La Rioja

img
Altadis (y II)
img
María José González | 26-03-2016 | 18:27| 0

 

El despido colectivo se ha convertido en una fórmula de gestión empresarial en España. Altadis es la última multinacional que se ha aprovechado de ese empujón que imprimen las reformas laborales –en plural, la última del 2012 (PP) y la anterior del 2010 (PSOE)– para que estimen más que rentables los cierres.

Es una estrategia tan simple como despiadada: las corporaciones analizan la relación coste-beneficio de sus factorías y, como las cuentas no cuadran a sus intereses, pues adiós muy buenas. Dejándose por el camino, claro está, las declaraciones sobre los compromisos de responsabilidad social con sus empleados y asumiendo el perjuicio social que sufrirá su imagen.

Pero aunque las reformas faciliten esas decisiones, las corporaciones no precisan de ellas para dejar plantados a centenares de trabajadores. Sin artificios laborales ya lo hicieron Gillete en Sevilla (por cierto, que hoy sigue entre las marcas más comercializadas del país) y Schweppes y Electrolux en La Rioja.

Por tanto, que Imperial Tobacco haya confirmado el cierre de Agoncillo estaba más que cantado: el dineral que la matriz tendrá que soltar para despedir a 471 trabajadores lo recuperará a medio plazo vía Polonia y Marruecos, mercados con costes laborales muy inferiores a los de nuestro país.

Altadis es la última cuenta de un rosario de deslocalizaciones al que ya se engarzaron Roca, Telemadrid o Coca Cola generando «graves conflictos sociales» como recordó recientemente CCOO de La Rioja. ¿Altadis podría amagar de forma similar? Improbable. En ninguno de los tres casos mencionados, la parte social tenía sobre la mesa unas condiciones de negociación como las del ERE del 2009 de la tabaquera, así que resulta difícil pensar que el asunto llegue a los tribunales. Aunque ya sean numerosos los jueces que han sentado doctrina contraria a los planteamientos del paraguas normativo vigente.

Ver Post >
Altadis (I)
img
María José González | 15-03-2016 | 17:17| 0

 

Más allá del ‘siete’ que el cierre de Altadis le hará al PIB riojano –que ya es agujero, ya–, el mazazo social de la multinacional está provocando que el ser humano saque lo peor de sí mismo. Sólo con leer los comentarios que los internautas dejaron los últimos días en larioja.com sobre la decisión de la empresa de ejecutar el cierre conforme a las condiciones de la reforma laboral se demuestra el envilecimiento al que podemos llegar los lobos bípedos.

Al amparo del anonimato cómplice que facilita Internet, algunas críticas rozaron la crueldad: como estos de Tabacalera han gozado de envidiables condiciones laborales y sociales durante años, ahora, que se jodan. O revanchistas: ¿dónde estaban estos tíos cuando otras grandes empresas echaban el cerrojo?

Pero lo más amargo no es lo de estos bravucones digitales de incógnito, cobardes en la vida real. Pusilánimes que en el cara a cara no se atreven ni a mantener la mirada. Lo ciertamente desconsolador es escuchar el «que se jodan» de viva voz a extrabajadores de Altadis, con el lomo más que cubierto. ¿A mí que me cuentas? Que se busquen la vida. Yo lo he oído. Que no me lo han contado.

 

Por suerte son infinitamente más los jubilados o prejubilados que en esta pesadilla gestada en Londres se han solidarizado desde el minuto uno con sus antiguos compañeros. A muchos de ellos también les he observado dolidos y consternados. Así que aún se puede confiar en nuestra especie. Por lo menos nos mantenemos al nivel de los monos. Pero, claro, la fraternidad llama menos la atención que el egoísmo y la ingratitud de los indolentes que observan la desgracia de sus cercanos con indiferencia, desprecio y desconsideración. Comportamientos injustos que delatan que todavía lo hay con la bestia dentro.

 

 

Ver Post >
Una hora para dos minutos
img
María José González | 04-03-2016 | 18:44| 0

 

Tengo una amiga que cada cierto tiempo debe hacer gestiones en la Agencia Tributaria para satisfacer sus obligaciones en tiempo y forma.

Hace unos días me la encontré a la salida de la sede de la AEAT en Víctor Pradera. Mordía cuando hablaba. Lo primero que me vino a la cabeza es que le habían dado un palo guapo y que bajaba de tres en tres las escaleras de la entrada recitando los árboles genealógicos de los pujoles, los correas, los gürteles, los punicas, los ERE… Pero nada más lejos de la realidad. Estaba malhumorada, profundamente enfadada, por el tiempo que le hicieron perder en la AEAT durante las gestiones.

Primero, porque una vez más tuvo que ausentarse de su trabajo para entregar el papeleo ¡Un hurra por la Administración tecnologizada!

En segundo lugar, porque para ser atendida cumplió con el requisito de solicitar cita previa. Y lo que en teoría se suponía que debía facilitarle sus gestiones se convirtió en una pérdida de tiempo: citada a las 10.30 horas no la atendieron hasta pasadas las 11.30 horas. Los diez primeros minutos, bueno, pero en los cincuenta restantes que estuvo mirando el techo y ojeando la cartelería informativa de las subastas (no tenía este su periódico a mano), los nervios se apoderaron de ella, miró el reloj infinidad de veces y su habitual serenidad se esfumó. ¡Otro hurra por una Administración ágil!

Lo que no perdió, porque eso es regla sagrada para mi amiga, fueron las formas. Ni cuando, por fin, le tocó el turno de acercarse al mostrador y se encontró con que la empleada que tenía que atenderle conversaba de un caso con un compañero. Ella esperó hasta que su interlocutora se dio la vuelta y le recogió la documentación. ¿Duración del trámite? Dos minutos. Sesenta minutos de exasperación para dos minutos. Ahora todos: ¡Hip, hip, hurra!

Ver Post >
El séptimo infierno
img
María José González | 23-02-2016 | 10:49| 0

 

Pero qué golpe de efecto! ¡Qué forma maestra de garantizarse el protagonismo en las portadas del lunes! Esperanza Aguirre dimitió a la hora del vermú de un domingo, día reservado en los medios de comunicación a las crónicas deportivas y de sucesos. Hasta que llegó ella.

Hay quien sostiene que uno de los clavos más dolorosos en los zapatos de Mariano Rajoy se va antes de que la pillen de pleno en alguno de los fregaos que van saliendo día sí día también. Pero también los hay quienes dan por buena su explicación: marcha por responsabilidad política, por elegir mal a sus colaboradores, por no vigilar ni controlar. Y elogian que alguien en España, rara avis, renuncie. Mariano Rajoy parece figurar entre ellos. «Te entiendo», le dijo en un mensaje telefónico.

 

 

Hay quien considera que para alguien que no da puntada sin hilo, su cesión voluntaria de la presidencia del PP madrileño no es oportuna. Que Aguirre hace más daño del que presumiblemente quiere evitar «al partido y a España», como dijo en su rueda de prensa. Pero también los hay convencidos de que su ejemplo debería cundir y que no se debería quedar en la primera planta de Génova, si no escalar los seis pisos que la separan de la presidencia nacional del PP.

Lo que ayer fue el séptimo cielo de la mayoría absoluta popular hoy es el séptimo infierno, con un partido que no gana para escándalos, que tiene a dos de sus principales bastiones autonómicos bajo sospechosas vergüenzas, que ve diluirse como un azucarillo la otrora férrea disciplina al líder, que tiene entre sus votantes a sus más implacables censores, que se ve abocado a nombrar gestoras para poner un poco de orden en semejante tinglado y que, para rizar el rizo, no puede gobernar. Quién te ha visto y quién te ve.

¿Regeneración? ¿Alguien ha dicho regeneración?

Ver Post >
Vaya tela
img
María José González | 16-02-2016 | 10:47| 0

 

Desde luego hay que quitarse el sombrero ante la capacidad de Podemos para copar el protagonismo absoluto de los acontecimientos políticos y sociales de este país. Pablo Iglesias logró hacerse con La Foto de los Goya. Qué tío: ‘chinos’ y camisa arremangada por encima de los codos para las audiencias con el Rey, vaqueros y cuadros de leñador para el día a día en el Congreso y etiqueta para la gala del cine español. Un esmoquin en el que cabían sus mareas, cierto, pero esmoquin al fin y al cabo como exigía el protocolo de la Academia.

Lamentablemente el hábito no hace al monje ni oculta al grosero e impertinente. Porque, aun trajeado, el profeta salvífico de España apoyó a los «compañeros» titiriteros del carnaval de Madrid, en prisión unos días no por zafios, sino por delincuentes: enaltecieron el terrorismo en un espectáculo público y eso es un delito. Así lo establece la Ley.

Pero volviendo al atavío lucido por el ungido de la nueva izquierda. No deja de ser curiosa su interpretación de los códigos de vestir: frívolo y descuidado para las instituciones que representan a todos los ciudadanos, y respetuoso y correcto con los compañeros cineastas, con los que conviene llevarse de lujo habida cuenta de las rajadas políticas con las que suelen despachar sus galardones anuales. Y eso que este año las demandas fueron más medidas.

En resumen. Iglesias, otra vez protagonista de la actualidad, sí señor. Y dejando con palmo y medio a un desconcertado Pedro Sánchez, que asumió desanudarse la corbata en pos de ‘una alianza progresista por el cambio’. «¿Pero de qué vas, figura?», presumo que pensó el líder socialista cuando ambos se encontraron en la alfombra roja. Preocupante. Si juegan al despiste con la vestimenta, ¿qué pueden deparar sus negociaciones sobre el futuro de la legislatura?

 

 

Ver Post >
‘Hooligans’ de andar por casa
img
María José González | 08-02-2016 | 17:01| 0

 

Los niños practican deporte por diversión. Ahora bien, los entrenamientos que realizan entre semana y las competiciones en las que participan los sábados y los domingos no sólo propician el óptimo desarrollo físico de esta generación atrofiada por los videojuegos. Además constituyen una habilidosa herramienta para que esos bocetos de adultos interioricen valores desatendidos en la sociedad actual: esfuerzo, compañerismo, convivencia, unión, solidaridad, respeto por los propios y los extraños, y juego limpio.

Que nuestros infantes no sean conscientes de que con el deporte ganan infinitamente mucho más que tal o cual torneo es comprensible: tienen por delante todas las etapas de desarrollo psicosocial para comprenderlo y debemos darles tiempo. Lo que resulta inconcebible es que haya padres y entrenadores, los dos espejos biselados en los que los preadoslescentes suelen reflejarse, que se exalten y pierdan la compostura con los jugadores de los equipos contrarios y, sobre todo, con los árbitros, blancos de constantes agresiones verbales.

Hasta tal grado de envilecimiento se ha llegado en determinados certámenes escolares (fútbol sala y minibasket) que la Comunidad de La Rioja ha tomado cartas en el asunto. Literalmente: ha remitido una misiva a los responsables de estas actividades en los centros educativos atendiendo las quejas de los árbitros ante unos hechos «serios y preocupantes» y advirtiendo de que «cualquier incidencia redactada en el acta, pasará directamente a la comisión deportiva de la Dirección General del Deporte para ser resuelta y sancionada según corresponda». Porque «en ningún momento se puede tolerar la falta de respeto, el insulto o la intimidación». Vamos, que más vale una vez rojo que cientas colorado.

‘Hooligans’ de andar por casa: tomen nota.

Ver Post >
Mitos y metas
img
María José González | 19-12-2014 | 18:24| 0

 

Nunca, ni por lo más remoto, hubiera pensado alguna vez que sus caminos discurrieran paralelos. El poder que ha adquirido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, está despertando recelos dentro del PP. Y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, empieza a incomodar a sus líderes territoriales, disgustados porque no ponga el mismo celo en las futuras elecciones autonómicas y municipales como el que invierte para promocionarse personalmente y consolidar su liderazgo interno y externo.

Sáenz de Santamaría ha reforzado su control e influencia con un penúltimo gesto de fuerza: el nombramiento como ministro de Sanidad de Alfonso Alonso, quien  fuera gran aliado para templar el PP vasco a principios de este año y, de paso, ganarle un nuevo pulso a Dolores de Cospedal tras el que le echó en Andalucía.

Pero no sólo por méritos propios (su habilidad para extender su influencia en todo el Ejecutivo), la vicepresidenta se agiganta. Mariano Rajoy también ha contribuido a construir el que ya llaman ‘mito Soraya’ con sus silencios y su permanente perfil plano. Una estrategia que rompió hace escasas dos semanas confirmando que se presentará a la reelección  «si el partido se lo pide». Que se lo pedirá: avivar otro incendio interno sería suicida para una formación quemada tras tres años de dura gestión.

En cuanto al PSOE entiendo la actitud de Sánchez si la meta es rehabilitar una marca arruinada por Rodríguez Zapatero y que desahució hasta al mismísimo Pérez Rubalcaba. Un liderazgo nacional que se proyecte de arriba abajo, como alternativa sólida del Gobierno de la Nación y, por ende, de las autonomías y de los ayuntamientos. Porque hay veces en las que conviene empezar a construir la casa por el tejado. 

Ver Post >
Macarras y cínicos
img
María José González | 07-12-2014 | 18:25| 0

 

Todos eran responsables y ninguno quiso asumirlo. En un principio. Ni el Deportivo, ni el Atlético, ni la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Es cierto que sus responsables no convocaron a las hinchadas a través de las redes sociales para que se diesen de palos hasta la muerte, pero por acción o por inacción fueron corresponsables del asesinato del domingo 30 en Madrid. Sí, ese mismo, el que devolvió a España a las portadas de los informativos internacionales.

Culpables los clubes de fútbol porque, aún ese día, continuaban subvencionando los abonos  y facilitando los desplazamientos a los camorristas. Y la LFP, porque no regulaba una normativa sancionadora que impusiera castigos mortificantes para penar situaciones extremas. Qué menos, pienso, que suspender el partido en el día de autos, dar por perdidos los tres puntos a cada equipo, meterles una multa guapa, clausurarles sus estadios durante varias jornadas y hasta amenazarles con el descenso de categoría.

Lo que ocurrió el último fin de semana de noviembre fue indecente. El partido se disputó con el fallecido ya en la morgue. Ni siquiera se guardó un mísero minuto de silencio que doliese a las gradas. Al contrario, los espectadores  todavía tuvieron que aguantar a los bestias del Frente Atlético corear: «A nadar, A nadar».

Por fin, el árbitró pitó el final. Los entrenadores no sabían cómo pasar el trago en las ruedas de prensa cuidándose mucho de molestar a los ‘presis’ con sus comentarios. Los futbolistas, desconcertados, intentaban no meter la zanca ante los ‘presis’ y los ‘mister’. Mucha gente abandonada el Calderón consternada.. Para sosegar los ánimos, los clubes y la LFP, cínicos y desvergonzados como ellos solos, emitieron profundos comunicados de pesar, con vehementes subrayados de repulsa a la violencia y llamamientos a la deportividad y a la confraternización.

Esto es el fútbol profesional, ese negocio de las pelotas.

Ver Post >
Palos en las ruedas
img
María José González | 28-11-2014 | 18:45| 0

 

Día sí, día también, ‘El Teléfono del Lector’ de este Diario LA RIOJA acumula en su buzón numerosas llamadas en torno a la pelea que mantienen los ciclistas y los peatones. Creo que sólo hay un tema que colma en mayor medida la paciencia de los lectores del decano de la prensa riojana y les empuja a descolgar el auricular y compartir sus reflexiones: la corrupción.

Como de las malas artes de quienes confunden poder con barra libre en las arcas públicas ya se ha tratado ampliamente en este espacio, abordardemos la cuasi imposible conciliación entre ciclistas y viandantes. Aun a riesgo, claro, de que la síntesis se confunda con generalización.   

Respeto a los ciclistas que respetan a los peatones. Se les ve de lejos: llevan las luces encendidas, ropa reflectora, se protegen con el casco reglamentario, circulan por donde lo tienen que hacer, se bajan de sus bicicletas para cruzar a pie los pasos de peatones como exigen las normas de circulación y extreman la prudencia cuando el carril bici acaba en la nada, que en Logroño es como decir en una acera atestada de gente.

Pero rechazo a los ciclistas que desprecian a los viandantes y convierten la bicicleta en un invento del diablo. Cabestros peligrosos para sí mismos (entienden por casco el envase de un refresco), así que qué deferencia cabe esperar que muestren con los paseantes. Como la muchacha que el sábado 22 de noviembre, sobre las nueve y media de la noche, cruzaba Club Deportivo en dirección a la rotonda de Chile y al llegar a la altura de un paso de cebra, en lugar de detenerse (la bicicleta es un vehículo aunque no tenga motor), pedaleó con más intensidad, giró a la izquierda bruscamente y se cruzó del arcén a la acera de enfrente.

Chiguita, dabas más miedo que el todoterreno que te seguía.

Ver Post >
Beatriz, sé más cuca
img
María José González | 21-11-2014 | 18:59| 1

 

«Nada me vincula a ti. Jamás hemos cruzado media palabra. Así que me siento plenamente libre para poder reflexionar en voz alta sobre el rol que te ha tocado desempeñar». Así comenzaba este suelto el 16 de marzo del 2010. Hablaba de Cuca Gamarra, cuando fue elegida candidata del PP a la Alcaldía del Ayuntamiento de Logroño. Ahora me aprovecho de aquellas palabras para dirigirme a su rival socialista, Beatriz Arráiz.

Esta semana se ha cumplido un mes desde que te convertiste en la primera candidata a la alcaldía de Logroño elegida mediante primarias. Ya sabes: más dentro que fuera de tu partido se ha tratado de poner sombras sobre el proceso, pero esa legitimidad la ganaste y siempre te acompañará. Ponla en valor y, sobre todo, ponla al servicio de tu candidatura. Ese impulso debería servirte para romper el cascarón y salir de ese discreto segundo plano que has ocupado tanto en el grupo municipal socialista de Logroño como en el PSOE

Vuelca esa experiencia en tu nueva faceta de alcaldable. Y no olvides aportar la que compartes con las madres que trabajamos fuera del hogar. Quizá sea la que más te ayude, porque hacer el encaje de bolillos que supone conciliar vida laboral y familiar enseña a saber qué es lo importante.

«Toma las riendas con decisión» le decía entonces a Cuca y me vale también para ti, Beatriz. Tienes unos meses por delante para formular la alternativa socialista en Logroño. Eres consciente de que te mirarán con lupa y de que esperan tu traspiés… en casa.

Con un «rodéate de un equipo eficaz. Abre las ventanas, orea y acomete la renovación pendiente» cerraba aquella columna para Gamarra. Hoy me sirve para ti. Hazlo Beatriz, pero no en clave interna ni con experimentos. Si te quedas en eso, como está más que demostrado, la marca blanca no llegará a los estándares de calidad. Y, sobre todo, sobre todo, da la oportunidad a la solvencia y al criterio.

Ver Post >
Sobre el autor María José González
María José González Galindo. Bilbao. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV). Periodista de Diario LA RIOJA desde 1992. Redactora de Local en las áreas de Economía, Infraestructuras y Laboral.