La Rioja
img
Solución final
img
Fernando Sáez Aldana | 17-05-2017 | 06:36

Los eufemismos sirven para suavizar palabras que definen una dura realidad, pero algunos son más atroces todavía. Un ejemplo es la «solución final» como los nazis denominaron al exterminio de seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Sarcasmos de la fonética, el término alemán endlösung (solución final) se escribe y suena casi igual que erlösung (redención).

Bueno, pues tras las famosas «segundas elecciones» generales del año pasado, en las que Unidos Podemos Mermar perdió un millón de votos respecto a las celebradas seis meses antes, la entonces secretaria de Análisis Políticos, Carolina Bescansa, aseguró enrabietada que «si solo votaran los menores de 45 años, Iglesias sería presidente desde el año pasado». Puede ser tan cierto como que si sólo votásemos los mayores de 60 estaría tirado en una acera con el perro y la flauta, pero uno de los fallos de la democracia es que pueden votar incluso los más mayores de edad y aunque nunca lo hagan por ti. Al menos esta señora –que ya tiene 46– parece conformarse con retirarnos el voto a los nacidos antes que ella. Pero lean algunos truños verbales que cachorros de la jauría ultraizquierdista han expelido al respecto en las redes fecales:

 

– Hay que eliminar las pensiones a ver si los viejos la van cascando y porfin (sic) el PP deja de robar.

– Ojalá se mueran todos los putos viejos de mierda que votan al PP.

– Qué ganas de que pasen 20 años y se mueran los putos viejos que siguen votando al PP.

– Haber (sic) si recortan todo en sanidad y todos los viejos se mueren ya y el PP se queda sin putos votantes de mierda.

– Putos viejos de mierda y catetos de pueblo votando al pp, siguen hipotecando nuestro futuro, a ver si la palman ya.

– Lo mismo en 20 años podemos echar al PP cuando todos los putos viejos fachas se mueran.

– Viejos votando al brexit, viejos votando al PP… yo veo claro donde está el problema.

 

El problema, para estos finos analistas políticos y exquisitos demócratas, es que los «putos viejos de mierda» no sólo tenemos derecho al voto sino que, según ellos, se lo damos todos al Partido Popular. La solución, por tanto, es clara: que nos muramos todos, por si acaso (con 63 para 64 me doy por incluido en esa abyecta categoría de ciudadanos). Para eliminarnos, de momento, proponen medidas de genocidio pasivo como privarnos de pensión y asistencia sanitaria, aunque como estos descerebrados poseídos por el odio y la gerontofobia conquisten el poder son capaces de resucitar las cámaras de gas como solución final al problema de la puta vejez pepevotante mierdosa. Pero no caigamos en el error de entrar al trapo de su provocación. Sólo son una panda de niñatos desagradecidos malhablados. Unos mamarrachos. Parásitos. Nazis. Cascomierdas. Nietoputas.

 

 

Los comentarios están cerrados.