La Rioja
img
Otras cosas que pasan
img
Fernando Sáez Aldana | 23-11-2017 | 05:33

Aunque cueste creerlo, en el mundo pasan cosas distintas del «desafío soberanista». He aquí algunas, curiosas y hasta simpáticas, leídas en varios medios (los titulares en cursiva son reales):

 

               Barcelona no será la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. Y eso que el edificio pensado para acogerla, la torre Agbar, tiene forma de supositorio. De todos modos, La alcaldesa Colau nunca quiso la AEM: «Que se la metan donde les quepa» (¿la torre o la Agencia?).

Un piloto de la Armada de EEUU dibuja un pene en el cielo con su avión. La Armada lo ha lamentado en un comunicado: «Las acciones de este miembro de la tripulación son completamente inaceptables y contrarias a la ética y a los valores de la Armada». ¿De qué miembro?

Una pareja exige 200.000 euros por perder su semen congelado. La pareja demanda al Servicio Madrileño de Salud por no custodiar las muestras, recogidas hace 16 años cuando a él le diagnosticaron cáncer. ¿200.000? Eso es amor propio.      

Apuñala a su pareja y después se suicida en el calabozo en Almería. Hombre, no se iba a suicidar antes. Hubiera sido preferible, desde luego, pero si se suicida antes ya no puede apuñalar a su pareja (ni nada) y el caso no merecería la misma atención.

Un policía municipal se cae del caballo bajando las escaleras del Wanda Metropolitano. Testigos presenciales de la toña aseguran que un foco del estadio cegó al jinete mientras se oía por megafonía la voz de Manuela Carmena: «¿Por qué me persigues?».

Comienzan a sancionar las 50 cámaras que controlan el uso del cinturón. Las cámaras no sancionan nada, son máquinas instaladas y manejadas por agentes al servicio del auténtico Sancionador, un Estado cínico y canalla que se forra con los impuestos que gravan drogas tan destructivas de vidas como el tabaco y el alcohol.

Puigdemont podría aparecer en forma de holograma en la campaña electoral del 21 de diciembre. Dado que la holografía permite la ubicuidad, Puchi podría estar al mismo tiempo soplando Chimay en la Grand-Place, preparando xuixo en su casa de Gerona, mitineando en Salou y escribiendo La meva lluita («Mi lucha») en una celda de Soto del Real.

Se suspende una ejecución por inyección letal al no encontrar la vena del condenado. Durante treinta escalofriantes minutos, el autor de un asesinato hace veinte años permaneció atado a una camilla mientras los enfermeros trataban de localizar una vena en su brazo. Las autoridades han pospuesto la ejecución sin fecha: «No vamos a precipitarnos en ejecutar a alguien», sentenció el director del presidio. Sin comentarios.

Copas gratis si te mide más de 20 centímetros: la polémica oferta de un bar gay de Madrid. Seguro que si premiaran los pechos más grandes los denunciarían por sexismo denigrante. De todos modos la media española es de 13,58 cm, así que muchas copas no regalarían.