La Rioja
img
Autor: Burudixe
La política sanitaria
img
Fernando Sáez Aldana | 07-12-2017 | 7:36| 0

Esculapio me libre de entrar en el debate ético sobre la llamada «reasignación de sexo» por métodos médico-quirúrgicos a individuos que padecen la llamada «disforia de género». En cristiano, el cambio de sexo a base de hormonas y operaciones a personas que psicológicamente se sienten mujer con cuerpo de varón o viceversa. Unos defienden que sea un derecho más, en este caso de quienes sufren por no poseer su verdadera identidad de género, legalmente reconocido por las instituciones europeas, españolas, hasta murcianas y en breve riojanas. Y otros lo rechazan por entender que fisiológicamente es imposible cambiar un sexo genéticamente codificado y que la cirugía para intentarlo mutila un cuerpo humano, ocasiona mucho sufrimiento, somete a riesgos injustificables, no resuelve los verdaderos problemas psicológicos y sólo consigue crear la apariencia de otro cuerpo para satisfacer una fantasía.

Pero sí voy a meterme en el tan espinoso jardín de la ética de la gestión sanitaria. Uno de los grandes principios teóricos de esta disciplina, a caballo entre la economía y la filosofía, establece que, en un escenario de demanda ilimitada, la asignación de recursos siempre insuficientes debe realizarse acorde con criterios de justicia, equidad, eficiencia y bien común. Pero, por mucho que se insista en su compatibilidad, en la práctica es difícil dar a cada uno lo que le corresponda (justicia) alcanzando a la mayoría de personas (bien común) sin perjudicar a unos por favorecer a otros (equidad) y con la máxima calidad al menor coste (eficiencia).

Por eso, que el SERIS vaya a proporcionar gratis «tratamiento hormonal a las personas transexuales, así como el proceso quirúrgico genital, aumento de pecho y masculinización de tórax y el material protésico necesario. Asimismo, prestará tratamientos que tiendan a la modulación del tono y timbre de la voz cuando sean requeridos y cuando el usuario y/o familiares lo estimen necesario, proporcionará el acompañamiento psicológico adecuado» puede resultar cuando menos chocante a los miles de riojanos que han de pagarse el empaste de su caries, el audífono o las gafas sin las cuales muchos no podríamos trabajar, y repagarse (eso es el copago) medicinas, material ortoprotésico o la silla de ruedas.

Si los gestores están moralmente obigados a optimizar los recursos sanitarios con criterios de racionalidad, determinando cuáles son los bienes sociales primarios (el llamado mínimo decente) que han de guiar la política de prestaciones sanitarias públicas para beneficiar al mayor número de personas, la futura «ley trans» riojana parece obedecer a otros criterios. Y es que la política sanitaria suele ser más política que sanitaria.

Ver Post >
Lazos
img
Fernando Sáez Aldana | 30-11-2017 | 7:55| 0

El sábado pasado fue el llamado Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, «un día donde todas las mujeres deberían llevar un lazo morado y demostrar que están contra la violencia de género», leí en alguna parte. Y me pregunto: ¿habrá alguna mujer a favor del maltrato masculino? ¿Es preciso exhibir un lacito en la pechera para demostrar su rechazo? Y si no te lo pones, ¿significa que no condenas esta lacra o que te resbala?

La tendencia epidémica de ostentar lacitos de colores «solidarios» contra o a favor de algo es imparable. El primer awareness ribbon (cinta de conciencia o sensibilización) se creó en 1991 y fue el rojo del SIDA, que también se usa para enfermedades cardiovasculares, hipertensión y hemofilia, por aquello del color de la sangre (y del tomate frito). Después vendrían nuestro lazo azul contra el hijoputismo etarra y la identificación del cáncer de mama con el lacito rosa, convención cromática sexista que no tiene en cuenta a los varones afectados, menos, claro. Aunque hoy muchos tipos de cáncer se curan, en la mentalidad popular esta dura palabra todavía se asocia con pronóstico fatal, así que la solidaridad con los afectados ha generado un arco iris de lacitos: turquesa (cánceres ginecológicos), lavanda (esófago y estómago), marrón (colon, y lucha antitabaco), dorado (tumores infantiles y óseos) …

Como hay más enfermedades que colores, los lazos empezaron a ser polivalentes: gris para la diabetes y las enfermedades cerebrales y mentales, plata para el enfisema, el cáncer pulmonar y la esclerosis múltiple, naranja para la leucemia, el lupus, el melanoma, contra el hambre y por la diversidad cultural, blanco por la osteoporosis, la depresión postparto, la hernia y la paz, verde para el cáncer de riñón, la donación y trasplante de órganos, el glaucoma y el medio ambiente… La palma es para el lacito púrpura como símbolo de varios cánceres: páncreas, tiroides, testículos (curioso, como el de la violencia doméstica) y linfoma de Hodgkin, enferedad de Alzheimer, tolerancia religiosa, abuso de los animales, víctimas del 11-S, enfermedad de Crohn y colitis, fibrosis quística, leimiosarcoma, fibromialgia… La lazomanía ha llegado al extremo de que a los independentistas catalanes en chirona preventiva los apoyan los suyos con uno amarillo, rápidamente acusado de usurpación por la Federación de Espina Bífida e Hidrocefalia.

Yo no necesito lucir ninguno de estos lazos porque siempre llevo puesto uno contra lo malo y a favor de lo bueno de este mundo, inmaterial y no removible, prendido en el anverso de mi conciencia.

 

Ver Post >
Otras cosas que pasan
img
Fernando Sáez Aldana | 23-11-2017 | 6:33| 0

Aunque cueste creerlo, en el mundo pasan cosas distintas del «desafío soberanista». He aquí algunas, curiosas y hasta simpáticas, leídas en varios medios (los titulares en cursiva son reales):

 

               Barcelona no será la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. Y eso que el edificio pensado para acogerla, la torre Agbar, tiene forma de supositorio. De todos modos, La alcaldesa Colau nunca quiso la AEM: «Que se la metan donde les quepa» (¿la torre o la Agencia?).

Un piloto de la Armada de EEUU dibuja un pene en el cielo con su avión. La Armada lo ha lamentado en un comunicado: «Las acciones de este miembro de la tripulación son completamente inaceptables y contrarias a la ética y a los valores de la Armada». ¿De qué miembro?

Una pareja exige 200.000 euros por perder su semen congelado. La pareja demanda al Servicio Madrileño de Salud por no custodiar las muestras, recogidas hace 16 años cuando a él le diagnosticaron cáncer. ¿200.000? Eso es amor propio.      

Apuñala a su pareja y después se suicida en el calabozo en Almería. Hombre, no se iba a suicidar antes. Hubiera sido preferible, desde luego, pero si se suicida antes ya no puede apuñalar a su pareja (ni nada) y el caso no merecería la misma atención.

Un policía municipal se cae del caballo bajando las escaleras del Wanda Metropolitano. Testigos presenciales de la toña aseguran que un foco del estadio cegó al jinete mientras se oía por megafonía la voz de Manuela Carmena: «¿Por qué me persigues?».

Comienzan a sancionar las 50 cámaras que controlan el uso del cinturón. Las cámaras no sancionan nada, son máquinas instaladas y manejadas por agentes al servicio del auténtico Sancionador, un Estado cínico y canalla que se forra con los impuestos que gravan drogas tan destructivas de vidas como el tabaco y el alcohol.

Puigdemont podría aparecer en forma de holograma en la campaña electoral del 21 de diciembre. Dado que la holografía permite la ubicuidad, Puchi podría estar al mismo tiempo soplando Chimay en la Grand-Place, preparando xuixo en su casa de Gerona, mitineando en Salou y escribiendo La meva lluita («Mi lucha») en una celda de Soto del Real.

Se suspende una ejecución por inyección letal al no encontrar la vena del condenado. Durante treinta escalofriantes minutos, el autor de un asesinato hace veinte años permaneció atado a una camilla mientras los enfermeros trataban de localizar una vena en su brazo. Las autoridades han pospuesto la ejecución sin fecha: «No vamos a precipitarnos en ejecutar a alguien», sentenció el director del presidio. Sin comentarios.

Copas gratis si te mide más de 20 centímetros: la polémica oferta de un bar gay de Madrid. Seguro que si premiaran los pechos más grandes los denunciarían por sexismo denigrante. De todos modos la media española es de 13,58 cm, así que muchas copas no regalarían.

Ver Post >
Payasos
img
Fernando Sáez Aldana | 16-11-2017 | 7:15| 0

Me había propuesto quitarme del fistro catalán, que ya huele peor que el traje de Pusdemón, ese cobarde torpedo sexuarl por la gloria de su madrer, pero reincido para insistir en que «las elecciones no son sinónimo de democracia y en ocasiones resultan incluso perjudiciales» (David van Reybrouck)

¿Es democrático que un partido gobierne el segundo Ayuntamiento de España con 11 concejales de 41? ¿Y que su alcaldesa, una indocumentada sin más currículo que su militancia antidesahucios, nombre Directora de Comunicación a una «artista postporno» que se fotografía en público bajándose las bragas y meando en medio de la calle, porque «su contrastada estrategia de comunicación la capacita para el puesto»? ¿Qué clase de estrategia son estas guarreridas españolas perpetradas con el diodeno vaginarl del cuerpo humano? ¿Te da cuén?

¿Es democrático, ¡jarrl!, que con un 8% de los votos (300.000 de un censo de seis millones) en las elecciones autonómicas de 2015 las CUP hayan dominado la catastrófica política catalana en estos dos años? ¿Y que su lideresa sea Anna Gabriel, ese monstruo de tipa que en un acto callejero afirmara micro en mano: «soy una puta traidora, amargada y mal follada» —¿cómorrr?— en tono pretendidamente irónico pero con bastantes posibilidades de haberle jugado una mala pasada el subconsciente?

En fin, ¿es democrático dejar volver a las andadas a gobernantes nefastos, algunos prófugos o encarcelados, y a partidos que ya han demostrado servirse de instituciones tan del Estado español como un parlamento y un gobierno regionales para sublevarse contra él? Si quieren la independencia que se la curren echándose al monte con el trabuco, que es como se hacen las revoluciones de verdad y no por pijos acomodados que luchan contra el «sistema» por el curioso método de vivir a su costa.

Convocar elecciones precipitadamente es propio del cobarde de la pradera Condemor que es Rajoy, más vale que no sea cirujano. Porque cuando se forma pus diodenal en el cuerpo humano a guan, a peich agromenáuer, hay que ir hasta el fondo de la infección sediciosa sexuarl personalmente y moralmente porque si no matas hasta el último peazo bicho se cierra en falso y del segundo reventón del absceso no te salva ni la Meretérica dirigida por Perry Manso.

En fin, que esta vez el fistro del «desafío soberanista» ha sido el pretexto para homenajear a Gregorio Esteban Sánchez Fernández o Chiquito de la Calzada, ese cómico irrepetible y entrañable, maestro en el arte de hacer reír, menos por sus chistes que por el descacharrante modo de contarlos, creador de palabros de enorme éxito popular. Y a los payasos profesionales que nos hacen reír les debemos gratitud y el respeto que no merecen patéticos aficionados como la Malfollá de la CUP, el Caganer de Bruselas o la Meona de la Colau. ¡Al ataquerr!

Ver Post >
Incisiones mínimas
img
Fernando Sáez Aldana | 09-11-2017 | 7:32| 0

Michael Fallon (pronúnciese fálon), ministro británico de Defensa, ha dimitido tras reconocer que durante una cena de su partido celebrada hace quince años le puso la mano en la rodilla a una periodista. A eso lo llaman allí «escándalo sexual». ¿Cómo calificar entonces los tocamientos íntimos que el ministro Montoro perpetra sistemáticamente a millones de personas metiéndoles la mano en el bolsillo?

El Estado Islámico ha puesto en el punto de mira a la localidad riojana de Alcanadre por incluir en su escudo cinco cabezas de moro con turbante rojo chorreando sangre. Como solución salomónica entre los partidarios de retirar las cabezas por temor a represalias y los de dejarlas y que vengan si tienen huevos, el Ayuntamiento propone añadir unas borlas amarillas a los turbantes «para que parezcan carlistones.»

Esta semana llegará a las librerías una biografía no autorizada del destituido MHP de la Generalidad de Cataluña. Editada por Tantomonta bajo el seudónimo de Santiago Cierraspaña, «Puigdemont: de Girona a chirona y me piro porque ya toca» narra la trayectoria vital y política del polémico político independentista catalán con rigor, imparcialidad y desapasionamiento.

Dado que en La Rioja ya hay almacenado más vino en las bodegas que agua en los pantanos, el gobierno regional estudia aplicar a aquellas el articulo 33 de la Constitución, que permite expropiar bienes privados por causa justificada de utilidad pública o interés social. «Los riojanos pueden estar seguros de que lo que es sed no pasarán», asegura una fuente cercana al Palacete.

La dirección del programa Operación Triunfo que emite TVE ha confirmado que el cantante Raphael podría presentarse a la próxima edición del concurso. El veterano cantante (74) justifica su intención al encontrarse «como un chaval» y porque, según su representante, si al final de su interminable carrera la gente paga 90 pavos por escucharle, «valdrá la pena empezarla de nuevo».

La polémica banda tricolor de la nueva camiseta de la selección española de fútbol está haciendo las delicias de la izquierda radical, el nacionalismo, los antisistema y demás ansiosos por cargarse el «régimen del 78». «Primero fue la camiseta estelada, ahora republicana, sólo falta que la Roja se meta los goles en propia puerta, hay tontos, muy tontos y españoles, ¡jajaja!», se descojona en un tuit ese rufián que cobra 8.000 euros mensuales como diputado español sin aparecer ni un día por el Congreso.

Tras la sentencia judicial que obliga a impartir clases de Islam en los colegios riojanos, padres cristianos preocupados se preguntan si cuando expliquen en clase la Aleya (versículo del Corán) llamada «de la espada» (la 5ª de la Sura 9), que insta a matar a los infieles «allí donde los encontréis» se proporcionará a los alumnos alfanjes de madera para practicar.

Ver Post >