La Rioja
img
Incisiones mínimas
img
Fernando Sáez Aldana | 09-11-2017 | 06:33

Michael Fallon (pronúnciese fálon), ministro británico de Defensa, ha dimitido tras reconocer que durante una cena de su partido celebrada hace quince años le puso la mano en la rodilla a una periodista. A eso lo llaman allí «escándalo sexual». ¿Cómo calificar entonces los tocamientos íntimos que el ministro Montoro perpetra sistemáticamente a millones de personas metiéndoles la mano en el bolsillo?

El Estado Islámico ha puesto en el punto de mira a la localidad riojana de Alcanadre por incluir en su escudo cinco cabezas de moro con turbante rojo chorreando sangre. Como solución salomónica entre los partidarios de retirar las cabezas por temor a represalias y los de dejarlas y que vengan si tienen huevos, el Ayuntamiento propone añadir unas borlas amarillas a los turbantes «para que parezcan carlistones.»

Esta semana llegará a las librerías una biografía no autorizada del destituido MHP de la Generalidad de Cataluña. Editada por Tantomonta bajo el seudónimo de Santiago Cierraspaña, «Puigdemont: de Girona a chirona y me piro porque ya toca» narra la trayectoria vital y política del polémico político independentista catalán con rigor, imparcialidad y desapasionamiento.

Dado que en La Rioja ya hay almacenado más vino en las bodegas que agua en los pantanos, el gobierno regional estudia aplicar a aquellas el articulo 33 de la Constitución, que permite expropiar bienes privados por causa justificada de utilidad pública o interés social. «Los riojanos pueden estar seguros de que lo que es sed no pasarán», asegura una fuente cercana al Palacete.

La dirección del programa Operación Triunfo que emite TVE ha confirmado que el cantante Raphael podría presentarse a la próxima edición del concurso. El veterano cantante (74) justifica su intención al encontrarse «como un chaval» y porque, según su representante, si al final de su interminable carrera la gente paga 90 pavos por escucharle, «valdrá la pena empezarla de nuevo».

La polémica banda tricolor de la nueva camiseta de la selección española de fútbol está haciendo las delicias de la izquierda radical, el nacionalismo, los antisistema y demás ansiosos por cargarse el «régimen del 78». «Primero fue la camiseta estelada, ahora republicana, sólo falta que la Roja se meta los goles en propia puerta, hay tontos, muy tontos y españoles, ¡jajaja!», se descojona en un tuit ese rufián que cobra 8.000 euros mensuales como diputado español sin aparecer ni un día por el Congreso.

Tras la sentencia judicial que obliga a impartir clases de Islam en los colegios riojanos, padres cristianos preocupados se preguntan si cuando expliquen en clase la Aleya (versículo del Corán) llamada «de la espada» (la 5ª de la Sura 9), que insta a matar a los infieles «allí donde los encontréis» se proporcionará a los alumnos alfanjes de madera para practicar.