La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Gobierno

El último lastre
María José González 27-06-2012 | 1:57 | 0

 

Estoy en desacuerdo con las subvenciones a la minería. Pero, al mismo tiempo, me opongo a que miles de trabajadores se queden al raso por una mala gestión de los gestores públicos.

Todos los Gobiernos de España anteriores al de Rajoy, hablo de Aznar y de Rodríguez Zapatero, tiraron por lo fácil: subsidiar las minas, en lugar de apoyar la reconversión industrial de las cuencas y la reorientación laboral de los jóvenes llamados a heredar los puestos de sus abuelos y de sus padres en las galerías.

Los mineros son poderosos, como lo demuestran sus encierros y marchas negras. Pero si se echa la vista atrás, pongamos unos treinta años, podemos recordar a otro colectivo de trabajadores, tanto o más abigarrados que los que olfatean las entrañas de la tierra: los del naval.

En Euskalduna, con sus atarazanas a los pies de la Universidad de Deusto, los obreros se dejaron la salud en inagotables campañas de resistencia que al final se saldaron con prejubilaciones y con el encarrilamiento profesional para los muchos que aún estaban en edad de merecer para el mercado del trabajo. Hablamos de los astilleros, pero también podemos hacerlo del textil o de la siderurgia. Sectores que pasaron de ser motores económicos a lastres insoportables.

Ahora le toca a la minería, por más que los mineros se aferren a su memoria gloriosa para evitar plantar cara al presente. Lo sabe el Gobierno de Rajoy y, aunque callen o digan lo contrario, también lo saben los gestores de las comarcas y los partidos de oposición. La cuestión es si se llegará a tiempo. El dinero se malgastó en apaciguar las cuencas y postergar falsamente los cierres. El mismo que quizás falte ahora, lamentablemente, para resucitarlas.

 


Adivina, adivinanza: ¿Quiénes son los protagonistas de esta foto?

Ver Post >
Palabras malditas
María José González 15-06-2012 | 12:12 | 0

 

A ver si me aclaro. El rescate europeo a la banca española, no es un rescate. Como tampoco lo fue la subida de impuestos, que es una «ponderación fiscal»; ni el abaratamiento del despido, que es «una flexibilización y modernización de las relaciones laborales»; ni la amnistía a los defraudadores, que es una «regularización de rentas y activos».

El Gobierno hizo dos cosas importantes el pasado fin de semana: pedir el auxilio multimillonario a los socios comunitarios y sorprendernos con una nueva lección magistral sobre cómo prostituir el lenguaje y retorcerlo a demanda para enmascarar nuestro sufrimiento con eufemismos y volteretas dialécticas vergonzosas.

Es mencionar el vocablo rescate, y desde el Gobierno y el partido que lo sustenta se movilizan hordas de académicos autodidactas dispuestas a pervertir nuestro precioso y preciso idioma.

Esa es la clave en estos momentos: decir lo que no es, para más adelante, con los ciudadanos aturdidos por este sinsentido dialéctico, profundizar sobre las contrapartidas que este «no rescate» descargará sobre sus costillares. Así que durante unos días vayan preparándose para soportar todo tipo de memeces verbales: préstamo, línea de crédito y/o ayuda versus redención, liberación y/o salvamento.

No olviden, sin embargo, que a su favor cuentan con tener callos en las manos de bregar con estos políticos tan dados a huir de las palabras malditas. Si en el 2008 ya supieron soportar que un Gobierno llamase a la crisis «desaceleración económica», ahora serán tanto o más capaces de sobrellevar que otro Gobierno nos venda el rescate bancario como un «éxito» del país.

Ver Post >
Sobre el autor María José González
María José González Galindo. Bilbao. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV). Periodista de Diario LA RIOJA desde 1992. Redactora de Local en las áreas de Economía, Infraestructuras y Laboral.