La Rioja

img
Fecha: diciembre, 2012
El fin del mundo
María José González 12-12-2012 | 11:47 | 0

 

Qué atino tuvieron los mayas con su pronóstico del fin del mundo. Dudo que el día 21 gigantes lenguas de fuego desgarren el cielo o que los mares aneguen la tierra convirtiendo el Himalaya en un pequeño islote. Pero lo que resulta innegable es que el día 21 se reunirá el consejo de ministros en aquelarre y todos sabemos que cada encuentro de Rajoy con su brigada ministerial coloca a la sociedad civil, modesta y trabajadora, la que está apresada con gruesos grilletes por la Agencia Tributaria, a un paso más de despeñarse definitivamente por un precipicio mortal.

 

El fin del mundo ya ha llegado para la inmensa mayoría de la población. El Gobierno ha colectivizado la catástrofe. Pocos escapan ya de este nefasto destino. Los niños han perdido el comedor escolar y los abuelos, la posibilidad de multiplicar el pan y los peces que llevan en su cesta pensionista para sostener el comedor familiar.

 

El mundo en el que habían domesticado a los ciudadanos –derechos a cambio de deberes– se ha extinguido. Un nuevo ecosistema domina: más deberes a cambio de menos derechos, salvo si usted es un evasor fiscal porque entonces  el Gobierno le habrá tendido puentes de plata para ajustar las cuentas desfalcadas y, encima, le habrá dado las gracias.

 

Más impuestos sobre el lomo de los contribuyentes y menos justicia con los más débiles para enjugar las deudas de bancos quebrados que no cierran y de administraciones hiperdimensionadas que siguen sin trasquilar sus estructuras.

 

Más impuestos para sostener una economía agonizante con cinco millones de parados, de ellos, más de  27.000 en La Rioja. La sola cifra del desempleo es suficientemente esclarecedora de hasta qué punto se puede afirmar, sin margen de duda, que ya asistimos al fin del mundo.

 

 

Ver Post >
La flor de su secreto
María José González 04-12-2012 | 12:37 | 0

 

«Queda suspendida excepcionalmente la revalorización de las pensiones, con la excepción de las prestaciones más bajas del sistema, es decir, las no contributivas, las contributivas que reciben complementos de mínimos y las del antiguo régimen del SOVI no concurrentes con otras».  Esto que leen es un extracto del real decreto aprobado en el 2010 por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, que congeló las pensiones durante el 2011.

Introduzco esta nota aclaratoria para ahuyentar a los oportunistas y recordarles que el último que se alojó en La Moncloa también crucificó a mi madre, a mi tía, a mi suegra, al yayo Tasio (alter ego de mi compañero Teri Sáenz) y a millones de pensionistas como ellos.

El inquilino que ocupa tan excelso palacio en la actualidad no ha llegado a meter en el frigorífico presupuestario las nóminas de jubilados,
viudos y huérfanos. Pero las ha tocado gravemente. Aduce que no tiene más remedio, porque pedir un préstamo (como hizo Aznar en 1996)
para recompensar en el 2013 la totalidad del encarecimiento que los precios han registrado este año descuadraría las maltrechas cuentas de
esta España en concurso de acreedores.

Lo que más me inflama (a estas alturas los incumplimientos electorales escuecen menos, por previsibles) son los mensajes confusos que Rajoy (pocas veces) y sus altos comisionados (las más) han ido lanzando  para desasosiego de las ‘clases pasivas’. Como quien deshoja una margarita, pétalo a pétalo: el lunes no tocamos las pensiones; el martes, sí; el miércoles, no…

Y así han echado unos meses, manteniendo en la incógnita a los pensionistas, «las personas más indefensas, las que lo tienen más difícil»,
en definición del mismísimo presidente del Gobierno de España. Pues eso.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor María José González
María José González Galindo. Bilbao. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV). Periodista de Diario LA RIOJA desde 1992. Redactora de Local en las áreas de Economía, Infraestructuras y Laboral.