La Rioja

img
Pole Position
img
María José González | 04-06-2014 | 10:47| 0

 

Si las elecciones al Parlamento europeo celebradas el pasado 25 de mayo formasen parte de un campeonato de Fórmula 1, la parrilla de salida de la siguiente carrera en La Rioja (la de las elecciones autonómicas ymunicipales del 2015) marcaría notables diferencias con todas las pruebas disputadas con anterioridad.

Una escudería campeona como el PP de Pedro Sanz perdió más de 27 puestos en la pole position, y su inmediata seguidora, el PSOE de César Luena, se retrasó 44 puestos. A los dos partidos se les gripó el motor el 25M. Un exceso de temperatura, en este caso de expectativas, o una falta de lubricante provocada por la huida de votantes desencantados fundió las piezas de ambos motores antaño irrompibles.

La avería mecánica fue mucho más grave para el PSOE. El coche no arrancó ni para retirarlo del circuito. Por su izquierda le adelantaron IU y Podemos. Los de Henar Moreno esta vez completaron la carrera sin salidas de pista y remontaron ocho puestos.

Mención especial merece Podemos. Con un SEAT Panda alcanzó una velocidad de 8.536 votantes en su primer gran premio. Y UPyD, liderado por Emilio Sáez de Guinoa, confirmó su excelente temporada volviendo a subirse al tercer cajón del podio político de La Rioja.

Por su parte, el PP perdió aceleración y sufrió los problemas dinámicos previstos porque los electores tienen la extraña manía de dar toques de atención a través de las urnas. Con todo –puf, puf, puf– el coche con la gaviota en el alerón llegó el primero a meta.

Ayer se reunieron los grandes equipos para valorar la clasificación general: el PSOE, que derrapa como un loco desde hace años, mantiene que sigue en «la buena dirección» (sic). Y el PP se consuela con ver a los socialistas estrellados sobre el asfalto político.

Ver Post >
Ronda Sur
img
María José González | 23-04-2014 | 15:26| 0

 

El Ministerio de Fomento  ha contratado la redacción de los proyectos de construcción de la futura ronda sur de Logroño. Ahora, las empresas adjudicatarias tienen dos años por delante para planificar la actuación. Estudios, informes y análisis que terminarán en un documento que será elevado a Fomento. Y el Ministerio, una vez tenga el macroplan en sus manos, activará otra nueva convocatoria pública para adjudicar las obras al mejor postor (el que más ajuste el presupuesto). Entonces sí, mis nietos verán comenzar los trabajos de construcción de una obra sobre la que tanto escribió su abuela.

Ciertamente, las grandes obras de infraestucturas viarias requieren dilatados plazos desde la preparación y proyección hasta su desarrollo material, efectivo y real. El problema de la liberación de la autopista en el entorno de Logroño es el tiempo que esta actuación ha venido perdiendo por la falta de impulso (ora económico, otrora político).

La hemeroteca es una descarada chivata que sitúa la realidad en su justo término. Y a ella recurro. Y, ¿qué compruebo?: que en el 2005, los partidos políticos regionales se unieron y acordaron por unanimidad la conversión de la autopista en nueva circunvalación.

Sólo partiendo desde el 2005 han pasado nueve años. Nueve. Un periodo lo suficientemente amplio como para que a España le diese tiempo a estar en la champion de la economía mudial, caer al abismo de la crisis y retomar el camino de la recuperación. Vale. Pues en ese mismo horizonte, la ronda sur capitalina sigue siendo una actuación a la búsqueda de planos que especifiquen los detalles, los materiales, los elementos estructurales… Así estamos.

 

Nota: La foto, de la que es autor Justo Rodríguez, corresponde a un pleno extraordinario sobre la liberación de la AP-68 celebrado por el Ayuntamiento de Logroño en enero del 2011.

 

 

Ver Post >
Lo que ya sabíamos
img
María José González | 16-04-2014 | 18:14| 0

 

Por fin, España es excedentaria en algo: el número de aforados. Lo sabemos desde el pasado 4 de abril, cuando el Consejo de Ministros aprobó extender tal condición a la Reina y los Príncipes de Asturias.

Diez mil españoles, 10.003 desde entonces, gozan del derecho a ser juzgados por un tribunal distinto al que corresponde a un ciudadano de a pie. Contemos: presidente del Gobierno y demás miembros del Ejecutivo, diputados, senadores, jueces, magistrados, miembros del Ministerio Fiscal… Así hasta diez mil personas, diez mil, disfrutan en España de una protección jurídica especial que encaja difícilmente con la proclamación constitucional de que, del Rey para abajo, todos los españoles somos iguales ante la Ley.

Diez mil, según los catedráticos de Derecho Procesal Iñaki Esparza y Juan Luis Gómez Colomer. Aproximemos más las cifras para entender lo exagerado de este sistema. En España hay un aforado por 4.730 habitantes, niños de teta, tronistas televisivos y jubilados incluidos. O, también, uno por 1.680 ocupados. O, por seguir buscando parámetros de comparación, uno por 480 desempleados.

Pues sí parece excesivo. Sobre todo si observamos lo que ocurre en otros países europeos: el aforamiento no existe en el Reino Unido ni en Alemania; en Italia y en Portugal está limitado a los presidentes de la República y en Francia, al presidente y a los miembros del Gobierno.

Aunque el aforamiento implique limitaciones (el Supremo es la instancia judicial más alta de este país y sobre sus sentencias no cabe recurso), supone unas garantías y un régimen excepcional (asegurar que al aforado le juzgará un juez independiente). Así que mantener esta “tradición” histórica sólo puede responder a una cosa: que la Justicia sigue politizada. Vamos, lo que ya sabíamos.

Ver Post >
Mordida financiera
img
María José González | 06-05-2013 | 11:38| 2

 

Hace dos años este suelto denunció el abuso cometido por un banco sobre uno de sus clientes. ‘Estafa domiciliada’ se tituló. Pero como sea que nuestro simpático sistema financiero no para de sorprendernos, ahí va otro gesto de tiranía cometido por cierta entidad con gran cuota de mercado en La Rioja a uno de sus depositantes. Aconteció la semana pasada.

Buenos días. Buenos días. Mire, si es tan amable, quiero hacer un ingreso en esta cuenta que tienen ustedes en su entidad. Dígame señor, ¿sabe qué día es hoy? Sí, 29 de abril. Pues lo siento caballero, pero para poder registrar este tipo de ingresos nuestra entidad tiene establecido que deben efectuarse dentro de un plazo que va de los días 5 al 25 de cada mes, y en horario de 8.30 a 10.30 de la mañana.

No me lo puedo creer… Pues la única solución que le puedo ofrecer es que, si usted tiene una cuenta con nosotros  –sí, sí, la tengo–, realice una transferencia. ¿Una transferencia ¡de su entidad a su entidad!? Sí, eso es, por la que deberá abonar entre euro y medio y dos euros, aproximadamente. Pero… ¿qué me está diciendo? Lo que está oyendo. Es un mandato de los de ‘arriba’. Pues no, mire, esperaré al día 5 porque no estoy dispuesto a pagar la ‘mordida’. Ni aunque fuese de céntimos, se lo aseguro.

Eso sí, antes de irme quisiera pedirle algo. Dígame, dígame. Hágame el favor de tomar papel y bolígrafo y escribir lo siguiente para remitírselo a los responsables de la entidad. Soy todo oídos. Anote: «Por la presente les comunico que el plazo para molestarme telefónicamente con sus ofertas comerciales queda fijado entre los días 5 y 25 de cada mes, en horario de 8.30 a 10.30 horas. Todo lo que exceda de esos plazos, supondrá la retirada de mi cuenta en caja de dos euros por cada llamada que reciba tanto en el fijo como en el móvil. Avisados están».

Ver Post >
Ver para no creer
img
María José González | 05-04-2013 | 10:15| 0

 

En su habitual comparecencia trimestral ante los medios de comunicación para analizar la situación de la Comunidad, el presidente del Gobierno riojano afirmó hace una semana que observa «signos de recuperación económica». Débiles aún, reconoció, pero señales a fin de cuenta que le invitan a sostener que el final del 2013 supondrá «el inicio de una nueva etapa».

Lo que no se le puede negar a Pedro Sanz es su valentía. Osadía dirán algunos. Ningún experto económico y financiero se atreve en estos momentos a realizar un pronóstico ni para bien ni para mal de lo que está por venir. Han fallado el tiro más veces que las escopetas de feria, así que prefieren examinar el pasado que vaticinar el futuro. Más cómodo y seguro, menos comprometido y arriesgado.

Sanz, sin embargo, se ha lanzado a una piscina semivacía, interpretando los indicadores macroeconómicos de la región con una confianza que difícilmente puede compartir la mayoría de la sociedad. A los ciudadanos no les conforma ni tranquiliza saber cuántos puntos estamos menos arruinados que la media nacional. Esos datos no llenan las ollas de patatas. Lo que les preocupa es que estamos empobrecidos y en peligro de perder las patatas… y hasta las ollas. Ya está ocurriendo. Si lo sabrá Cáritas.

Así que el optimismo del jefe del Ejecutivo regional resulta anacrónico e insólito. Insultante dirán otros. Colisiona brutalmente con el realismo que la ciudadanía razona en sus dificultades del día a día. Una objetividad de los acontecimientos que algunos intentan desdeñar confundiéndola con pesimismo. No, en absoluto. No hay que esforzarse mucho, ni manosear alambicadamente los números hasta que arrojen la lectura apetecida. Es tan simple como abrir los ojos y querer ver.

 

 

La fotografía que ilustra este post es de mi compañera María Félez. Está datada en Pradejón, en el año 2007, durante las fiestas de San Antonio. Pedro Sanz observa la elaboración de una gigantesca tortilla de patatas.

Ver Post >
Un cura de pueblo
img
María José González | 21-03-2013 | 11:18| 0

 

Sé que nado contracorriente. Pero lo quiero decir. Me gusta Francisco. Me gusta, porque me gustan los curas de pueblo. Y yo veo al Papa, como un sacerdote que cuida entregadamente de sus feligreses sólo que, en su caso, la parroquia que guía desde hace poco más de una semana es el mundo entero.

Por una vez, Argentina no nos ha expropiado. Por una vez, el país «más europeo» de Hispanoamérica –como allí les gusta definirse para desmarcarse del resto del cono sur–, nos regala la figura de un hombre de Dios que ha generado una expectación especial en el pueblo de Dios.

Si Juan Pablo II fue el Papa de los jóvenes y el Papa misionero que liberó al sumo pontífice de los muros del Vaticano; si Benedicto XVI fue el Papa intelectual que enriqueció la doctrina de la Iglesia, hoy existe la íntima convicción entre los creyentes de que Francisco será el Papa que actualizará la institución. El que, conservando los principios que rigen la Iglesia, será capaz de orientar la transición pendiente al siglo XXI.

No espero de Francisco una revolución de fondo, pero sí de forma. Dirá lo mismo que han dicho sus predecesores desde los tiempos de Pedro, pero con un lenguaje fácil y sencillo. Su pontificado se puede anticipar provechoso en la consolidación de la Fe porque lo ejercerá de una forma estrechamente cercana con los fieles, sabedor de que son el pilar de sujeción de la Iglesia. El verdadero cemento armado que sostiene a la organización bimilenaria. Y, pese a quienes cuestionan su fortaleza física, o ponen un acento suspicaz sobre su edad, le presiento sobrado de brío para marcar el rumbo, dirigirlo y liderarlo.

Estas son las esperanzas que deposito como católica en el nuevo Papa. El siervo de Dios menos endiosado de los que ha conocido mi generación.

Ver Post >
“La sensación de haber fracasado es espantosa”
img
María José González | 19-03-2013 | 12:43| 0

 

La familia Grillo Álvarez ejemplifica la terrible experiencia de muchos inmigrantes que vuelven a sus países tras hacerse añicos el «sueño riojano». Silvia y Gabriel atendieron mi llamada con suma amabilidad y desde aquí quiero agradecerles a ambos que aceptasen compartir su historia conmigo y con todos los lectores de Diario LA RIOJA. El reportaje se publicó el pasado domingo. Ahí va:

No pudieron más. Sin trabajo, embargados, con una ejecución hipotecaria sobre sus hombros y sin ninguna esperanza de remontar, en navidades hicieron las maletas y el 13 de enero ya estaban de vuelta en Argentina, en concreto en Remedios de Escalada, municipio situado al sur de la provincia de Buenos Aires. Atrás dejaban diez años de vida en Calahorra.

El primero en llegar a La Rioja fue Gabriel Grillo, en el 2003. Vino directamente a La Rioja Baja donde ya residían su hermana y su cuñado. El padre de familia encontró «rápido» trabajo en «una agencia de coches» y en el 2004 pudo traer a su mujer, Silvia Álvarez, y a sus dos hijos: una bebé de año y medio, y un muchachito de ocho años. Silvia comenzó a trabajar en una gasolinera. Por fin, el sueño de prosperar y de disfrutar de una vida mejor que les negaba su país comenzaba a cuajar.

Con la estabilidad de tener empleo los dos (Gabriel pasó a trabajar en una empresa cerámica y Silvia fue contratada en un supermercado) se pudieron comprar una vivienda por la que abonaban 500 euros al mes. Las cuotas se fueron encareciendo «y terminamos pagando mil euros al mes», explica Silvia en conversación telefónica con Diario LA RIOJA.

Los problemas comenzaron hace tres años. Gabriel, que era voluntario en Cáritas desde su llegada a La Rioja, perdió el trabajo y «empezó a enviar currículos a todos los sitios que ‘vos’ puedas imaginar, pero todo estaba muy complicado». «Con mi sueldo era imposible pagar la hipoteca e intentamos hablar con el banco, pero no nos dieron ninguna posibilidad», recuerda. Entregaron las llaves de su piso «sin esperar a que nos «sacaran» por orden judicial y, por suerte, encontramos a gente muy buena que nos echó una mano enorme». Así fueron «tirando, muy difícilmente», pues una parte de la nómina de Silvia estaba embargada para resarcir la deuda contraída con el banco. Así que Cáritas, a la que hasta entonces habían ayudado, pasó a ayudarles a ellos: «Nos gusta más ayudar a que nos ayuden, pero…»

La situación, de por sí angustiosa, se tornó insoportable a partir de agosto del año pasado. Silvia perdió el empleo y la decisión de volver a Argentina, «donde con mi mamá no nos iba a faltar un plato de comida para nuestros hijos», se precipitó.

El sentimiento de fracaso, el amargor de volver de España con las manos vacías fue «espantoso». O no tan vacías… porque «hemos conocido gente espectacular, gente muy afectuosa, gente increíble». «Eso es lo que nos hemos llevado de La Rioja», concluye agradecida en su despedida.

 

 

 

Ver Post >
Con ocho basta
img
María José González | 13-03-2013 | 11:23| 0

 

A 8.444 electores socialistas de Ponferrada, ocho bandoleros les han robado sus votos, apropiándose de las actas de concejal conseguidas en las últimas elecciones municipales al amparo de las siglas del PSOE. Es el segundo asalto que cometen los mismos malhechores en menos de 48 horas: el viernes, con menos sentido de la oportunidad que los animales de carga, desalojaron al PP de la Alcaldía leonesa apoyándose en un condenado por acoso sexual. Qué indecencia, qué ignominia, para un partido que hace de la mujer una de sus causas principales.

Entre el domingo y el lunes tuve la oportunidad de conversar con varios militantes del PSOE. Quise conocer cuáles eran sus posiciones, y el diagnóstico fue unánime: el partido se ha vuelto loco, cada uno hace lo que le viene en gana y, en lugar de explotar el maná Bárcenas para precipitar la caída de Rajoy, parecen empeñados en consumar un suicidio colectivo. El PSOE es el propio enemigo del PSOE.

Comparto con ellos esas reflexiones y, además, añado que el partido necesita una regeneración. Pero, claro. Para refundar un colectivo, lo mismo me da una formación política que un club de fútbol o que una asociación de aficionados a la petanca, se necesita un liderazgo fuerte, respetado y ordenado. Y Rubalcaba, con todo lo que supone dentro del PSOE apellidarse Rubalcaba, no lo ha podido ejercer. De eso se han encargado, sembrando el campo de minas, gentes de peso como Navarro, Chacón, Gómez o Griñán, que van dándose el relevo para moler al secretario general.

Lo calamitoso es que el penúltimo acto de desagravio llegue de ocho concejales de Ponferrada, el flanco más modesto de la política, sobre todo, para el que lo ha sido todo en política y debe decidir si quiere seguir siéndolo.

Ver Post >
La pervivencia de la especie
img
María José González | 06-03-2013 | 12:56| 0

 

El ministro de Interior ha tirado en los últimos días de argumentos racionales para justificar su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo: este tipo de unión no garantiza la pervivencia de la especie humana. Buscando otros atajos conceptuales para sortear premisas confesionales también podía haber echado mano de uno de los principios básicos de la física: los polos iguales se repelen, los polos diferentes se atraen. No cayó en la cuenta. O, quizás sí, pero decidió reservar este axioma para cuando a lo largo de los próximos días tenga que excursionar por los medios de comunicación para defender su postura.

Porque, efectivamente, el lobby gay está despedazando a Jorge Fernández Díaz: reaccionario, excluyente, extremista católico, retrógrado y, por supuesto, el apelativo que no puede faltar cuando en España se quiere insultar con fundamento: facha.

No seré yo quien dispare con pólvora del rey para alentar irresponsablemente una pirotecnia dialéctica mortificante que se irá consumiendo por sí sola.

Para lo que quiero aprovechar este precioso espacio es para reivindicar acciones decididas que contribuyan a garantizar la pervivencia de la población española. En la medida en la que las mujeres sigamos sufriendo el estigma de que somos un ‘problema’ laboral porque nos embarazamos, parimos, damos el pecho y tenemos una cuota de responsabilidad mayor que los hombres en el cuidado de los hijos, la decisión de traer españoles al mundo seguirá amenazada. Por razones más económicas que de otra índole (los niños de hoy son los contribuyentes de mañana), hace años que los países más avanzados pusieron los mimbres legislativos, educativos y sociales necesarios para proteger la natalidad. Ya ve don Jorge, para garantizar la pervivencia de la especie.

Ver Post >
Dirigir conjuga en masculino
img
María José González | 05-03-2013 | 11:50| 0

 

Este viernes se celebra el Día Internacional de la Mujer. La incorporación de la mujer al mercado del trabajo es una realidad incontestable. Tan incontestable como lo es que persiste la desigualdad con los hombres. Para no aburriros con datos: las mujeres riojanas sólo ocupan el 32% de los cargos de responsabilidad en las empresas de la región, pese a que representan (representamos) el 56,4% de los ocupados con estudios superiores. Y a eso, sumadle la brecha salarial, que llega al 33% en los puestos directivos. No es una suposición. Es un dato verificado por el Gobierno de España que, con seguridad, volverá a surgir para la discusión este próximo 8 de Marzo.

La semana pasada tuve la oportunidad de mantener un debate en la sede de Diario LA RIOJA con tres mujeres que ocupan cargos de responsabilidad en sus empresas. Las invitadas, a las que de nuevo agradezco que aceptaran mi propuesta, fueron Myriam García Marrodán (responsable de Desarrollo de Negocio de SDI Soluciones Informáticas), Esther Moreno (jefa de Personal y Recursos Humanos de Arisa) y Verónica Hernández (directora de del CEI Colorín Colorado y presidenta de la asociación patronal del sector de guarderías y centros de educación infantil de La Rioja).

García, única mujer presente en la junta directiva de AERTIC de la FER y, además, su integrante más joven, defendió que «seas hombre o mujer, en los puestos directivos o técnicos nada se presupone y hay que mejorar todos los días». «Nuestra generación está rompiendo el modelo, pero -añadió- creo que hay empresarios que siguen pensando que contratar a las mujeres puede generarles «problemas» porque quedarse embarazadas o cuidar de sus hijos puede hacer que estén más ausentes del trabajo que los hombres»

Hernández suscribió sus palabras: «Ante dos currículos de la misma experiencia, el empresario se tira más por el hombre porque parece que el cuidado de los hijos sigue siendo una responsabilidad mayor de las mujeres». Por su experiencia conoce varones que han tenido «problemas con sus empresas» por ejercitar su derecho a compartir la excedencia por el nacimiento de un hijo o el periodo de lactancia, o pedir una reducción de jornada. «La primera respuesta con la que encuentran suele ser: «¿Pero no la coge tu mujer?», ejemplificó.

Ante esa situación el debate giró sobre si es necesario mantener una discriminación positiva hacia las mujeres. Moreno sólo se mostró partidaria de ella «para ayudar a conciliar la vida laboral y familiar». El establecimiento por ley de cupos «no me gusta porque al final no te estás ganando el puesto por tu talento, aunque Noruega, el país con más mujeres directivas de Europa, fue el primero en utilizar este sistema». «No obstante -insistió- no creo en los cupos; creo que las mujeres nos tenemos que ganar el respeto y demostrar nuestra valía todos los días, y formarnos constantemente, pero igual que les sucede a los hombres».

García se sumó a estas reflexiones: «A mí me parece que fijar cupos es forzar la situación; en mi opinión ha de ser algo más normalizado y natural». Respecto a la discriminación positiva, discrepó de Hernández, defensora de recuperar las subvenciones a la contratación de mujeres: «Las ayudas destinadas a la maternidad me parecen correctas, pero no para contratar a la mujer porque sí; eso es promover la desigualdad y al final resulta discriminatorio para ellos». «Todo es aplicar sentido común; que no haya distinción ni por exceso ni por defecto», propuso.

García y Moreno trabajan en sectores más ligados con el colectivo masculino, mientras Hernández lo hace en uno que tradicionalmente ha estado vinculado a la mujer. «La novedad -resaltó- es que desde hace cuatro años los chicos han empezado a entrar en la educación infantil y eso es algo que me parece fantástico, porque los niños, desde muy pequeñitos, ven que los adultos, ya sean hombres o mujeres, comparten las tareas en igualdad».

Precisamente, la educación es la primera de las áreas en las que las tres consideraron que es necesario incidir para alentar ese cambio cultural y empresarial que facilite el acceso de la mujer a los puestos directivos. También, la implantación de sistemas como el teletrabajo, amén de «acabar con esa costumbre tan española de prolongar las jornada laboral sin sentido». Asimismo juzgaron «imprescindible» adoptar una mayor flexibilidad.

¿Cómo mandan las mujeres?, ¿cómo ejercitan su liderazgo?, les preguntamos. En principio, la tres aseguraron que «de igual manera a como lo hacen los hombres». Pero finalmente admitieron que «somos más sensibles y receptivas a las necesidades familiares que puedan tener los trabajadores y procuramos llegar a una solución que sea satisfactoria para todos». También reivindicaron «el tesón y la fortaleza» que las mujeres muestran en el desempeño de sus cargos.

La conversación llegó a su punto final con un deseo por parte por parte de las tres: «Que algún día no se tenga que celebrar este tipo de debates»

Ver Post >
Sobre el autor María José González
María José González Galindo. Bilbao. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV). Periodista de Diario LA RIOJA desde 1992. Redactora de Local en las áreas de Economía, Infraestructuras y Laboral.