murcianas y en breve riojanas. Y otros lo rechazan por entender que fisiológicamente es imposible cambiar un sexo genéticamente codificado y que la cirugía para intentarlo mutila un cuerpo humano, ocasiona mucho sufrimiento, somete a riesgos injustificables, no resuelve los verdaderos problemas psicológicos y sólo consigue crear la apariencia de otro cuerpo para satisfacer una fantasía.

Pero sí voy a meterme en el tan espinoso jardín de la ética de la gestión sanitaria. Uno de los grandes principios teóricos de esta disciplina, a caballo entre la economía y la filosofía, establece que, en un escenario de demanda ilimitada, la asignación de recursos siempre insuficientes debe realizarse acorde con criterios de justicia, equidad, eficiencia y bien común. Pero, por mucho que se insista en su compatibilidad, en la práctica es difícil dar a cada uno lo que le corresponda (justicia) alcanzando a la mayoría de personas (bien común) sin perjudicar a unos por favorecer a otros (equidad) y con la máxima calidad al menor coste (eficiencia).

Por eso, que el SERIS vaya a proporcionar gratis «tratamiento hormonal a las personas transexuales, así como el proceso quirúrgico genital, aumento de pecho y masculinización de tórax y el material protésico necesario. Asimismo, prestará tratamientos que tiendan a la modulación del tono y timbre de la voz cuando sean requeridos y cuando el usuario y/o familiares lo estimen necesario, proporcionará el acompañamiento psicológico adecuado» puede resultar cuando menos chocante a los miles de riojanos que han de pagarse el empaste de su caries, el audífono o las gafas sin las cuales muchos no podríamos trabajar, y repagarse (eso es el copago) medicinas, material ortoprotésico o la silla de ruedas.

Si los gestores están moralmente obigados a optimizar los recursos sanitarios con criterios de racionalidad, determinando cuáles son los bienes sociales primarios (el llamado mínimo decente) que han de guiar la política de prestaciones sanitarias públicas para beneficiar al mayor número de personas, la futura «ley trans» riojana parece obedecer a otros criterios. Y es que la política sanitaria suele ser más política que sanitaria.

Ver Post >
Lazos
img
Fernando Sáez Aldana | 30-11-2017 | 08:07| 0

El sábado pasado fue el llamado Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, «un día donde todas las mujeres deberían llevar un lazo morado y demostrar que están contra la violencia de género», leí en alguna parte. Y me pregunto: ¿habrá alguna mujer a favor del maltrato masculino? ¿Es preciso exhibir un lacito en la pechera para demostrar su rechazo? Y si no te lo pones, ¿significa que no condenas esta lacra o que te resbala?

La tendencia epidémica de ostentar lacitos de colores «solidarios» contra o a favor de algo es imparable. El primer awareness ribbon (cinta de conciencia o sensibilización) se creó en 1991 y fue el rojo del SIDA, que también se usa para enfermedades cardiovasculares, hipertensión y hemofilia, por aquello del color de la sangre (y del tomate frito). Después vendrían nuestro lazo azul contra el hijoputismo etarra y la identificación del cáncer de mama con el lacito rosa, convención cromática sexista que no tiene en cuenta a los varones afectados, menos, claro. Aunque hoy muchos tipos de cáncer se curan, en la mentalidad popular esta dura palabra todavía se asocia con pronóstico fatal, así que la solidaridad con los afectados ha generado un arco iris de lacitos: turquesa (cánceres ginecológicos), lavanda (esófago y estómago), marrón (colon, y lucha antitabaco), dorado (tumores infantiles y óseos) …

Como hay más enfermedades que colores, los lazos empezaron a ser polivalentes: gris para la diabetes y las enfermedades cerebrales y mentales, plata para el enfisema, el cáncer pulmonar y la esclerosis múltiple, naranja para la leucemia, el lupus, el melanoma, contra el hambre y por la diversidad cultural, blanco por la osteoporosis, la depresión postparto, la hernia y la paz, verde para el cáncer de riñón, la donación y trasplante de órganos, el glaucoma y el medio ambiente… La palma es para el lacito púrpura como símbolo de varios cánceres: páncreas, tiroides, testículos (curioso, como el de la violencia doméstica) y linfoma de Hodgkin, enferedad de Alzheimer, tolerancia religiosa, abuso de los animales, víctimas del 11-S, enfermedad de Crohn y colitis, fibrosis quística, leimiosarcoma, fibromialgia… La lazomanía ha llegado al extremo de que a los independentistas catalanes en chirona preventiva los apoyan los suyos con uno amarillo, rápidamente acusado de usurpación por la Federación de Espina Bífida e Hidrocefalia.

Yo no necesito lucir ninguno de estos lazos porque siempre llevo puesto uno contra lo malo y a favor de lo bueno de este mundo, inmaterial y no removible, prendido en el anverso de mi conciencia.

 

Ver Post >
Otras cosas que pasan
img
Fernando Sáez Aldana | 23-11-2017 | 05:33| 0

Aunque cueste creerlo, en el mundo pasan cosas distintas del «desafío soberanista». He aquí algunas, curiosas y hasta simpáticas, leídas en varios medios (los titulares en cursiva son reales):

 

               Barcelona no será la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. Y eso que el edificio pensado para acogerla, la torre Agbar, tiene forma de supositorio. De todos modos, La alcaldesa Colau nunca quiso la AEM: «Que se la metan donde les quepa» (¿la torre o la Agencia?).

Un piloto de la Armada de EEUU dibuja un pene en el cielo con su avión. La Armada lo ha lamentado en un comunicado: «Las acciones de este miembro de la tripulación son completamente inaceptables y contrarias a la ética y a los valores de la Armada». ¿De qué miembro?

Una pareja exige 200.000 euros por perder su semen congelado. La pareja demanda al Servicio Madrileño de Salud por no custodiar las muestras, recogidas hace 16 años cuando a él le diagnosticaron cáncer. ¿200.000? Eso es amor propio.      

Apuñala a su pareja y después se suicida en el calabozo en Almería. Hombre, no se iba a suicidar antes. Hubiera sido preferible, desde luego, pero si se suicida antes ya no puede apuñalar a su pareja (ni nada) y el caso no merecería la misma atención.

Un policía municipal se cae del caballo bajando las escaleras del Wanda Metropolitano. Testigos presenciales de la toña aseguran que un foco del estadio cegó al jinete mientras se oía por megafonía la voz de Manuela Carmena: «¿Por qué me persigues?».

Comienzan a sancionar las 50 cámaras que controlan el uso del cinturón. Las cámaras no sancionan nada, son máquinas instaladas y manejadas por agentes al servicio del auténtico Sancionador, un Estado cínico y canalla que se forra con los impuestos que gravan drogas tan destructivas de vidas como el tabaco y el alcohol.

Puigdemont podría aparecer en forma de holograma en la campaña electoral del 21 de diciembre. Dado que la holografía permite la ubicuidad, Puchi podría estar al mismo tiempo soplando Chimay en la Grand-Place, preparando xuixo en su casa de Gerona, mitineando en Salou y escribiendo La meva lluita («Mi lucha») en una celda de Soto del Real.

Se suspende una ejecución por inyección letal al no encontrar la vena del condenado. Durante treinta escalofriantes minutos, el autor de un asesinato hace veinte años permaneció atado a una camilla mientras los enfermeros trataban de localizar una vena en su brazo. Las autoridades han pospuesto la ejecución sin fecha: «No vamos a precipitarnos en ejecutar a alguien», sentenció el director del presidio. Sin comentarios.

Copas gratis si te mide más de 20 centímetros: la polémica oferta de un bar gay de Madrid. Seguro que si premiaran los pechos más grandes los denunciarían por sexismo denigrante. De todos modos la media española es de 13,58 cm, así que muchas copas no regalarían.

Ver Post >
Payasos
img
Fernando Sáez Aldana | 16-11-2017 | 07:00| 0

Me había propuesto quitarme del fistro catalán, que ya huele peor que el traje de Pusdemón, ese cobarde torpedo sexuarl por la gloria de su madrer, pero reincido para insistir en que «las elecciones no son sinónimo de democracia y en ocasiones resultan incluso perjudiciales» (David van Reybrouck)

¿Es democrático que un partido gobierne el segundo Ayuntamiento de España con 11 concejales de 41? ¿Y que su alcaldesa, una indocumentada sin más currículo que su militancia antidesahucios, nombre Directora de Comunicación a una «artista postporno» que se fotografía en público bajándose las bragas y meando en medio de la calle, porque «su contrastada estrategia de comunicación la capacita para el puesto»? ¿Qué clase de estrategia son estas guarreridas españolas perpetradas con el diodeno vaginarl del cuerpo humano? ¿Te da cuén?

¿Es democrático, ¡jarrl!, que con un 8% de los votos (300.000 de un censo de seis millones) en las elecciones autonómicas de 2015 las CUP hayan dominado la catastrófica política catalana en estos dos años? ¿Y que su lideresa sea Anna Gabriel, ese monstruo de tipa que en un acto callejero afirmara micro en mano: «soy una puta traidora, amargada y mal follada» —¿cómorrr?— en tono pretendidamente irónico pero con bastantes posibilidades de haberle jugado una mala pasada el subconsciente?

En fin, ¿es democrático dejar volver a las andadas a gobernantes nefastos, algunos prófugos o encarcelados, y a partidos que ya han demostrado servirse de instituciones tan del Estado español como un parlamento y un gobierno regionales para sublevarse contra él? Si quieren la independencia que se la curren echándose al monte con el trabuco, que es como se hacen las revoluciones de verdad y no por pijos acomodados que luchan contra el «sistema» por el curioso método de vivir a su costa.

Convocar elecciones precipitadamente es propio del cobarde de la pradera Condemor que es Rajoy, más vale que no sea cirujano. Porque cuando se forma pus diodenal en el cuerpo humano a guan, a peich agromenáuer, hay que ir hasta el fondo de la infección sediciosa sexuarl personalmente y moralmente porque si no matas hasta el último peazo bicho se cierra en falso y del segundo reventón del absceso no te salva ni la Meretérica dirigida por Perry Manso.

En fin, que esta vez el fistro del «desafío soberanista» ha sido el pretexto para homenajear a Gregorio Esteban Sánchez Fernández o Chiquito de la Calzada, ese cómico irrepetible y entrañable, maestro en el arte de hacer reír, menos por sus chistes que por el descacharrante modo de contarlos, creador de palabros de enorme éxito popular. Y a los payasos profesionales que nos hacen reír les debemos gratitud y el respeto que no merecen patéticos aficionados como la Malfollá de la CUP, el Caganer de Bruselas o la Meona de la Colau. ¡Al ataquerr!

Ver Post >
Incisiones mínimas
img
Fernando Sáez Aldana | 09-11-2017 | 06:33| 0

Michael Fallon (pronúnciese fálon), ministro británico de Defensa, ha dimitido tras reconocer que durante una cena de su partido celebrada hace quince años le puso la mano en la rodilla a una periodista. A eso lo llaman allí «escándalo sexual». ¿Cómo calificar entonces los tocamientos íntimos que el ministro Montoro perpetra sistemáticamente a millones de personas metiéndoles la mano en el bolsillo?

El Estado Islámico ha puesto en el punto de mira a la localidad riojana de Alcanadre por incluir en su escudo cinco cabezas de moro con turbante rojo chorreando sangre. Como solución salomónica entre los partidarios de retirar las cabezas por temor a represalias y los de dejarlas y que vengan si tienen huevos, el Ayuntamiento propone añadir unas borlas amarillas a los turbantes «para que parezcan carlistones.»

Esta semana llegará a las librerías una biografía no autorizada del destituido MHP de la Generalidad de Cataluña. Editada por Tantomonta bajo el seudónimo de Santiago Cierraspaña, «Puigdemont: de Girona a chirona y me piro porque ya toca» narra la trayectoria vital y política del polémico político independentista catalán con rigor, imparcialidad y desapasionamiento.

Dado que en La Rioja ya hay almacenado más vino en las bodegas que agua en los pantanos, el gobierno regional estudia aplicar a aquellas el articulo 33 de la Constitución, que permite expropiar bienes privados por causa justificada de utilidad pública o interés social. «Los riojanos pueden estar seguros de que lo que es sed no pasarán», asegura una fuente cercana al Palacete.

La dirección del programa Operación Triunfo que emite TVE ha confirmado que el cantante Raphael podría presentarse a la próxima edición del concurso. El veterano cantante (74) justifica su intención al encontrarse «como un chaval» y porque, según su representante, si al final de su interminable carrera la gente paga 90 pavos por escucharle, «valdrá la pena empezarla de nuevo».

La polémica banda tricolor de la nueva camiseta de la selección española de fútbol está haciendo las delicias de la izquierda radical, el nacionalismo, los antisistema y demás ansiosos por cargarse el «régimen del 78». «Primero fue la camiseta estelada, ahora republicana, sólo falta que la Roja se meta los goles en propia puerta, hay tontos, muy tontos y españoles, ¡jajaja!», se descojona en un tuit ese rufián que cobra 8.000 euros mensuales como diputado español sin aparecer ni un día por el Congreso.

Tras la sentencia judicial que obliga a impartir clases de Islam en los colegios riojanos, padres cristianos preocupados se preguntan si cuando expliquen en clase la Aleya (versículo del Corán) llamada «de la espada» (la 5ª de la Sura 9), que insta a matar a los infieles «allí donde los encontréis» se proporcionará a los alumnos alfanjes de madera para practicar.

Ver Post >
666 (curiosidades diabólicas)
img
Fernando Sáez Aldana | 02-11-2017 | 05:10| 0

«Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666”» (Ap. 13, 18).

 

El libro del Apocalipsis es el último texto del Nuevo Testamento. Se desconoce quién lo escribió pero debió meterse de todo en la isla de Patmos, a juzgar por su continuo estado alucinatorio: «Y yo me paré sobre la arena, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia. Y la bestia que vi, era semejante á un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león». El monstruo llevaba un nombre en forma de número 666, que aún hoy se asocia con Satanás o el Anticristo.

Aunque el demonio es un personaje de ficción, y tras confesar mi simpatía desde pequeñito a los eternos perdedores de las historietas (Cruella de Vil, el Lobo, Maléfica, la bruja Ciriaca, Lex Luthor, el pirata de Astérix), reconozco mi debilidad por el más entrañable de todos, Mefistófeles (Mefisto para los amigos), el tragicómico diablo que huye de la luz, el espíritu que niega, siempre trabajando por la condenación de las almas. Este fascinante ser inexistente ha sido una rica fuente de inspiración literaria y musical, desde Goethe, Gounod, Berlioz, Liszt o Boito hasta Sting, Radiohead y, cómo no, Marilyn Manson.

El único monumento erigido al «Ángel Caído» en el mundo se encuentra en el Retiro madrileño, a 666 metros de altitud. Pero hay más curiosidades sobre el número de la Bestia, relacionadas siempre con el Mal:

-En cifras romanas 666 se escribe DCLXVI, iniciales de Domitius Caesar Legatos Xti Violenter Interfecit: «Domicio Cesar mató vilmente a los enviados de Cristo» (Domicio es Nerón, considerado el Anticristo por los cristianos).

-El ordenador Apple I salió a la venta en 1976 al precio de 666,66 dólares. En 1998 Apple denominó inicialmente 666 al virus Sevendust que atacaba a sus ordenadores.

-La uve doble es la letra número 24 de nuestro alfabeto (2+4=6) y la número 6 en el hebreo, por lo que www = 666.

-666 es la suma de todos los números de la ruleta (y de los 144 primeros dígitos del número pi).

-Uno de los tatuajes de la Hermandad Aria (banda criminal organizada de presidiarios en Estados Unidos) es el número 666.

-El tema de Cyberdemon, del videojuego Doom, encierra el número 666 y efectos de sonido satánicos.

-El temor irracional a este número o trihexafobia mantiene vacante el escaño nº 666 del Parlamento Europeo.

-Desde su nombramiento a dedo en enero de 2016, el exHonorable exPresident Puigdemont, bestia negra del españolismo, lleva 666 días dándole por saco.

-Si sacas tres seises seguidos jugando al parchís, te vas a casa.

-Y, amigos, esta es la columna nº 666 de El bisturí, irremediablemente poseída por el Maligno.

Ver Post >
Tarde y mal
img
Fernando Sáez Aldana | 26-10-2017 | 05:33| 0

El gobierno ha terminado aplicando el 155 tarde y mal.

Tarde, porque el puñetazo en la mesa debió propinarse no hace semanas ni meses, sino años. Pues el independentismo catalán lleva años comportándose como esos niños bravucones que empiezan abusando de los pusilánimes en el patio del colegio y, como nadie se atreve a pararles los pies, se van creciendo hasta convertirse en matones que imponen su voluntad como el único principio de legalidad que reconocen.

Mal, porque ya que al fin te decides a golpear hazlo con tal fuerza que los destinatarios no vuelvan a levantar cabeza. ¿Qué es eso de convocar nuevas elecciones autonómicas como «solución a la crisis»? ¿Es que los golpistas se van a ir de rositas? Aunque los partidos «constitucionalistas» obtuviesen juntos más votos que los secesionistas y sus compañeros de viaje, cosa improbable, ¿cómo van a gobernar en coalición si no se pueden ni ver? Y si los soberanistas volviesen a ganarlas, otra vez la burra a brincos, con los mismos sinvergüenzas (sería el colmo) o con otros.

La solución provisional de este lío sería aplicar la vigente Ley de Partidos para ilegalizar a los que han «atentado contra el régimen democrático de libertades» que el Govern y su Parlament han suprimido, situándose fuera de la ley e instalando la desobediencia, el odio y el enfrentamiento civil en una comunidad autónoma española. Solo impidiéndoles presentarse a las elecciones, es decir, utilizar las instituciones del Estado para destruirlo, se podrá «restituir la legalidad y el orden constitucional» en Cataluña. Lo contrario sería como pretender combatir una grave infección o un cáncer agresivo tratando los síntomas pero sin tocar a los gérmenes patógenos ni a las células malignizadas causantes del mal. O los eliminas por completo o la enfermedad seguirá su curso, y lo que no mejora empeora. La solución definitiva, hoy por hoy impensable, sería una reforma de la Constitución, sí, pero para liquidar el Título VIII, polvo originario de estos lodos. A grandes males, grandes remedios.

Todos estamos del procés hasta la coronilla pero reconozcamos que también ha surtido efectos positivos, como desvincular de una vez la bandera de España del régimen franquista exhibiéndola sin complejos como símbolo del orgullo de ser españoles sin que la Roja llegue a la final. Pero, sobre todo, la facilidad con la que se producen la intervención económica o el regreso de fuerzas de seguridad de verdad al Principado han despertado a muchos de su ensoñación independista al darse cuenta de quién manda de verdad en una España de la que su terruño, mal que les pese, forma parte. Aunque esta vez se haya mandado tan tarde, y tan mal. Suponiendo que se acabe mandando: si Puigdemont se jiña, Rajoy se raja. Fijo. Y vuelta a empezar.

Ver Post >
Un poco de autocrítica vial
img
Fernando Sáez Aldana | 19-10-2017 | 05:17| 0

Leído en la edición digital del diario LA OPINIÓN de Murcia del pasado10 de octubre:

«La A-7, una autovía mortal. Cinco fallecidos y una decena de heridos en un choque múltiple en la A-7 en el que una vez más se vieron implicados varios camiones. El accidente ocurrido ayer es la tercera tragedia en poco más de un año que se registra en la A-7 con varios camiones implicados. La Autovía del Mediterráneo a su paso por la Región de Murcia es la vía con mayor porcentaje de siniestralidad, ya que en los últimos seis años desde 2011 ha registrado una veintena de accidentes graves que han arrojado más de veinte fallecidos, los últimos, los cinco muertos ayer en el choque múltiple a la altura de Sangonera la Seca».

¿Les suena? Sustituyan A-7 por N-232 y podría ser un titular de este periódico, donde leo también que, según la organización Automovilistas Europeos Asociados, el año pasado hubo seis tramos de vías riojanas entre los más peligrosos de España, de los cuales sólo uno está en la N-232 —y no en la Rioja Baja sino en Fonzaleche— tres en la N-111 (carretera de Soria) y dos… en la autopista AP-68.

Estos datos deberían servirnos de reflexión a propósito del polémico lío éste de desviar por la autopista los camiones que atraviesen La Rioja, por cierto y dicho de paso, a costa del contribuyente. Parece claro que obligar o convidar al transporte pesado a circular por carreteras de doble vía significa también el traslado automático de un mayor riesgo de siniestro a las autovías y, peor aún, a autopistas del pago que muchos conductores prefieren apoquinar a cambio de una mayor seguridad.

La Rioja es deficitaria en doble vía y deberían desdoblarse la N-232 y la N-111 a su paso por la provincia. Y es lamentable que en nuestras carreteras de doble sentido, como en todas, se produzcan todos los años accidentes graves. Pero son vías perfectamente señalizadas y acondicionadas, y la mayoría de los accidentes se producen por imprudencias, distracciones y desprecio a las señales y normas de tráfico.

No hay autovías de la muerte ni carreteras asesinas. Retirar una mano del volante o la vista de la calzada durante pocos segundos es suficiente para sacar al vehículo de su carril lanzándolo a una colisión evitable de la que ni la carretera ni el camión que fatalmente venía de frente sean culpables. Errores tan tontos como mirar el navegador o el móvil, poner la radio, buscar algo en la guantera, girar la cabeza hacia la ventanilla o el asiento trasero y otros no tanto, como adelantar en línea continua, conducir con impaciencia o sopor —natural o inducido por el alcohol u otras drogas— no respetar la distancia de seguridad o correr más de la cuenta, se pagan muy caros. Pero que las emociones que suscitan los dramas resultantes, por humanas y comprensibles que sean, no impulsen decisiones equivocadas.

Ver Post >
Cuestión de víscera
img
Fernando Sáez Aldana | 12-10-2017 | 07:32| 0

Cuestión de víscera

 

Al margen de rigores anatomofisiológicos, el funcionamiento del espíritu humano —esa entidad abstracta a la que atribuimos la facultad de sentir y pensar— está regido por cuatro vísceras, por orden descendente de ubicación y nobleza: cerebro, corazón, tripas y gónadas, sedes respectivas de la inteligencia, el afecto, el apasionamiento y la dominación, y nuestra actitud ante cualquier cuestión dependerá del menudillo dominante en nuestra casquería anímica. Tomemos como ejemplo la respuesta del resto de españoles a los deplorables acontecimientos que están sucediendo en Cataluña. Dependiendo de la víscera priorizada sobre las otras para analizar la situación, caben cuatro tipos de reacción: con cabeza, de corazón, con las tripas y por cojones.

1. Quien opte por apoyarse en la razón y la inteligencia reconocerá que, además de unos gobernantes irresponsables, fanáticos y traidores, en Cataluña existe un grave y complejo problema social cuya solución exigirá un esfuerzo de comprensión, empatía y deseo de entendimiento pacífico y satisfactorio por todas las partes en conflicto que difícilmente se conseguirá con la estricta aplicación de la ley, por justificada que esté.

2. Desde una posición buenista cabe considerar que «la nación es un sentimiento» y el nacionalismo, por tanto, la reivindicación lícita del latido popular de un estado anímico afectivo basado en razones históricas, culturales y lingüísticas que justificaría el derecho de los catalanes al logro de su vieja aspiración a constituirse en una nación-estado europea plenamente reconocido.

3. Quien se deje dominar por el tortuoso tubo blandengue que elabora las heces posiblemente esté tan indignado por todo lo que está sucediendo en aquella comunidad que acabará clamando que Cataluña (y a poco tardar el País Vasco) se independicen de una santa vez y nos dejen en paz a quienes nos sentimos españoles hartos de tanta mentira, tanta discriminación y tanto odio. Que con su pa amb tomaca se lo coman.

4. La óptica gonadal es la más dura. Basándose en una legalidad incuestionable, exige la aplicación del artículo 155 y de las leyes excepcionales que hagan falta para suspender el Estatut, detener a los gobernantes sediciosos, abolir la desleal policía autonómica, restablecer el orden constitucional sacando los tanques a la calle si fuera necesario y, por supuesto, desviar el Ebro en Mequinenza y mandar al Barça a tomar por Liga.

 

Es difícil hacer de tripas corazón pero más aún hacer sesos de tripas, de corazón y no digamos de criadillas. Pero este conflicto, como todos, necesita raciocinio, sensatez/seny e inteligencia. Cerebro, vaya. Pero explícaselo a unos descerebrados que te declaran ilegalmente la independencia per collons.

Amigo lector: en este penoso asunto, ¿cuál es su entraña favorita?

Ver Post >