Ver para no creer

 

En su habitual comparecencia trimestral ante los medios de comunicación para analizar la situación de la Comunidad, el presidente del Gobierno riojano afirmó hace una semana que observa «signos de recuperación económica». Débiles aún, reconoció, pero señales a fin de cuenta que le invitan a sostener que el final del 2013 supondrá «el inicio de una nueva etapa».

Lo que no se le puede negar a Pedro Sanz es su valentía. Osadía dirán algunos. Ningún experto económico y financiero se atreve en estos momentos a realizar un pronóstico ni para bien ni para mal de lo que está por venir. Han fallado el tiro más veces que las escopetas de feria, así que prefieren examinar el pasado que vaticinar el futuro. Más cómodo y seguro, menos comprometido y arriesgado.

Sanz, sin embargo, se ha lanzado a una piscina semivacía, interpretando los indicadores macroeconómicos de la región con una confianza que difícilmente puede compartir la mayoría de la sociedad. A los ciudadanos no les conforma ni tranquiliza saber cuántos puntos estamos menos arruinados que la media nacional. Esos datos no llenan las ollas de patatas. Lo que les preocupa es que estamos empobrecidos y en peligro de perder las patatas… y hasta las ollas. Ya está ocurriendo. Si lo sabrá Cáritas.

Así que el optimismo del jefe del Ejecutivo regional resulta anacrónico e insólito. Insultante dirán otros. Colisiona brutalmente con el realismo que la ciudadanía razona en sus dificultades del día a día. Una objetividad de los acontecimientos que algunos intentan desdeñar confundiéndola con pesimismo. No, en absoluto. No hay que esforzarse mucho, ni manosear alambicadamente los números hasta que arrojen la lectura apetecida. Es tan simple como abrir los ojos y querer ver.

 

 

La fotografía que ilustra este post es de mi compañera María Félez. Está datada en Pradejón, en el año 2007, durante las fiestas de San Antonio. Pedro Sanz observa la elaboración de una gigantesca tortilla de patatas.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.