Reconciliación

 

Las reconciliaciones son siempre complicadas. Es una cuestión de reflexión interna, de asumir culpas, de pedir disculpas, de hacer borrón y cuenta nueva. Otras veces es mucho más mundana. Persiste el enfado; las miradas continúan cargadas de rencor; y cualquier conversación es el conato de una nueva bronca. Pero eso es lo de menos. Hay que compartir colchón aunque los dos piensen que el otro ronca demasiado. Todo vale. Toca hacer piña para evitar otra sesión de infidelidad con el ‘enemigo’ común.

Siempre hay un culpable. O dos. Pero eso ahora (aunque no se olvida) da igual. Realmente no han trabajado esa reconciliación por lo que el ‘amor’, si es que alguna vez existió, no volverá. Es cuestión aliviar tensiones. O forzarlas, según se mire. Algo así como una noche de pasión para, a la mañana siguiente, si te he visto no me acuerdo. Pero a largo plazo.

La educación riojana ya sólo tiene dos frentes. De momento. Uno, el de siempre: la Consejería; otro, el de los sindicatos, habitualmente dividido pero ahora, todos a una. ANPE y CSIF ya son vistos con otros ojos. Ya no forman parte del lado oscuro. Tanto es así que hasta son bien recibidos en las asambleas de interinos del IES Sagasta.

¿Buena noticia? Vaya usted a saber. No tiene pinta de reconciliación, sino de conveniencia. No es algo que hayan buscado unos y otros, sino que es lo que ha forzado la Consejería de Educación, que al final ha conseguido lo que no han logrado todos los recortes habidos y por haber. El verano de los interinos y las oposiciones, o más concretamente la supresión del primero y la existencia de las segundas, conceden a la consejería una medalla de la que no se sentirá nada orgullosa. Se queda sin apoyos y ahora le toca volver a ‘enamorar’ a los ‘suyos’.

Los defensores de la Educación

El Sagasta volverá a ser un centro ‘normalizado’ el próximo martes. El encierro de los miembros de la Plataforma llega a su fin para reformularse bajo un formato menos exigente. Se acaba el encierro, sí; pero el conflicto sigue vivo. Quizá la educación riojana no está bien, pero tampoco es la de Jerez de la Frontera… aunque la imagen alguno intenta trasladar es esa.
¿Cuál es el problema? En gran medida lo son los propios sindicatos, que se han echado al monte definitivamente. Pero la misma dosis de culpa acumula la consejería que ha tenido poca cintura y menos reflejos. Dos no se pegan si uno no quiere; pero se matan a palos si se empeñan. Culpas compartidas. Nadie es santo; nadie es el diablo.

Los sindicatos (algunos, que siempre hay excepciones) han optado por radicalizar el conflicto y tensar la cuerda hasta que se ha roto… o han decidido que se rompiera. Su capacidad de negociación en la última mesa sectorial fue tan amplia como las dimensiones de los bocadillos y las mantas que escondían en la mochila. El encierro estaba anunciado y se dedicaron a interpretar su papel para buscar la foto.

Y por eso, porque estaba anunciado, Educación sólo tuvo que darle una vez al pedernal para que todo saltara por los aires. El consejero parece hastiado con un problema que no ha sabido, no ha podido o no ha querido resolver y que ha ido ganando adeptos con el paso de los días. Su oferta de diálogo cayó en saco roto, pero es algo que tenía que haber previsto. Tampoco ayuda que la única valoración de una jornada de paro con más de la mitad de la escuela pública en la calle sea que no hay ninguna valoración. Quizá un ‘habrá que reflexionar’ vacío de contenido hubiera sido válido en las formas para liberar tensiones.

Pero no. Cualquier acuerdo se perfila imposible y los perjudicados volverán a ser los de siempre. La culpa, además, siempre la tendrá el otro. Que quede claro.

30 días no es nada (para lo que queda)

Fiesta de la Escuela Pública en el IES Sagasta (JUAN MARÍN)Ha pasado un mes… pero pueden pasar tres años. Visto lo visto, el conflicto que mantienen los docentes con Educación (o viceversa, que aquí el orden de los factores no altera el producto), tiene visos de convertirse en un serial de larga duración. Vamos, que Amar en Tiempos Revueltos y su ‘remake’ de Antena 3 pueden ser una broma.

30 días después todo sigue igual… y amenaza con seguir igual. La reivindicativa fiesta de ‘cumplemes’ siguió el patrón: ración doble de crítica hacia el Gobierno (regional o estatal, que aquí el orden de los factores tampoco importa mucho) y a sus políticas de recorte que amenazan, dicen, los encerrados con “cargarse todo”.

El encierro va a seguir. Da igual lo del lunes. La mesa sectorial de Educación, pase lo que pase, no va a alterar la decisión de los responsables sindicales. El encierro va a continuar ‘sine die’. ¿Hasta cuándo? Hasta que el cuerpo aguante, que diría el otro. Por mucho que el consejero cediera (si tuviera margen de actuación) siempre habría algo más que pedir, que reclamar, que exigir.

El encierro, el lunes, será más global. Las peticiones iniciales (que se centraron en los problemas de contratación de los interinos) se han ido diluyendo hasta convertirse en una amalgama de exigencias de improbable cumplimiento… incluso en tiempos de vacas gordas.

Imagen | La foto es de Juan Marín

La concertada también llora

 

Se acuerdan de ‘Los problemas crecen’. Pues seguro que en Educación más de uno se ha acordado de la serie en la que muchos vimos por primera vez a Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Matthew Perry o Hilary Swank. Con los docentes de la Pública encerrados a cal y canto en el Sagasta, ahora son los de la concertada los que se quejan de los recortes y exigen una equiparación laboral y salarial a los primeros.
Afortunadamente para Capellán y su equipo, su nivel de indignación parece, al menos de momento, un punto por debajo de sus compañeros de la ‘marea verde’. Renuncian a las camisetas verdes y las sustituyen por crespones negros para denunciar que trabajan más, con más alumnos y cobran menos que los docentes con nómina de la Consejería.

La mala noticia para Educación (además de que le van a exigir que se rasque un poco más el bolsillo) es que ellos también quieren salir en los medios. Que no todo es educación pública, que ellos también son educación y que, por lo tanto, tienen los mismos derechos que los funcionarios. “El dinero público, para la escuela pública”, dicen los de la camiseta verde; “El dinero público para todos los colegios que prestan el servicio público de educación”, dicen los del crespón negro. No hay ‘malos rollos’ entre unos y otros… pero cuando se les oye hablar se nota cierta tirantez: nosotros y ellos, dicen. En juego, un puñado de euros.

Imagen | La fotografía es de Jonathan Herreros

Hoy no toca

 

Y no tocó. Para qué mezclar churras con merinas cuando tras detallar los parabienes de la reforma educativa que impulsa el Gobierno central a alguien se le ocurre preguntar sobre si La Rioja cumple o no cumple con el acuerdo de aplicación del decreto Wert. Es un tema lo suficientemente importante (el de la reforma, claro está) como para no mezclarlo con otras cuestiones, vino a decir Gonzalo Capellán que con ese “hoy no toca” dejó también claro que era absurdo cuestionarle, por ejemplo, por el grupo de docentes que siguen encerrados en el IES Sagasta. Pues hablemos de reforma. ¿Cómo es? Positiva. Muy positiva… incluso para La Rioja, que pese a rozar niveles de excelencia con el sistema actual (o eso dice el informe PISA), no nos viene mal. O no nos viene mal, o no nos tiene que venir mal, según como se quiera interpretar. El caso es que habrá un poco más de control del Estado (que seguro que conoce al dedillo cómo están las cosas en la región).

Capellán se centró en valorar (positivamente) los aspectos educativos de la reforma que impulsa Wert. Tampoco dijo nada sobre los conciertos con centros que segregan, ni de Educación para la ciudadanía (aunque su posición es bien conocida). Ni siquiera recordó que, pese a asegurar en varias ocasiones que lo importante son las familias y los alumnos, su voz será ahora mucho mas lejana en cualquier cuestión que afecte al centro educativo.

El único pero que parece que quiso poner el consejero, el poco empeño que ha puesto el Ministerio en profundizar aún más en las entrañas del sistema. “No es la supresión de la LOE. Se queda hasta escasa porque solo reforma algunos puntos que no funcionan bien”. Quizá en Madrid también piensen que no toca.

Los sindicatos se fagocitan

 

Sea bueno o malo; mejor o peor; o blanco o negro, una cosa está clara: el profesor riojano está rodeado por una absoluta contradicción. Si alguien imparcial (digamos un polaco que huye de la Eurocopa) lee los periódicos de los últimos días llegará a una conclusión: “Están locos estos riojanos”. Dos consultas (hablar de referéndum quizá es demasiado pretencioso) entre los profesores y dos resultados antagónicos que se anulan mutuamente: el resultado de uno engulle al otro y viceversa. Fagocitosis sindical.


Sin tener en cuenta la influencia que la capitalidad gastronómica haya podido tener en el recuento de los votos, lo que queda claro, en ambas consultas, es que no es mayoritario el porcentaje de docentes que se opone al acuerdo. O, mejor dicho, hacen oídos sordos a las demandas sindicales. No, no se rasguen las vestiduras. Tampoco crean que el consejero o su director general se ha adueñado de este blog y son ellos quienes escriben la entrada (su prosa sería mejor, por supuesto).

Empecemos por el principio: la votación de ANPE. A través del correo electrónico consultó a todos los docentes y pidió consejo antes de la última mesa sectorial. Resultado:votó, algo más de la mitad del profesorado. ¿Qué pasó? El 69% avaló el acuerdo. La votación de CCOO-UGT: participó (también según sus datos) casi el 60% y rechazaron el acuerdo el 80% de los votantes. Traslademos esos porcentajes al total del profesorado de La Rioja:ANPE acató el acuerdo con el respaldo, en el mejor de los casos, del 34 por ciento del profesorado y el rechazo tácito de apenas el 14%; CCOO y UGT lo rechazan con el 48 por ciento. La primera pregunta que se tendrían que hacer unos y otros es qué han hecho mal si en ningún caso son capaces de ‘convencer’ a la mitad del profesorado de la región.

La tercera pata de este particular triángulo de las Bermudas es la Administración. También ha hecho sus cuentas. Sólo 43 centros fijaron un horario de votación, aseguran, de donde deducen que sólo se votó en 43 centros. Dicho de otra manera: sólo se pudieron dar condiciones adecuadas en 43 centros, el 36,4% de los colegios. ¿Y el censo?, se preguntan. ¿Quién se lo ha entregado? Porque la administración no ha sido, se responden dejando entrever que hasta el señor que acababa de rellenar la máquina de café pudo hacerse pasar por profesor.

“Si de verdad quieren que se aplique el decreto Wert, que lo digan, pero que no celebren esta ceremonia de la confusión”, piden en Educación que recuerdan que quien ahora toma acuerdos fuera de la mesa sectorial es quien más ha defendido que se tomen en ella.“Estos son mis principios; si no les gusta, tengo otros”, dicen que decía Marx… el humorista, no el filósofo.

Imagen| El dibujo es de Enrique Ventura (http://enriqueventura.es)

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.